Veganismo
“No como animalitos”: tres familias cuentan cómo practicar una crianza antiespecista

Curriculum escolar, comidas familiares, cumpleaños y salidas: educar en el respeto a los animales es una opción con implicaciones mucho más allá de pedir un menú vegano en el colegio.

Familia vegana antiespecista 1
Pablo, Rocío, Navia (en brazos) y Antía, en su casa en Madrid. Álvaro Minguito

publicado
2019-05-11 06:53:00

Cuando un día Navia llegó a su casa diciendo que todos los niños y niñas de su clase de segundo de Educación Infantil eran veganos, sus padres se extrañaron. La profesora le había preguntado a la niña por qué era vegana y ella había explicado que “no comía animalitos”. Sus compañeros corearon, extrañados: “¡Nosotros tampoco!”. 

La anécdota la cuentan sus padres, Pablo (38) y Rocío (44), que son veganos desde hace unos cuatro años. También son veganas sus dos hijas, Navia y Antía, de 5 y 7 años. La mayor, que está dibujando durante la entrevista, hace gestos de asco cuando hablamos de leche de vaca. También es vegana la parte no humana de la familia, varios perros y gatos que se alimentan de pienso vegetal. La pareja cuenta en su cuenta de Instagram @unafamiliaveganaynormalcómo es la vida en esta familia. “El nombre nos lo pusimos con toda la ironía, porque hacemos una vida totalmente normal y, a la vez, ¿qué es ser normal?”, explica Pablo. Antía protesta: “¡Somos normales!”. 

“A las niñas les explicas de dónde viene la carne y el pescado, y lo ven claro”, dice Rocío. “Se supone que somos nosotros los que adoctrinamos, y no el resto de la sociedad, pero lo único que hacemos es enseñarles de dónde vienen las cosas, con lo cual carne y pescado nunca han querido comer y siempre les ha producido rechazo porque saben de dónde viene”. 

Cuando la pareja se conoció hace quince años, Rocío era vegetariana y le advirtió: “En mi casa no entran animales muertos”. Pablo se hizo “flexitariano”: seguía una dieta vegetariana cuando estaban juntos, pero era omnívoro fuera de esa situación. Hasta que, un día, en una boda, fue incapaz de comer la pata de cordero lechal que le sirvieron. Así, los dos pasaron al veganismo, cuando las niñas tenían 1 y 3 años. “Durante la lactancia les tuve que dar leche de fórmula y entonces desconocía que existían leches vegetales de sustitución”, recuerda Rocío como única excepción a su dieta libre de productos animales, junto al consumo ocasional de productos ovolácteos en los primeros años de vida de las niñas. En la familia, los abuelos paternos cocinan vegano cuando van sus nietas. “Cuando nacieron las niñas, les dimos a mis padres el informe de la Asociación Americana de Nutrición, que demuestra que una dieta vegana es perfectamente viable para cualquier etapa de la vida y les dijimos: ‘Esto es toda la información que os vamos a dar’; no sé si están de acuerdo o no, pero lo aceptan”, dice Pablo.

Carli: “Aparte de preocuparte de todo lo normal que supone cuidar a tu hijo o hija, nos tenemos que justificar y nos miran con lupa”

Carli tiene 39 años, vive en un pueblo de Álava y es madre de Robin, un niño de tres años y medio que es “vegano desde la concepción”, explica. Ser una familia vegana supone, dice, que “aparte de preocuparte de todo lo normal que supone cuidar a tu hijo o hija, nos tenemos que justificar y nos miran con lupa”, asegura. “Cuando se dice ‘vegano’, de repente todo dios es nutricionista y se preocupa por tu alimentación, multiplicado por mil cuando se trata de un niño pequeño”, lamenta. 

Carli sí conocía las leches de sustitución vegetales y asegura que, aunque no imposible, es difícil de encontrar en farmacias y supermercados. También es más cara. Pero criar desde el veganismo y el antiespecismo no es solo eso: significa, además, buscar pañales, toallitas, jabones, vestimenta y calzado libres de animales explotados. 

Pese a las complicaciones que esto pueda entrañar, ambas familias saben que hoy es todo más fácil. “Hay sustitutos para todo”, explica Rocío cuando cuenta cómo chuches, tartas y helados pueden también ser veganos y forman parte del menú en los cumpleaños a los que invitan a sus hijas. 

