Autogestión
La RiMaflow resiste: el conflicto colectivo

Tenía que ser un desalojo, pero se convirtió en una fiesta. La autogestión obrera de la fábrica recuperada de Trezzano sul Naviglio (en la periferia del área metropolitana de Milán) evitó el desahucio y relanzó su idea de mutualismo y solidaridad.

RiMaflow fábrica recuperada 02
Foto: @DinamoPress Dinamo Press

publicado
2018-12-20 11:47

La experiencia de autogestión más importante de Italia estaba destinada a acabar el 28 de noviembre de 2018. Sin embargo, ha conseguido llegar al cénit de su proceso conflictivo y, desde ahí, no puede sino empezar de nuevo.

La fábrica recuperada de Trezzano sul Naviglio llevaba desde 2013 bajo amenaza de desalojo. El pasado 30 de noviembre, decenas de personas llegadas desde toda Italia se reunieron delante de las vallas de Vía Boccaccio. Estaban preparadas para defender la fábrica, pero acabaron celebrando una victoria. El giro de guión se produjo cuando los portavoces regresaron de la Prefectura de Milán con un acuerdo bajo el brazo, firmado por la cooperativa RiMaflow y el Unicredit Leasing [una de las compañías bancarias más grandes de Italia y Europa, N. del T.], que pretende recuperar las naves industriales de su propiedad. El acuerdo prevé un aplazamiento del desalojo de 6 meses, el tiempo necesario para que el colectivo pueda encontrar un nuevo espacio. Además, tal y como ha exigido la cooperativa RiMaflow, Unicredit Leasing se ha comprometido a contribuir con el fondo Cáritas de apoyo al trabajo. Resultados concretos que coinciden con el compromiso, también concreto, de la cooperativa: trabajar.

Massimo Lettieri, presidente de la RiMaflow, actualmente bajo arresto domiciliario por su imputación en una investigación por tráfico ilegal de residuos (acusación indignante, teniendo en cuenta los principios que han guiado el trabajo en la RiMaflow durante todos estos años), estuvo presente en las voces de Gigi Malabarba y Luca Federici, que hablaron a su regreso de las negociaciones en la Prefectura. Ahora que el desalojo ya no es un peligro inminente y que existen las condiciones para poder continuar el proyecto, los dos representantes hablaron de RiMaflow 2.0 y del plan industrial a desarrollar pensando en la nueva sede que alojará sus actividades.

fábrica reuperada RIMaflow 01
Foto: @DinamoPress Dinamo Press

Desde el 2009 hasta hoy

¿Pero cómo ha llegado un grupo de operarios y operarias, despedidos en 2009, al punto de poder reivindicar el inicio de un nuevo proceso de autogestión? Además de su valentía al no ceder a las lógicas de la precariedad y del trabajador de usar y tirar, han demostrado que nadie, ni siquiera las instituciones, son capaces de ponerle fin a su experiencia. En los tiempos que corren en Italia, este fenómeno resulta, como poco, una anomalía. La experiencia de RiMaflow ha demostrado también que cuando la justicia de las normas no coincide con la justicia social, el camino a seguir es el de la autogestión conflictiva y el mutualismo. Ambos procesos tienen como premisa la existencia de una relación que, en primer lugar, se instaura con quien está en tu misma situación. Se trata de una cuestión de agregación y solidaridad concreta entre trabajadores y trabajadoras con intereses comunes y reivindicaciones similares.

En 2009 se encontraban sobre el tejado de la fábrica para protestar por los despidos. En 2018, siguen unidos para dar vida a un nuevo comienzo. Poder trabajar ha sido siempre el punto inicial y final, el motivo que les ha dado la fuerza necesaria para demostrar la legitimidad de sus acciones. Las formas a través de las cuales reivindicar lo que consideran justo han sido siempre compartidas, escuchadas y sintetizadas.

