El surco feminista

Una huelga pone de manifiesto que existe una necesidad de reflexionar sobre ciertos temas, grita el silencio al que están sometidas o descalificadas las alternativas políticas y obliga a un replanteamiento que sin ella no tendría lugar.


publicado
2018-03-09 12:09:00

El hecho de tener que plantearnos si secundar o no la huelga del 8 de marzo a estas alturas lleva implícita su necesidad. Todos los días escuchamos reivindicaciones para promover una mayor igualdad en el acceso a los recursos, se habla de la brecha salarial, se ponen de manifiesto las desigualdades en el entorno laboral, doméstico, se habla de la violencia tanto física como simbólica que vivimos las mujeres día a día —en todos los ámbitos—, de cómo la pobreza tiene rostro de mujer. Pero, sin embargo, hay todavía quien piensa que, con leer algún artículo de vez en cuando o simplemente trabajando igual que los hombres para demostrar nuestra valía como mujeres —nótese el amargo sarcasmo de esta frase— es suficiente, puesto que “machismo y feminismo son lo mismo” o “el feminismo implica discriminación para con el hombre”.

La igualdad es una de esas palabras mal entendidas, y peor usadas, que van a caer en el cajón desastre que habitan sus compañeras libertad y otras ficciones

Nuevamente nos hallamos, sin duda, ante un problema de significado. La igualdad es una de esas palabras mal entendidas, y peor usadas, que van a caer en el cajón desastre que habitan sus compañeras libertad y otras ficciones. Y es que la igualdad, en el sentido en el que se la plantea desde las campañas gubernamentales o los medios de comunicación, no hace otra cosa que promover la idea de que existe una 'norma-lidad' jerárquicamente superior y a la que todos los 'otrxs', los que se hallan fuera de ella, deben tener el mismo acceso. Es decir, se considera que nosotras, como excluidas, tenemos el derecho de poder participar de ese modelo normativo hegemónico que es el varón, de raza blanca, heterosexual y habitante de ciudades, que, si bien afecta a las mujeres de forma dramáticamente directa, tiene además consecuencias socioeconómicas y políticas de una relevancia a la que cada vez le cuesta más pasar desapercibida. El lenguaje es importante, puesto que encarcela al significado y lo direcciona, y su poder radica precisamente en que las decisiones que se están tomando desde los ámbitos de lo público legitiman y reproducen esta visión de la mujer desvalida como sujeto/objeto de ayuda, que necesita —altruistamente por supuesto— la oportunidad de formar parte de aquello que es causa y consecuencia al mismo tiempo de una opresión que se filtra hasta hacer crecer geranios y rosas sin espinas a través de todo este sistema de significados y significantes manejados como verdades universales.

Pues bien, de eso trata el feminismo señores, precisamente de romper esa 'norma-lidad', de hacer visibles situaciones que permanecían ocultas o que se consideraban como el orden natural de las cosas, de romper la coherencia de los discursos, de replantear cuestiones, sexualidades, modelos normativos, conductas, y un largo etcétera de sentencias que siguen siendo fuente de represión para todas aquellas mayorías alienadas y desposeídas a las que se acusa de falta de esfuerzo o de voluntad si fracasan cuando su exclusión tiene un nombre estructural. Parece que el hecho de que estén viendo la luz numerosas situaciones de abuso o acoso es fruto de una moda, de un trending topic que se olvidará al cabo de unos días pero que, para nosotras, vendrá seguido de noches e historias interminables. Sin embargo, se trata precisamente de un ser consciente. Se trata de que esos abusos han tenido lugar durante muchos años y se consideraban tan 'norma-lizados' que muchas de las mujeres que los sufrían ni siquiera los percibían como tal, llegando incluso a culparse por haberlos potenciado —nótese de nuevo lo amargo— .

El feminismo pone de manifiesto la necesidad de visibilizar esas situaciones y de que las mujeres que las sufran sean capaces de reconocerlas para poder hacerles frente, puesto que no se puede luchar contra algo que no se percibe como objeto de lucha. Vivimos en sociedades heterogéneas y diversas, y la dinámica general está siendo cerrarlas en torno a identidades estáticas y cada vez más excluyentes. El feminismo es una herramienta para romper esta homogeneización y uniformidad, y promover la transversalidad y la multiplicidad a través de una reivindicación que no es un medio para, sino un fin en sí mismo. Sin este reconocimiento de la diferencia, poco se podrá exigir una igualdad que no trate de ejercer una asimilación forzosa a un modelo normativo que continua siendo un instrumento de dominación. No es igualdad lo que ha de llenar nuestros estómagos, sino paridad y sororidad. 

¿Es posible quebrar el discurso hegemónico sin acción directa?

Y aquí es donde entra el tema de huelga sí o huelga no. ¿Es posible quebrar el discurso hegemónico sin acción directa? Estamos viendo como, en plena era de la información, nunca hemos estado tan desinformados, precisamente por la bruma de datos y opiniones que sobrecodifican un sistema al que no todos los grupos tienen el mismo acceso. Una huelga pone de manifiesto que existe una necesidad de reflexionar sobre ciertos temas, grita el silencio al que están sometidas o descalificadas las alternativas políticas y obliga a un replanteamiento que sin ella no tendría lugar.

