“The Bid bang theory”: nuevas prácticas para la mercantilización de la ciudad

Time Square es el BID más conocido del mundo, pero ¿qué es un BID? Sencillamente, una parte de la ciudad semiprivatizada por una empresa de acuerdo con la autoridad municipal. Barcelona y Madrid ya exploran formas de llevar a cabo estas operaciones de partenariado público-privado.

El Born
El barrio del Born es uno de los candidatos a albergar una de las zonas público-privadas que se planean en el Estado. Pedro Reyna (Flickr)

Observatori d’Antropologia del Conflicte Urbà (OACU)


publicado
2017-11-13 06:00:00

En febrero de 2002, Jordi Pujol aun presidía la Generalitat de Catalunya y ostentaba el título de Molt Honorable. Pasqual Maragall llevaba tres años en el Parlament y había sido el candidato con mayor cantidad de votos, no así en escaños, en las elecciones de 1999. El Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC), con él a la cabeza, registraba una proposición no de ley con el objetivo de regular las, desde entonces, conocidas como APEU, Áreas de Promoción Económica Urbana, "constituidas por propietarios e inquilinos con una actividad económica y comercial que se dedican a promover el desarrollo empresarial y la mejora de una determinada área diferenciada y delimitada, compartiendo los costos para disfrutar de los resultados, mediante el pago de un tributo".

La mayoría conservadora de la cámara, sin embargo, tumbó la medida. Comenzaba así el recorrido de este tipo de organizaciones en la historia de Catalunya, aunque también en la del resto del Estado. Habría que esperar más de una década para ser testigos de su implantación en nuestros pueblos y ciudades.

Según la profesora Helena Villarejo, de la Universidad de Valladolid, las APEU o BIDs (Business Improvement Districts por sus siglas en inglés) son "organizaciones dirigidas privadamente y autorizadas públicamente que prestan servicios públicos adicionales dentro de una determinada área geográfica gracias a la generación de ingresos anuales provenientes de las contribuciones de los propietarios y/o comerciantes".

Estas instituciones surgieron en Canadá en 1969, comenzando su andadura al año siguiente en la ciudad de Toronto. La colaboración entre comerciantes de una zona de la ciudad, el Bloor West Village, se veía entorpecida por los conocidos como free-riders, empresarios del área que se beneficiaban de la acción conjunta de la asociación local pero no participaban en su financiación.

La solución planteada pasó por obligar a esos free-riders a costear las actividades de revitalización de la economía local que llevaban a cabo el resto de participantes. Nace así el primer BID mediante la modificación, primero, de la Ley Municipal de la Provincia de Ontario y, posteriormente, de la Ordenanza Municipal 170/70 del Ayuntamiento de Toronto. Desde entonces, estas entidades han proliferado enormemente, sobre todo en Norteamérica, aunque también en Reino Unido, Países Bajos y Alemania.

En el ámbito del Estado español solo hemos conocido, hasta ahora, a sus parientes cercanos: los Centros Comerciales Abiertos

De hecho, se calcula que, solo en Estados Unidos, hay entre 1.000 y 2.000 áreas de este tipo, siendo las más conocidas, y las que han servido de modelo al resto, los de Time Square, Gran Central Partnership o Bryant Park, todos ellos en Manhattan.

Las razones para la aparición de los BIDs son numerosas y variadas. El declive de los centros urbanos, sobre todo después de la II Guerra Mundial, y las consecuencias generadas por las políticas fordistas-keynesianas, las cuales pusieron el acento en la suburbanización así como en creación de infraestructuras de transporte y comunicaciones, son algunas de estas razones. Los nuevos formatos comerciales, como los centros comerciales o malls, los hipermercados y los supermercados; las políticas neoliberales implementadas a raíz de la crisis capitalista de los años 70, que contemplaban la ciudad como el sustrato ideal para la extracción de plusvalías; la necesidad de crear comunidad como forma de dinamizar la economía urbana; los problemas de financiación pública, sobre todo municipal, que dieron lugar a la aparición de los partenariados público-privados (PPP), entre otros. Es, de hecho, este último factor, los PPP, los que le dan el soporte teórico, técnico y organizativo a los BIDs.

