Togo
La Françafrique o el poder de Canal+ en Togo

La censura por parte de Canal+ de un reportaje sobre las revueltas masivas en Togo evidencia una vez más el poder de los conglomerados mediáticos en África tratando de salvaguardar sus intereses a costa del derecho a la información.

Wiriko

@sebaprensa

publicado
2018-01-21 21:42

Todo comenzó el 15 de octubre en Francia con la emisión de un reportaje de diez minutos titulado “Lâche le trône” (Soltar el trono) en el programa “L'Effet Papillon” de Canal+. La temática era sobre las manifestaciones multitudinarias que estaban teniendo lugar en Togo desde agosto y que ponían en tela de juicio la presidencia de Faure Gnassingbe.

Se trataba ni más ni menos que periodismo en estado puro. Análisis y contexto. Pero, también, crítica mordaz a un linaje que gobierna la nación desde hace 50 años con la connivencia francesa, claro, y el absoluto silencio mediático. Era evidenciar, otra vez, la trama de la “Françafrique”: un sistema de influencia que depende de la obtención de mercados lucrativos en beneficio de Francia a cambio de la protección otorgada a los jefes de Estado africanos, a menudo corruptos.

Gnassingbé no solo es un presidente apoltronado en el trono, sino también uno de los socios económicos privilegiados del gran jefe de Canal+, Vincent Bolloré. Logística portuaria, telecomunicaciones, transporte ferroviario o almacenamiento de electricidad son solo algunas de sus fuentes de ingresos. El grupo bretón tiene acceso y control a todos los sectores estratégicos del país, un escaparate más del modus operandi de Bolloré, uno de los titanes europeos.

Como señala la revista Forbes: “El reconocido artista de la compra tiene participaciones importantes en el conglomerado de telecomunicaciones Vivendi y el gigante publicitario Havas. Como presidente de Vivendi, Bolloré ha aumentado drásticamente la participación de la compañía en Mediaset, una compañía de televisión fundada por Silvio Berlusconi, amenazando con iniciar una batalla por el control con el ex primer ministro italiano”.

Gnassingbé no solo es un presidente apoltronado en el trono, sino también uno de los socios económicos privilegiados del gran jefe de Canal+, Vincent Bolloré

De manera que el objetivo estaba claro: bloquear por todos los medios el reportaje “Lâche le trône”. Los intentos del magnate funcionaron en Canal+ Francia. Evidente. Demasiado business en riesgo. Sin embargo, algo no salió bien. Irónicamente, el reportaje se emitió por error en la red africana, que cuenta con unos 2,7 millones de personas suscritas, incluido Togo. El informe es visible en YouTube, pero no en Dailymotion, controlado por el grupo francés.


El tsunami por parte de Bolloré no se hizo esperar: despidió a François Deplanck, el número dos de Canal+ International. Pero ¿por qué no despidió al número uno, el máximo responsable? Aquí, el matiz rosa. Se trata de Nathalie Folloroux quien se encuentra desde 2015 al frente de la división internacional del canal francés. El nombre quizás no os diga nada, pero es la hija de Dominique Folloroux, actual primera dama de Costa de Marfil, casada en 1991 con Alassane Ouattara, presidente del país marfileño desde 2010. Es decir, que la cabeza visible de Canal+ international es la hijastra del presidente de Costa de Marfil donde, por cierto, Bolloré es una de las empresas líderes en transporte, entre otros negocios. Todo queda en la Françafrique.

Algo no salió bien. Irónicamente, el reportaje se emitió por error en la red africana, que cuenta con unos 2,7 millones de personas suscritas, incluido Togo

Reporteros Sin Fronteras ya lo ha denunciado, evidenciando una realidad frecuente. Una batalla que pasa desapercibida mientras se continúa desmantelando el acceso justo y equilibrado a la información, un pilar básico del sistema democrático. Los resortes para una defensa proporcionada desde la ciudadanía cada vez se encuentran más indefensos frente a los conglomerados mediáticos, que cada vez son menos y más poderosos.

Se hace difícil encontrar en Togo un alma que haya conocido a otro presidente que no sea ni el difunto Gnassingbé Eyadema o su hijo y actual mandatario Faure Gnassingbé. Eyadema tomó el control de la pequeña nación de África Occidental en un golpe de Estado en 1967. Hoy día, ni el noventa por ciento de la población había nacido entonces, ya que la esperanza de vida sigue siendo escandalosamente baja: 56,5 años. En los 38 años de desgobierno, Eyadema no construyó ni un solo hospital que pudiera tratar incluso su propia enfermedad cardíaca. De hecho, el destino quiso que muriera de un ataque al corazón (y lejos de su pueblo) en un avión destino Francia, el país que ayudó a mantener a flote su endiosado estilo de vida.

