Precariedad laboral
Organizaciones No Gubernamentales: La excusa de la solidaridad

La poca presencia sindical, la aceptación de condiciones precarias y el fraude contractual son una constante en las distintas ONG del territorio andaluz. ¿Qué papel pueden jugar los sindicatos en el Tercer Sector? ¿Es efectivo el I Convenio de Acción e Intervención Social, firmado en 2015?

Portería - Sudáfrica
Muchos de los proyectos están enfocados a labores deportivas en territorios de empobrecimiento.
Graduado social

publicado
2019-02-26 09:01

En una vida anterior fui trabajador por cuenta de diferentes Organizaciones No Gubernamentales de Desarrollo (ONGD) desarrollando tareas como técnico de proyectos. Este periodo, que se extendió por un tiempo aproximado de seis años, me permitió tener toda una suerte de vivencias que, combinadas con mi condición de operador jurídico, propician que el análisis que ejecuto se lleve a cabo con conocimiento de causa.

Si hacemos una fotografía del sector podemos afirmar que son denominadores comunes en las ONGD y por extensión de las ONG, todas bajo la forma jurídica de asociación o fundación:

  • Fraude contractual: la dinámica de contratación de las organizaciones se configura a partir de suscripción de contratos por obra y servicio (modelos 401/501) o eventuales por circunstancias de la producción (402/502) si bien el objeto de los mismos no respeta los requisitos establecidos en el art. 15 del Estatuto de los Trabajadores. La lógica que marca la celebración de los mismos no es otra que el ciclo de proyecto aunque el trabajo desarrollado por la persona en cuestión sea a todas luces estructural e inherente a la labor desarrollada por la entidad y en ningún caso sujeta a la supuesta temporalidad que justifica estos contratos precarios.
  • Jornada laboral: las personas laboran, como regla general, excediendo la jornada y horario consignados en sus contratos de trabajo y en virtud de los cuales están siendo retribuidas y cotizan a la Seguridad Social. Prevalece en cualquier caso el compromiso de la persona con la causa o la obligación impuesta por la empleadora de cara a alcanzar unos objetivos que no están en ningún dotados con los recursos necesarios (eficacia - eficiencia).
  • I Convenio de Acción e Intervención Social: el 13 mayo de 2015 fue suscrito este convenio colectivo por los sindicatos mayoritarios y las asociaciones empresariales del sector el cual es aplicable a un amplio espectro del tercer sector. La falta de adhesión a este convenio colectivo y de cumplimiento efectivo al mismo implican, necesariamente junto a los factores antes indicados, la negación de los derechos de estos trabajadores y trabajadoras, lo cual se traduce en una pérdida ostensible de poder adquisitivo presente (salario) y futuro (prestación por incapacidad temporal y permanente, jubilación).

Esta contextualización parte de las conclusiones del seminario bajo el título “realidad y retos laborales en el Tercer Sector andaluz” implementado por CCOO en 2016 con la participación de 22 entidades del tejido asociativo andaluz además de mi propia experiencia personal como antes indiqué desde mi visión como jurista.

Las propuestas enfocadas a contrarrestar este panorama de precariedad laboral, quizás estén directamente relacionada con la casuística que provoca la misma, siendo simultáneamente causa y consecuencia.

En primer lugar, señalar el papel crucial que desarrollan los financiadores en este sector. Salvo excepciones, las ONG se financian principalmente a partir de subvenciones de Administraciones Públicas a las que acceden a través de procedimientos en concurrencia competitiva. La financiadora en cuestión otorga una cantidad fija en un pack que sufraga tanto la construcción de fosa séptica en una comunidad de Honduras, por ejemplo, como el salario de la persona que hace el seguimiento del proyecto en cuestión en la sede de Sevilla. Pues bien, en la solicitud de financiación que se presenta a la convocatoria de subvenciones no se contempla ni el salario previsto en el Convenio de Acción e Intervención Social ni las horas reales de trabajo a emplear ya que ante el decremento de recursos destinados a este sector la necesidad de las entidades de tener chicas y chicos para todo determina la supervivencia de la propia organización. Es por tanto, que las Administraciones Públicas son quienes generan de base esta situación por no establecer en sus propias convocatorias de subvenciones que los salarios se adecuen a la norma convencional de aplicación.

En segundo lugar, la existencia de delegados y delegadas de personal y comités de empresa es aún muy reducido si lo comparamos con otros sectores productivos, lo que evidencia una escasa cultura sindical. Es quizás ésta una herramienta necesaria para las personas que trabajan por cuenta de las entidades sin ánimo de lucro ya que en las mismas se desarrollan dinámicas de explotación laboral similares a las que imperan en cualquier pequeña y mediana empresa del mercado laboral andaluz.

Concluir por tanto que la actual situación no es sino producto de la inacción de las propias personas afectadas quienes tampoco han tenido el apoyo de los sindicatos para no ya conquistar derechos sino para minimizar los efectos de unas agresiones patronales que tienen como excusa la "solidaridad".