Avances en Catalunya

En el ámbito del Estado español solo hemos conocido, hasta ahora, a sus parientes cercanos: los Centros Comerciales Abiertos. Estos dispositivos, basados principalmente en la implementación de estrategias de marketing conjuntas, en actividades de animación de calles y plazas del centro de la ciudad y en el establecimiento de líneas de imagen corporativa común, perseguían imitar algunas de las características de las grandes superficies mediante cierta oferta integrada, así como la cooperación entre distintos comercios compartiendo servicios y aprovechando economías de escala.

Sin embargo, su éxito ha sido relativo. Se han profesionalizado escasamente, no ha habido un implicación importante por parte de algunos de los agentes económicos aludidos, sobre todo las grandes marcas, y han tenido problemas de financiación debido a la presencia en su seno de los ya mencionados free-riders.

La solución a esto ha pasado por retomar la idea de las Áreas de Promoción Económica Urbana, tanto a nivel catalán como a nivel estatal. De esta forma, el Grupo Parlamentario del Partido Popular presentó, en 2014, una proposición no de ley en la Comisión de Economía del Congreso instando al Gobierno a poner en marcha este instrumento y a desarrollar "los programas de incentivos [...], propiciando todos los cambios normativos que para ello fueran necesarios". Sin embargo, su recorrido fue escaso. Al año siguiente se disolvieron las Cortes y se convocaron elecciones, las cuales se repitieron en 2016, de forma que el tema, a fecha de hoy, no se ha vuelto a retomar.

No ha sido así, no obstante, en el caso de Catalunya. El Govern català de Junts Per Sí (JxS) ha desarrollado parte de sus competencias en promoción económica mediante la Llei de Comerç, Serveis i Fires, aprobada por el Parlament en el verano de este año.

En el artículo 54 de esta ley se contemplaba la creación de las Áreas de Promoción Económica Urbana, APEUs. La finalidad de las mismas, según la citada normativa, pasaba por conseguir mejoras específicas de carácter económico; complementar los servicios que prestan las administraciones y favorecer el asociacionismo y la participación en las políticas económicas públicas.

Sin embargo, una posterior Disposición Adicional Tercera emplazaba al propio Govern a, en el plazo de 18 meses desde la entrada en vigor de la Ley, aprobar un marco regulador específico para las APEUs estableciendo, como mínimo, su delimitación, el apoyo necesario para su creación, su presupuesto, la necesidad de aprobación de un plan estratégico, su forma jurídica y su gestión profesionalizada. Los 18 meses aun no han concluido, pero esto no ha sido un obstáculo para que el Ayuntamiento de Barcelona haya dado los primeros pasos a la hora de poner en marcha estas APEU en la capital de Catalunya.

Para Daniel Pardo, miembro del colectivo Ciutat Vella no està en Venda (CVNEV), la forma en que el actual Gobierno de Barcelona está llevando a cabo la puesta en marcha de este tipo de mecanismo en la ciudad es "opaca". "No hay información pública al respecto. Aunque habíamos tenido noticias de que algo estaba en marcha hace tiempo, a raíz de los movimientos de la oposición –el Partit Demòcrata Europeo Català, PdeCAT, ex CiU–, que pedían información detallada al respecto, lo que hizo que nos interesamos más por el tema". La necesidad de informarse y formarse al respecto ha llevado a cabo a este colectivo a realizar una serie de acciones, entre otras, la organización de una charla abierta al vecindario en plena Plaça Comercial, en el barrio del Born, el sábado 4 de noviembre.

Y es que, de hecho, los primeros movimientos en el Ayuntamiento de Barcelona para desarrollar las APEUs se producen en 2016, justo después de que el PSC firmara el Pacto de Gobierno con Barcelona en comú (BeC), y se hiciera cargo, entre otras, de la Concejalía de Comercio, poniendo a Montserrat Ballarín al frente.

El programa electoral con el que el PSC, con Jaume Collboni a la cabeza, se presentó a las elecciones de 2015, el "Plan Collboni para Barcelona", incluía, en su acción 16, "potenciar las áreas de promoción de la economía urbana, APEUs", hecho que se pretendía lograr facilitando que los comerciantes propusieran "actuaciones de dinamización, de horarios (en el caso de poder acreditar una afluencia turística), de seguridad o de limpieza, entre otros, que quieran priorizar y desarrollar en su área". Así que lo que está haciendo el PSC es, básicamente, poner en marcha parte de su ideario.

