Memoria histórica
Tres mujeres republicanas en la vieja cárcel de Oviedo

Anita Sirgo, Covadonga Bulnes y Ángeles Flórez, tres luchadoras antifascistas visitan la antigua cárcel de Oviedo, hoy Archivo Histórico

Cárcel de Oviedo, hoy Archivo Histórico de Asturias
Antigua cárcel de Oviedo, hoy Archivo Histórico de Asturias

www.diariodelaire.com

18 dic 2017 16:43

El Archivo Histórico de Asturias está instalado desde hace años en la vieja cárcel de Oviedo, muy cerca de la estación de ferrocarril. De niño recuerdo haber mirado ese edificio desde la ventanilla del tren con inquietud. En plena dictadura nacional-católica, su historia de represión era un secreto del que no había más versión que la propia del régimen dictatorial. Creo que fue hace siete años cuando se inauguró en la vieja prisión ese centro de la memoria.

La entonces ministra de Cultura tuvo en cuenta en ese acto la suma de miles de noches de condena contabilizadas tras sus muros de hormigón armado —los primeros que se construyeron en España (1905)— y los sesenta y cinco kilómetros de estanterías que se abrían a disposición de la memoria histórica asturiana. Padecieron prisión en sus celdas los revolucionarios de octubre de 1934, los republicanos de 1936 y los antifranquistas durante la dictadura.
Tres ancianas mujeres republicanas y antifranquistas estuvieron recientemente en la vieja cárcel de Oviedo. Las tres, Anita Sirgo, Covadonga Bulnes y mi muy apreciada Ángeles Flórez (Maricuela), prometen seguir "en la lucha, hasta el final”. Así lo titula hoy el diario La Nueva España.

"Tengo 88 años y todavía no paré", dijo Sirgo, que salió a la calle en las huelgas mineras del 62 y fue torturada y encarcelada. "Fue muy duro", reconoció ayer, pero no quiere dejarlo atrás y cree que los jóvenes han de tenerlo presente. "La historia no se puede olvidar jamás. Hay gente que todavía tiene miedo a contar la suya", comentó.

Covadonga Bulnes echó la mirada atrás durante unos segundos y contó cómo llegó su madre a casa, tras las torturas. "Le quitaron el pelo, le arrancaron piel del cuello, le reventaron las venas de las piernas. Cuando regresó a casa era pura sangre", relató. Ella, siguió "era muy cría" por aquel entonces, pero no se libró de las humillaciones y contó cómo la habían amarrado a un nogal durante horas. "Todos pasamos bastante y muchos ya no viven", se lamentó.

Quien fuera miliciana a los 17 años, Maricuela, acaba de cumplir 99 y promete "luchar hasta el último momento". Dice que lo hace para que no mueran del todo los miles y miles de fusilados durante la Guerra Civil y el régimen franquista. Entre ellos están muchos de sus amigos de juventud y su propio hermano (ejecutado durante la revolucion de 1934), que dejaron la vida peleando -en palabras de Maricuela- para "que no nos robaran la República".

Las tres hicieron un recorrido por la vieja cárcel que forma parte de su vida y en su vida tiene arraigada memoria, pero no en la de los jóvenes a los que se les está secuestrando el futuro en esta España vieja y corrupta, sin saber que en el pasado mujeres como estas lucharon a muerte por el porvenir. A esa juventud se le secuestró en buena medida también esa historia, como a mí la de la cárcel de Oviedo en mi niñez nacional-católica.

Relacionadas

Teatro
Cuando en el teatro se representaba la huelga

La huelga fue protagonista, principal o secundaria, en numerosas obras de teatro escritas y representadas en España en la bisagra entre los siglos XIX y XX. El hispanista Gérard Brey ha analizado en profundidad lo que denomina “teatro de la huelga”, un subgénero hoy olvidado y desaparecido de la escena actual.

Memoria histórica
¡¡¡Irreductibles!!!

Hoy seguimos las historias de hombres y mujeres que combatieron en la guerra civil, posteriormente contra los nazis en Francia y volvieron a cruzar la muga para participar en la guerrilla antifranquista.