Se trata de una movilización para romper la rutina que termina envolviendo cualquier protesta, de interrumpir lo cotidiano, donde el simple hecho de intentar posicionarse ya tiene validez. No se trata de que la huelga en si misma sea ya punto y final. Forma parte de las muchas herramientas dentro de todo el entramado de formas de hacer. Es un punto que hace surco. Sin ella, solo habrá palabras vacías. Con ella, por lo menos estarán las calles llenas de mujeres que han decidido no quedarse de brazos cruzados mientras sus reflexiones pasean por esos 'no-lugares' reservados para toda alternativa política al orden natural de las cosas.

Relacionadas

Tribuna
¡A las urnas! Pedro Sánchez y el final del ciclo progre
4

La convocatoria electoral anticipa un nuevo movimiento para la restauración del régimen del 78. El autor considera que no resolverá la incapacidad del sistema representativo para solucionar los problemas de fondo provocados por la desigualdad económica, la pérdida de derechos sociales y la crisis de legitimidad.

Tribuna
Los monstruos del no-cambio
2
Los monstruos del no-cambio viven como turistas atenazados por el miedo a lo que se sale de lo planeado por los dueños de las agencias de viajes.
Tribuna
¿Qué ha priorizado el Cambio en Pamplona?
10

La acción municipal debería poner urgentemente, en el centro, a los sectores precarizados, empobrecidos y en vías de desclasamiento, cosa que no se ha hecho en esta legislatura

0 Comentarios

Destacadas

Biodiversidad
‘Rewilding’, el planeta reclama lo suyo

La defensa del medio ambiente se ha centrado en conservar lo que tenemos, pero cada vez hay más voces que plantean la necesidad de renaturalizar grandes áreas que han perdido su biodiversidad vegetal y animal. En España aún no se ha hecho, aunque tenemos amplias zonas potenciales.

Vivienda
David Madden: “La desigualdad es lo que define el modelo urbano actual”

El sociólogo y experto en estudios urbanos David Madden valora las iniciativas de base para defender el derecho a la vivienda y defiende una ofensiva contra la financiarización del sistema habitacional vigente.

Feminismos
Un año de movilizaciones feministas que no caben en 1.000 páginas

2018 fue un año pleno de movilizaciones feministas. Miles de mujeres salieron a la calle. Desde el 8M a las manifestaciones espontáneas contra la sentencia de La Manada, desde el apoyo a las temporeras a la respuesta contra Vox, los feminismos se revelan como fuerza de choque contra el patriarcado y el fascismo, pero también como energía que invita a pensar otros mundos posibles.

Elecciones
Finaliza el Gobierno de la moción de censura: habrá elecciones generales el 28 de abril

El Gobierno opta por el adelanto electoral, con la convocatoria de elecciones generales el 28 de abril. Las elecciones serán un mes antes de las europeas, autonómicas y locales de mayo.

Tribuna
¡A las urnas! Pedro Sánchez y el final del ciclo progre
4

La convocatoria electoral anticipa un nuevo movimiento para la restauración del régimen del 78. El autor considera que no resolverá la incapacidad del sistema representativo para solucionar los problemas de fondo provocados por la desigualdad económica, la pérdida de derechos sociales y la crisis de legitimidad.

Últimas

Literatura
Ha muerto el abogado de la interculturalidad

“Tenemos que retener de Mandela la convicción para combatir la injusticia”. Esas son solo algunas de las muchas exquisitas palabras de Antonio Lozano, pensador solidario, humanista e intelectual crítico. Un enamorado infinito de África que luchó por enterrar los estereotipos respecto al continente vecino. El mundo y su sueño de superar barreras para unir culturas lloran su pérdida.

Cine
Baila, chica, baila

Dorothy Arzner no solo fue responsable del ascenso de las carreras cinematográficas de Katharine Hepburn, Rosalind Rossel y Lucille Ball, entre otras; también consiguió ser la primera mujer en dirigir una película con sonido.

Oriente Próximo
Cinco cosas importantes que están pasando en el mundo árabe

El presidente argelino se presenta para un quinto mandato. Migrantes africanos intentan alcanzar las costas de Yemen. Arabia Saudí continua su política de sustitución de trabajadores extranjeros por nativos. Los palestinos protestan por una autopista dividida por un muro de 8 metros que Israel ha construido en Cisjordania. Los activistas del Hirak siguen pagando por su rebelión en Marruecos. Estas son algunas de las cosas que están pasando en el mundo árabe

Música
Mecano, ¿fraude o genio?

Más allá de la honestidad de sus fines, la capacidad de Mecano para trascender géneros estaba en sintonía con genios como ABBA, donde el fin último era tan subjetivo como vibrante: moldear la canción pop perfecta.

Crímenes del franquismo
El último tirón en las fosas franquistas en Andalucía

Andalucía tiene más desaparecidos que los provocados por la dictadura de Videla en Argentina y multiplica los números del régimen de Pinochet en Chile.

Memoria histórica
El niño que cantaba el “Cara al Sol” para hacer rabiar a su abuela

Nunca había comprobado tan de cerca cómo la mala leche con la que se decidía fusilar a unos jóvenes y se humillaba a sus mujeres en los años treinta mantendría viva su eficacia durante más de ocho décadas.