Independencia de Catalunya
Los neocon ven en Cataluña una oportunidad para resurgir

En estos meses hemos asistido a un reagrupamiento de toda la derecha en torno al tema de la unidad de España, desde el fascismo hasta una buena parte del PSOE.

Rajoy Rivera Reunión
Mariano Rajoy y Albert Rivera se dan la mano en una reunión en 2016.
Nuria Alabao

publicado
2018-01-29 09:40
Los resultados de las elecciones en Cataluña y en general cómo se ha desarrollado la “crisis catalana” han movido el campo de la política en España. Hasta hace poco, y mientras el procés se limitaba a las proclamaciones de intenciones sin llegar a desobedecer, el siempre esquivo de los problemas Mariano Rajoy y su partido, se dedicaban a mirar para otro lado. Pero el referéndum y la declaración de independencia han obligado al PP a tomar posiciones y lo ha hecho de manera rotunda, excesiva para muchos, con la activación del 155, aunque no para todos ha sido suficiente. Concretamente para la Faes, fundación neoncon —presidida por Aznar y ya desvinculada del PP desde fines del 2016, tras 25 años de relación—.

Recientemente, Cayetana Álvarez de Toledo, exdiputada del PP, ahora en el patronato de la FAES, explicaba cuál es su apuesta para sustituir al “centro derecha viejo” —PP— por “el nuevo —C's—. Este sector ultraconservador considera que la intervención de la autonomía catalana ha llegado tarde y ha sido demasiado breve: “un 155 light”. El paulatino acercamiento entre Aznar y C's se ha reafirmado en este contexto y estos meses pasados hemos visto al expresidente pasearse por los medios de comunicación haciendo gestos de amor a las posturas de mano dura de Rivera y Arrimadas. Los resultados del 21-D, que Álvarez de Toledo califica de “cambio telúrico”, les hacen vislumbrar nuevas posibilidades que podrían pasar tanto por apostar a que C's supere al PP como con tener simplemente una herramienta con la que presionar a su antiguo partido para que radicalice sus políticas. 

La receta para impulsar a C's es clara: que Cataluña sea el tema central de las próximas elecciones generales. Y ya hemos visto lo rápido que ocupa todo el campo político la cuestión nacional, sobre todo cuando a algunos partidos de derechas tocados por la corrupción y la crisis de representación —PP, CDC— lo utilizan como flotador. A muchos les interesa enterrar definitivamente el 15M y los nuevos ejes de conflicto que puso sobre la mesa. 

Así, estos meses hemos asistido a un reagrupamiento de toda la derecha en torno al tema de la unidad de España, desde el fascismo hasta una buena parte del PSOE. Como explica Isidro López, este ha sido el eje central sobre el que se ha construido la legitimación política del Estado español hasta la crisis de 2009. Por tanto, si esta cuestión sigue siendo central en las próximas elecciones, puede que quien realmente lo rentabilice sea el PP como partido que controla el aparato de Estado, eje sobre el que haría pivotar los pactos con otras formaciones, aunque pueda perder algunos votos hacia C's. En cualquier caso, lo que sugiere la entrevista a la marquesa, es que ante cualquier intento de pactar un referéndum en Cataluña —“por la disolución de los valores de la España civilizada y moderna”—, o ante una posible reforma constitucional favorable a las expectativas de mayor autogobierno, el sector neocon intentará agitar movilizaciones cuyos frutos podría recoger C's.

Aunque su época dorada ya pasó, los neocon españoles no han renunciado a tomar la calle como forma de crear hegemonía y potenciar guerras culturales. Está por ver si tendrán capacidad de hacerlo otra vez, lo que depende en buena medida de qué suceda en Cataluña y sus repercusiones en España. 

Los neocon quieren resucitar

Durante el gobierno de Zapatero, ya el segmento neocon del PP utilizó la calle para sus guerras culturales contra el PSOE. Recordemos las grandes manifestaciones contra el aborto o el matrimonio igualitario. Este proceso se explica bien en Spanish Neocon (Traficantes de Sueños), obra firmada por Pablo Carmona, Beatriz García y Almudena Sánchez. Se trataba de recuperar el “orgullo de ser derechas”, incluso frente a la constatación de que la mayoría de españoles se declaraban de centro o progresistas. Para los neocon no se trata de ir hacia donde están los votantes sino de disputar el sentido común, de crear “hegemonía”, no sólo minando el discurso o a los líderes progresistas, sino generando bases movilizadas capaces de defender en la calle los valores conservadores.

