Personas refugiadas
La Europa de la 'concordia', a golpes y deportaciones en la frontera croata

Miles de personas malviven en la frontera entre Serbia y Croacia a la espera de poder llegar a territorio de la Unión Europea.  Lo llaman el game, el juego. Algunos lo han intentando decenas de veces.

Tren
A pesar del riesgo, algunos migrantes eligen el tren para cruzar la frontera. El 21 de noviembre una niña siria de seis años murió golpeada por un convoy en Croacia. Pedro Menéndez

publicado
2017-11-30 06:30

El 20 de octubre la Unión Europea recibía en Oviedo el premio Princesa de Asturias de la Concordia. Ha pasado más de un mes y nada ha cambiado para las miles de personas en busca de refugio, unas 4.500 según fuentes de la ONU, que aguardan en Serbia un gesto acorde con ese galardón.

La situación actual es consecuencia del cierre, en marzo de 2016, de la denominada Ruta de los Balcanes, abierta a mediados de 2015. El acuerdo sobre los refugiados entre la UE y Turquía puso fin a la intención de las ex repúblicas yugoslavas de crear un corredor de tránsito hacia la Europa occidental.

Uno de los puntos clave en esta ruta migratoria ya trancada pero porosa es Šid, localidad de 15.000 habitantes fronteriza con Croacia. Allí, desde hace meses, centenares de personas malviven en el entorno de una vieja fábrica abandonada, ubicada a las afueras del núcleo urbano.

La alternativa a este squat son los campos de refugiados gestionados por el Commissariat, órgano gubernamental serbio para refugiados y migrantes. En la zona hay dos, Principovac y Adasevci, que a principios de noviembre albergaban unas 540 personas, la mayoría familias. Fuera de esos campos, el perfil de los refugiados de Šid salta a la vista: todos son hombres, la mayoría entre los 20 y los 30. Algunos esconden su minoría de edad; otros, como el caso de Bilal, afgano, ni lo intentan: sus 14 años le delatan.

Todos están en Šid para cruzar al otro lado, a Croacia. Lo llaman el game, el juego. Algunos lo han intentando decenas de veces. Es el caso de Sergi, afgano, una de las nacionalidades castigadas por la política migratoria europea y mayoritaria en esta pequeña babel constituida a las puertas de la frontera serbocroata.

Bloqueo.
La frontera serbocroata se ha convertido en el final del trayecto para cientos de refugiados con rumbo a la Europa occidental. Maximiliano Bolados

Cuenta que ya pasaron dos años desde que salió de su país, donde dejó una familia marcada por el conflicto bélico. “Yo trabajaba como traductor para la comunidad internacional”, explica Sergi, “pero entonces los talibanes me dijeron que lo dejara. Secuestraron a mi padre y a mis dos hermanos pequeños. Liberaron a mi padre. Mataron a mis dos hermanos…”.

Shahid, afgano, 18 años; cuenta que le deportaron el 28 de octubre, tras tres días de marcha desde la frontera. “Me golpearon en el hombro. Me quitaron el móvil y me lo devolvieron roto”

La certeza sobre las biografías de tantos no se encuentra aquí, en la jungle de Šid, sino en sus lugares de origen y en los miles de kilómetros recorridos entre medias, pero el relato de Sergi es creíble. Las fotografías que muestra encajan en su historia: un niño de unos dos años, “mi hijo, al que no veo desde que tenía seis meses”, jugando con unas gafas junto a un anciano, “mi padre…”. También hay una foto de un Sergi más joven, de traje y corbata, en el interior de lo que parece un buen hotel, “un congreso en Pakistán”. Otro afgano apoya su biografía; sus madres, dice, guardan parentesco.

Sergi cuenta que ya son seis los meses que lleva en Serbia. En este tiempo “he intentado cruzar a Croacia y a Eslovenia muchas veces, más de 40 veces, pero nunca lo he conseguido”. Y es que el game casi siempre acaba mal. En los últimos meses, muchos de los que regresan deportados denuncian las marcas y los golpes infligidos por la policía croata.

Como Shahid, afgano, 18 años; cuenta que le deportaron el 28 de octubre, tras tres días de marcha desde la frontera. “Me golpearon en el hombro. Me quitaron el móvil y me lo devolvieron roto”.

Como Abdo, marroquí de 24 años, que lo ha intentado en varias ocasiones en las últimas semanas. También él enseña un teléfono móvil roto, en este caso, “por la policía eslovena”, hace unos dos meses. “Además”, recuerda, “me quitaron el dinero, unos 200 euros”. En su último intento, el game volvió a acabar en suelo esloveno, “unos cinco kilómetros pasada la frontera, en la carretera de Rikeja”. Esta vez el medio de transporte ‘elegido’ fueron los bajos de un camión.

La historia se repite, con variaciones, en las voces de Abdel o de Hassan, 21 años, uno de los pocos iraquíes presentes aquí. En el squat de Šid, al margen de los registros oficiales, predominan afganos, pakistaníes, marroquíes y argelinos, con una presencia notable de bereberes.

En estos últimos días de otoño, con el sol cada vez más débil y el invierno a la vuelta de la esquina, muchos apuran el game. En ocasiones vuelven a intentarlo al día siguiente de su última deportación. Otros, por las razones que tengan, se preparan para continuar con su rutina en torno al squat. Allí reciben la comida, dos veces al día, que distribuye la No Name Kitchen, colectivo formado en su mayoría por voluntarias y voluntarios españoles, y que también distribuye ropa y material de abrigo.

