Centros de Internamiento de Extranjeros
CIE de Zapadores, prisión privativa de dignidad vacía por primera vez

La vulneración de derechos, los abusos policiales y la falta de garantías vitales convierten los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) en espacios de deshumanización. Con la pandemia del covid-19 y la declaración del estado de alarma, todos los centros del Estado han quedado vacíos por primera vez en más de treinta años.

cie zapadores covid
El valenciano CIE de Zapadores, vacío durante la pandemia Mathias Rodríguez

“Después de muchos años, vi la película de Anna Frank y me di cuenta de que yo había estado en un campo de concentración”, narra Thimbo Samb, que llegó a Valencia en 2006. “Fue muy difícil cuando entendí que yo era uno de esos personajes que veía en la película. Cuando te encierran, te ponen un número. Y, una vez estás en el CIE, ya solo eres un número”. Él era el número 20. Lo recuerda perfectamente. 

Los argumentos en contra de los CIE y a favor de su cierre son de sobra conocidos. El fundamental, la privación de la libertad de personas que no han cometido ningún delito, sino una falta administrativa (no tener su situación regularizada) por ejercer un derecho a migrar que ya quedaba recogido en la declaración de Derechos Humanos. “Aunque la ley no los reconoce como prisiones, cualquier persona a la que le preguntes qué es una prisión te diría que es un lugar donde se priva de libertad de movimiento a las personas”, reivindica la abogada Sara Verdú, miembro de la campaña CIEs No València, que nació en 2010 persiguiendo “el cierre inmediato y sin condiciones, el fin de las deportaciones y el racismo institucional”, tal y como indica Xavier Torregrosa, uno se sus miembros.

De hecho, Adelina Cabrera, abogada del centro jurídico El Rogle Mediació i Advocacia que ha trabajado con esta iniciativa, valora que un CIE puede ser incluso peor que la prisión: “En primer lugar, por las condiciones materiales en que se encuentra, pero en segundo, y más importante, por la falta de garantías legales”. Aunque la Constitución prohíbe que la administración restrinja la libertad de las personas por una infracción administrativa, la Ley Orgánica 4/2000 sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social, establecía la dependencia de los CIE a Interior y fijaba su modo de funcionamiento: tiempo máximo de internamiento de 60 días y, si no se consigue deportar a los extranjeros encerrados, pasan a vivir en un “limbo jurídico” con una orden de expulsión todavía vigente y una situación de desamparo legal.

Zapadores: próximo a la ciudad, ajeno a la ciudadanía

En el Estado español hay, en la actualidad, siete CIEs. Uno de ellos se encuentra en la calle Zapadores de València. A pesar de que el centro, ubicado dentro del complejo policial de Zapadores, está solo a veinte minutos del centro de la ciudad, resulta invisible para la mayoría de la opinión pública. “Estos espacios no deberían estar abiertos y nunca tendrían que haberse creado”, afirma Adrián Vives, portavoz de la campaña CIEs No. Por primera vez en treinta años, hay parte de realidad en ese deseo: no hay nadie detrás de la gran puerta azul de la calle Zapadores. 

Sin embargo, el cierre es temporal. Las reiteradas denuncias que, desde que en 2009 el informe Devas denunciara la situación de estos centros llevan realizando diversos colectivos, o las pruebas aportadas de la vulneración de derechos humanos, no han resultado suficiente: ha tenido que llegar una pandemia. El virus ha puesto de relieve las escasas garantías sanitarias que proporcionan los centros, con una asistencia sanitaria muy limitada y condiciones de higiene y salubridad brillan por su ausencia. Tras su visita al centro el pasado 13 de marzo, el juez del control del CIE valenciano, Francisco de Asís Silla, dictó una serie de “disposiciones de carácter preventivo para evitar que la situación de pandemia afectara a la vida o integridad de los internos”. 

El virus ha puesto de relieve las escasas garantías sanitarias que proporcionan los centros, con una asistencia sanitaria muy limitada y condiciones de higiene y salubridad brillan por su ausencia

Las visitas quedaron suspendidas. Se limitó a tres el número máximo de personas por cada celda, pero se continuaban compartiendo los espacios comunes, como el comedor o el patio, y quedó prohibido cualquier nuevo internamiento sin previo test de covid-19. Pero no hubo, contraponen desde CIEs No, mascarillas para los trabajadores e internos, que tampoco podían usar libremente el jabón de manos, que debía dispensar la policía, y había horarios para la desinfección. Unas medidas que el colectivo tachó de “ridículas”.