En su época dorada consiguieron resucitar viejas estructuras de la derecha tradicional —Conferencia Episcopal, padres y madres de alumnos católicos— o crear nuevos espacios militantes y grupos de presión como Hazte Oír o Peones Negros —conspiranoicos del 11M—. Estas redes, junto con think tanks, universidades y medios de comunicación consiguieron levantar eventos, e incidir de manera notable en la agenda pública, pero no llegaron a consolidarse. Su estructura de poder real era su vinculación oligárquica y de clase pero no consiguieron asentar un verdadero movimiento social pese a su notable capacidad de movilización. Lo anunciaron, lo construyeron, lo pusieron en marcha, pero no hubo continuación en el siguiente ciclo. En gran medida porque se produjo la crisis económica y el 15M y la consiguiente sacudida que movió el piso al sistema político y al bipartidismo.

Si las guerras culturales eran la manera en la que se diferenciaban los dos partidos de la alternancia, que en lo económico tenían políticas similares, el 15M situó en el centro la cuestión de los poderes financieros que gobernaban detrás de estos partidos. La pregunta ya era otra y la calle no se iba a agitar mucho más en defensa de valores conservadores.

Por otra parte, la tendencia neocon también se vio arrinconada dentro del PP, por la propia lucha interna contra Rajoy que perdieron y que provocó la definitiva desvinculación de la FAES. Si el 15M y el campo de juego nuevo al que dio lugar les dejó descolocados, ahora el eje nacional que Cataluña vuelve a poner sobre el escenario les ofrece la oportunidad de oro para su resurgimiento.

Cataluña es la nueva ETA

Que no han renunciado a la calle lo vimos en la gran manifestación en contra del independentismo celebrada en Barcelona, donde evidentemente la mayoría de asistentes eran de Cataluña, pero que consiguió mover a otra gente del resto del estado. Una oportunidad que la FAES no quiere desaprovechar “porque va a haber que definir un gran proyecto español que todavía no está definido”, en palabras de Álvarez de Toledo. Parece que quieren construir ese proyecto –una vez más– por oposición a las naciones del Estado. En ese sentido, nada nuevo.

Si extrapolamos el campo “populista” que está funcionando a la ultraderecha europea, vemos que la cuestión nacional –Cataluña y quizás, si el plan les funciona, también de alguna manera el País Vasco– puede cumplir el mismo papel que la islamofobia o la antiinmigración en otros países: cohesiona, culturiza la desigualdad, y condensa las preocupaciones materiales de ciertas capas sociales. De hecho, a veces se habla de guerras culturales como opuestas a “lo material”. Sin embargo, como se explica en Spanish neocon, funcionan mejor en la medida en la que tienen un sustrato material. En este caso, lo del 99 contra el 1%, las luchas por la redistribución de la renta en la sociedad y su relación con el mando financiero europeo que posicionó el 15M pasan a ser una confrontación entre territorios por recursos –algo que utilizan muy bien los partidos ultras europeos, por ejemplo la UKIP que estuvo impulsando el Brexit–. Esto ha estado muy presente en el procés en el “Espanya ens roba” y que los neocon utilizan para impulsar el anticatalanismo de esos “insolidarios y xenófobos”, como dice Álvarez de Toledo, aunque se cuida mucho de separar entre “los nacionalistas” y los “catalanes tolerantes que creen en la democracia, en la civilización”.

En la entrevista, la marquesa resalta el papel de C's al votar en contra de la última actualización del cupo vasco de noviembre. Por primera vez desde la aprobación de la Constitución ha habido una oposición considerable —un 10% de la cámara—. (Anteriormente solo votaba en contra UPyD, que ya no tiene representación.)