Antiespecismo
Así es la vida de los cerdos explotados por su carne
Jaulas tan estrechas que impiden a las cerdas darse la vuelta; lechones a los que se mutila la cola y se castra de forma rutinaria sin anestesia.

Pero no lo era en los años 90. “Mi pareja y yo éramos activistas antiespecistas desde los 90 y nos hicimos vegetarianos; entonces el veganismo era un concepto que no conocía nadie”, cuenta a El Salto Borja desde Bilbao. Tuvieron primero un hija y luego un hijo que crecieron con una alimentación vegetariana. “Se puede decir que crecieron casi como veganos porque en casa no se utilizan productos testados en animales, ni pieles, ni cuero, pero ellos sí han tomado huevos y lácteos, aunque éstos dejaron de entrar en casa cuando su madre pasó de vegetariana a vegana”, puntualiza. 

Borja tiene hoy 47 y cree que, cuando nacieron sus hijos (en 1998 y 2000), el veganismo hubiera supuesto aislarlos: “En ese momento nos pareció más positivo y más eficaz integrar a nuestros hijos para demostrar que se puede educar en el no uso de animales desde la infancia y nos parecía importante que cientos de niñas y niños convivieran cada día en la escuela con personas que no se alimentan de animales”. 

FILETES EN EL COLE

Borja preguntó en el colegio al que acudían sus hijos por la posibilidad de un menú vegano, pero era “impensable”. “Nuestra lucha fue directamente por un menú vegetariano”, explica. El colegio accedió, no sin mostrar resistencia y después de tener que mostrar un documento firmado por un médico sobre la conveniencia del menú, documento que valió el Gobierno vasco.

Sobre los contenidos del currículum escolar “nos chirriaban muchas cosas, pero no le dimos excesiva importancia”, recuerda Borja. “Somos conscientes de que si metes a tus hijos en el sistema educativo, los acaban adoctrinando en muchas cosas, no solo en el tema antiespecista; pero confías en que tengan la capacidad de aprender a distinguir”.

Rocío y Pablo, sin embargo, sí están alerta ante posibles contenidos especistas del currículum escolar y ponen como ejemplo una ficha de la guardería que pedía a sus niñas unir cerdos con filetes y vacas con vasos de leche. “En esos casos, lo que hacemos es customizar los materiales”, explica Rocío.

Familias Veganas Libros Antiespecistas
Algunos de los cuentos de Robin. Abierto sobre la mesa, 'La ovejita que vino a cenar'.

Así, por ejemplo, una pirámide alimenticia que pone en su base la carne como fuente de proteína, con un poco de pegamento y unas tijeras, pasa de mostrar un filete a incluir un plato de lentejas.

El colegio es fuente de otros momentos complicados para quienes pretenden dar una educación antiespecista a sus hijos: es habitual que los zoos, acuarios o granja escuelas formen parte de las salidas escolares. En ese caso, Pablo y Rocío ofrecen un plan alternativo y, cuando sus hijas han tenido salida a la granja escuela, ellos se lo han cambiado por una visita en familia al parque de atracciones.

Borja: “Nosotros siempre priorizamos la socialización, no queríamos que se sintieran señalados por vivir en una familia con una postura antiespecista”

Para Borja, sin embargo, que remarca que estos asuntos le quedan ya un poco lejos, las salidas a la granja escuela no fueron especialmente conflictivas y su postura fue la de priorizar la normalización y socialización de sus hijos. “No queríamos que se sintieran señalados por vivir en una familia con una postura antiespecista”. 

Aunque el hijo de Carli tiene solo tres años, su familia también se ha enfrentado al dilema, en este caso, por una salida al acuario. Como Borja, la decisión fue dejarle ir. “Nos costó mucho la decisión, pero al final le dejamos ir porque es muy pequeño todavía y creemos que es importante para él estar con su clase”.

EDUCACIÓN ESPECISTA

“La educación es muy especista”, explican Pablo y Rocío. Lo corrobora Diego, profesor de Educación Secundaria e integrante de Aula Animal, un proyecto que lleva el antiespecismo a las aulas de Aragón.