Sin embargo, dicho programa podría incidir en algunas de las controversias detectadas hasta ahora en el funcionamiento de los BIDs por investigadores como la profesora Helena Villarejo: escaso control democrático, privatización encubierta del espacio público, fragmentación del espacio urbano, incremento del valor del suelo, efecto bola de nieve, o big bang, ya que el comercio limítrofe a estas áreas también quiere beneficiarse de sus efectos positivos mediante la instauración de su propio BID, gentrificación, etc.

La principal preocupación de Daniel Pardo pasa por que es "el privado administrando lo público, de forma que lo público acaba aceptando su pérdida de poder ante los intereses privados, algo que puede degenerar, además, en la exclusión de determinados colectivos del espacio público, así como de todos aquellos y aquellas que se considere que no mantienen actitudes correctas".

Entre los avances del Ayuntamiento de la ciudad en este ámbito está el planteamiento de dos proyectos piloto, uno en Born y otro en el barrio de Sant Andreu del Palomar. También se ha llevado a cabo un encargo de consultoría al Área de Derecho Financiero y Tributario de la Universitat de Girona, relacionado con el desarrollo de los instrumentos legales necesarios para la autofinanciación de los BIDs, ya que la actual Ley de Haciendas Locales no recoge esta posibilidad, y se ha participado, entre otros, en el VIII Congreso Internacional en Gobierno, Administración y Políticas Públicas, organizado en Madrid en septiembre de este año.

Sin embargo, todo parece indicar que el desarrollo de los mismos se encuentra, cuando menos, estancado. Entre otras cuestiones, fuentes consultadas afirman que el Eix Comercial de Sant Andreu del Palomar –entidad encargada de poner en marcha el proyecto piloto– carece del presupuesto necesario para cofinanciar la actividad solicitada desde el Ayuntamiento. Además, en la reunión del 14 de septiembre del Consell del Districte de Ciutat Vella –al que pertenece el barrio del Born– a la pregunta de la también miembro de CVNEV Anna Moreno sobre los peligros que podría tener una acción de estas características, la regidora del Districte, Gala Pin, se limitó a señalar que “estaban pendientes de reunirse con la Concejalía de Comercio para ver cómo avanzaba el proyecto […], aunque la medida más importante que se impulsaba desde el Districte no eran los APEUs sino los bajos de protección oficial”, medida que consiste en aprovechar bajos de edificios de titularidad pública para fomentar el comercio de proximidad.

A la espera tanto de que el Gobierno del Estado como el Govern de la Generalitat acaben de perfilar y aprobar las normativas correspondientes, municipios como el de Terrasa (Barcelona) o el de Madrid ya han dado los primeros pasos en la conformación de sus respectivos BIDs. Así, el municipio catalán puso en marcha en 2014 una iniciativa que permitía cogestionar la zona comercial del centro de la ciudad junto a sus comerciantes. Además, el gobierno municipal actual, una coalición entre el PSC y el PdeCAT, contemplaba en su Pla de Mandat –el Plan de Acción para la legislatura 2015-19– potenciar, desarrollar y definir las APEUs. Sin embargo, esto no ha sido óbice para que este mes se inaugurara una nueva gran superficie de más de 56.000 metros cuadrados en su extrarradio.

Por su parte, el Ayuntamiento de Madrid, durante el último gobierno del Partido Popular (PP), puso en marcha las denominadas Zonas de Iniciativa Emprendedora (ZIE), de forma que los comerciantes de estas áreas, al modo de las BIDs, pueden intensificar los servicios ofrecidos en base a una contribución especial recaudada por el propio municipio.

Sea como fuere, lo que todas iniciativas parecen indicar es que el recorrido de las nuevas formas de colaboración público-privadas va para largo en el ámbito de las economías urbanas. Algo que parece haber alcanzado finalmente a las ciudades del Estado español. Quién sabe si estaremos asistiendo a las fases iniciales de un auténtico BID Bang Theory, algo que pueda suponer una nueva vuelta de tuerca en las políticas de gobernanza neoliberales a las que últimamente nos estamos acostumbrando en demasía.

