Venezuela
Circo mediático y ‘real politik’ tras el intento de golpe en Venezuela

Detrás del reality show de un golpe de Estado más mediático que efectivo, las grandes potencias toman posiciones. El antichavismo más radical lo apuesta todo a una intervención militar exterior.

Manifestantes pro Maduro golpe de estado enero de 2019
Manifestantes chavistas protestan contra el intento de golpe de Estado protagonizado por el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó. Cris Fortune

Parte Hartuz Ikerketa Taldea


publicado
2019-01-29 06:00:00

En medio de la crisis económica y la hiperinflación, el inicio del segundo mandato de Nicolás Maduro desencadenó un intento de golpe de Estado mediático apoyado por una amplia coalición de países liderada por Estados Unidos. 

10 de enero. La toma de posesión oficial como presidente reelecto de Nicolás Maduro a principios de año, después de su victoria en las elecciones de mayo de 2018, se desarrolló en un clima de sorprendente calma política a pesar de la grave situación económica producto de la guerra, el bloqueo, las mafias especuladoras, las redes corruptas y la impunidad denunciada por el chavismo de base y comunal.

La primera medida del nuevo Gobierno, anunciada ante la Asamblea Nacional Constituyente, fue decretar un aumento de un 400% del salario mínimo (de 4.500 a 18.000 bolívares), lanzando un claro guiño a los sectores populares. Sin embargo, en apenas una semana la creciente espiral especulativa asociada a la guerra contra el valor de la moneda nacional, el bolívar, pulverizó la recuperación del poder adquisitivo de la población  asalariada.

La mayoría de analistas dibujaban un escenario caracterizado por la desmovilización de los dos bloques y por una cotidianidad marcada por la lucha por la supervivencia
De cualquier manera, la mayoría de analistas en el país dibujaban un panorama político caracterizado por la desmovilización de los dos bloques políticos mayoritarios —derecha y chavismo oficial— y por una cotidianidad muy dura en la que la gran masa dedicaba casi todas sus energías y recursos al sostenimiento precario de su núcleo familiar. En concreto, en las bases de la derecha reinaban teóricamente la apatía, la frustración y las pocas expectativas.

23 de enero. Bajo esas coordenadas, casi nadie preveía una movilización importante, y mucho menos un intento de golpe, como el que se puso en marcha el pasado miércoles, en el 61º aniversario de la caída de la última dictadura en el país, la comandada por el general Marcos Pérez Jiménez. Seis décadas después, aprovechando el simbolismo de la fecha y las manifestaciones anuales, un sector de la derecha venezolana volvía de nuevo, por enésima vez, a intentar derrocar al Gobierno por la vía del golpe.

En un tiempo récord, el latifundio mediático global logró aturdir a miles de millones de personas con las imágenes combinadas de un supuesto líder venezolano que se autoproclamaba presidente frente a las masas
Para intentar comprender este último golpe, más de efecto que de facto, por ahora, hay que analizar tres escenarios del teatro político: por un lado, el reality show golpista, es decir, el circo mediático; por otro lado, los camerinos, donde se planifica la trama golpista; y por último, la real politik, que es donde se juega realmente la partida de ajedrez.

Reality show golpista

En un tiempo récord, el latifundio mediático global logró, a través de la ya conocida doctrina del shock, aturdir a miles de millones de personas con las imágenes combinadas de un supuesto líder venezolano que se autoproclamaba presidente frente a las masas y que en breve tiempo conseguía ser reconocido por la principal potencia mundial, EE UU y por importantes países de la región, como Brasil, Argentina, Colombia, etc. A esto se agregaba una falsa matriz de opinión que presentaba a un Gobierno acorralado desde el exterior y con las horas contadas.

Esto logró un efecto político a corto plazo muy contundente ya que mucha gente fuera de Venezuela empezó a creer esa versión ficticia, incluidos sectores de la izquierda internacional, que manifestaban una enorme preocupación, e incluso desanimo, a través de la redes. Paralelamente, en Caracas, la marcha chavista concluía y la dirigencia animaba a las bases a regresar a sus hogares, lanzando mensajes de que todo estaba bajo control. La histeria exterior provocada artificialmente se contraponía a al mundo real en el país caribeño.

La trama golpista

Es obvio que más allá de la dramatización teatral hay un plan real para intentar una vez más derrocar al actual Ejecutivo y materializar una restauración conservadora. Los principales actores del actual Termidor son, además de los habituales —la Casa Blanca y la derecha criolla—, el autodenominado Grupo de Lima, más conocido en Venezuela como el “Cartel” de Lima, que agrupa a los gobiernos anti-populares de América Latina subordinados a EE UU.

