Feminismos
La historia silenciada de las mujeres en la lucha sindical

En estos tiempos en los que el movimiento sindical pierde fuelle, se ha intensificado el debate sobre cómo revitalizar a los sindicatos. Una parte de estos debates se centran en diseñar estrategias para que colectivos tradicionalmente poco representados por los sindicatos se afilien y movilicen. Este es el caso de las mujeres.

No más precariedad Kellys
Educación digna, trabajo digno, pensiones dignas, sanidad pública, no más patriarcado, no más despedidos... Son algunos de los eslóganes que se pudieron leer el 10 de febrero en las pancartas de las protestas convocadas por la plataforma No + Precariedad. Álvaro Minguito
Profesora y profesor de Sociología. Universidad de Cádiz

publicado
2018-03-06 09:30

Como investigadores interesados en la renovación sindical y la perspectiva de género, nos preguntamos acerca de las causas de la baja tasa de afiliación entre las mujeres. Para dar respuesta a ese interrogante estamos actualmente desarrollando un proyecto de investigación sobre la participación de las mujeres en el mundo del trabajo en el Marco de Jerez gracias a la financiación de la agrupación de electores Ganemos Jerez a través del concurso "Tejiendo Ideas". El proyecto, en el que participa un equipo de investigadoras de la Universidad de Cádiz, consiste principalmente en reconstruir las historias de vida de mujeres implicadas en el movimiento sindical del Marco de Jerez (constituido por los municipios de Jerez, Sanlúcar, El Puerto de Santa María y Trebujena) desde mediados de la década de 1960 hasta la actualidad.

Las narraciones biográficas de las mujeres entrevistadas son muy ricas y dan testimonio de la constante lucha contra la desigualdad y la opresión a la que tenían -y tienen- que hacer frente las mujeres de clase trabajadora. Nuestra muestra recoge una pluralidad de sectores, de organizaciones sindicales y, cómo no, de grupos etarios. Una de las cuestiones que más nos ha llamado la atención ha sido que la participación de las mujeres en el tardofranquismo se dio principalmente en calidad de esposas de los trabajadores (principalmente de la industria bodeguera). En la zona se desarrolló una importante red de militantes, principalmente comunistas pero también católicos, que se infiltró en el Sindicato Vertical franquista y lograron organizar a los trabajadores de las bodegas, implicándolos no sólo en la lucha por mejoras laborales, sino también por el cambio político. Las mujeres de los sindicalistas y militantes obreros formaron parte activa de dichas redes, y se jugaron la piel tanto o más que sus esposos. Y, sin embargo, el reconocimiento de su labor ha sido prácticamente nulo. Libros sobre el movimiento obrero en la zona, como el de Foweraker, La democracia en España, o Martínez Foronda, La conquista de la libertad, ignoran de manera casi sistemática la aportación de las mujeres a la construcción de la democracia. Los relatos recogidos, en cambio, muestran que tuvieron un papel fundamental en la oposición clandestina al franquismo.

Consideramos que las mujeres son tan proclives como los hombres, o incluso más, a participar en los sindicatos
A partir de mediados de 1975 hay un cambio generacional, las mujeres se van incorporando a determinados sectores del mercado de trabajo y van teniendo acceso paulatinamente al sistema educativo. En sectores laborales feminizados no hemos encontrado baja sindicalización, sino todo lo contrario, hemos encontrado muchas mujeres afiliadas a sindicatos, asumiendo representación de plantillas e implicadas con las luchas de base. Consideramos que las mujeres, a pesar de los obstáculos de la socialización diferencial; la dificultad para compaginar trabajo doméstico, empleo y militancia; y muchos otros obstáculos, son tan proclives como los hombres, o incluso más, a participar en los sindicatos. Si escalamos en la jerarquía de las estructuras sindicales, en cambio, la presencia de las mujeres decrece. En estos espacios opera el mismo techo de cristal que existe en el mundo laboral. A pesar de los esfuerzos teóricos de los sindicatos por promocionar a las mujeres dentro de la organización, los impedimentos para la participación en condiciones de igualdad siguen estando presentes. Aparece el problema de la conciliación, esa que sigue recayendo en las mujeres independientemente de lo “muy de izquierdas” que pueda llegar a ser la organización.

Nos llama la atención, además, que las generaciones de mujeres posteriores a la de la clandestinidad desconocieran totalmente la experiencia previa de las mujeres militantes, incluso aquellas que residían en un mismo municipio o que militaban en las mismas organizaciones sindicales o políticas.

El silencio absoluto respecto a la militancia de las mujeres en dicho periodo se debe a varias razones: Primero, por el sesgo masculino de la historiografía y las ciencias sociales en general. Salvo contadas excepciones, como los trabajos de Ruth Milkman en Estados Unidos, Sue Ledwith en Reino Unido, o Mary Nash y Gloria Espigado en el caso de España, la participación de las mujeres en las organizaciones sindicales ha sido muy poco estudiado.

