Racismo
Del eslogan a la pura realidad: el antigitanismo es siempre institucional

La realidad sangrante de la brutalidad policial en base al perfil racial/étnico está todavía velada en nuestro territorio a causa de siglos de tabú en torno al carácter represor de las fuerzas de seguridad del Estado.

Antigitanismo policial
¿Por qué se empeña tanto el portal de la Policía Nacional www.policiah50.com en señalar el origen gitano de los protagonistas de sus noticias de sucesos?
16 feb 2019 14:20

Afirmar que el racismo es institucional suena fuerte, inquietante y funciona, dependiendo del interlocutor, provocando adhesiones inmediatas o rechazos viscerales. No es una aseveración antigua en el contexto del Estado español, sin embargo, sobre todo en ciertos espacios, se está convirtiendo en una idea dominante. A pesar de que nos referimos a un logro, al menos en el ámbito del discurso, esta realidad presenta riesgos remarcables.

El primero de ellos, y el más urgente de todos, está relacionado con un proceso que atraviesa toda idea que alcanza fuerza social y política. Siempre corremos el riesgo de banalizar un análisis, de volverlo frágil, demasiado abstracto.

Esto no representa un problema para el mundo académico, donde, salvando las honrosas excepciones, mientras más abstracta, más sofisticada y difícil de aprehender es la idea, más valor de cambio acumula. Empero, en un ámbito social-político, que una idea se desencarne y se evapore implica su muerte como motor de transformación y su entrada triunfal en la pasarela de los conceptos inofensivos. En este sentido, podemos asegurar que cuanto mayor es el atractivo, en términos estéticos, de un pensamiento, más inútil es su alcance político. A partir de entonces, es fácil sucumbir; estamos presos del efecto estético del discurso, del poder que nos otorga como individuos con visibilidad; se nos olvida lo fundamental: la causa.

Que el antigitanismo, que no es sino una forma de racismo, es institucional, significa que emana del Estado, pero el Estado no es omnipotente

Afortunadamente, resulta harto sencillo reencontrar en toda su crudeza una idea como la que apunta al carácter institucional del antigitanismo, siempre que permanezcamos atentos a la realidad que nos rodea. Que el racismo es institucional no significa que es abstracto, sino todo lo contrario. Significa que hablamos de una cuestión de poder que se encarna verticalmente de formas concretas y que los agentes que lo activan son piezas del engranaje del Estado.

Que el antigitanismo, que no es sino una forma de racismo, es institucional, significa que emana del Estado, pero el Estado no es omnipotente. Rromani Pativ ha elegido, por razones pragmáticas, como objeto de su denuncia y análisis, el ámbito de la comunicación. Eso significa que aceptamos el hecho ineludible de que el altavoz de los medios de comunicación, que obedece a intereses políticos concretos, funciona como amplificador de las estructuras de poder que dominan nuestro mundo social, cultural y político. Así, lo que nos interesa no es la opinión de fulano o mengano, sino el reflejo mediático de la ideología que justifica nuestro sometimiento: el antigitanismo

La policía y los clanes payos

La realidad sangrante de la brutalidad policial en base al perfil racial/étnico está todavía velada en nuestro territorio a causa de siglos de tabú en torno al carácter represor de las fuerzas de seguridad del Estado. Si el Estado y sus instituciones monopolizan el uso “legítimo” de la violencia, ¿qué comunidades humanas serán las primeras en notarlo? Es evidente que el caso estadounidense despierta la fascinación general. A pesar de que la comunidad negra y latina siguen sufriendo pérdidas a causa de ello, todo lo yankee es mainstream. Incluso la crítica a lo mainstream es susceptible de transformarse en otro producto de consumo.

Pero, ¿qué hay del papel de la Policía en lo que respecta a la persecución de la comunidad romaní en el contexto europeo?, y más concretamente, ¿qué hay del Estado español?

Sin la deshumanización, es decir, sin la banalización y deslegitimación de la humanidad de los pueblos que sufren el racismo, la violencia estructural racista sería contestada socialmente al instante

De un tiempo a este momento, los movimientos sociales, influenciados por la aparición del sujeto político racializado, han comenzado a señalar con más ahínco este fenómeno. Sin embargo, el camino no acaba sino de comenzar.

