La información que importa

Hay otra historia que merece ser contada.

Desahucio 2
Desahucio en Leganés (Madrid), en 2011 Olmo Calvo

publicado
2017-07-27 09:50:00

Los nombres de Vera, Gloria y Dara no han abierto ningún telediario. Sus historias son solo unos apuntes en los márgenes de la crisis. Historias de desahucios, de ocupación y de batallas contra las cajas rescatadas o contra ese trampolín de ejecutivos llamado Banco Malo, historias de darse contra el muro de la Administración. Son también relatos de apoyo mutuo, de las relaciones establecidas en uno de los nodos de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. Historias que hemos publicado en junio en el blog de este proyecto, Saltamos.net.

Vera, Gloria, Dara son tres nombres entre los más de 34.000 desahucios por impago de alquiler que se produjeron en 2016, a los que hay que sumar quienes fueron desahuciadas años antes y se reagruparon en otros pisos, decidieron emigrar u ocupar una casa. Sus casos no se incluyen en el argumentario del Gobierno, el que dice que ya no hay crisis. Desahucios que han provocado, entre enero y marzo de este año, el repunte de los lanzamientos registrados: un 2,2% más respecto al primer trimestre de 2016.

La “recuperación” fue el tema implícito de la moción de censura en el Congreso. Recuperación que deja atrás a cientos de miles y que se cimienta en los vientos favorables llegados del BCE. Es un mensaje que ha calado y que distingue entre quienes han sobrevivido al naufragio de las clases medias de la primera fase de la crisis y unas clases populares sin expectativas de mejora. Es un mensaje que recupera el concepto de Estado de bienestar en su versión más clasista. Bienestar para los trabajadores-consumidores, malestar para los trabajadores pobres, las madres solas, las personas dependientes.


Es posible que el próximo curso la economía siga siendo un asunto secundario. Que la crisis se dé por superada. Nadie quiere ser la Cassandra de un presente continuo desolador, con incertidumbres de largo aliento: cambio climático y desigualdad galopante. Pero no sirve esconder la cabeza en la arena.

Desde El Salto nos proponemos no olvidar tampoco el próximo curso nuestro compromiso con Vera, Gloria, Dara y los más de dos millones y medio de personas que viven en situación de extrema pobreza. Ese es el sentido de frases como “la información que importa” o “un medio para los de abajo”.

0 Comentarios
El Salto es una propuesta impulsada por el periódico Diagonal y más de 20 proyectos comunicativos de todo el Estado para lanzar un nuevo medio en 2017. Este es blog de la redacción de la edición general de la web y la revista de El Salto.

Destacadas

Agricultura
Los últimos huertanos de Murcia
La huerta murciana pierde terreno. Lo dicen los datos y lo corroboran los ojos. La superficie de regadío tradicional ha disminuido un 41% en 78 años.
Migración
Interior sigue destinando miles de euros a un CIE cerrado en Fuerteventura
De 2012 a 2016 el clausurado CIE de Fuerteventura generó gastos por 5,3 millones de euros. La empresa Albie, SA, admitió estar facturando 12.500 euros mensuales en concepto de gastos fijos, lo que desde la última licitación del servicio en 2013 implicaría un monto de 525.000 euros.
Infraestructuras
Victoria “histórica” contra la construcción del aeropuerto de Nantes
La decisión echa por tierra 50 años de proyecto. La derecha francesa teme que el precedente dé alas a otras protestas similares.

Últimas

Maltrato animal
Logroño se declara libre de circos con animales
1

Las activistas por el bienestar animal de La Rioja se felicitan tras años de trabajo y dedicación que continua, en la calle y las instituciones.

Culturas
Julie Doucet, el cómic como experimentación
Con sus tebeos, la artista Julie Doucet forjó todo un nuevo universo, ahora al alcance de las generaciones más jóvenes.
Brexit
El Brexit preocupa más a Fitur que Cataluña
Representantes de la industria discuten sobre el impacto de la bajada de la libra y del tráfico aéreo en el turismo tras el Brexit.
Tribuna
Culpan a un hombre de la rabia expresada por toda una vecindad
2

A este hombre, al que llaman “el profesor” precisamente por su aspecto –normal y corriente– y su trato educado, lo quieren hacer culpable de toda la rabia, muchos años contenida, ante el levantamiento del muro de la división.