9 Comentarios
#3192 15:05 16/11/2017
Sin conocer la realidad concreta de los procesos es fácil hacer estas críticas que se quedan en casos generales. En el caso de Sant Andreu (el que conozco) se ha tratado con sumo cuidado. En la propuesta de grupo motor está la administración de distrito y municipal, con lo que van a tener concimiento de todo y puede establecer los límites y cumplimiento de ordenanzas. Además, también se propone la participación en el grupo motor de entidades sociales, culturales, espacios comunitarios i actores de movimientos vecinales. Los mismos comerciantes apuestan por establecer medidas que limiten la subida de precios de alquileres y la gentrificación por una razón uy simple: la mayoría pagan alquiler por sus locales, con lo que una subida les perjudica directamente en su negocio. Además, muchas críticas de las formuladas asumen que los comerciantes son un actor que busca solo el lucro a toda costa, pero conociendo un poco la realidad del tejido -almenos de sant andreu- uno podría darse cuenta, de forma lógica, que los comerciantes también son vecinos y clientes, son socios de entidades, miembros de AMPAS, etc. No son gente desconectada de los barrios y sus dinámicas comunitàrias. En el proceso de Sant Andreu, además, se puso mucho enfasis en los límites de qué puede y no puede esperarse de un APEU en tárminos de uso de espacio público y privatización. Los temas de seguridad y limpieza no són prioritarios en ese caso. Se fomenta la macomunión de servicios y la intercooperación, así como el impuslo de proyectos sociales y el vínculo con loas actores sociales y laborales del territorio, y muchas acciones van en la línia de mejorar el espacio público en terminos de verde urbano, reducción de coches, ecología, reciclage,... Muchos miedos de los manifestados en el artículo son reales des de un punto de vista general y des del desconocimiento de los casos. Yo iría con cuidado de cargarse herramientas al servicio del ya maltrecho comercio de los barrios, porque un día desaparecerá y nos quedará cara de tontos. Ciertamente las APEU no son la solución a todos los promblemas, pero quizás puedan aportar una herramienta de resiliencia que, bien trabajada, impacte de forma positiva en todos los aspectos de los barrios. El pequeño comercio protagoniza un ciclo virtuoso cuando está, y un círculo vicioso cuando se marcha.
Responder
0
2
#3311 9:58 18/11/2017
Bueno, ahí estaba la cosa: en escribir algo desde una perspectiva, por un lado, introductoria y, por otro, en realizar un acercamiento estructural, algo que si nos centramos en los casos concretos, muchas veces puede aparecer desdibujado. Por otro lado, eso que comentas de grupos motores amplios no es algo novedoso. Es más, es una de las características de todo proyecto de colaboración público-privada, o incluso simplemente pública, de los que se suelen poner en práctica en Barcelona. De hecho, Barcelona es reconocida por ello. Sin embargo, ni todos los actores tienen la misma capacidad de participación, ni la misma capacidad de incidencia, ni el mismo poder. Y si no, que se lo pregunten a los vecinos y vecinas de Vallarca. Llevan años de grupos motores y colaboraciones, pero los resultados no son siempre esas "maravillas democráticas" que se perseguían en un principio. Y el que dice Vallcarca, dice la parte Sud del Raval, etc. Además, los comerciantes apostarán por establecer medidas que limiten los precios de subida de los alquileres y la gentrificación pero, lamentablemente, eso no está en manos del Ajuntament, ni siquiera de la Generalitat. Solo, a día de hoy y con la legislación vigente, en manos del mercado. Así, es evidente que los comerciantes también son vecinos, pero sus intereses, aun como socios y socias de los AMPAS locales, están vinculados a sus necesidades diarias, a su trabajo, a sus ingresos en definitiva. Su posición no puede ser la misma, nunca, que la de alguien que trabaja fuera, que tiene un sueldo bajo y vive de alquiler. La realidad de los entornos urbanos es siempre compleja y, por definición, fraccionada. Amparar a todos los vecinos y vecinas bajo la etiqueta del "territorio" es ignorar la realidad de cada uno de ellos. Si el Ajuntament realmente quisiera potenciar o impulsar el tejido social existen otras herramientas, como la limitación de la proliferación de centros comerciales, grandes hipermercados, límites a la publicidad, a la promoción, etc. Pero eso sería tocar aspectos de la oferta que, hasta ahora, han permanecido intocados. En definitiva, no se trata tanto de descender al detalle en el artículo, cosa que por espacio y por tiempo no era posible, y aunque no era el objetivo, ha quedado aunque sea ligeramente retradado, sino de realizar un enfoque sobre los procesos generales puestos en marcha cuando se desencadenan estas "herramientas". Lamentablemente, la historia y la experiencia nos muestra que, desgraciadamente, la historia se repite. Dejamos para otro día la narrativa de la "resiliencia", algo que, en demasiadas ocasiones solo da cobijo a planteamientos muy liberales. Gracias.
Responder
0
0
Telémaco 1:19 14/11/2017
En Madrid está el barrio de TriBall (Triángulo Ballesta), en las traseras de Gran Vía, junto a la plaza de la Luna, que parece cumplir con algunas de las características del BID. Fue una operación oscura: degradación del lugar, compra por parte de una empresa o un conjunto de empresas de locales y viviendas a bajo precio, desplazamiento de residentes de renta baja, etcétera http://www.triballmadrid.com/s.asp
Responder
5
0
#3052 21:12 13/11/2017
Un artículo más que interesante. Continuad con esta gran labor que realizáis.
Responder
4
0
Gabriel 12:48 13/11/2017
Muy interesante, pero por favor, contratad a un corrector, porque el cúmulo de erratas, faltas de ortografía, acrónimos incongruentes, etc., es verdaderamente criminal.
Responder
6
3
#3037 13:45 13/11/2017
Sí, tienes razón con respecto a la importancia de la ortografía y la gramática. Por ejemplo, en tu párrafo hay varias y diferentes. Para empezar, el comienzo sería: "Muy interesante (coma) pero (coma) por favor (coma)...". De otra forma, no se entiende. Luego, también te recomendaría introducir al amigo punto y seguido. Sino, pasa lo que pasa, que vuelves a cometer el mismo error. ".. aun corrector porque el cúmulo de erratas, faltas de ortografía..". De nada, Cervantes.
Responder
5
7
Gabriel 23:45 13/11/2017
Los puntos y las comas que señalas son cuestión de estilo, no de ortografía ni de gramática. Por lo demás, creo que en el artículo hay bastantes faltas, y no me parece ofensivo señalarlo. Siento que te lo hayas tomado como algo personal.
Responder
1
1
#3064 7:57 14/11/2017
No es una cuestión de estilo, sino de gramática y, además, de facilitar la lectura al lector. Gracias por los comentarios.
Responder
0
1
Gabriel 10:32 14/11/2017
Deduzco entonces que eres el autor del artículo. Podrías haber firmado el comentario con tu nombre. Habría sido más claro. Y lo de la gramática y el estilo, de verdad, pregúntaselo a un corrector profesional y verás lo que te dice. Por lo demás, insisto en que el artículo me ha parecido muy interesante, y siento que se haya magnificado tanto un comentario de forma. Saludos.
Responder
2
2