El conflicto es colectivo y está al alcance de cualquiera porque cualquiera puede dar su contribución

Sería equivocado pensar que la RiMaflow ha conseguido hacer realidad una experiencia ejemplar solo gracias a la presencia de personas como Malabarba, Lettieri y Federici, con largas historias personales de militancia política y sindical. Donatella Marzola, por ejemplo, nunca había participado, antes de 2009, en acciones conflictivas o de protesta. Esa fase que inició, y que continúa aún hoy, ha representado para ella una ocasión para madurar a nivel personal: «Quien trabajaba hacía las horas que le tocaban, y los demás estaban fuera -contaba en 2015, tras dos años de ocupación- con las tiendas y todo lo demás, haciendo guardia delante de la nave. Dormíamos ahí mismo, con el hielo. Yo siempre he sido muy reservada, miedosa, pero esta situación me ha enseñado a responder, a no tener miedo a decir lo que pienso. Ha sido duro, pero ha reforzado mi carácter. Me ha templado. Dentro de lo malo, me ha dado cosas buenas». El conflicto es colectivo, y está al alcance de cualquiera porque cualquiera puede dar su contribución. La conciencia de que cada persona es capaz de formar parte del conflicto ha permitido al grupo estar cohesionado. El conflicto es común igual que el trabajo es un derecho común, que permite que cualquier persona pueda contribuir a mejorar la sociedad.

El mutualismo y la apertura a la ciudadanía, a las migrantes y a los artesanos y artesanas que ahora trabajan en RiMaflow, han convertido este espacio en un lugar de legalidad y justicia social

La cohesión de un grupo de trabajadores y trabajadoras solidarios se hace realidad más fácilmente cuando existe una contraparte con la que confrontarse o contra la cual enfrentarse. En el caso de la RiMaflow, fue primero el empresario y más tarde la empresa propietaria de las naves. La autogestión conflictiva ha llevado a intensas discusiones, complejas y a menudo dolorosas, para intentar obtener el reconocimiento institucional de una experiencia que, ya en el 2013, aparecía en los periódicos, las televisiones, los estudios académicos, obtenía el apoyo de asociaciones laicas y religiosas, políticas, sindicales, de ciudadanos y ciudadanas individuales, y de personas del mundo de la cultura y el espectáculo.

La autogestión conflictiva

Las relaciones entretejidas a lo largo de todos estos años con el territorio, con la red Fuera del Mercado, que aúna experiencias de economía solidaria, reapropiación del trabajo, de las tierras y de los espacios; con Cáritas, con Libre contra las mafias y con la Red de los números pares han permitido que la fábrica pasase de ser un simple lugar de producción a convertirse en un nodo de referencia para la construcción de un tejido social solidario en el que reconocerse y en el que poder apoyarse. El mutualismo y la apertura de los espacios a la ciudadanía, a las migrantes y a los artesanos y artesanas que ahora trabajan en RiMaflow, han convertido este espacio en un lugar de legalidad y justicia social. De deshechos a recursos: personas que han sido expulsadas o rechazadas del mercado de trabajo han respondido dando a la producción una dirección ecologista (reutilización y reciclaje). Reapropiación del trabajo y reapropiación de sí mismos, del propio valor y del valor de los demás: necesidades esenciales que quienes trabajan en la RiMaflow satisfacen día a día.

Las fábricas recuperadas no sobreviven a través de financiamientos, ni por la inversión de grandes capitales, sino gracias a las relaciones de solidaridad que se instauran, antes que nada, entre los trabajadores y, más tarde, entre éstos y el territorio. El tipo de producción gira en torno a una idea de economía y de sociedad en la que no prevale el interés individual sino, precisamente, la solidaridad y el mutualismo.

Todo esto convierte a la RiMaflow en una experiencia a la que no se puede poner fin, incluso si fuera necesario cambiar el lugar de la producción. En las naves de la vieja Maflow llegaron a trabajar hasta 320 personas. Más tarde, como consecuencia de distintas transacciones societarias, ese número disminuyó hasta el cierre definitivo de la empresa en 2012. Las naves fueron primero abandonadas y más tarde recuperadas, pasando a formar parte integrante de un proceso de regeneración urbana, ecológica y personal, así como de reapropiación del trabajo.

Después de todas las crisis que se han sucedido desde 2009, la batalla de la RiMaflow es la única que ha tenido continuidad porque hemos ocupado, porque aún estamos aquí e intentamos avanzar en nuestra experiencia

Igual que quienes trabajaban en ellas, las naves han pasado de ser deshechos a convertirse en recursos. Massimo Lettieri ha estado siempre muy unido a la fábrica. Está convencido de que un lugar denso de significado es capaz de contribuir, a nivel motivacional, a hacer avanzar una batalla: «Después de todas las crisis que se han sucedido desde 2009, la batalla de la RiMaflow es la única que ha tenido continuidad porque hemos ocupado, porque aún estamos aquí e intentamos avanzar en nuestra experiencia con la cooperativa RiMaflow. Nunca me he ido. Nunca he huido». No obstante, el espacio físico puede convertirse en un obstáculo capaz de debilitar la experiencia, porque su manutención requiere de un esfuerzo que quita tiempo y energías a la producción.