Sin la deshumanización, es decir, sin la banalización y deslegitimación de la humanidad de los pueblos que sufren el racismo, la violencia estructural racista sería contestada socialmente al instante. Que el antigitanismo es un problema político no debe hacernos olvidar que éste, como ideología, educa, consolida y naturaliza una percepción sobre nuestro pueblo que tiene efectos sociales y culturales; crea grupos de individuos que se perciben como superiores y grupos de individuos que se perciben como inferiores. En este sentido, un individuo racista es legitimado por una estructura de poder que lo educa, es decir nunca está solo. Un individuo racista es protegido y protege una estructura de poder y forma parte de una identidad colectiva.

Obviemos el contexto crítico de este medio. El contrato social nos hace consentir la mentira de que un sujeto que forma parte de una institución como la policía es un sujeto que sencillamente “cumple su trabajo”.

Desde el más conservador hasta al más crítico, toda persona gitana sabe que debe temer a la policía, que no puede confiar en la policía y que el trabajo de la policía o la Guardia Civil es controlarlos y señalarlos

Desgraciadamente, como gitanos nacidos y criados en la península, sabemos que esto no es cierto. Desde el más conservador hasta al más crítico, toda persona gitana sabe que debe temer a la policía, que no puede confiar en la policía y que el trabajo de la policía o la Guardia Civil es controlarlos y señalarlos.

Puede que, por conveniencia, por necesidad de salir adelante y, sobre todo, por miedo, lo niegue, pero se trata de algo que se ha integrado en nuestra forma de estar en el mundo. No basta para nosotros —y no debería basta para ellos— ese amigo guardia civil tan progresista que todos tenemos; ese antiguo compañero del instituto, tan formal, educado, respetuoso y buena persona, que se ha convertido en policía nacional y se gana el pan con el sudor de su frente. El trabajo policial, así como cualquier otra labor de control y disciplinamiento cuya fuente se encuentre en el Estado, fue diseñado, entre otras muchas cosas, para hacer efectiva y material esa deshumanización que nos persigue y se ceba con nosotros.

En cada una de las 250 pragmáticas [persecuciones] que abarcan 479 años, en cada uno de los intentos de exterminio, en cada uno de los golpes de porra, humillaciones y maltratos que nuestro pueblo ha sufrido y sufre, se encuentra la labor policial

Es un hecho constatable que, en cada una de las 250 pragmáticas [persecuciones] que abarcan 479 años, en cada uno de los intentos de exterminio, en cada uno de los golpes de porra, humillaciones y maltratos que nuestro pueblo ha sufrido y sufre, se encuentra la labor policial.

Por todo ello, no podemos decir que nos asombre lo descubierto en la página www.policiah50.com. Alarmados, determinados activistas por los derechos humanos nos han escrito pidiéndonos una reacción contundente de nuestra parte ante un uso racista del lenguaje y el discurso como el manifestado en este medio, sobre todo teniéndose en cuenta que tal página de internet es administrada por la Policía Nacional.

Perlas como “La Policía Nacional ha detenido a dos individuos de etnia gitana”, “Están instalados clanes de etnia gitana y marroquí, nos comenta un compañero de la UDYCO de Valladolid, es donde más armas hay y es difícil trabajar allí, estas expuesto”, “Sobre las 01:45 del día 1 de enero se batían en un duelo a plomo dos familias de etnia gitana”, “En el trascurso de la misma fueron rodeados de gran número de personas de etnia gitana y toxicómanos que frecuentan esta zona de la Cañada Real Galiana”, “Tras una reyerta entre diferentes clanes gitanos fallece un varón”, “Un varón de etnia gitana, de 48 años de edad, ha sido detenido en Xirivella, Valencia, por un delito contra la salud pública”, “Los primeros indicios apuntan a un enfrentamiento entre clanes rivales de etnia gitana” pueblan la citada página enmarcándonos como criminales incorregibles: hay una relación entre el crimen y la identidad gitanas, tal es la idea que machaconamente anida tras este tipo de prácticas periodísticas, por muy inconscientes que ante ello se pretendan mostrar los autores de este tipo de escritos.

La persecución no cesa

Nos vienen a la memoria las palabras de Gómez Alfaro sobre el papel histórico de la Guardia Civil, extensibles a la Policía: “Entre las funciones que tuvo asignadas desde un primer momento (real orden de 29 de julio de 1852) figuró una rigurosa y específica vigilancia de los gitanos, obligación literalmente recogida en la reforma reglamentaria de 1943 y no abolida hasta 1978”. De poco nos servirán esos partidos de fútbol amistosos que durante los días señalaitos se celebran entre policía, Guardia Civil y ciudadanos gitanos de a pie para lavarle la cara a las instituciones del Estado si, precisamente, los responsables de la administración de la disciplina, el orden y la violencia en nuestra sociedad nos señalan, etiquetan y criminalizan.