El Defensor del Pueblo recomendó, al inicio de la crisis sanitaria, que los internos fueran puestos en libertad ya que no había forma de materializar las deportaciones, el objetivo de esos espacios. Sin embargo, “Interior no ha dado en ningún momento una orden de cierre de los CIE y puesta en libertad de las personas encerradas”, remarca Vives; simplemente ha pasado el plazo de los 60 días. Por eso no se percibe como una victoria: “Ahora los CIE están vacíos. No cerrados, sino vacíos”.

Cuando se salude a la “nueva normalidad”, los internos seguirán en la misma situación de desprotección. “Ahora el tiempo se congela, pero cuando se descongele, continuará todo igual. Está todo atado y bien atado”, lamenta Vives, que recuerda que estas personas siguen en situación irregular por lo que, cuando el estado de alarma termine, podrían volver a intentar expulsarles del país. Por ahora, desde el colectivo han abordado los casos de cada interno, que de momento “están donde tienen que estar: en espacios seguros, limpios y con una dignidad que el CIE no tiene”, explica Torregrosa. Pero, recuerdan, una vez finalizado el estado de alarma, se volverá a encerrar a personas migrantes dentro de los CIE.

Coronavirus
Adrián Vives: “Exigimos la liberación urgente de los migrantes del CIE de Valencia ante la alarma sanitaria”

Adrián Vives, portavoz de la Campaña por el Cierre de los Centros de Internamiento para Extranjeros y el fin de las deportaciones CIEs NO, explica en profundidad en qué consisten estos espacios y qué está pasando con los internos desde la declaración del estado de alarma.

Nueva normalidad, viejo racismo institucional

Thimbo Samb desconocía la legislación española y no se imaginaba que, en el momento en que la patera donde viajaba llegara a puerto, sería inmediatamente internado en el CIE de Canarias. Era su cuarto intento de abandonar Senegal rumbo a Europa, y solo se había permitido pensar que “o llegaban a España o morían”.

Tenía diecisiete años cuando fue arrestado, a pesar de que la ley prohíbe expresamente el internamiento de menores en los CIE y su deportación forzosa. Como vienen recordando los colectivos en defensa del cierre de CIE, si no hay un documento del país de origen que acredite la edad y existen dudas, se deben realizar a los jóvenes la prueba que confirme cuántos años tiene, algo que a menudo no sucede: 89 menores de dieciocho años fueron encerrados durante el último año. Samb lo confirma: insistió en que era menor de edad, pero no sirvió para nada. “No te explican nada. Cero. Lo único que quieren saber cuando llegas es de dónde vienes, por qué has venido y cómo te llamas”.

“No te explican nada. Cero. Lo único que quieren saber cuando llegas es de dónde vienes, por qué has venido y cómo te llamas”, cuenta un ex interno

Samb ingresó en el CIE de Canarias por una falta administrativa, que conforma el principal motivo de encierro, según el informe de 2018 del Servicio Jesuita a Migrantes, que también indica que siete de cada diez migrantes fueron internados por expedientes de devolución por entrada de patera, como en su caso. Pasó dieciocho días en el complejo: “Fue horrible. Me costaba limpiarme la cara porque sentía muchísimo frío. No teníamos agua caliente y la comida tampoco nos sentaba bien”. El transcurrir de los días para los internos sobreviene una forma rutinaria: las luces de las celdas se encienden entre las 7 y las 8 de la mañana, pero no es hasta las 10.30 cuando los internos tienen permitida la salida al comedor. Hacen cola para recibir la comida. A las 7 de la tarde son encerrados de nuevo en las celdas hasta la hora de cenar. “Su libertad de movimiento está limitada incluso dentro del propio centro de internamiento”, critica Verdú.

Maltrato policial

“Sí. Es contradictorio”, reconoce Adelina Cabrera. El reglamento de funcionamiento de los centros de internamiento exige un trato correcto por parte de los policías en sus relaciones con los internos que garantice la integridad, la dignidad y la imparcialidad. Sin embargo, el mismo texto autoriza a los policías a hacer uso de medios de contención física personal; es decir, hacer uso de la violencia. “La experiencia nos demuestra que en muchos casos la policía se excede en el uso de la violencia y deja de lado el principio de proporcionalidad”, manifiesta la abogada especialista en Derechos Humanos.