Sobre este blog
Realidades jurídicas, sociales y económicas desde una perspectiva transformadora. Coordinado por Autonomía Sur Cooperativa Andaluza.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Laboral
Los veterinarios toman las calles de Madrid para exigir ser considerados profesionales sanitarios

En torno a 2.200 personas procedentes de todos los puntos del Estado se han unido para llevar al Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad una larga lista de demandas para dignificar su profesión.

Laboral
La patronal extremeña comienza a formar sobre el registro obligatorio de la jornada laboral
Medio año después de la entrada en vigor del registro obligatorio de la jornada laboral, la patronal de Extremadura empieza a formar a sus asociados. Mientras, sigue el incumplimiento masivo
Enfermedades laborales
¿Es constitucional despedir a gente enferma?

El pleno Tribunal Constitucional (TC) acaba de sentenciar hace pocos días -con la opinión discrepante de tres magistrados que han emitido votos particulares- que no vulnera ningún principio constitucional la norma que permite a las empresas despedir por causa objetiva a trabajadores y trabajadoras que en un determinado periodo de tiempo alcancen ciertos umbrales de absentismo, aún por causa justificada. Ninguno.

0 Comentarios
Sobre este blog
Realidades jurídicas, sociales y económicas desde una perspectiva transformadora. Coordinado por Autonomía Sur Cooperativa Andaluza.
Ver todas las entradas

Destacadas

Agricultura
Las cinco crisis del olivar

El olivar está en peligro. A la caída del precio en origen del aceite de un 44% en año y medio se le suma la imposición de un 25% de aranceles en EE UU, la llegada al mercado de los fondos de inversión, la introducción del cultivo en intensivo y superintensivo, y el uso del aceite como producto reclamo de las grandes superficies. El sector ha dicho basta.

Chalecos amarillos
El legado imborrable de los chalecos amarillos

Un año después de la irrupción explosiva del malestar, el número de manifestantes ha decaído de forma significativa en Francia. Pero la solidaridad y la construcción de lo común persisten como herencia de las protestas.

Senegal
Encontrar ‘El Dorado’ sin salir de Senegal

La asociación Hahatay, sonrisas de Gandiol, es una entidad 100% senegalesa creada por Mamadou Dia, un senegalés que hizo el camino hasta España en cayuco y decidió retornar a su tierra para informar a sus compatriotas de lo que hay tras la dura travesía. El objetivo es fomentar migraciones conscientes y seguras, así como alternativas de futuro en su entorno.

Cine
Amal Ramsis: “Toda la Ley de Memoria Histórica se ha quedado en abrir fosas y no en hablar de lo que pasó”
En el documental ‘Venís de lejos’, la directora Amal Ramsis invita a seguir a la familia de Nayati Sidqi, comunista palestino, por la España republicana, Palestina, Líbano, París, Grecia y finalmente Moscú.
Movimientos sociales
¿Cuándo se jodió el movimiento antiglobalización?

Las movilizaciones descentralizadas de Seattle dieron el pistoletazo de salida a un movimiento antiglobalización que no vivirá otra fase álgida sin una estrategia internacionalista.

Movimiento antiglobalización
G7 en Biarritz: una victoria macroniana totalitaria

Desde la aparición del movimiento antiglobalización, nunca ha habido una movilización tan débil contra una cumbre del G7 como en Biarritz. Aunque se apunte a las plataformas organizadoras de la contracumbre, parece que tanto la militarización del mantenimiento del orden como la “neutralización estratégica” por parte de las autoridades francesas están detrás de este fracaso.

Últimas

Laboral
Los veterinarios toman las calles de Madrid para exigir ser considerados profesionales sanitarios

En torno a 2.200 personas procedentes de todos los puntos del Estado se han unido para llevar al Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad una larga lista de demandas para dignificar su profesión.

Refugiados
El Estado español incumple sus compromisos en materia de protección internacional

Una plataforma integrada por 16 organizaciones que participan en el sistema de acogida señala en un informe falencias en todas las fases de los procedimientos de protección internacional.

Sanidad
Multirresistencia en la compra y en el medio ambiente
Más vale prevenir que curar, por lo que evitar las infecciones supondría una contención de la proliferación de cepas resistentes a los antibióticos.
Sanidad
Antibióticos, armas de doble filo
Los antibióticos insuflan enormes dosis de esperanza diaria. Si bien, la paradoja se adueña de un nuevo paradigma. Su eficacia queda entre las cuerdas por la proliferación de bacterias invulnerables a sus efectos.
Fascismo
Hacia un nuevo espacio neofascista global

El neofascismo actual se diferencia del fascismo clásico en que puede convivir, al menos por el momento, con las instituciones representativas del modelo liberal y con las instituciones jurídicas del Estado de Derecho. Eso sí, vaciadas de contenido y reenviadas a la esfera estrictamente formal.