Memoria histórica
Justicia y reparación como necesidad social

La crisis sanitaria que vivimos ha obligado a suspender el acto que la Asociación Andaluza de Victimas de la Transición iba a realizar en homenaje a los asesinados por la Guardia Civil en Almería en 19811. Hoy más que nunca necesitamos recordar nuestra Historia, porque la base de nuestra democracia está viciada y sólo a través de la justicia, la verdad y la reparación es que podremos garantizar que aquellos hechos no se vuelvan a producir.

2 Comentarios
#5206 13:28 20/12/2017

Me gusta que la memoria histórica tenga sitio en el Salto. Hay mucho que contar de lo mucho que no nos han contado. Gracias al autor que ya conocía de Público.

Responder
0
0
#5252 13:48 21/12/2017

Para muchas ha sido muy importante la memoria de las madres de la generación que vivió la guerra y fuer derrotada por el fascismo. Si durante cuarenta años nos faltó esa voz en los centros educativos es porque como dice Félix se les secuestró a los que vivimos esas historias esas historias.

Responder
2
1

Destacadas

Sanidad
Historias de enfermeras que emigraron para trabajar

Entre el 2010 y el 2016 España perdía miles de profesionales de enfermería, en su mayoría mujeres, que ante la falta de empleo, se marchaban a trabajar fuera. Para algunas es difícil volver, otras no se lo piensan. La mayoría coincide en las deficiencias de las condiciones laborales y la falta de horizonte.

Multinacionales
Grandes empresas estudian cómo hacer millones gracias a las medidas contra la pandemia
Varios estados, entre ellos el español, podrían recibir reclamaciones por daños y perjuicios de inversores extranjeros debido a las leyes de emergencia por covid-19.
Siria
Hasaka, una muerte anunciada para los yihadistas

No hace mucho tiempo los combatientes de Daesh se sentían invencibles. Ningún otro grupo insurgente en la historia contemporánea ha estado tan cerca de controlar tanto territorio y a tanta gente. Ahora, sus cuerpos raquíticos cuentan una historia muy distinta; son hombres despiadados que piden misericordia.


Coronavirus
Sanitarios organizan la primera protesta de la desescalada en Madrid
El lunes 25 de mayo a las 20 horas trabajadoras y trabajadores llaman a secundar una protesta en las puertas de todos los centros de Madrid
Laboral
Telefónica o cuando trabajar es una heroicidad

El pasado 7 de mayo, una de las principales empresas de telecomunicaciones del mundo anunció que premiaría con 650 euros a una parte de la plantilla por haber estado expuesta al covid-19. Una de las trabajadoras explica por qué considera que se trata de una “muestra más de la hipocresía de la empresa”.

Desigualdad
Las radicales tenemos que ser nosotras

En esta crisis la radicalidad es un activo. Eso lo ha entendido la derecha perfectamente, pero es un activo que utilizan para aceitar la inmovilidad y evitar el cambio. Por eso las radicales tenemos que ser nosotras, porque son radicales las políticas necesarias para conquistar derechos.

Venezuela
El desprestigio de Guaidó da un balón de oxígeno a Maduro

En esta tercera y última parte de la investigación sobre el contrato firmado por Juan Guaidó con los mercenarios estadounidenses, el autor analiza las consecuencias políticas de esta revelación y las nuevas amenazas de EE UU.

Últimas

Huelga
CNT denuncia el despido de más de treinta huelguistas de Productos Florida

El sindicato ha comunicado que la empresa ha despedido a más de treinta personas empleadas que secundaban la huelga desde finales de febrero, por la que exigían acabar con la práctica de falsos autónomos y habilitar contratos dignos en la planta cárnica.

Coronavirus
Cuéntame un cuento para acompañarme en el confinamiento
30 narradoras y narradores orales escenifican relatos de manera virtual para más de 80 personas en situación vulnerable.
Alcorcón
Alcorcón defiende la sanidad pública y acalla las cacerolas

Después de una semana de tensiones en el municipio madrileño, el pasado sábado 23, vecinas y vecinos salieron a reivindicar la sanidad pública eclipsando las protestas contra el gobierno.

Centros de Internamiento de Extranjeros
CIE de Zapadores, prisión privativa de dignidad vacía por primera vez

La vulneración de derechos, los abusos policiales y la falta de garantías vitales convierten los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) en espacios de deshumanización. Con la pandemia del covid-19 y la declaración del estado de alarma, todos los centros del Estado han quedado vacíos por primera vez en más de treinta años.