Terrorismo
Los “cuqui-bolardos”

Los bloques de hormigón que el Ayuntamiento logroñés tiene colocados en varias calles céntricas han aparecido pintados representando la bandera local. Una cucada para cierto sector de la ciudad, una cursilada para otro más numeroso, el caso es que ahí están, y me ha dado por pensar sobre ello.

Bolardos antiterroristas en Logroño
Bloques móviles de hormigón, usados a modo de bolardos antiterroristas, recien pintados en una de las calles de Logroño
Aleix Romero

publicado
2018-01-24 19:47

Los bolardos, nuestros esforzados guardianes de la civilización occidental, han venido para quedarse. Al menos en Logroño. No de otra forma cabe interpretar la decisión de algún espíritu sensible y con mando en plaza de adecentar su sobrio uniforme, pasto de suciedades callejeras de distinta naturaleza.

Los “cuqui-bolardos” son la cronificación de un fenómeno en principio excepcional.

La verdad es que después de varios meses no tenían una pinta muy lucida; por decirlo claro, quedaban feos ante las visitas. Además, ese blanco hormigón invita a pintarles unas rayas color granate, sugiriendo así con ello la bandera municipal. Nacen así los “cuqui-bolardos”, genuinos aspirantes a hacerse con el hueco dejado en la memoria colectiva por los Ositos de Gominola, una intervención artística realizada en la Gran Vía hace diez años que devino en homenaje al nepotismo, al mal gusto y a la puerilidad, todo junto en el mismo pack.

Los “cuqui-bolardos” son la cronificación de un fenómeno en principio excepcional. A primera vista, tales obstáculos tienen la misma funcionalidad en una ciudad del siglo XXI que una muralla medieval, es decir, que poco o nada pueden añadir a la seguridad. Atropellos masivos como los de Niza o Barcelona simplemente fueron otra modalidad terrorista de sembrar el pánico, ni la única ni la más generalizada.

Es cierto que en su momento los elementos de contención urbana contribuyeron a sostener lo que se conoce como paz social. La histeria generada por el atentado de las Ramblas de agosto del año pasado se canalizó en un fervor inusitado por los elementos de contención urbana, alimentado muy a lo loco, sin una reflexión previa sobre potencialidades y riesgos. Se imponía que toda ciudad, toda arteria y todo festejo que se preciaran, colocasen sus correspondientes bolardos, jardineras y maceteros para poder respirar con calma.

Pero no siempre había detrás una amenaza fehaciente, como apunta el hecho de que en Logroño no se instalaron de manera inmediata, sino durante las fiestas de San Mateo; que se hayan mantenido después indica que su permanencia se debe a otras motivaciones ajenas al peligro terrorista.

En principio la colocación de los bloques de hormigón en las zonas de bares es una forma de impedir la circulación en las horas de más afluencia, lo cual es una buena medida para evitar el paso de conductores despistados o perjudicados, pero que termina revelándose mala en ocasiones de emergencia, al congestionar las posibles salidas.

Puesta en duda su practicidad, se impone el factor psicológico. Los bolardos nos hacen recordar los atentados de Cataluña y nos transmiten cierta sensación de seguridad, aún y cuando las asechanzas que ensombrecen nuestra cotidianidad tienen poco que ver con el yihadismo y la geopolítica del Medio Oriente.

Pero, si los “cuqui-bolardos” hacen de Logroño una ciudad segura, la sitúan también en el mapa. Junto con el resto de capitales, Logroño está preparada para hacer frente a la hipotética contingencia de un conductor kamikaze. Fantástico. Otro tanto más un Ayuntamiento previsor que vela por la ciudadanía.

Ahora bien, a ver qué improvisan si de repente cunde el miedo a que se nos caiga el cielo encima.

Relacionadas

Independentismo
La Audiencia Nacional desiste de juzgar por pertenencia a Resistência Galega a miembros de Causa Galiza

Tras cuatro años de investigación, el alto tribunal retira la acusación de pertenencia a organización terrorista que pesaba sobre nueve miembros de la formación política independentista Causa Galiza que siguen acusados de enaltecimiento del terrorismo.

Pensamiento
Donatella di Cesare: “El terror es el rostro enigmático y violento de la globalización”
Profesora de filosofía y autora de dos libros sobre tortura y terrorismo, el compromiso de Donatella di Cesare con la humanidad le lleva a alertar de las políticas de “brutalización” de las sociedades y de la relación entre democracia y miedo que se ha impuesto en la agenda política de los Estados europeos.
0 Comentarios

Destacadas

Elecciones generales del 28 de abril
El rechazo de Sánchez acerca elecciones, mientras Iglesias le exige negociar

Unidas Podemos le ha enviado al PSOE un documento programático y con propuestas claras de gobierno, que Pedro Sánchez ya ha rechazado aduciendo que no confía en la formación morada.

Movimiento antiglobalización
G7, la reunión de la oligarquía mundial en Biarritz

El Grupo de los Siete (G7) encarna el dominio histórico de algunas superpotencias sobre el resto del planeta. Así, detrás de las buenas intenciones de Emmanuel Macron, del 24 al 26 de agosto, cada Estado miembro defenderá sus intereses económicos neoliberales, militares y diplomáticos.

Uber
Uber, tras la pista del dinero
La empresa Uber, a la que algunos inversores han llegado a llamar "estafa piramidal", se financia gracias a fondos de inversión y otras empresas tecnológicas, tras las que también se encuentra Arabia Saudí.
África
Argelia en el vendaval

Hay dos posibilidades: o la revolución contra el régimen argelino se transforma en revolución democrática, a la manera de Túnez, o se impone un Bouteflikismo sin Bouteflika, a la manera de Egipto.

Bangladesh
De las cenizas de Rana Plaza a las huelgas salvajes

El Acuerdo de Bangladesh sobre Seguridad ha favorecido las condiciones de salud de las miles de personas que trabajan en el sector textil. Sin embargo, el movimiento obrero de esta potencia exportadora quiere ir más allá en la conquista de sus derechos y ha planteado este año varias huelgas con las que pretenden una equiparación salarial a las condiciones de vida del país.

Últimas

Francia
Steve Caniço y la violencia policial en Francia
La muerte de Steve Caniço durante una intervención policial contra una fiesta en Nantes desata una oleada de indignación contra la policía en Francia
Educación
Casi 100.000 firmas para que niños de Melilla que han nacido y viven allí puedan ir al colegio

La falta de empadronamiento, un requisito que no se exige en ningún otro lugar salvo Ceuta, impide a unos 200 niños que viven en Melilla ir al colegio. La Asociación Pro Derechos de la Infancia ha recogido casi 100.000 firmas que piden poner fin a esta discriminación.