Medio ambiente
La Transición energética: de la "Transición ecológica" ecocida a una ética para este milenio

Las montañas son un refugio sin duda, escenarios que proteger, islas de diversidad. No es solo por lo que son, sino por lo que contienen: personas y su pasado. También se han de proteger porque las amenazan proyectos y planes con beneficios lejanos.

Fotovoltaica junto a la montaña
Fotovoltaica junto a la montaña Eduardo Mostazo Gracia

publicado
2019-12-05 01:59

Otro día más política y medios nos hablan de economía, de energía, de contaminación, de la huella de carbono, de cambiar de coche para enchufarnos, riqueza, creación de empleo, de pan y circos, sin salud ni educación. Palabras vacías repetitivas auguran otro intento de colonización. "Sin tierra de Extremadura", preparen la expropiación, si alguien tenía algo aún, se avecina exportación: materia prima, energía, mano de obra para una nueva y más prospera "revolución". Quizá para el norte, para el centro; todo para la ciudad. Aquí solo expolio del capital, no quedarán ni los hijos que lo puedan heredar.

Mejor no escuchar, salir al campo, a la Montaña, para obtener beneficio sin contra prestación: mejor salud, más en forma, aire puro y una sensación sobrenatural. ¿Quién no ha salido a pasear, o a correr, o en vehículo, y ha llegado a lo más alto para mirar alrededor y sentirse pleno, como en los cielos, como entre dioses? Ver ahí abajo las ciudades, los pueblos, los campos, antes siempre vivos, ahora desconcertados, como olvidando lo aprendido. Mas en lo alto, haga frío o calor, llueva o sople, algo mágico se mueve desde lo profundo, dentro, como a la altura del corazón.

Se avecina exportación: materia prima, energía, mano de obra para una nueva y más prospera "revolución". Quizá para el norte, para el centro; todo para la ciudad. Aquí solo expolio del capital, no quedarán ni los hijos que lo puedan heredar

De las pocas verdades universales, con bases científicas, irrefutable. Da igual reduccionista, holística, teológica y empírica, psicológica, humanista, a la más pura y simple ecológica: las Montañas dan entre otras cosas y sobre muchas, agua y bienestar.

Llenos de romanticismo, no carentes de esfuerzo, ambiente bucólico supraterrenal, refugio de ascetas y heremitas, gente de estudios, artistas, deportistas, soñadores. Santuarios que albergan y liberan desde dioses a fieras, hadas, druidas, conocimientos del pasado, vida presente y semillas.

Son un refugio sin duda, escenarios que proteger, islas de diversidad. Las lejanas por lejanas, las cercanas por su proximidad. Por sus beneficios, a largo plazo, por amortiguar, por lo que limpian, refrescan, absorben y liberan. Y si por algo se han de proteger no es solo por lo que son, sino por lo que contienen: personas y su pasado, los árboles que han trabajado, muchos silvestres, y las especies que se nutren y se retroalimentan, entre unas y otras. 

Las montañas son escenarios que proteger. Por sus beneficios, a largo plazo, por amortiguar, por lo que limpian, refrescan, absorben y liberan
Y también se han de proteger porque las amenazan proyectos y planes con beneficios lejanos, rodeadas de espacios humanizados donde la decadencia se siembra a lomos de manadas de máquinas movidas por la avaricia de querer acaparar más capital con menos esfuerzo, desde el de arriba al de abajo. Ni ovejas ni vacas, ni águilas ni avutardas, ahora grandes camiones, excavadoras, hormigón, cables, hierro, gasolina. Promesas excepto de abandono y cierre.

Buitres sobre torre eléctrica 2
Buitres sobre torre eléctrica Eduardo Mostazo Gracia

Se aplasta el suelo sembrando ingenios que mueven molinos, turbinas, y producen energía que todos los empleados movidos por el sistema, a su vez, han de comprar a precio de oro. Como oro que se extrae de la tierra que ya nunca más da de comer, sea blanco, amarillo, o negro, el oro o el que lo saca. El negocio que nos destierra se mueve con nuestros propios ahorros, por no mirar qué banco, qué inversiones, o qué comer. O a quién votas, y para quién trabaja.