Disculpen si en esta como en otras ocasiones no nos quejamos por no ser “protegidos” por los denominados cuerpos de seguridad del Estado; por torcer amargamente el gesto al pronunciar la palabra “seguridad”. Si esta es la práctica periodística, podemos imaginar lo que sucede a pie de calle, y no porque nos lo hayan contado sino porque lo hemos vivido desde que tenemos memoria como pueblo.

En otra noticia, los responsables de la página se preguntan, a tenor de una crítica a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena: “En su recalcitrante afán de sobreprotección en favor de cualquier súbdito extranjero que se precie, Carmena pone en duda la profesionalidad e integridad de los miembros de la Policía Municipal de Madrid en el desarrollo de sus funciones. ¿Por qué se debe dispensar un trato diferente a un ciudadano gitano o uno rumano respecto al resto de ciudadanos españoles ?”.

Si realmente están interesados en dispensar un trato igualitario a todos, ¿por qué se empeñan, lesionando todos los principios éticos e incluso constitucionales, en señalar la procedencia étnica/racial de los ciudadanos en sus noticias de sucesos? Porque ustedes son la Policía

Dejaremos a un lado, aunque sea muy difícil hacerlo, el estilo, la cadencia y sobre todo el tono revelador de las palabras citadas, que nos hacen situarnos de nuevo en un universo lamentablemente muy conocido para nuestro pueblo y otras comunidades humanas, para responder con otra pregunta. Si realmente están interesados en dispensar un trato igualitario a todos, ¿por qué se empeñan, lesionando todos los principios éticos e incluso constitucionales, en señalar la procedencia étnica/racial de los ciudadanos en sus noticias de sucesos? ¿Por qué pasan por encima de los manuales pedagógicos sobre el código deontológico periodístico? ¿Por qué usan un lenguaje que reclama la importancia de la procedencia étnica/racial en el acometimiento de crímenes y desmanes violentos? ¿Por qué no nombran la procedencia de los no gitanos, de los nacionales cuando las noticias versan sobre ellos? No se molesten, conocemos la respuesta: porque ustedes son la Policía.

Relacionadas

Racismo
1983 o el nacimiento de una nueva generación de antirracistas
Un antirracismo institucional que se apropia de las luchas de las personas no blancas de los barrios, despolitizando la lucha y tratándolas como niños bajo tutela.
Pueblo gitano
Activismo calé contra el antigitanismo

La historia de la mayor minoría étnica de toda España y Europa, sin embargo, no aparece recogida en los libros de texto de la educación formal española.

Coronavirus
Antigitanismo y emergencia económica: la crisis sanitaria se ensaña con el pueblo gitano
El colectivo gitano llega a su Día Internacional denunciando el recrudecimiento de discursos estigmatizantes y prácticas discriminatorias durante la crisis del covid19. También señalan cómo la situción económica de gran parte de la población gitana está en una situación límite a causa del confinamiento.  
2 Comentarios
#30732 21:56 18/2/2019

Si nos ponemos estrictos, no habrían de citarse numerosos datos que no afectan en sí mismos al suceso de turno que aparece en prensa. En ese sentido, qué pueden pensar las personas nacidas en determinado lugar cuando alguien de ésa localidad comete un delito y citan su procedencia. Debería mencionarse en un asesinato el género de las personas implicadas, víctima y verdugo? Aporta algo a la resolución del mismo saber que el asesino es un hombre y la víctima una mujer, por ejemplo? Tenemos la piel muy fina para lo que queremos. Aportar datos realmente accesorios se puede hacer por costumbre o por echar leña al fuego, es cierto. A mí sí me suele interesar saber algunos detalles inútiles para hacerme en ocasiones una idea, un imaginario social aproximado......

Responder
5
4
#30731 21:43 18/2/2019

Por lo menos han esperado dos meses, después del asesinato de Laura Luelmo a cargo de Bernardo Montoya en Andalucía, y de Edu a cargo del clan de los pistoleros en Sant Andreu, para hablar por enésima vez de antigitanismo.

Responder
6
3

Destacadas

Coronavirus
Los gigantes de la alimentación se embolsan 18.000 millones mientras el hambre se extiende por el covid-19

Las hambrunas provocadas por la pandemia pueden provocar más muertos que el propio virus, según un informe de Oxfam. Mientras, las mayores empresas de alimentación y bebidas reparten 18.000 millones de euros en dividendos a sus accionistas.