Destacadas

Precariedad laboral
Las marchas contra la precariedad llegan a Madrid

Miles de personas han participado en la manifestación en Madrid de apoyo y bienvenida a las marchas que desde el 19 de mayo han recorrido el país para protestar contra la precariedad y por unas pensiones públicas dignas.

Aborto
Irlanda vota a favor de despenalizar el aborto y abre el camino a una nueva ley

La clara victoria de la opción partidaria de despenalizar el aborto en Irlanda se celebra como hito histórico en un país en el que la influencia católica sobre las mujeres sigue pesando mucho.

Feminismos
La ola feminista en Chile sacude los cimientos de colegios y universidades

Manifestaciones en las calles y ocupación de universidades son algunas muestras del movimiento que desde mediados de abril agita Chile. Las mujeres protestan por los casos de acoso en escuelas públicas y exigen transformaciones que van más allá del ámbito de la educación.

Sistémico Madrid
Ana Botín o la obligación de desconfiar

El grueso de la fortuna que su padre ocultó en paraísos fiscales no está en las 20 empresas que Ana Botín y sus hermanos controlan desde un vigilado callejón en el corazón de la colonia de El Viso.

Últimas

Opinión
Crisis política y moción de censura: ¿gran caos bajo el cielo o restauración en curso?
3

La opción de Ciudadanos y de las élites económicas es clara: la actual relación de fuerzas parlamentaria no se corresponde con la realidad y son necesarias nuevas elecciones para que Ciudadanos gobierne con el apoyo del PP.

España no es (solo) blanca
Fátima Aatar: “El antirracismo será político o no será”

Activista contra el racismo y la islamofobia, Fátima Aatar es una de las voces más solicitadas por los medios para explicar qué es ser mujer y musulmana. Como si eso fuese incompatible.

Tauromaquia
“¿El toro no sufre?” Ocho mitos de la tauromaquia, desmontados
69

Quienes defienden la celebración de corridas de toros suelen emplear argumentos que, en ocasiones, pueden sonar a ciencia ficción. Hemos consultado a varias personas expertas qué hay de veraz en estas premisas.