Estados Unidos y  los gobiernos del Grupo de Limas lideran el bloque duro golpista, mientras que el bloque blando está siendo liderado por la Unión Europea

En la trama, los gobiernos de estos países lideran el bloque duro golpista, mientras que el bloque blando está siendo liderado por la Unión Europea. Mientras que los primeros han desconocido al presidente electo en las urnas, la UE tratará de mantener cierto equilibrio reconociendo la legitimidad de los diferentes actores pero amenazando a Maduro para que convoque elecciones.

En este contexto de posicionamientos, sorprende la torpeza política del partido hegemónico vasco, el PNV, a quien le gusta presumir de centralidad política, pero que ahora ha decidido ubicarse más cerca de hooligans políticos como Trump y Bolsonaro que de sectores políticamente más inteligentes y pragmáticos de su ámbito ideológico en el arco europeo. Probablemente algún sector empresarial vasco con inversiones en la región termine dándoles un buen tirón de orejas a los burukides más despistados de Sabin Etxea.

Real Politik

Por encima del reality show mediático la política cruda de verdad nos muestra las verdaderas cartas con las que se está jugando esta partida. En primer lugar, la derecha venezolana hoy día no tiene el músculo de antaño y su incapacidad de mover el tablero nacional le ha obligado a tener que poner toda la carne en el asador foráneo. En otra época habrían marchado hacia el Palacio de Gobierno e intentado superar la barrera simbólica que separa el este (pudiente) del oeste (popular) de Caracas. Ahora tuvieron que recurrir a los EE UU y sus súbditos para presumir de una fuerza de la que realmente carecen en el país.

La derecha venezolana hoy día no tiene el músculo de antaño y su incapacidad de mover el tablero nacional le ha obligado a tener que poner toda la carne en el asador foráneo

En segundo lugar, la joven “promesa” de la cantera del partido ultra Voluntad Popular, Juan Guaidó, tiene más el perfil de un suicida político que el de un líder con futuro. En un supuesto encuentro privado con altos cargos del Gobierno reconoció que estaba siendo cada vez más presionado “por los gringos” y por su capo partidario, Leopoldo López. Teniendo en cuenta que el Ejecutivo bolivariano en los últimos años ha actuado con la contundencia esperada contra algunos golpistas de la oposición, las opciones de futuro del joven Guaidó no son muchas a corto plazo: o un exilio dorado, o una larga estancia en alguna prisión del país. 

En tercer lugar, tanto Washington como Miami saben que el nuevo “presidente” no tiene la capacidad efectiva de ejercer el control real sobre el territorio. El Ejecutivo de Maduro sigue teniendo el control de los recursos estratégicos —petróleo y minerales— y la lealtad de las Fuerzas Armadas, probablemente por un periodo bastante más largo de lo que desearían sus enemigos. No solo la cúpula de la FAB sino todas las regiones militares han dejado claro su apoyo al gobierno electo.

Cuarto, el apoyo de dos potencias como Rusia y China, visto el discurrir reciente de algunos conflictos en el actual tablero geopolítico mundial, es un indicador relevante para prever que la caída del gobierno venezolano no la van a poder provocar fácilmente EE UU y sus aliados europeos.

Finalmente, la violencia planificada por la derecha, volviendo a contratar a grupos de malandros (delincuentes) para que generen caos nocturno en los barrios populares, están siendo respondido no solo por la policía bolivariana, sino también por el chavismo de base que sabe de nuevo lo que está en juego.

El apoyo de Rusia y China es un indicador relevante para prever que la caída del Gobierno venezolano no la van a poder provocar fácilmente EE UU y sus aliados europeos
La real politik también provocará una nueva ronda de negociación, no tanto para acordar unas nuevas presidenciales —recientemente celebradas—, sino para fijar una fecha para las próximas parlamentarias, que por ley debían realizarse en 2020 pero quizás puedan adelantarse a este año, y así superar la anomalía de la existencia de dos Asambleas. Ahí la derecha tendría otra oportunidad, si gana, para legislar y no para intentar derrocar al Ejecutivo.