Europa
No te duele Nadia Calviño, te duele la Unión Europea

La derrota de Nadia Calviño en su carrera por presidir el Eurogrupo parece una oportunidad perdida para cambiar la Unión Europea. Pero que alguien como ella haya llegado y que haya ganado un irlandés solo demuestran que nada va a cambiar pase lo que pase.

Catalunya
En el punto de mira de las patrullas de Mataró
Vecinos de la capital del Maresme han formado patrullas para “hacer frente” a los robos con fuerza y las ocupaciones ilegales que ocurren en el municipio. El Ayuntamiento de Mataró y las asociaciones vecinales se oponen a estas patrullas, en cuyos grupos de Telegram circulan mensajes abiertamente racistas, pero señalan que hay un problema de convivencia y seguridad que requiere una respuesta compleja.
Crisis climática
La Tierra podría sobrepasar el umbral de los 1,5ºC en los próximos cinco años

La Organización Meteorológica Mundial publica sus últimas predicciones y señala que, en 2020, la temperatura media será 0,8ºC superior a la media de los años 1981-2010.

Sanidad pública
Seis gráficas para entender los recortes en la sanidad

La pandemia ha demostrado cómo de importantes han sido los recortes en gasto sanitario, plantillas, atención primaria y salud pública en la Comunidad de Madrid.

Música
Sara Curruchich: porque fueron somos, porque somos serán

La cantante Sara Curruchich cree “totalmente” que la música y las artes pueden transformar un país y hasta el mundo entero para que sea más igualitario, equitativo y con mayor justicia social. Su disco Somos es un canto a los pueblos originarios de Guatemala, una llamada a abolir las fronteras y un manifiesto a favor de la tierra, “dadora de vida”.

Fake news
Google ha pagado 19 millones de dólares a páginas que difunden bulos sobre el coronavirus

Aunque una línea muy fina separa el bulo de lo controvertido, Google o Amazon salen ganando con el tráfico que generan estas páginas. Un estudio calcula que, durante el coronavirus, varias compañías han financiado con al menos 25 millones de euros la manipulación.

Opinión
Fuera fascistas de nuestras fábricas

El anuncio de Vox de que se plantea la creación de un sindicato no debería pasar desapercibido si no queremos que ocurra lo mismo que en Alemania.

Últimas

Coronavirus
Las redes vecinales desmontan en Cibeles el mito de Almeida: “Los servicios sociales no cogen el teléfono”

Las redes vecinales exigen frente al Ayuntamiento que el alcalde Martínez-Almeida garantice la alimentación de las 50.000 personas atendidas por las despensas solidarias. Ante la falta de apoyo institucional y el desgaste de estas iniciativas de apoyo mutuo, miles de personas podrían quedarse este verano "varadas en tierra de nadie, sin recursos para alimentarse”.

Infancia
El IMV deja fuera a dos millones de hogares en riesgo de pobreza con hijos
El IMV deja fueran al 70% de familias con hijos e hijas en riesgo de pobreza y a un 37% de las que están en riesgo de pobreza severa. Save the Children pide cambios en los criterios de acceso y complementarlo con ayudas autonómicas. La organización estima que uno de cada tres niños estará en situación de pobreza en 2020 si no se toman medidas.
Tecnología
El valor de la incomodidad

Tu móvil sabe dónde estás, dónde compras, dónde comes, dónde te desplazas y dónde te alojas. Te sugiere cosas, actividades que hacer y sitios que visitar. Es estupendo, porque es cómodo no tener que buscar lo que te apetece hacer.

Islas Canarias
Contra el hotel de La Tejita y su mundo (II): tierras arrasadas

En contraposición a lo que nos cuentan en el telediario acerca de las virtudes del turismo, los datos son demoledores: las zonas turísticas coinciden exactamente con las zonas con mayor índice de pobreza extrema no solo de Tenerife, sino de todo el Estado español.

Vivienda
Demanda del Sindicato de Inquilinas contra Blackstone, el gigante de los 250.000 millones de euros

El Sindicato de Inquilinas presenta una demanda contra las cláusulas abusivas que la mayor compañía inmobiliaria del planeta, Blackstone, incluye en los contratos de decenas de familias en Torrejón de Ardoz (Madrid).

Opinión
Una breve radiografía crítica de las elecciones gallegas

Si todo sigue el guión previsto, Feijóo volverá a ser presidente de la Xunta de Galicia. Si hay carambola y gobierna la izquierda, tampoco se esperan grandes innovaciones.