Esos políticos, gobernantes, obsesionados por fichar por empresas de la Energía, su producción o consumo en la obra pública, la que se malgasta día a día, la que se pierde, para viajar, a desconectar de estar enchufados a mil cables, esclavizados por una economía que sacrifica la tierra por la energía sin darse cuenta de que si alguien sabe de ser productiva es la primera. Nos meterán en otra burbuja repitiendo el protocolo jerárquico del reparto de partes: para la gente del campo, la miseria. Cuanto antes despoblado y árido, más fácil será conquistarlo.

El negocio que nos destierra se mueve con nuestros propios ahorros, por no mirar qué banco, qué inversiones, o qué comer. O a quién votas, en qué trabajas, para quién
Fabrican, construyen e inauguran gigantes: la mayor presa, la nuclear más "limpia", el mayor puente, la mayor planta fotovoltaica, en la tierra más pobre, donde pondrán a trabajar a sueldo a aquellos desesperados, dispuestos a cavar y encementar su propia huida, del campo santo, por no saber hacerlo producir con la mirada puesta en algo más que el dinero, que vale el hierro que se cambia por los árboles que un día plantaron pensando en ellos.

Relacionadas

Especulación urbanística
Exigen que la Junta acate ya la sentencia del TSJex sobre Valdecañas
Explican que hay que evitar que se siente un precedente, ya que existen planes para otros proyectos urbanísticos especulativos en espacios protegidos.
Educación
El fracaso social de la educación
Hay una relación directa entre el nivel sociocultural de las familias –los ingresos y el nivel educativo de los padres– y el desempeño de los hijos en el colegio.
Memoria histórica
De la Maternidad de Elne a los campos de concentración extremeños
En Extremadura aún quedan sitios que no acaban de ser reconocidos como lugares de memoria, a pesar de que ya existe una ley autonómica al respecto.
2 Comentarios
#44298 10:23 8/12/2019

Desde el comienzo de la andadura del homo, incluso antes, fueron nuestros lugares de abrigo y refugio, aqui moran los recuerdos del pasado que regresan, que nos guían y acompañan. Desde aqui Grito orgulloso, yo también soy montaraz

Responder
0
0
#44172 19:48 5/12/2019

Todas las montañas semejan perfiles de personas tumbadas. Algún día, se levantarán para reclamarnos nuestra ceguera.

Responder
1
0

Destacadas

Senegal
Buscar agua bajo la tierra

Beber, alimentar al ganado, llenar los coloridos barreños chinos del agua suficiente para que pueda continuar la vida. Todo depende de un pozo.

Salud mental
La Ley de Salud Mental argentina a diez años de su sanción
El Gobierno de Cristina Kirschner aprobó una ley para la reforma de las instituciones de salud mental, un esfuerzo que sufrió todo tipo de obstáculos y se quedó sin aplicar.  
Crímenes del franquismo
La justicia española da la espalda a 59 de las 61 querellas presentadas por crímenes del franquismo

Ceaqua lamenta que los juzgados españoles han ido archivando prácticamente todas las querellas presentadas, tanto por particulares como por instituciones, por crímenes del franquismo. La causa por el bombardeo de la aviación italiana en Barcelona es una de las pocas que sigue en fase de investigación.

Infancia
Vicente Tovar: “El caso Infancia Libre no existiría sin los medios”

El abogado Vicente Tovar asumió en octubre de 2019 la representación de María Sevilla y Rocío de la Osa, presidenta y vicepresidenta de la asociación Infancia Libre.

Últimas

Promociones
Aún estás a tiempo, ¡suscríbete!
Estás de suerte, nos quedan unas pocas revistas de Pikara. Así que, hasta agotar existencias, si te suscribes a El Salto puedes conseguir tu ejemplar.
Especulación urbanística
Exigen que la Junta acate ya la sentencia del TSJex sobre Valdecañas
Explican que hay que evitar que se siente un precedente, ya que existen planes para otros proyectos urbanísticos especulativos en espacios protegidos.
Residuos
Cuando despertó, los residuos todavía estaban allí

Es necesario poner en marcha sin mayor retraso una política de residuo cero. Casos como el acontencido en la Comunidad de Madrid en las últimas semanas evidencian la falta de previsión y la inacción de las administraciones públicas (in)competentes sobre el tema de residuos.