El reglamento de funcionamiento de los CIE exige un trato correcto por parte de los policías, pero también les autoriza a hacer uso de la violencia. “Es contradictorio”, reconoce la abogada Adelina Cabrera

“Si los CIE son famosos por alguna cosa, es por el maltrato policial, y la violencia en los centros se practica a muchos niveles”, resume Sara Verdú, que recuerda que la campaña CIEs NO se ha hecho eco de infinidad de agresiones contra la integridad física o moral de los internos. Thimbo Samb reconoce haber sido golpeado por la policía por “levantarse tarde”. Pero demostrar los abusos policiales no parece suficiente para que se depuren responsabilidades: “ni se les castiga, ni se les expedienta, ni se les aparta de sus funciones”, continúa Verdú. Cabrera añade que, además, los internos que se atreven a denunciar cualquier injusticia ven cómo se aceleran los trámites de su expulsión. Fue el caso de Gari Valdivia, un exinterno boliviano del CIE de Zapadores que, en abril de 2014, tras encabezar una huelga de hambre en protesta por la deportación de once internos a Mali fue inmediatamente expulsado. O, el caso de una mujer, que prefiere permanecer en el anonimato, que denunció a un policía por abusar sexualmente de ella en el calabozo de Oriola. Fue deportada y no se le concedió el visado para poder declarar en el juicio.

Pero la violencia policial no es lo único que puede acabar con su integridad física. El miedo, la falta de higiene del sueño, la migraña sostenible o los ataques de ansiedad no son una excepción en estos centros. “No se trata de patologías, sino de una sintomatología que está ligada a la vulneración de derechos”, aclara la abogada Betty Roca. Es lo que se conoce como ‘síndrome de Ulises’, por los viajes del mito griego, y afecta principalmente a las personas que, durante su trayecto migratorio, son expuestas a un gran estrés”. La consecuencia, en algunos casos, es la muerte. El pasado 15 de julio, Marouane Aboubaida, marroquí de veintitrés años, se suicidó en su celda de aislamiento del CIE de València. No había sido el primero. 

Confinamiento, algo nuevo solo para algunos

A las nefastas condiciones de habitabilidad, se suma el corte de las redes familiares y sociales; el CIE no siempre se encuentra en la misma ciudad donde la persona migrada había establecido su nueva vida, y las dificultades para comunicarse con el exterior son múltiples. Roca cita a Einstein para explicar que el tiempo allá dentro se distorsiona. Se dilata. “Si se ralentiza, la percepción del sufrimiento se agrava”, puntualiza. Los internos llenan las horas del día pensando en un futuro incierto. “Ellos saben que una media del 50% de las personas serán deportadas, pero el otro 50%, no”, reconoce el portavoz, “te pasas el día dándole a la cabeza, y la presión psicológica y el sufrimiento son brutales”.

“La gente por fin va a entender qué implican sesenta días de aislamiento; que te arranquen de tu paisaje y te limiten el movimiento”, apunta Roca, en referencia al confinamiento

“La gente por fin va a entender qué implican sesenta días de aislamiento; que te arranquen de tu paisaje y te limiten el movimiento”, se jacta la psicóloga. Sin embargo, recuerda, el encierro en un CIE es mucho más difícil: el estrés se mezcla con el sentimiento de vergüenza y culpabilidad. Dentro del centro de internamiento, es común que las personas se autoacusen por no haber estado a la altura o que piensen que han sido ellas mismas quienes han provocado el encierro.

En algún momento todo volverá a la normalidad. Las fronteras volverán a abrirse, pero solo para algunos. Volar volverá a ser un placer, pero solo para algunos: los “vuelos de la vergüenza”, por los que deportan a los migrantes a su país de origen, también regresarán, y con ellos los ingresos de las compañías que se lucran por ejecutarlas: el Ministerio del Interior firmó un contrato con Air Europa, Aeronova y Swiftair por valor de casi 11 millones de euros para ejecutar las deportaciones desde marzo de 2018 hasta 18 meses después. “No solo las aerolíneas, también hay pseudo empresas escondidas dentro de movimientos sociales o ONGs que sacan partido de estos importes”, recuerda Torregrosa, haciendo alusión también al negocio en la vigilancia fronteriza. 