Considerar a los animales como un recurso más forma parte de la normalidad en cualquier currículum escolar. “Pasa en todas las asignaturas en las que se habla de animales”, dice Diego. En su opinión, ofrecer un pensamiento único impide desarrollar la capacidad crítica del alumnado: “El sistema educativo solo transmite una idea, y cuestionar la idea de que los animales están aquí para servirnos, como un recurso natural, casi es algo descabellado”.

Sin embargo, es lo que intenta Aula Animal con talleres para alumnos y formación para profesores en los que activistas antiespecistas con formación explican conceptos como “especismo”, “sintiencia” o “veganismo”. Según Diego, entre los profesores que acuden a sus formaciones hay cierto miedo a que transmitir estos conceptos a su alumnado sea tomado como una maniobra de adoctrinamiento y levante ampollas entre las familias. Por otra parte, explica, hay cierto desconocimiento y se encuentran con algunos docentes que van a su curso pensando que el respeto a los animales se ciñe a lo que llama “perrogatismo”: “Piensan que esto va de no abandonar perros ni maltratar gatos”.

Pablo y Rocío creen que la educación es muy especista y customizan los contenidos del colegio que proponen unir cerdos con filetes o muestran la carne como única fuente de proteína en una pirámide alimentaria 

Entre el alumnado, con alguna excepción especialmente en entornos donde hay familias que viven de la ganadería, “cuando tú preguntas si creen que los animales deben poder disfrutar de su vida, es posible que algunos alumnos piensen diferente a lo que se le ha transmitido en la escuela, y eso a los profesores les da miedo”.

Esta visión “única” de la que habla Diego está presenta también en juegos y juguetes. Carli asegura que algún libro que no ha podido devolver ha ido directamente a la basura. Rocío describe cómo convirtieron una granja de Playmóbil en un santuario de animales.

Pero el antiespecismo ha llegado también a algunas editoriales, y ambas familias tienen en su biblioteca infantil títulos que transmiten que los animales no son comida. “Lamentablemente, los temas zoológico, circo y granja de animales están muy presentes en los libros y juguetes para niños y niñas, pero también ya hay libros infantiles como Rescate animal, Qué hay en mi nevera, La ovejita que vino a cenar o Por qué no comemos animales, que educan en el antiespecismo”, enumera Carli. En casa de Rocío y Pablo juegan a “Eva”, un juego de mesa de la editorial Dekimba en el que la protagonista es una mona que quiere escapar de un estudio de cine donde es explotada para la producción de películas.

MINIACTIVISTAS

Un audio de Carli narra una anécdota que se le olvidó contar en la primera entrevista. “El otro día Robin estaba en el parque y empezó gritar a unos niños que comían huevos Kinder que no comieran huevos”. Se ríe: “Yo le expliqué que lo que tiene que hacer es explicarles a otros niños por qué decía eso, porque muchos no lo saben”, cuenta en la nota de audio. “¡A ver por dónde sale el miniactivista!”.

Antía y Navia también son activistas antiespecistas. Antía cuenta que una niña de su clase ha seguido sus pasos y ha mostrado su intención de no comer carne: la madre de esta niña le pide a Rocío recetas veganas. En el caso de los hijos de Borja, Oier se pasó al veganismo con 16 años por decisión propia y su hermana ha hecho lo mismo recientemente.

Sobre si hoy ser vegano está de moda, Borja cree hoy en día los medios ponen el foco en el veganismo por un “interés artificial”, interés que no es ajeno a empresas que, como Beyond Meat, tratan de sacar tajada del veganismo, subraya, muy crítico con esta marca, en la que hay grandes inversores americanos como Bill Gates.

Diego, de Aula Animal, cree que favorece a la difusión de las ideas antiespecistas el que se hable de veganismo, incluso aunque se hable de manera despolitizada, aunque cree que “el veganismo que defendemos es político porque la idea de que los animales merecen respeto implica cambios sociales”.

Familia vegana antiespecista 3
El dibujo que Antía ha hecho durante la entrevista muestra un cerdo en un camión y uno en el campo. Álvaro Minguito

En casa de Rocío y Pablo, este último protesta ante la idea de que el veganismo deba estar vinculado en exclusiva a los espectros más a la izquierda de la política, aunque en la cuenta de “una familia vegana y normal” confluyen mensajes feministas, propalestinos y antiespecistas.