Parece pues, que se rompe uno de los consensos de la Transición y C's ha sido uno de sus protagonistas. Aunque realmente ahora mismo está pendiente una revisión del injusto sistema de financiación autonómico, que Compromís también haya votado en contra con apelaciones similares a la necesidad de un sistema “igualitario” dice bastante de la dificultad de encasillar esta posición simplemente como reaccionaria. Es probable que mucha gente en España no lo vea así si el debate ocupa espacio en los medios y C's se atreve con esta batalla.

Una de las dificultades para que Ciudadanos se convierta en el partido de la derecha neocon es que es demasiado liberal en algunos temas y debería variar posturas para poder representar realmente a este sector. Por ejemplo en cuestiones como su apoyo a los vientres de alquiler, los derechos LGTBI o la regularización de la prostitución, temas a los que se opone la derecha más conservadora. O incluso sus posiciones demasiado ambiguas en relación a la memoria histórica. C's, por más que se repita, no encaja en el esquema de partido neocon —y mucho menos ultra, como a veces se le denomina—. Tan solo opera así en el tema catalán.

Además, la ultraderecha allá donde se manifiesta vemos que contiene componentes antisistema y precisamente el posicionamiento de C's sobre Cataluña lo sitúa totalmente alineado con la razón de Estado y identificado con sus intereses. Otro punto flaco de esta estrategia, ya que si es la razón de Estado la que se refuerza, es probable que el PP —que se identifica con ella de suyo— acabe por rentabilizar también esta escalada de tensión en un escenario electoral.

En cualquier caso, consiga C's o no el aumento de votos que le auguran las encuestas, la experiencia de la ultraderecha en Europa nos enseña que no importa llegar al poder para cambiar la agenda y mover las posiciones de otros partidos sobre temas clave. Por tanto, el papel de la FAES y el paraguas neocon podría jugarse en impulsar estrategias destinadas a generar movimiento social en contra del autogobierno de Cataluña o incluso ser capaces de impulsar una nueva recentralización. Desde los medios, o desde la calle, podrían conseguir, siendo solo un think tank —aunque poderoso—, que cualquier opción de pacto o diálogo en Cataluña tuviese demasiados costos para el PP. Está por ver si lo consiguen.

Publicado originalmente en catalán en Sentit Crític.

Relacionadas

Rojava
Cuando nos faltan las palabras
Al ver hoy la foto de Erdogan y Sánchez se ha despertado entre nosotras un sentimiento de complicidad que no era entre individuos, sino donde nos reconocíamos como pueblos
Catalunya
El “tema catalán” desde Cataluña: más allá del 10N

Las elecciones del domingo se vivieron con indiferencia en Catalunya, a pesar de que el independentismo salió reforzado del 10-N.

Redadas racistas
Seguridad y democracia, ¿para quién?
En el marco de las protestas por la sentencia del procès, dos personas fueron detenidas por perfil racial y encerradas en el CIE de Zona Franca
21 Comentarios
Antonia 14:47 30/1/2018

Sustituye ETA por España, al PP y los neocon por CiU, JuntsXCat & Co., y este artículo se escribe exactamente igual para lo que ha pasado con el Procès en Cataluña. Pero en la prensa de izquierdas casi nunca se hace ese análisis y me sorprende. Tan fachas son unos como otros, pero la estelada tiene mejor marketing.

Responder
5
13
#7765 11:25 1/2/2018

Quizás con algo mas de lectura aprendería Ud. a diferenciar platos y vasos.

Responder
1
1
Albert 20:09 29/1/2018

El principal instrumento del que disponen a día de hoy para mantener esa hegemonía incipiente es la inquebrantable adhesión de los medios mayoritarios a sus tesis. Así que preparémonos para unos meses en los que todo PRISA, Atresmedia, Mediaset, Unidad Editorial, Godó, lo que queda de Zeta y el resto de medios reaccionarios (COPE, OKdiario, etc...) van a bombardear sin tregua a la opinión pública con nacionalismo español. Hasta que gane quien ellos quieren que gane, claro. En ese momento todo va a pasar a ser maravilloso.

Responder
16
1
#7642 18:19 29/1/2018

Defender la Unión de corporaciones neo-liberales (UE) y su clepto-moneda. Otro mundo es imposible.

