Salud laboral
¿Qué papel debe jugar el Estado de bienestar en la prevención de los accidentes de trabajo?

La muerte en los accidentes de trabajo mortales es una constante a lo largo de la historia que, sin embargo, no ha sido todavía abordada.

'Riders' de Valencia, queman sus mochilas en solidaridad con el trabajador de Glovo muerto en Barcelona
'Riders' de Valencia, queman sus mochilas en solidaridad con el trabajador de Glovo muerto en Barcelona Gonzalo Sánchez

publicado
2019-06-03 15:42:00

El sábado pasado murió en Barcelona atropellado en el desempleo de su oficio Pujan, un joven nepalí de 22 años que trabajaba de rider para la empresa Glovo. No se trataba del primer accidente de trabajo mortal sufrido por un repartidor de estas plataformas, Riders X Derechos constata que este año hasta 14 compañeros y compañeras han fallecido a nivel global. Si nos fijamos en España, nos percatamos de que nos encontramos ante una lacra social. Según el avance de datos del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, en 2018 en España murieron 652 personas a causa de accidentes de trabajo, lo que se traduce en una media de 12 personas a la semana. Estos datos discurren en línea ascendente y es que ahora hay un 22% más de accidentes que en 2012. Lo que supone un 27% por encima de la media europea.

Pese a esto, no ha sido hasta hace una semana cuando este asunto ha aparentemente entrado en la agenda política, que no plenamente en la institucional. Los medios de comunicación de repente se encuentran plagados de noticias sobre este suceso, aunque todavía se trata de un debate nada atractivo de abordar por la mayoría de las fuerzas políticas por su carácter estructural.

La situación exige soluciones inmediatas y el Estado de bienestar es la herramienta que por definición debería protegernos de estos peligros. Sin embargo, hoy en día este se encuentra amenazado por diversos motivos. Uno de ellos es el proceso de internacionalización de la economía y la primacía de la competitividad, impulsado especialmente por el proceso de globalización que parece no tener fin. Esta tendencia a la desregulación laboral fue puesta de manifiesto en España a raíz de la crisis económica con las reformas laborales de 2010 y 2012.

El desmantelamiento del Estado del bienestar contribuye a la grave situación, ya que la precariedad laboral manifestada en la temporalidad de los contratos y los recortes en formación por parte de las empresas se encuentran en el núcleo de estos accidentes. Las reformas sociolaborales mencionadas tienen como objetivo erosionar los presupuestos sobre los que se sostiene nuestro Estado de bienestar, entre los que se encuentra satisfacer las necesidades básicas de trabajo y salud.

Los organismos encargados de atender a las víctimas de los accidentes de trabajo, como las Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social, se encuentran en una penosa situación. Pero lo que aquí me interesa no es cómo curar a las victimas de los accidentes, en el caso de que eso sea posible, sino cómo evitar que estos ocurran. 

Si estudiamos los factores de riesgo a la hora de sufrir un accidente de trabajo mortal, se establece una relación entre la siniestralidad y el sistema productivo. Los accidentes afectan sistemáticamente a aquellos trabajadores que tienen una menor capacidad de negociación de las condiciones de trabajo. Tal y como indica el Informe Durán del año 2000, para nada sospechoso de parcialidad, encargado por el gobierno de José María Aznar. 

A modo de síntesis, podemos afirmar que algunos de los principales factores de riesgo son: la temporalidad, el salario, la edad y la nacionalidad. Los trabajadores con contrato fijo tienen casi el triple de siniestralidad que los trabajadores temporales. En lo que respecta al puesto de trabajo, son los peones y especialistas de industria y construcción los grupos más vulnerables. Creo que no hay duda en que un director cobra más que un peón. Bien, pues la probabilidad de que un peón del sector primario o secundario sufra un accidente de trabajo grave es 28 veces mayor de la probabilidad de que el que lo sufra sea el director o gerente. Además, los jóvenes son más propensos a sufrir accidentes, aunque son aquellos trabajadores más ancianos los que presentan mayor riesgo de muerte. Por último, los trabajadores nacionales tienen menos índice de mortalidad que los trabajadores extranjeros. Esto sin tener en cuenta a los migrantes sin papeles que son especialmente vulnerables y no deben ser olvidados, pese a no ser incluidos en las estadísticas.