Cuando terminamos de hablar, Antía ha terminado el dibujo y nos los entrega antes de irnos. “Esto no”, pone sobre un camión que transporta un animal. “Esto sí”, ha escrito encima de un dibujo de un cerdo en el campo con su cría. 

BREVE GLOSARIO
Antiespecismo. Teoría y práctica que mantiene que todos los individuos, humanos o no, merecen respeto y ostentan el derecho a vivir una vida plena. Se trata de respetar a todos los individuos sintientes, independientemente de su especie.

Carnismo. Concepto utilizado desde el veganismo para definir la idea dominante de la conveniencia y necesidad de consumir carne.

Especismo. Según Wikipedia, concepto ético que refiere a la práctica de tratar a los miembros de una especie como moralmente más importantes que los miembros de otras especies, y a la justificación de esta práctica.

Flexitariano. Vegetarianismo flexible. Por ejemplo, Pablo se definía como “flexitariano” cuando seguía una dieta vegetal siempre que estaba con Rocío, pero ocasionalmente consumía carne, sobre todo en contextos de socialización.

Veganismo. Según la RAE, actitud consistente en rechazar alimentos o artículos de consumo de origen animal. Diego prefiere la de la Vegan Society, que define veganismo como la forma de vida que tiene como objetivo evitar todas las formas de explotación y crueldad hacia los animales para comida, ropa o cualquier otro propósito. Antía, de 7 años, lo resume así: “No como animalistos”.  

Vegetariano. Persona que se alimenta de productos vegetales, pero que admite el uso de productos del animal vivo, como los huevos o la leche. Para Rocío, “ser vegetariano implica ser especista aunque demuestre tener empatía con los animales”.

Veggie friendly. Dícese de los amigos de lo veggie, o sea, de los vegetarianos. Cuando Pablo y Rocío hablan de su entorno, aseguran que muchas personas son “veggie friendly” para explicar, por ejemplo, que en los cumpleaños a los que invitan a sus hijas ofrecen menú adaptado.

Omni. “Omnívoros”. Carli llama “omnis” a las personas de su entorno que siguen una dieta omnívora, es decir, que comen también carne.

Ovolácteovegetariano. Concepto con las mismas implicaciones que vegetariano, pero que pone el énfasis en el consumo de huevos y lácteos.

Perrogatismo. Diego y Pablo utilizan este término de manera irónica para referirse a quienes creen que el respeto a los animales consiste en no maltratar a los animales que acompañan la vida de los humanos, a quienes las personas antiespecistas nunca se refieren como “mascotas”.

Sintiencia. Capacidad de sentir, percibir o experimentar subjetivamente. Es un término procedente de la filosofía que el veganismo ha conceptualizado para poner en valor la capacidad de sentir de los animales. El movimiento antiespecista, explica Diego, es “sensocentrista”, lo que implica considerar poner en el centro los intereses de todo ser con capacidad para sentir. 

Relacionadas

Alimentación
Carne de cañón
La campaña “Carne de Cañón” pretende abrir un debate sobre los impactos ambientales y sociales del gran desarrollo de la industria cárnica.
Ganadería
El mayor matadero de Europa ya tiene su acampada de protesta

El 25 de mayo una protesta marchó desde el centro del Binéfar (Huesca) hasta las puertas del mayor matadero de Europa, actualmente en las últimas fases de construcción. En las instalaciones se pretende matar a 32.000 cerdos al día, más de siete millones cada año. El colectivo Stop Macromatadero de Binéfar ha organizado una acampada permanente frente a las obras.

Antiespecismo
Fiestas en Euskadi: un infierno para los animales
Cada año, en toda Euskadi, cientos de animales son utilizados bajo la bandera de la “diversión”. Para nosotros, son fiestas. Para ellos, un infierno.
22 Comentarios
Soplabilorio Camborio 10:01 11/5/2019

Ayer vi algo de esto en la Sexta y no salgo de mi asombro, habida cuenta que ya está demostrado científicamente y publicado hasta en la prensa convencional que las plantas sienten y se comunican, ergo quienes practican el veganismo matan seres vivos.

