Independencia de Catalunya
La geopolítica del Procés: ¿una “política de frontera” de la Unión Europea?

La “política de frontera” que la Unión Europea está ejerciendo sobre los pueblos hispánicos se está endureciendo cada vez más. Esto es solo un aperitivo de lo que está por llegar.

Moncloa Proces
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, al comienzo de la comparecencia ante los medios de comunicación, con motivo de la sentencia dictada por el Tribunal Supremo sobre el Procés. Foto: Moncloa
16 oct 2019 11:56

Después del recién anuncio de la sentencia del juicio del Procés y las nuevas movilizaciones en contra de la decisión, la gente se pregunta: ¿dónde está la Unión Europea en estos momentos? Ya les adelanto, estimados lectores, que la Unión Europea ni aparecerá ni se le debería esperar. Mucho me temo que nadie en Europa va a acudir al rescate. Quizás, uno de los grandes errores estratégicos del Procés ha sido la falta de comprensión del papel crucial de la geopolítica y del factor internacional en la configuración de un proceso que se ha leído de una forma miope en clave nacional, pero no internacional. Esto se debe en gran medida a que el Procés se ha dejado engatusar por unos vendedores de humo made in USA que han contribuido a la ¨marketización¨ e internacionalización de un conflicto político que, a pesar de haber amasado, aparentemente, ciertos apoyos mediáticos de los grandes medios internacionales y diversos políticos de la Unión Europea, no ha podido afianzar ayuda política solida y concreta. ¿Cómo deberíamos pues explicar tal paradoja?

Históricamente, el Procés ha concebido el problema nacional como un conflicto entre una nación sin Estado y un Estado represivo de tradición imperial dentro del marco “sellado” de un Estado atrasado económicamente del sur de Europa. “España es irreformable”, apuntan algunos con la intención de sembrar un retrato de una España negra donde la evocación de la lucha de clases parece casi un privilegio que solo puede hegemonizar el Procés. Esta visión pesimista, esencialista y ahistórica de España ha motivado al Procés a volcarse en la internacionalización del conflicto, y no en la compresión del factor internacional y geopolítico que lo condiciona, con la esperanza de encontrar apoyos internacionales —especialmente el de la Unión Europea— que puedan facilitar una salida política y democrática al problema. Como consecuencia de esta necesidad, el Procés ha imaginado una visión de la Unión Europea mitificada y edulcorada, representándola así como la moderna antítesis de todo aquello que simboliza el Estado español. Sin embargo, ante los recientes trágicos eventos, ha quedado ya demostrado que la moderna y democrática Unión Europea no parece molestarse por lo acontecido en España y el independentismo sigue sin entender el porqué.

Quizás el Procés debería haber entendido que el desarrollo del conflicto no se ha producido en un entorno estatal “sellado”, sino más bien en un contexto internacional donde España y Cataluña forman parte de la periferia de una formación cuasi imperial en estado de descomposición donde existen relaciones políticas y económicas asimétricas entre el centro y la periferia. La Unión Europea, al igual que los antiguos imperios, está llevando a acabo una “política de frontera” en su periferia: es decir, la violencia y los desmanes de las élites locales son permitidos e ignorados, ya que contribuyen a la cohesión y supervivencia de las relaciones asimétricas entre el centro imperial y la periferia, que, a su vez, facilitan la reproducción de las élites gubernamentales —también de las catalanas— y del capital.

Por otro lado, el Procés ha confundido la agencia del Estado español para disciplinar a sus gentes con una ilusoria agencia política completa. En realidad, el Estado español hace tiempo que perdió su independencia y agencia internacional. Ha quedado a la merced de potencias extranjeras y organizaciones supranacionales que han dirigido su política nacional e internacional. El privilegio de desarrollar políticas disciplinarias en el marco estatal es quizás el único y ultimo elemento político que se le permite a aquellos Estados que se encuentran en los lindes de la periferia y frontera del “imperio” europeo. Este espejismo ha sido mal interpretado por el independentismo. Este no ha entendido que las tendencias iliberales de los Estados de la periferia de la Unión Europea pueden convivir perfectamente con las directrices liberales del centro imperial. De hecho, ambas dinámicas se retroalimentan dialécticamente, triturando así cualquier intento de construcción de tejido social democrático. ¿Acaso la Unión Europea ha hecho algo para evitar la deriva autoritaria de Estados como Polonia o Hungría? En una Unión Europea seria y democrática estos sucesos deberían ser penalizados, no ignorados.

El Procés haría bien en entender que la creación de una “Finlandia” en el sur de Europa no es posible en el actual contexto de competición geopolítica capitalista y reestructuración de la económica global. La “política de frontera” que la Unión Europea está ejerciendo sobre los pueblos hispánicos se está endureciendo cada vez más. Esto es solo un aperitivo de lo que está por llegar. La posibilidad de crear una España federal y democrática pasa por la previa comprensión de la posición que ocupamos en el marco de la Unión Europea y el capitalismo global. Hace tiempo que lo olvidamos. Culpen a las brutales dinámicas geopolíticas de la Unión Europea y a las tendencias de un capitalismo descontrolado y en transición. Estamos en la frontera de la Unión Europea y eso, desafortunadamente, tiene consecuencias para sus gentes.