Responder
19
0
#7618 12:29 29/1/2018

"Así, estos meses hemos asistido a un reagrupamiento de toda la derecha en torno al tema de la unidad de España, desde el fascismo hasta una buena parte del PSOE."
Se os olvida el otro partido Unionista, el partido del valle de la silly-coña, Podemos. Han arriesgado todo para pertenecer a ese grupo, todo.

Responder
14
14
#7623 14:08 29/1/2018

Pese a su mala gestión del "asunto catalán", a Podemos no les veo con el mismo discurso de la derecha, ni proponer las mismas soluciones.
Pero si la conclusión es un o conmigo a contra mi, mal vamos, y si es, toda la política institucional es la misma, seguiremos dejando el campo libre a los neoliberales y neconservadores.

Responder
23
20
#7627 16:19 29/1/2018

Votando al menos malo acabamos sufriendo las políticas neo-liberales del PSOE por mas de treinta anos. Lo que ha hecho podemos es imperdonable. El batacazo va a ser sonado.

Responder
21
5
#7644 19:18 29/1/2018

Y mientras esperamos al partido perfecto de los trabajadores y/o a la revolución de las clases populares, seguiremos teniendo a estos legisladores tan patriotas... porque es más fácil quedarse en casa con aires de superioridad guardando las esencias de la "izquierda" que participar en el teatro de la democracia y crear fuerzas parlamentarias que contrarresten a la actual mayoría. Somos inmaduros políticamente hablando, todavía votamos con el estómago y con los colores de nuestros equipos.

Responder
11
12
#7748 20:26 31/1/2018


Jonathan Martínez
‏ @jonathanmartinz
"Pensáis que el movimiento republicano se termina con un mensaje de whatsapp en el programa de Ana Rosa y claro, luego llega la realidad y os calza una hostia a mano abierta."

Responder
2
0
#7668 25:37 29/1/2018

¿Votamos?, votarás tú. Después de 32 años votando no lo volveré a hacer, al menos durante un tiempo largo. Nunca mi voto valió lo mismo que un voto del PP, o uno del PSOE, aún así no perdía la esperanza. Pero lo de IU y Podemos con Cataluña ha sido lo más triste que políticamente me ha pasado nunca. Ser partícipes del golpe contra un proceso ciudadano, rupturista, democrático, transversal y no violento, ha sido lo más bajo que he visto nunca. Coscubiela de "acusador" en el Parlament, qué imagen tan triste. Adiós, seguiré luchando en mi micromundo.Gracias

Responder
11
4
#7822 11:05 2/2/2018

Una cosa es el apoyo cerrado y otra entender que son necesarias fuerzas parlamentarias diferentes a las que nos gobiernan. Pero está visto que los trolls se están adueñando del discurso político en internet.

Responder
0
0
#7671 11:49 30/1/2018

Gran trabajo el de los medios, tenemos tripartito PP-PSOE-C´s para rato, no nos sorprendamos si nos vemos rebuscando en la basura el menú del día.

Responder
4
10
#7746 20:14 31/1/2018

No os metáis con el amado líder jolines!

Responder
3
0
#7677 12:27 30/1/2018

Operar como si pertenecieras a una secta nos va a traer un país democrático. Yo digo que el problema sois los fanboys.

Responder
7
1
#7787 18:44 1/2/2018

Seguid esperando la revolución... desde el sofá

Responder
0
0
#7723 13:01 31/1/2018

Y yo que pensaba que el problema era la corrupción política, la nula separación de poderes y la connivencia de poder político y empresarial...

Responder
0
6
Rocio 17:03 29/1/2018

Que es lo imperdonable?

Responder
1
13
#7664 24:35 29/1/2018

IMperdonable es que Podemos diga que la desobediencia pacifica masiva por la autodeterminación "despertó a la bestia fascista española", como si para Podemos lo ideal fuera mantener el tranquilo sueño de la bestia parda en lugar de eliminarla. Es imperdonable que Podemos en Euskadi responda con evaisvas o ambiguedad a la sencilla pregunta de si estan a favor o en contra del despilfarro del Tren de Alta Velocidad (Altas Tarifas = Tren para ricos). Si no pueden decir si o no que se vayan a casa, que para charlatanes ambiguos ya tenemos un puñado.