Hace ya varios años leí en la prensa que una universidad italiana había publicado un estudio en el que se había observado que al cortar cierta planta las demás de la misma especie se encogían, por lo que deducían que las plantas sienten. Publicado que fue, decía el periódico, la Unión Europea les dijo que hiciesen el mismo estudio pero más amplio. Éste no lo vi publicado, aunque supongo que lo harían.

Y hace unos años en el blog "La ciencia de Amara" de la Drª Rosa Porcel, bióloga e investigadora del CESID, leí un este post que empezaba con un poema de Rosalía de Castro sobre que las plantas hablan (http://lacienciadeamara.blogspot.com/search?q=hablan+las+plantas)en el que se incluyen un vídeo (https://euskalpmdeushd-vh.akamaihd.net/multimediahd/videos/2014/09/30/1476766/20140930_15332118_0007104998_005_001_NAUKAS_BILBA.mp4)con una charla de ella en un congreso de NAUKAS y una entrevista en La Vanguardia del profe Mancuso, italiano, probablemente el del estudio citado arriba, demostrativo de que las plantas sienten y se comunican. Y aquí hay otra entrevista más reciente en la revista SINC: https://www.agenciasinc.es/Entrevistas/Las-plantas-son-mucho-mas-sensitivas-que-los-animales

Comuniqué con la Drª Porcel y me envió unos estudios realizados en otros lugares
a mí no me ha sorprendido mucho saber todo esto porque ya, creo que en 1949, cuando estaba en el curso de ingreso del bachiller de entonces, me enseñaron que las plantas son seres que nacen, crecen, se reproducen y mueren, ergo ... son seres vivos. Lo que sí me sorprende es que los veganos no sepan que cuando comen verduras están comiendo seres vivos que sienten y se comunican.

Responder
6
23
#34476 8:26 20/5/2019

Las plantas no tienen sistema nervioso central ni nociceptores. No sienten dolor. Si quieres haz la prueba y compara cortar una flor con rajarle la garganta a un animal, y luego hablamos.

Responder
2
0
#34154 18:58 12/5/2019

https://filosofiavegana.blogspot.com/2012/06/y-que-pasa-con-las-plantas.html?fbclid=IwAR28GX9DNjzF_1pRZyJODXEfhDhnb9budBIU3LXoon_EAYroCXQ3FWmC7r8

Responder
0
1
#34151 16:26 12/5/2019

Te lo han rebatido de sobras, las plantas no tienen sistema nervioso central, reaccionan a los estimulos, no responden.
Nadie cree que las plantas y animales se encuentran al mismo nivel, NADIE cree que comerse un tomate y comerse al perro sean lo mismo.
O me vas a decir que sufres cada vez que ves a alguien pelando una mandarina?

Responder
6
0
#34111 16:04 11/5/2019

Si tanto te preocupan las plantas, deberías adoptar una dieta vegetal porque comiendo animales matas 7 veces más plantas (sorpresa, los animales de la industria cárnica comen plantas). ¿Reducir el sufrimiento? Nah! Las plantas sienten, así que pasa otro filete y mañana te manifiestas contra el cambio climático y el capitalismo.

Responder
31
1
Punk 14:51 11/5/2019

Hasta donde yo lo he entendido, aunque las plantas tienen un sistema nervioso no pueden sentir dolor como los animales pues carecen de cerebro.

Responder
2
0
#34110 16:03 11/5/2019

Creo que habéis batido el récord de mayor cantidad de disparates por palabra.

La capacidad de sentir es un fenómeno exclusivo de la actividad neuronal, ausente por completo en cualquier reino que no sea el animal. Las plantas son seres vivos (como los hongos o las bacterias), pero no seres sintientes. Las plantas perciben y reacción a estímulos externos (igual que los detectores de humo), pero carecen de la capacidad de transformar dichos estímulo sensoriales en experiencia de tipo subjetivo. Hablamos de nociones de primaria. Quienes creen que las plantas sienten están a la misma altura que los terraplanistas.

Y no, la ciencia no a demostrado que lo hagan. Los desvergonzados vende-libros y los artículos sensacionalistas no son ciencia. Lo que la ciencia ha demostrado es precisamente lo contrario, siendo además muy crítica con aquellos pseudocientíficos que pretenden vender (literalmente) esa clase de farsas:

http://lluvia-con-truenos.blogspot.com/2014/12/critica-al-concepto-de-neurobiologia.html

En cualquier caso, los veganos no perjudican a las plantas más que los no-veganos. De hecho, lo hacen menos. Que las plantas sientan (que no) o dejen de sentir (que sí) es tan relevante en cuanto al respeto debido a los demás animales como lo es en cuanto al respeto debido a los demás humanos.