El proceso de autogestión conflictiva y de mutualismo que lleva a cabo la RiMaflow ha llegado a un nivel de madurez tal que ya no resulta indispensable salvar los espacios: existe una amplia experiencia que permite desplazarse para encontrar un lugar idóneo sin arriesgarse a perder valor por el camino. Reivindicar que un nuevo inicio presupone un nuevo espacio significa poner en evidencia, una vez más, que el objetivo es concreto, y por tanto noble: el objetivo es trabajar. RiMaflow no podía acabar su recorrido el 28 de noviembre, porque desde 2009 las trabajadoras y los trabajadores han puesto las bases para hacer realidad una experiencia que ha permitido al grupo estar unido, practicar el mutualismo y recibir solidaridad desde todo el territorio italiano. Y cuando ya no hace falta defender un espacio físico para defender una experiencia significa que ésta ha llegado a un auténtico punto de inflexión y, sobre todo, que es imposible pararla.

jacobinitalia.it
Publicado originalmente en Jacobin Italia: RiMaflow Resiste: il conflitto di tutti . Traducido para El Salto por Pedro Castrillo.

 

0 Comentarios

Destacadas

Migración
Dime de dónde vienes y te diré quién eres

¿Cómo repercuten las fronteras en los cuerpos e identidades de las personas migrantes? Las fronteras construyen las narrativas de la migración, las cuales son reproducidas y perpetuadas tanto por quienes migran como por las sociedades que ‘los reciben’. ¿Cómo ven las políticas migratorias a los migrantes? ¿Cómo influyen estas en la perspectiva que los ‘autóctonos’ tienen del extranjero? ¿La respuesta de alguna de estas preguntas influye en la respuesta de la otra?

Pensamiento
Marta Peirano: “Internet no es el problema, la extracción de datos es el problema”

La periodista Marta Peirano (Madrid, 1975) ha publicado El enemigo conoce el sistema (Debate, 2019), un ensayo sobre el estado actual de internet y de las sociedades que están moldeando una serie de herramientas privadas.

Elecciones
El lío de la trayectoria de Sánchez

Decimotercera entrega de las colaboraciones especiales de Mauro Entrialgo para El Salto.

Violencia machista
Las Kellys y la Plataforma 8M denuncian a un gran hotel por tolerancia con un intento de violación

Tras un intento de violación a una camarera de piso en Lanzarote, los dueños de una gran cadena hotelera no creyeron a la víctima y la obligaron a seguir trabajando junto a la habitación donde se había producido el supuesto ataque.

Literatura
Tiempos negros, tiempos salvajes

La novela negra en España se debate entre el espejismo de un boom comercial con amplia presencia en las mesas de novedades, y una realidad en la que conviven autores de éxito con otros que habitan en los márgenes de un género que, pese a la supremacía del best seller, no renuncia a su espíritu crítico. Pasamos revista rápida al noir hispano hablando con escritores, editores, libreros y especialistas en el simple (en este caso, ficticio) arte de matar.

Elecciones
Se están riendo de nosotras

Digámoslo claro: nos sentimos humilladas, se están riendo de nosotras. Pero partamos de ahí para hacer algo al respecto, no para atrincherarnos en un búnker de cinismo o hartazgo.

Últimas

Andalucismo
Los andalucistas se plantan: quieren papeleta de Adelante Andalucía en la repetición electoral

Primavera Andaluza e Izquierda Andalucista exigen a los socios mayoritarios de la confluencia andaluza, IU y Podemos, presentar la marca Adelante a las elecciones generales y aseguran que ya “no caben excusas”. IU se muestra reacia y en Podemos se abre el debate interno.

Movimiento estudiantil
Declaración de intenciones
Algunos representantes estudiantiles nos recuerdan demasiado a jefecillos que gestionan nuestro cabreo para que no se vaya de madre.
Crisis climática
Mapa: la Huelga Mundial por el Clima ya suma más de 1.600 convocatorias

El movimiento global por el clima organiza una semana de lucha entre el 20 y el 27 de septiembre que en España se vivirá especialmente el día 27, día en que está convocada una huelga para exigir a gobiernos e instituciones que se pongan manos a la obra y declaren la emergencia climática.