Segundo, por el carácter machista de los ámbitos militantes. Tras la lucha contra la dictadura, los líderes obreros llegaron a los Ayuntamientos y otras administraciones, o se centraron en la dirección de partidos y sindicatos ya legalizados. Sin embargo, en todos esos ámbitos las mujeres ocuparon una posición periférica. Después de 40 años las cosas no han cambiado mucho en este sentido.

Tercero, claro está, se trabaja desde una lucha clandestina. Debido a la represión, los militantes no conocían el nombre verdadero ni las actividades concretas que realizaban unos y otros. Esto dificulta la reconstrucción histórica. En los libros de historia suelen aparecer hechos que no son totalmente ciertos. Realizando entrevistas grupales nos sorprendimos del hecho de que aún había detalles que no conocían unas de otras respecto a las luchas. Esto ha hecho difícil rescatar la lucha clandestina tanto de hombres como de mujeres. Aunque la de las mujeres ha sido aún más silenciada.

El feminismo, en general, ha tendido a infravalorar los modos de participación de las mujeres en calidad de esposas
Cuarto, -y esto nos parece interesante- con el auge de la conciencia y el movimiento feminista de la década de 1970 no hubo un interés por conocer el papel de las mujeres en la clandestinidad, principalmente porque esas mujeres participaron en la lucha política en su calidad de esposas o madres, reproduciendo los roles tradicionales. El feminismo, en general, ha tendido a infravalorar los modos de participación de las mujeres en calidad de esposas. Sin embargo, para las mujeres de aquella época, en la que era impensable incorporarse al mercado laboral, participar en la lucha clandestina fue un acto de valentía y tuvo un efecto emancipador. Si algo estamos aprendiendo de estas mujeres es que en ocasiones los actores a los que prestamos menos atención, los que consideramos más "atrasados", por no ser obreros varones industriales o mujeres asalariadas, o personas con una formación científica o política "elevada", son las que actúan con mayor firmeza por el cambio político. Cualquier movimiento social debería tener esto en cuenta.

Quinto, en muchos casos la posibilidad de militancia de las mujeres está estrechamente relacionada con la solidaridad y cuidado de otras mujeres, sirviendo de modelos de referencia las familias de origen. Uno de los aspectos curiosos que se repite en las biografías de las sindicalistas, -desde las esposas de los líderes en la clandestinidad, pasando por las jornaleras del campo, hasta las jóvenes trabajadoras de sectores feminizados- es la influencia de las redes familiares y las formas de entender la solidaridad entre personas trabajadoras. La experiencia de la necesidad económica se veían en sus recuerdos compensada siempre por hermanas, vecinas, tías, amigas, que compartían tiempos y esfuerzos, fundamentalmente en el sentido más tradicional: desde poner un plato en la mesa a las compañeras y sus esposos, a sus hijos e hijas, hasta ser las encargadas de los cuidados durante las largas jornadas bien de trabajo, bien de huelga, de manifestaciones o encierros. Esto genera un amplio bagaje en la práctica de los modelos de sororidad que son en gran medida los que han posibilitado la militancia activa de muchas sindicalistas a lo largo de los años.

Respecto a la militancia sindical actual, es interesante observar cómo en profesiones feminizadas se da la particularidad de que los pocos hombres trabajadores sí tienen representación formal. Tal es el caso de las auxiliares de Ayuda a Domicilio en Jerez, que aun a pesar de ser 360 en plantilla y sólo 25 hombres, hay dos en el Comité de Empresa de un total de nueve. Esto no hace más que reflejar una realidad más amplia: la masculinización de los espacios de representación y las organizaciones en general, incluyendo las agendas y los estilos de negociación. Obviamente este fenómeno de la infrarrepresentación se hace exponencial en las profesiones masculinizadas.

Sin embargo y cada vez con mayor fuerza, las mujeres de estos sectores precarizados hasta el extremo están organizándose tomando muy en serio sus luchas laborales. Siguiendo con el caso anterior, las cuidadoras de ayuda a domicilio tuvieron una durísima huelga en la que no cejaron y defendieron sus intereses a pesar de tener que mantenerse durante más de seis meses sin cobrar sus salarios, en una acampada frente a las puertas del Ayuntamiento. Pero lograron finalmente sus objetivos. Por supuesto, no es un caso aislado y kellys, estibadoras, dependientas del comercio y demás sectores están viendo cumplidas sus demandas gracias a su acción colectiva. Hay mucho que aprender de la experiencia de las mujeres en los sindicatos.

Sobre este blog
La filosofía se sitúa en un contexto en el que el poder ha buscado imponerse incluso en los elementos más básicos de nuestro pensamiento, de nuestras subjetividades, expulsando así de nuestro campo de visión propuestas teóricas y prácticas diversas que no son peores ni menos interesantes sino ajenas o directamente contrarias a los intereses del sistema dominante.