Responder
23
3
#34120 20:20 11/5/2019

¡Las plantas no tienen sistema nervioso, animal! Pero por supuesto que tienen receptores sensoriales y responden a los estímulos tanto ellas como las plantas próximas con las que se comunican, principalmente vía hormonal.

Responder
8
0
Soplabilorio Camborio 17:24 11/5/2019

Lee las entrevistas con el profesor Mancuso en donde explica lo del cerebro.

Responder
0
0
#34128 24:50 11/5/2019

Que los adultos hagan lo que les parezca. Pero los gatos son carnívoros y no tienen la culpa de la ideología de sus amos. Y no dar leche materna a tus hijos, a no ser que un problema médico te lo impida, me parece enfermizo. Esos niños no están siendo educados en la libertad de elección, me parece como poco paradójico que sus progenitores hablen de adoctrinamiento en la escuela. Y lo digo desde el respeto al veganismo y transitando al consumo mínimo de carne. Hay que conseguir disminuir el consumo de carne y erradicar las granjas intensivas, tanto de vegetales como de animales, y exigir unas condiciones de cría y sacrificio dignas. Pero antes que todo eso es prioritario que todos los seres humanos tengan acceso a una alimentación, educación y a condiciones de vida dignas. Cada cual con sus prioridades morales...

Responder
2
15
#34474 8:25 20/5/2019

pero qué dices? lo que no les dan es leche de vaca, claro que amamantan a sus bebés, creo que no te has leído el artículo...

Responder
3
0
#34144 14:37 12/5/2019

Yo no entendí que dijeran que no le dan leche materna a sus hij@s, y si es así es un caso muy particular y no tiene nada que ver con el veganismo en si, conozco varias madres veganas que han amamantando a sus bebés.

Responder
4
0
#34143 13:36 12/5/2019

¿De verdad no te chirría decir sacrificio digno? No hay un consumo ético de animales, el problema es justamente ese, el ver a un animal como un objeto de consumo y no como un ser con igualdad de derechos.

Adoctrinamiento es también que te obliguen a comer cadáveres desde pequeña sin preguntar. Desde que tengo uso de razón,unos 7-8 años comía con asco, para mí comer era algo malo, hasta que fui vegetariana primero y ahora vegana, resulta que no era la comida lo que me daba asco, si no tener cadáveres en mi plato. Ojalá en mi infancia hubieran sabido mis padres ayudarme para no pasar esa sensación tan desagradable.

Responder
11
0
#34227 13:29 14/5/2019

Dios mío cuánta ignorancia y dogmatismo. Si para mucha gente de estos grupos la Apicultura, labrar la tierra con bueyes, la doma de caballos y perros, y otras prácticas de civilización son maltrato animal, apaga y vámonos. No hay forma de discutir nada con Talibanes así. Curiosamente, la inmensísima mayoría de estos grupos son gente urbana. Hablan de no vestir con lana, piel, etc. Prefieren vestir nylon, poliester etc. Productos eleborados mediante procesos de fabricación altamente nocivos para el Medio Ambiente, y por consiguiente, para todos los seres vivos. Supongo que cuando enferman, no tomarán medicinas de síntesis que acaban contaminando las aguas. Entiendo hasta cierto punto sus contradicciones. Yo tengo las mías. Pero no vayan tan crecidos dando la plasta a los demás. La agricultura y la ganadería industriales, son nocivas para la Tierra y por consiguiente para todos nosotros. Comer mucha carne no es bueno ni para nosotros ni para el Medio Ambiente. Comer mamíferos es comer seres más cercanos a nosotros que las aves, peces etc. Bien, de acuerdo, hay que cortarse un poco, o un mucho. Yo lo hago. Pero si seguimos ortodoxamente su propio discurso de NO VIOLENCIA, deberían abrazar un tipo de vida JAINISTA. Esta religión lleva hasta las últimas consecuencias el respeto a TODOS los seres vivos. Así, hasta dejan de comer y pasan a vivir sólo del aire, de la respiración. También hay sectas budistas que van barriendo el suelo al caminar para no pisar a nadie. Porque, supongo que los antiespecistas dan el mismo valor a una cualquier insecto que a una ballena azul, digo yo. En caso contrario, sería una incoherencia supina. Imagino que las cucarachas que entran en sus casas son amablemente recogidas y trasladadas en buenas condiciones al campo.
Por otro lado, y esto ya no es muy extrapolable, o sí, no lo sé, he conocido algunas personas muy militantes del veganismo, la mayoría mujeres, que aparte de meter la chapa en cualquier momento, en su comportamiento dejaban bastante que desear en cuanto a las relaciones humanas. Ya digo que no hago un ejercicio de sociología, pero sí invito a al personal a vivir y dejar hacerlo a los demás.