Sobre este blog
Un espacio de encuentro y debate para personas que participan o están en los alrededores de ese difuso cuerpo conocido como Movimientos Sociales.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Felipe de Borbón
14 de abril, crisis de la Monarquía sin horizonte republicano a la vista

Felipe VI no logra remontar la decadencia de una institución lastrada por los escándalos de su padre, pero frente a la que tampoco existe a día de hoy una alternativa en el corto plazo.

Rojava
¿Liberación nacional? Sólo si no es la de mi pueblo

¿Acaso la lucha en Rojava tiene más sentido que la lucha por la liberación dels Països Catalans? ¿O es que cuando la hegemonía política de un proyecto revolucionario está labrada es más fácil que cuando nos toca aún picar mucha piedra para que el proyecto revolucionario sea hegemónico también en la idea de construcción nacional de nuestro pueblo?

Gobierno de coalición
Martes aún más sociales que los viernes: llega el primer Consejo de Ministros de la coalición

Pocas expectativas ante el primer consejo de ministros del Gobierno de coalición PSOE-Unidas Podemos, con todas sus promesas ya adelantadas en el debate de investidura. Cataluña, clave en la investidura, podría ni aparecer.

1 Comentario
#41446 9:46 17/10/2019

"(...) un proceso que se ha leído de una forma miope en clave nacional, pero no internacional." Yo diría que no se ha leído ni en clave nacional , sino local. Ha sido un proceso aislado, que se ha separado de la izquierda del resto del país (por los motivos que sean), que han preferido acercarse a sus respectivas derechas, y ahora se da cuenta que probablemente sola no alcanze. No hay que olvidar que la política parlamentaria catalana lleva viviendo del humo y la mentira de manera exagerada unos 5 años ya.

Responder
4
1
Sobre este blog
Un espacio de encuentro y debate para personas que participan o están en los alrededores de ese difuso cuerpo conocido como Movimientos Sociales.
Ver todas las entradas

Destacadas

Educación
Propuestas para una vuelta al cole 100% presencial
Colaboración con ayuntamientos para la cesión de espacios o grupos mixtos son algunas de las propuestas de las AMPA. La enseñanza online no garantiza el derecho fundamental a la educación.
Camareras de piso
Las camareras de piso ganan el juicio contra el Grand Hotel de Barcelona

Una sentencia ha declarado nulo el despido, hace más de un año, de una camarera de piso que trabajaba en el Grand Hotel Central de Barcelona y que fue despedida tras unirse al sindicato de Las Kellys Catalunya al conocer que se quería externalizar la plantilla. El tribunal concreta que el hotel deberá readmitirla. 

Crisis climática
El BCE inyecta 7.600 millones en combustibles fósiles en plena pandemia

Solo con las inyecciones de capital en siete empresas, el Banco Central Europeo ha contribuido a la emisión de 11,2 millones de toneladas de CO2  entre mediados de marzo y mediados de mayo.

Fronteras
Europa adquiere drones israelíes para vigilar a quienes intentan cruzar el Mediterráneo

El Observatorio de Derechos humanos de la red Euro-Mediterránea cifra en 59 millones la cuantía de los contratos de compra de drones militares a empresas israelíes para la vigilancia en el mar de migrantes y solicitantes de asilo. Podemos (grupo GUE/NGL) registró ayer 2 de junio una pregunta a la Comisión Europea sobre estas adquisiciones.

Humor
Moderado

Nueva entrega del cuaderno de bitácora de una pandemia que Mauro Entrialgo está haciendo para El Salto.

Explotación laboral
Los trabajadores de Lidl van a la huelga el 4 de junio

Fracasa la negociación y los trabajadores de la cadena de supermercados Lidl van a la huelga este 4 de junio en todo el Estado salvo el País Vasco. Los sindicatos acusan a la empresa de no cumplir con el acuerdo firmado al inicio del estado de alarma.

Sanidad pública
Crece el descontento entre el personal sanitario en Catalunya por la falta de recursos y los recortes
Trabajadores sanitarios vuelven a manifestarse en las puertas de hospitales de toda Catalunya para revertir los recortes realizados durante la anterior crisis y defender la financiación de la sanidad pública.
Coronavirus
Suecia, el país que no confinó: los pros y los contras de no dejar reinar al miedo

En todo momento, entre un 20% y un 30% de las camas de cuidados intensivos han permanecido sin ocupar. Esta capacidad de absorber el primer impacto de la enfermedad en el sistema público de salud ha contribuido a que en Suecia no haya reinado el miedo tras no aplicar medidas restrictivas de confinamiento.

Laboral
Nissan y las banderas de nuestros padres

La historia de Motor Ibérica y de Nissan en Catalunya es similar a la de otras tantas empresas que pasaron a ser una pieza más en macroestructuras empresariales. El cierre de la factoría es una auténtica tragedia laboral y social.

Últimas

Coronavirus
Más seguridad, orden y libertad

Necesitamos más seguridad, muchísima más de la que tenemos. Pero no necesita la misma seguridad quien se manifiesta en coche junto a Vox, quien corta la Meridiana o quien intenta utilizar un billete de 20 dólares falso como George Floyd.

Euskera
Herri eskola, trinchera de guerra estadística
La plataforma popular HE Gurasoak quiere compensar el recorte de 70% de plazas en euskera en las escuelas infantiles municipales de Pamplona