Responder
10
0
#7639 18:01 29/1/2018

Desfilar por Cataluña con una cabra y cantando "soy el novio de la muerte"

Responder
17
1
#7640 18:16 29/1/2018

Perseguir a titiriteros como si fueran terroristas mientras no muy lejos el CNI monta atentados en Catalunya.

Responder
16
0
#7617 12:29 29/1/2018

"Así, estos meses hemos asistido a un reagrupamiento de toda la derecha en torno al tema de la unidad de España, desde el fascismo hasta una buena parte del PSOE."
Se os olvida el otro partido Unionista, el partido del valle de la silly-coña, Podemos. Han arriesgado todo para pertenecer a ese grupo, todo.

Responder
24
22

Destacadas

COP25
Los ecologistas cifran en 500.000 personas la asistencia a la Marcha por el Clima

La protesta, acto central del movimiento de contestación a la falta de ambición climática de los líderes globales, busca presionar para que la COP25 termine de cerrar un Acuerdo de París realista que contribuya a frenar la emergencia climática.

COP25
Greta Thunberg, en Madrid: “Necesitamos más activistas climáticos”

La  joven activista sueca, instigadora de las protestas Fridays for Future que hoy se reproducen por todo el planeta, ha pedido a las naciones que se pongan de acuerdo de una vez por todas y cierren un Acuerdo de París ambicioso.

Feminismos
Ana Bernal Triviño: “Los bulos y la desinformación ponen en riesgo el apoyo social a las víctimas”

A principios de otoño Ana Bernal Triviño, reconocida periodista feminista, presentaba el libro No manipuléis al feminismo: una defensa contra los bulos machistas. En ese marco conversamos con ella sobre el rol de los medios en el auge y blanqueamiento de discursos misóginos. Pero también abordamos un debate nada fácil, el que enfrenta a los feminismos en torno a la prostitución.

Las Kellys
Las kellys impulsan una organización internacional contra las subcontratas

Con el nombre de We end outsourcing, un grupo de kellys españolas junto a sindicalistas de Reino Unido y Francia trabajan en la creación de un colectivo internacional contra las subcontratas abusivas.

Marruecos
El amor no es un crimen, la lucha por reformar el Código Penal marroquí

Nace una iniciativa popular para “forzar” al Parlamento a debatir sobre la legislación que castiga las relaciones sexuales fuera del matrimonio o entre personas del mismo sexo, el adulterio y el aborto.

Cárceles
De la celda al estigma social

La prisión no acaba cuando un recluso cumple su pena. Ya en la calle, las personas que han pasado por los centros penitenciarios se enfrentan a la falta de trabajo y al estigma social. Los voluntarios de asociaciones como Darse o Cupif explican las dificultades que encuentra una persona presa a la hora de reinsertarse y el trabajo que realizan para allanar el camino.

Últimas

Racismo
Hortaleza distorsionada

Alguien dibujó una diana gigante en la paredes del centro de primera acogida de Hortaleza, y otros han ejecutado.

Extrema derecha
El detenido con el mayor arsenal de explosivos caseros hacía apología franquista y propaganda de Vox en redes sociales

La persona detenida en Miranda de Ebro con 17 explosivos de fabricación casera dispuestos para ser utilizados hacía propaganda de la dictadura franquista en un perfil de Facebook que varios vecinos de la localidad burgalesa identifican como gestionado por él. La Guardia Civil considera que, para la investigación, “es irrelevante que el detenido hiciese apología en redes sociales de partidos políticos legales, ya sean de extrema izquierda o extrema derecha”.

América Latina
Arantxa Tirado: “Venezuela es el paradigma de lo que le espera a cualquier gobierno que desafíe al neoliberalismo”

Arantxa Tirado es politóloga y experta en América Latina. Es autora de Venezuela: más allá de mentiras y mitos, un libro con el que quiere romper con las falsas verdades y bulos creados en torno al chavismo y la situación en Venezuela.