Aunque el País Valencià y València fueron declarados “territorio libre de CIE”, el CIE de Zapadores aún no ha sido cerrado; solo, de momento, su gran puerta. Una puerta azul oxidada y sin ninguna indicación, por la que se accede a un espacio de deshumanización: la entrada a una prisión privativa de dignidad.  

—Mi nombre real es Abdoullaye y me pusieron Thimbo. Al principio fue divertido; pero después pensé: “joder, me han cambiado el nombre”.

A Thimbo le cambiaron el nombre. Le robaron su identidad. Y eso también es una agresión contra su dignidad.

Desigualdad en los cie
A diferencia de los internos, las mujeres sí podían salir al baño por las noches en el CIE de Zapadores. El permiso otorgado por la policía estaba condicionado a que ellas mismas limpiaran sus espacios comunes. “La policía disfrazaba de privilegio una cosa que era una opresión machista brutal”, denuncia Adrián Vives; “si en la sociedad no hay ninguna igualdad entre hombres y mujeres, menos aún la va a haber en el CIE”.

“Hay personas que si no tienen nadie que las visite se pasan los 60 días con los mismos calzoncillos o las mismas bragas”, critica Torregrosa. A esta humillación se sumaba, hasta hace solo unos años, la vergüenza de tener que pedir a un policía (generalmente hombre) el material de higiene femenina que necesitaban en cada ocasión.

En el centro de internamiento de València, hace un año y medio que no se encierra a ninguna mujer. Aunque este cuenta con un módulo específico de mujeres, las internas tenían que compartir patio con los hombres algo que, comparte Vives, generó “muchos problemas”. Como norma general, la mayoría de las mujeres migrantes son internadas en el CIE de Aluche en Madrid. El último informe del Servicio Jesuita a Migrantes cifra en 179 las mujeres internadas en 2018 (114 en Madrid, 38 en València, 16 en Tenerife y 11 en Las Palmas).

Un 43,58% de las internas, 78 mujeres, fueron encerradas para hacer efectiva una expulsión por estancia irregular. La mayoría de las detenciones tuvieron lugar en los prostíbulos. Betty Roca se indigna ante la evidencia: “Se ve el doble rasero de enfoque de género del gobierno; ya no es únicamente un Estado racista, sino que, además, es un Estado machista”.

Además del encierro en un centro de internamiento de extranjeros, las mujeres sufren más vulneraciones de derecho durante su trayecto migratorio. Es habitual que las internas hayan sido víctimas de violencia sexual y/o víctimas de trata. Paralizadas por el miedo, muchas de ellas se han negado a hablar con la campaña CIEs NO por temor a las amenazas y las represalias.

Relacionadas

Ley de Extranjería
35 años con leyes de extranjería
En 1985 el Estado español sancionaba su primera Ley de Extranjería. En un escenario marcado por el vaciamiento coyuntural de los CIE y el cierre de fronteras por la pandemia, son múltiples las voces que urgen a replantearse el espíritu restrictivo que arrastra la Ley desde sus inicios y defienden el derecho a migrar.
Centros de Internamiento de Extranjeros
El último informe sobre los CIE anima a solicitar a la UE que se abra una investigación

El eurodiputado Miguel Urbán ha llevado a la Comisión Europea la petición de iniciar una inspección en el valenciano CIE de Zapadores a raíz de un reciente informe que detalla las vulneraciones de los derechos humanos de las personas retenidas en los centros. 

Menores migrantes
Menas: en busca de la tierra no prometida

La vida de Mustafa cambió cuando llegó a España en un neumático de camión. Su historia es la de muchos jóvenes: arriesgar su vida y no encontrar su sitio.

1 Comentario
#61546 11:36 25/5/2020

Si no pueden acoger a tantas personas con necesidad, al menos a los q acojan q les den un trato digno.
No comprendo pq se ha de vulnerar los derechos de las personas, pq se les ha de privar de lo mas básico y aun menos maltratarles.

No entiendo si vienen tantas personas pobres y en situaciones extremas, si al llegar, se piden q tengan libre circulación:

1# A donde vivirán si no tienen nada?

2# De que vivirán si no tienen nada para mantenerse, hasta q regularicen su situación?

3# Pq cuando se identifican a la gente, no se les dan papeles al llegar, para facilitarles las cosas?