Responder
2
4
#34207 21:26 13/5/2019

Hola,
Respecto al glosario; Yo pienso que un vegetariano es la persona lleva una dieta basada unicamente en vegetales. Es el ovulacteovegetariano el que incluye huevos y lacteos a su dieta, que no implica la muerte del animal pero sí su maltrato. El vegano, a parte de llevar una dieta vegetariana, rechaza todo tipo de maltrato animal, por eso además, no viste ni calza pieles, ni lana, ni utiliza productos testados, ni...
Verdad?
Salut,

Responder
0
0
#34142 13:35 12/5/2019

O sea. Saber estar, como sólo saben las piedras.

Responder
0
0
#34141 13:28 12/5/2019

Yo no quiero ser vegano sino vegetal.
Quiero ser de sabia y leño, de clorofila y sol.
Y no pretendo ser una vieja acacia o un rododendro, no. Me conformo con tener raíces arrancables que se lleven bien
con los hongos, las arañas
y el viento.
No me interesa tampoco la flexibilidad del junco ni la robustez carbaya, me gustaría más flotar y dejarme mecer como las algas;
pero ni a eso aspiro. Ser quizá un almendro amargo y que me esquejen, o ser cicuta confusa entre el perejil. Caer sepultado en la tormenta y renacer como fósil plenipotenciario de la Historia,
no necesitar agua y sol.
Las piedras del camino son más verdad que ningún ser viviente.
¡Eso es!: Ser piedra, no meteorito ni cordillera, ni guijarro gregario de los míos: No: vestigio de un liquen atrapado en el tiempo. Y que ningún paleontólogo determine mi razón ni mi existencia.
Y que ni poros, ni ramas ni sabia ni venas
necesiten comer leche materna.

Responder
1
0
#34126 23:46 11/5/2019

Siento mucho el ridículo y manipulado reportaje en el que os visteis envueltos en la Sexta. Preguntas capciosas, musiquita constante de intriga (qué ridículo, por favor) y una reflexión final de pa decreta. Cuidado que el año bñvisnw habra 5000 Vegano más en España dispuestos a destruir la fauna y al floa tal y como la conocemos. Madre mía, que ridículo. Mucho ánimo y gracias por demostrar que una alimentación y un estilo de vida vegano es posible.

Responder
8
0
#34118 19:38 11/5/2019

A esta familia la vi ayer en la sexta. Les molestaba que la consideraran perro flautas porque "somos una familia normal", decían, "del barrio de Salamanca. Como los ultra-procesados vegetales no daban para cubrir las necesidades de sus hijas, los atiborraban además de complejos vitamínicos. Decían sufrir por la muerte de los animales, que es una muerte horrorosa, cierto, pero ignoraban que el cambio de la ganadería por la invasión de terrenos para el monocultivo vegano acabará con un montón de especies.