Relacionadas

Pensamiento
Vijay Prashad: “Se requerirá una lucha valiente para reconstruir las bases de la izquierda”

Vijay Prashad ha dedicado buena parte de su obra al legado del Proyecto del Tercer Mundo y las luchas populares del Sur Global. Actualmente dirige el Tricontinental, una institución internacional que apunta a construir puentes entre movimientos populares y una amplia red de intelectuales de izquierda.

Venezuela
Venezuela: Noruega sienta a las partes

¿Por qué cuesta tanto sentar a las partes en Venezuela si no han sufrido un conflicto fratricida como los que ocurrieron en Colombia, Centroamérica o en la Chile de Pinochet?

Venezuela
Venezuela 30A: cambio de escenarios
1

Está por verse si el fallido golpe del 30 de abril fue el ensayo de una acción futura más contundente o si por el contrario supuso el último intento militar dentro del levantamiento de Juan Guaidó. Por el momento, ya hay elementos suficientes para evaluar consecuencias.

2 Comentarios
VE 13:33 31/1/2019

Qué texto tan objetivo e imparcial! Les recuerdo que quienes se llenan la boca hablando de "paz" son los mismos que han enseñado al pueblo a odiar y les han dado armas para enfrentarse y agredir a sus coterráneos no-borregos. Los Colectivos chavistas siempre ha sembrado el pánico allí donde aparecen, son matones a sueldo puestos por el Estado. Sin contar el resto de agrupaciones como las OPL que han secuestrado, torturado y matado civiles con completa impunidad. Gracias a tanta "paz" Vzla tiene +25mil homicidios /año. Pero no, lo que le pasa a esa gente que protesta es que no les gusta Maduro porque es gordo y feo, nada más.

Responder
1
1
#29905 13:00 29/1/2019

Esta opinión se parece un poco más a todo lo q conozco sobremVenezuela, q no es poco. Pero tenéis una serie d colaboradores articulistas en América Latina q o bien distorsionan la realidad, o bien se quedan en la superficialidad d lo q allí ocurre, sin profundizar en las causas. Esta actitud d El Salto d dar más voz a quienes ya la tienen de sobras en el mundo mediático capitalista, es la q hace pender d un hilo mi subscripción. O es q al final, este periódico se quiere convertir en un alma d reveldía sin substancia como si estuviéramos en la España d los 80? En qué se va a convertir ésto, en Alaska y los pegamoides?

Responder
4
2

Destacadas

Banca
El miedo a las comisiones bancarias

La pérdida de confianza en las entidades financieras es recurrente desde que ocurrieron cosas como la estafa de las preferentes o el rescate bancario, y esta desconfianza incluye a la banca ética.

CIE de Aluche
El “absurdo” encierro de migrantes subsaharianos en el CIE de Aluche

El 93% de las personas migrantes procedentes de países subsaharianos encerradas en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Aluche, quedan en libertad, según un informe de la organización Karibu.

Humor
‘Ideología intrafamiliar’

Nueva entrega de las colaboraciones especiales de Mauro Entrialgo para El Salto

Gordofobia
Magdalena Piñeyro: “Creo en el poder de lo colectivo para sanar la vida gorda”

La activista y escritora acaba de publicar 10 gritos contra la gordofobia. Grita porque, dice, ya está cansada de responder con argumentos a los mismos juicios sobre las personas gordas.

Culturas
Un ‘selfie’ en Chernóbil

El selfie es la representación de una historia, de cada una de nuestras historias. Y, por lo tanto, forma parte —es un hilo— de los telares de la historia. La historia misma es una representación, al igual que el selfie.

Últimas

Tribuna
Construir la Europa fortaleza: muros, aislamiento y narrativas de odio

La frontera continúa siendo un instrumento de los privilegiados, un síntoma de la cartografía de la desigualdad global que nos rodea. Nueve países de la Unión Europea han construido muros para impedir la entrada de personas migradas.

Accidentes laborales
La invisibilización de los accidentes laborales

Los accidentes de trabajo son los causantes de más de 600 muertes al año en España, un drama que es sistemáticamente silenciado desde el núcleo de poder debido a la amenaza que supondría para los cimientos del modo de producción capitalista la concienciación ciudadana sobre este asunto.

Opinión
¿Qué retos tenemos las jóvenes en el próximo ciclo político?

La juventud actual, en un sentido amplio del término, somos una generación criada en la crisis económica y consciente de que no vamos a salir de ella.

Autodefensa feminista
Tengo resaca
En recuerdo a la víctima de "La Manada" tras la sentencia de violación emitida el pasado viernes por el Tribunal Supremo.