4# A caso el defensor del pueblo, no piensa en q dejar a gente sin nada en las calles, como para mantenerse, no les estas ayudando?

Ya q se fomenta la marginalidad, la explotación provocada por mafias y españolitos sin escrúpulos.

Y la pobreza trae también delincuencia, sino observen a los lugares mas poblados y con menos oportunidades, de empleo y justicia social, el índice de violencia y criminalidad es el pan de cada día.

5# Si se hablan de derechos humanos, pq no hay una ley mundial, q persiga, juzgue y condene a las multinacionales, bancos y personas en general, q fomenten la desigualdad económica, la miseria, el hambre, los desahucios, las guerras, el desempleo, la precariedad laboral, la esclavitud, los despidos en masa, las huida de millones de personas en todo el mundo?

6# Pq si se dice de acoger a tanta gente necesitada, por la crisis migratoria q hay, no crean mas empleo, infraestructuras sostenibles y viviendas, en vez de abandonarles a su suerte tanto en los países de acogida como de origen?

España me da vergüenza, pq somos el 6 país mas pobre de Europa, el primero con mayor tasa de desempleo juvenil.

España es el tercer país de Europa con el mayor porcentaje de trabajadores pobres y pobreza infinfantil

La renta mínima vital es de las mas bajas de Europa.

Los ricos mas ricos, los codiciosos y explotadores frotándose las manos y los políticos, en vez de unirse, peleando a ver quien lleva la razón y cobrando bien.
Una vergüenza, lamentable de país y humanidad

Responder
0
0

Destacadas

Coronavirus
Decenas de trabajadores siguen acudiendo a su centro de trabajo sin saber que allí se originó el rebrote de Madrid
Un inmueble de oficinas fue el lugar en el que se dio el rebrote de la capital mientras decenas de trabajadores tienen que seguir acudiendo a él. La Consejería de Sanidad no quiere dar explicaciones al respecto, al mismo tiempo que la empresa dueña del edificio asegura desconocer cuántos trabajadores están contagiados.
Especulación urbanística
Un fondo buitre anida en el centro de Vigo

El fondo norteamericano Autonomy Capital, del que es fundador el ex directivo de Lehman Brothers, Robert Gibbins, compró la deuda del proyecto del Barrio do Cura en 2018. Ahora los vecinos y vecinas piden no ser abandonados ante la especulación urbanística e quiere garantizar su derecho a la vivienda frente a una posible expropiación del gobierno local.

Crisis económica
Estados Unidos y China, en rumbo de colisión

La construcción de China como enemigo es la apuesta política de Donald Trump para su reelección en noviembre. Los movimientos en inteligencia militar dibujan el rastro de una escalada del conflicto desde su faceta comercial y mediática.

La semana política
Colchones y suelos

Fomento anuncia un plan para poner suelo público a disposición del sector privado a coste cero. Ada Colau ofrece 1.200 euros mensuales a los propietarios de pisos turísticos para solucionar temporalmente la necesidad de familias vulnerables. El sector de la inversión inmobiliaria no se inmuta con la crisis, convencido de que nadie va a tocar sus privilegios.

Últimas

Elecciones 12 de julio (País Vasco y Galicia)
El Gobierno vasco impide votar a al menos 200 personas en las elecciones del domingo

Tanto si presentan síntomas activos como si se encuentran asintomáticas, las 200 personas que actualmente tienen covid-19 no podrán acudir a los colegios electorales el 12 de julio. Los contactos estrechos de los positivos, otras 500 personas, deberán ir con la papeleta desde casa, si es que la tienen.

Urbanismo
El hotel de cala San Pedro recibe un dictamen ambiental negativo
El proyecto, que supondría la construcción de un complejo de casi 600 metros cuadrados con 11 habitaciones y 22 plazas, se considera “inviable”.
Contigo empezó todo
Los españoles antifascistas presos de la Inglaterra antifascista

En 1945, 226 presos españoles que habían pasado por campos de concentración en Francia acabaron siendo acusados por las autoridades británicas de colaborar con los nazis.

Sanidad
Médicos MIR del País Valencià irán a la huelga desde el 21 de julio

El colectivo de Médicos Internos Residentes (MIR) de los servicios públicos sanitarios valencianos anuncia huelga indefinida a partir del 21 de julio.