Responder
6
13
#34147 15:23 12/5/2019

No estaría de más que te informaras un poquito. No sé, para no hacer el ridículo y tal. Igual te ha molestado que la familia fuera del barrio de Salamanca, pero me temo que si hubieran sido de Vallecas lo habrías criticado igual. Una familia consciente e implicada, no sólo con el maltrato animal, sino también con el planeta y su propia alimentación, en donde no ocultan a as hinos de dónde procede la comida. Ese moco de niña ya sabe, a su corta edad, de dónde procede la gelatina de las chuches y la carne que ve en los platos de sus compañeros de comedor. Sí, es terrible que esa niña se niegue a participar de la masacre de seres indefensos. Hasta dónde va a llegar la nanipulación, verdad? Con lo normal que es ingerir un cadáver en diferentes grados de descomposición, sus antibióticos añadidos, nitratos, nitratos, parásitos y una cantidad indeterminada de aditivos. No sé qué es lo que crees que comemos los veganos, cuando hablas de comida ultraprocesada, o de cantidad imgente de suplementos, cuando la única precaución a tener en cuenta es la B12, algo que tú tambièn tomas a través del cadáver del animal que te comes y al que previamente han debido suplementar en piensos o inyectable.
No se llega a entender tu airado comentario, en qué te afecta a ti negativamente que existamos personas con ética y que estemos en contra del abuso hacia los animales? Porque, por el contrario, la huella ecológica es significativamente menor, por lo que éso beneficia a todos.

Responder
4
0
Arancetano 10:48 11/5/2019

¿Como puede ser que hay leche vegetal? He leido un montón de palabras tan raras que han tenido que poner un glosario para entenderlas. ¿ No han encontrado ninguna para sutituir leche, un producto animal? ¡Que raro, no?

Responder
3
8
#34130 3:45 12/5/2019

En realidad son zumos sacados de exprimir almendra, arroz, soja, etc.
!Que pena!

Responder
1
0

Destacadas

Hostelería
El ‘simpa’ más grande del mundo

Solo en el primer trimestre del año, los trabajadores de los servicios de restauración, salud, cuidado de personas, comercio y protección y los vendedores no han cobrado 380.800 horas extra, según los datos del INE.

Vivienda
Ocho bloques de viviendas para luchar contra la especulación

Edificios del centro de Madrid se unen para evitar las expulsiones de viviendas en alquiler que luego se destinarán a uso turístico.

Violencia policial
Ya se conoce qué agente disparó la bala de goma por la que Roger Español perdió un ojo

El agente responsable del disparo de una bala de goma que hizo perder la visión en un ojo a Roger Español durante el referéndum catalán del 1 de octubre de 2017 ha sido identificado.

Fronteras internas
Denuncian indicios de un nuevo caso de torturas en el CIE de Aluche

Un interno del centro de internamiento para extranjeros de Aluche ha denunciado que la noche del 27 de abril, mientras dormía, un policía le golpeó en la cara “con un objeto”.

Memoria histórica
La página borrada por la Universidad de Alicante y el ‘peligroso’ oficio de historiador
2

Pretenden que en la profesión de historiador actuemos con miedo y con pies de plomo, no sea que vayamos a ofender a la gente. Mal camino si elegimos ese para la libertad de investigación y de expresión.

Infancia
Pediatras recuerdan que su deber es informar ante un caso de posibles abusos

La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria recuerda que los profesionales siguen los protocolos marcados cuando atienden casos de abuso infantil y muestran su apoyo a la pediatra Narcisa Palomino.

Últimas

República
Una nueva consulta republicana tomará el centro de Madrid el próximo 22 de junio
¿Monarquía o República? Un nuevo referéndum popular tomará el centro de Madrid el próximo sábado 22 de junio, en una jornada cuyos organizadores presentan como un acto reivindicativo hacia un proceso constituyente en el que las mayorías sociales puedan “decidirlo todo”.
Movilidad
La comunidad educativa exige al nuevo Ayuntamiento que no cierre Madrid Central

Asociaciones de madres y padres han defendido que la zona de bajas emisiones ha tenido buenos resultados y entra dentro de sus reclamos de colegios sin humos y por una ciudad más limpia y amable.

Humor
Propuesta sensata

Tercera entrega de las colaboraciones especiales de Mauro Entrialgo con El Salto.

Transexualidad
No sé si soy un hombre o una mujer
El binarismo es un concepto muy amplio que atiende a la forma que tenemos de organizar el mundo
Movilidad
¿Dejará Almeida fumar a la infancia madrileña?
2

Quien, por acción u omisión, permite que la población respire aire tóxico atenta contra la salud.

El Salto Radio
[Podcast] La Subterránea#7: Muros como abismos
En la séptima edición de la Subterránea exploramos los muros que componen nuestras sociedades. Muros de cárceles y digitales que nos separan.