El asturiano Bruno Álvarez Contreras es uno de sus impulsores. Desde hace meses la asociación denuncia los casos de maltrato que sufren los migrantes a manos de las policías croata, húngara y eslovena. “Tenemos una, si se puede decir, ‘hermandad’ con Acnur“, sonríe Bruno, “y basándonos en un report que ellos tienen escribimos todo: dónde les cogió la policía, dónde y cómo les deportan, si les rompen el móvil, si les quitan el dinero… Es algo que está pasando día sí y día también por policía de la Unión Europea”.

Apoyo
Todas las mañanas decenas de personas acuden al desayuno que provee la asociación No Name Kitchen, que organiza el reparto con los propios migrantes. Pedro Menéndez

En cuanto a la policía serbia, aunque aparentemente hace la vista gorda, de forma periódica realiza redadas en el squat. Cuando eso ocurre la mayoría de los detenidos acaban en un campo de refugiados, principalmente el de Presevo, en la frontera serbia con Macedonia. Son 500 kilómetros que volver a recorrer, casi siempre sin dinero, en busca de nuevo de esa frontera oriental de la UE.

Los refugiados de Šid no son un caso aislado. Desde hace semanas también Sombor y Subotica, localidades fronterizas con Hungría, acogen a decenas de personas que protagonizan escenas similares. Por ese motivo, la No Name Kitchen estudia la posibilidad de extender su ayuda, dependiente de donaciones de material y de colaboraciones económicas, a los migrantes que intentan entrar en la UE desde esos dos enclaves. Como en Šid, también allí pronto llegará el invierno. Como en Šid, tampoco allí hay noticias de la Unión Europea y de su recientemente galardonada concordia.

Relacionadas

Personas refugiadas
Refugiados al raso mientras las administraciones se pasan la pelota

Las administraciones estatal y madrileña se rifan la responsabilidad sobre las personas solicitantes de asilo, que quedan abocadas a dormir en la calle o a recurrir a redes ciudadanas de apoyo.

Personas refugiadas
Las vecinas dicen basta ante el colapso del Samur Social en Madrid
Residentes del distrito centro de Madrid exigen a las administraciones que garanticen los derechos de las personas solicitantes de asilo y les brinden los recursos necesarios para que nadie vuelva a dormir a la intemperie frente al Samur Social.
Personas refugiadas
El Estado español incumple sus compromisos en materia de protección internacional

Una plataforma integrada por 16 organizaciones que participan en el sistema de acogida señala en un informe falencias en todas las fases de los procedimientos de protección internacional.

2 Comentarios
#5621 6:34 28/12/2017

Que suerte que Croacia Hungria es Eslavonia no permiten que entre esta gente, tambien hay que quejarse mas en publico de quienes hacen que gente inocente abandone su pais, por culpa de intereses

Responder
0
0
#37182 20:35 15/7/2019

Que suerte que te dejen comer en casa siendo una persona tan deplorable

Responder
0
0

Destacadas

Laboral
El sello kelly para hoteles de Catalunya, estancado
La consellería de Treball reconoce que no se ha hecho nada para crear el sello de calidad para hoteles que el Parlament aprobó en 2018.
Medio ambiente
España lidera el uso de pesticidas debido a la agricultura intensiva

En dos décadas, la superficie dedicada a la agricultura intensiva ha aumentado un 21%. Un incremento que lleva aparejado el liderazgo del Estado español en la Unión Europea en cuanto al uso de pesticidas y también que el 85% del agua consumida se destine a regar campos e invernaderos.

Infancia
Instrucciones para destruir el mundo

Quéjate de los impuestos delante de él, mándale a leer como si fuera un castigo, critica en su presencia al vecino y al migrante. Cumpla cada día con su compromiso de ejemplificar al Ser Rastrero para que, cuando usted pierda su puesto en hacer de este mundo un sitio infame, tenga asegurado su repuesto.

Crisis climática
Acción de protesta contra la presencia de empresas contaminantes en la COP25
Una veintena de activistas ha protestado esta mañana a las puertas del Ifema en Madrid en una performance sobre la presencia de empresas contaminantes en la cumbre del clima. La policía se ha llevado a ocho de ellos a comisaría. 
Pensiones
La huelga contra la reforma de las pensiones afronta una semana clave en Francia

Tras la exitosa movilización del jueves, los transportes siguen casi paralizados y los sindicatos, especialmente sus bases, organizan nuevas protestas a partir del martes.

Últimas

Puerto Rico
[Podcast] Del Odio a tu Rumba
Almadura y En 12 días, dos piezas sonoras de aquello que llamaron "El verano combativo" de Puerto Rico.
Literatura
[Podcast] Entrevista a Santi Fernández Patón y su novela "Todo queda en casa"
[Podcast] Santi Fernández Patón: “Lo que más interesa de los grandes temas que me planteo en una novela son sus consecuencias en las personas”
Racismo
Medio millar de personas rechazan en Hortaleza el ataque de la granada y piden convivencia

Cerca de 500 personas han apoyado la convocatoria de las asociaciones vecinales de Hortaleza por la convivencia y contra el racismo, a cinco días del ataque con una ganada contra el centro de primera acogida de menores. 

Kurdistán
La Corte Suprema y la guerra en el Kurdistán
Los tribunales belgas han determinado que no se puede tratar al PKK como una organización terrorista, sino como un bando de un conflicto armado
COP25
Carteles para el fin de este mundo

Hay espacios donde los principios no se trafican y no es fácil que los mercaderes se hagan hueco. Este parece ser uno de ellos.