Como muestran los datos oficiales, para abordar este debate debemos escapar de análisis parciales que traten al individuo fallecido como el sujeto de estudio aislado. Nos encontramos ante un suceso que ha existido siempre, se mueve todos los años en un limitado margen de cambio y no es para nada arbitrario. Para ilustrar esto Pujan, por su carácter de extranjero, temporal y precario, es el paradigma de la víctima en un accidente de trabajo.

Si conseguimos convertir las últimas noticias en un punto de inflexión para el comienzo del debate, con la maduración del mismo, el camino lógico sería el replanteamiento del término “accidente”. Debido a que, por su connotación de inevitabilidad, blanquea las muertes en el trabajo. Además, las reformas de empleo y Seguridad Social como las reformas laborales de 2010 y 2012 deberán incluir como variable a tener en cuenta el impacto que implicarán en términos humanos sobre la salud de los trabajadores. Dejando de regirse por meros intereses económicos.

Relacionadas

Laboral
Osasuna lanean: utopia ala oximorona?

Apirilaren 28a Nazioarteko Lan Osasunaren eta Segurtasunaren eguna da, eta horren harira ELA sindikatuak “Laneko Ezbehar-tasa Euskal Herrian 2018” argitaratu du. 2018 urtean lan-istripuetan hildako langileen kopurua 2012tik honako handiena izan da. Maiatzak 17-24 SINDIKALAGENDA.

Laboral
Seis maneras de apoyar a las kellys si vas de vacaciones y te alojas en un hotel
La presión de los clientes, junto a la movilización de las trabajadoras, ha forzado a algunos hoteles a abordar la precarización de sus trabajadoras.
Salud laboral
Mutuas, gobiernos y patronales: organizaciones criminales

En los últimos años, la clase trabajadora está sufriendo descomunales agresiones por parte de las patronales apoyadas por los diferentes gobiernos que han ocupado la Moncloa.

1 Comentario
#35433 19:41 3/6/2019

Interesante artículo. Me quedo con el dato de que los trabajadores que tienen menos poder de negociación en sus condiciones laborales sufren más accidentes.

Responder
1
0

Destacadas

Enfermedades
Duelo permanente: cuando hay que aprender a vivir con la ausencia del presente

Las víctimas por daño cerebral irreversible son muchas más de las que figuran en las estadísticas. Familiares y allegados pasan meses, años e incluso décadas al lado de sus seres queridos en estado vegetativo o de mínima consciencia sin poder cerrar su dolor.

Capitalismo
Estados Unidos contra China

¿Acaso el imperio estadounidense es tan vasto y arrogante en sus exigencias, que cualquier potencia emergente debe enfrentarse a él?

Cine
Ognjen Glavonic: “Las élites de Serbia representan desde finales de los años 80 la vanguardia de la posverdad”

Para el director Ognjen Glavonic, su película La carga es un proyecto contra la lógica del nacionalismo. En ella se ve un drama marcado por los silencios mientras tienen lugar una limpieza étnica y los bombardeos de la OTAN.

Últimas

Partidos políticos
Almeida y Colau, los apellidos del día de la investidura municipal

Hoy, 15 de junio, se forman los Ayuntamientos salidos de las urnas el pasado 26 de mayo. Hasta última hora se han mantenido las negociaciones en un buen puñado de ellos. El PSOE sale reforzado, el PP recupera Madrid y el “cambio” solo resiste en Barcelona, Cádiz y València.

Eventos
Así fue la jornada Mujeres escritoras contra el fascismo
El 15 de junio 'El Salto' organizó una jornada llena de mujeres que combaten el fascismo, cada día, mediante la palabra. Un día en que compartimos debates y saberes, comimos juntas y terminamos bailando.