En este blog trataremos de entender los acontecimientos del presente surcando –en ocasiones a contracorriente– la historia de la filosofía, con el objetivo de poner al descubierto los mecanismos que utiliza el poder para evitar cualquier tipo de cambio o de alternativa en la sociedad. Pero también de producir lo que Deleuze llamó líneas de fuga, movimientos concretos tanto del presente como del pasado que, escapando del espacio de influencia del poder, trazan caminos hacia otros mundos posibles.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Antimilitarismo
Una mirada feminista a la lucha por la paz

Las luchas contra las guerras, tradicionalmente, solo se han pensado y analizado desde el punto de vista masculino. La Paz, en cambio, se ha asociado y exigido a las mujeres, de hecho, es frecuente la simbolización de la misma por medio de la imagen de una mujer, asociado a la idea de la abundancia y la fertilidad.

Feminismos
Un encuentro del feminismo sin fronteras

En Argentina el Encuentro de Mujeres, Lesbianas, Travestis, Trans y No Binaries congregó un año más a centenares de miles de personas. La 34 edición de esta cita tuvo lugar en la ciudad de La Plata y fue declarada Encuentro “plurinacional” por primera vez respondiendo al reclamo de las mujeres indígenas.  

Ofensas a los sentimientos religiosos
Absueltas las activistas del ‘Coño Insumiso’

El juzgado sentencia que no hubo ofensa a los sentimientos religiosos y que la acción “puede ser considerada como una mamarrachada o no, que puede ser compartida o no”, pero que su finalidad era abrir el debate sobre la reforma de la Ley del aborto.

0 Comentarios
Sobre este blog
La filosofía se sitúa en un contexto en el que el poder ha buscado imponerse incluso en los elementos más básicos de nuestro pensamiento, de nuestras subjetividades, expulsando así de nuestro campo de visión propuestas teóricas y prácticas diversas que no son peores ni menos interesantes sino ajenas o directamente contrarias a los intereses del sistema dominante.

En este blog trataremos de entender los acontecimientos del presente surcando –en ocasiones a contracorriente– la historia de la filosofía, con el objetivo de poner al descubierto los mecanismos que utiliza el poder para evitar cualquier tipo de cambio o de alternativa en la sociedad. Pero también de producir lo que Deleuze llamó líneas de fuga, movimientos concretos tanto del presente como del pasado que, escapando del espacio de influencia del poder, trazan caminos hacia otros mundos posibles.
Ver todas las entradas

Destacadas

Pensiones
La desigualdad en las pensiones tiene rostro de mujer

Actualmente las mujeres cobran de media 790 euros de pensión, frente a los 1210 que cobran ellos. Muchas de las mujeres pensionistas son viudas y su pensión está muy por debajo del salario mínimo interprofesional.

Juicio del 1 de Octubre
Volvió la ‘rosa de foc’
Crónica de las protestas que ayer prendieron en Barcelona y otras ciudades de Catalunya.
Juicio del 1 de Octubre
El ‘otro Madrid’ convoca una manifestación contra la sentencia del octubre catalán

Madrid por el Derecho a Decidir ha convocado hoy una manifestación contra la sentencia del Tribunal Supremo. La plataforma denuncia que el fallo sienta un precedente peligroso que amenaza con la criminalización de las protestas colectivas.

Catalunya
Vivir en otro mundo

Las reacciones a la sentencia contra el Procés de Catalunya se han producido desde muchos ámbitos sociales y culturales, también internacionales. Sin embargo, los medios de comunicación nacionales siguen tratando estas protestas como una cuestión de orden público provocada por independentistas exaltados.

Pensiones
Las marchas de pensionistas llegan al Congreso

Tras casi un mes de travesía desde Rota y Barakaldo, las columnas de pensionistas llegan a Madrid para una gran movilización por las pensiones y los servicios públicos.

Últimas

Vivienda
Los ‘5 de Usera’, condenados al pago de una multa

Los cinco activistas participaron en una acción para intentar evitar el desahucio de una familia con tres hijos menores de edad en el barrio de San Fermín, en Usera (Madrid).

Industria alimentaria
Cuando la comida devora el planeta

El sistema de producción y distribución de alimentos impone unas normas que no priorizan la salud ni la justicia, sino sus propios intereses. Los procesos de gentrificación alimentaria desplazan a la población y ahondan en las desigualdades sociales a través de la comida. Del reto de concebir la alimentación como derecho, y no como mercado, depende que la población tenga acceso a alimentos saludables y asequibles.

Migración
Víctimas del incendio del asentamiento en Lepe se declaran en huelga laboral
Las personas que vivían en el poblado chabolista incendiado en Lepe la noche del lunes 13, se declaran en huelga a la espera de solución a su problema habitacional.
Derechos Humanos
El tratado internacional para controlar a las multinacionales, cada vez más lejos

Esta semana tiene lugar en Ginebra la quinta sesión del grupo de la ONU encargado de elaborar un instrumento internacional jurídicamente vinculante sobre empresas y derechos humanos. Pero en el texto que se discute apenas queda nada del espíritu y la ambición con que nació este proceso hace cinco años.

Ecuador
Tres claves para entender qué está pasando en Ecuador

Las particularidades de las fuerzas armadas ecuatorianas, las confrontaciones internas entre regiones o las pulsiones enfrentadas entre el correísmo y los potentes movimientos sociales del país ayudan a entender qué ha pasado en estas dos semanas de revuelta y qué puede ocurrir a continuación.