A día de hoy, el mayor hospital de Togo carece de agua corriente y los pacientes a veces tienen que traer la suya. Mientras tanto, los aliados del presidente conducen vehículos de lujo enarbolando la bandera de la desigualdad. Pero la gota constante ha desbordado al nepotismo de su presidente. En el cincuenta aniversario de gobierno que acumula la saga Gnassingbé, las calles de Togo han estallado con un pueblo que ya sin miedo y cansado de la represión grita “basta” de forma continua. ¿Será el cambio de época?

¿El asalto final?

La ponderación en el análisis debe hacerse porque es cierto que han existido muchas oportunidades para abordar la reforma política, aunque no un cambio estructural, que sería el necesario. Las conversaciones pasadas han conducido a un acercamiento entre el presidente y su rival histórico Gilchrist Olympio.

Gnassingbe incluso ha creado una comisión nacional para examinar la administración territorial y, además, intelectuales, clérigos, estudiantes y ciudadanos y ciudadanas se han reunido en espacios públicos para expresar su apoyo a las reformas. No obstante, el presidente siempre ha detenido la máquina social creando nuevas instituciones que han conseguido burocratizar las discusiones, mientras que la Asamblea Nacional se ha negado sistemáticamente a plantear temas delicados que afectaran, por ejemplo, al mandato de Gnassingbe.

Aunque las movilizaciones multitudinarias de agosto y septiembre han tenido una repercusión comedida en la prensa internacional, esta ola de democracia apunta a convertirse en un tsunami que puede conllevar la dimisión de Gnassingbe

Este impás en curso es el que ha llevado a la población a manifestar su crispación en las calles contra una dinastía familiar que ha gobernado Togo durante medio siglo con mano dura. Esta creciente frustración ya había provocado protestas en los últimos años pidiendo reformas electorales y el restablecimiento de los límites de mandato de acuerdo con la Constitución de 1992. Y aunque las movilizaciones multitudinarias de agosto y septiembre han tenido una repercusión comedida en la prensa internacional, esta ola de democracia apunta a convertirse en un tsunami que puede conllevar la dimisión de Gnassingbe. O tal vez no.

Tikpi Atchadam, el presidente del recién creado Partido Nacional Panafricano (PNP), es directo en su mensaje: “debemos concluir la lucha porque es ahora o nunca. Hace falta que todo Togo salga a la calle”. Un tono profético que también recogía el presidente del partido de la Alianza Nacional por el Cambio (ANC), Jean-Pierre Fabre, quien ha subrayado que “el pueblo tiene una fuerza que no puede ignorar Gnassingbe”. La respuesta de la población togolesa se ha hecho sentir también en la diáspora numerosa que vive en Alemania y Ghana.

Con el descontento con el statu quo cada vez mayor, la oposición, que tradicionalmente ha estado polarizada, ha optado por la unidad para enfrentarse al presidente. Un movimiento que, por otro lado, funcionó en Gambia a comienzos de 2017 al destronar del poder a Yahya Jammeh tras 27 años de dictadura.

Envalentonada, la ciudadanía togolesa se está preparando para lo que algunas personas están llamando “asalto final para romper el muro de la opresión”. La respuesta de los militares, sin embargo, sugiere que Gnassingbe piensa lo contrario. Para su régimen, atacar a personas que se manifiestan pacíficamente cuando la espalda del presidente está contra la pared es una reminiscencia del libro de actuaciones de su difunto padre Eyadema.

Togo se enfrenta hoy a una bifurcación en el camino entre la estabilidad hueca actual y los valores democráticos. También se hace urgente una respuesta internacional a la situación, especialmente de Francia, que tiene una decisión importante: apostar por un autócrata o defender la soberanía popular que bulle en las calles. El pueblo togolés ya se ha decidido a prevalecer o jugarse el tipo con dignidad. Y cada fin de semana volverán a implementar, al menos intentarlo, la estrategia de la desobediencia civil.

Reflexión final

El caso de censura de Bolloré en Togo y el poder que este conglomerado tiene debería hacernos reflexionar sobre una pregunta fundamental: ¿Y si nos llegase la información de que hay muchos más movimientos civiles multitudinarios y organizados en el mundo que desde las calles están tratando de derrocar a gobiernos corruptos? ¿Otros modelos donde vernos reflejados para replicar en nuestros países?


Sebastián Ruiz-Cabrera. Doctor en comunicación y periodista especializado en RR.II. y en África al sur del Sahara. Coordina “Cines y Audiovisuales” en el portal sobre artes y culturas africanas www.wiriko.org, es analista político en Mundo Negro y colaborador de Pueblos – Revista de Información y Debate.

Sobre este blog
El Blog de Pueblos - Es una apuesta por la solidaridad que ofrece una mirada crítica sobre las diferentes realidades sociales, políticas, económicas y culturales del mundo.Queremos visibilizar la diversidad de colectivos y movimientos sociales del Estado Español y de otras partes del mundo, así como sus luchas, sobre todo en aquellos lugares y momentos históricos donde la voz y la palabra son negadas. Este Blog, impulsado por la asociación Paz con Dignidad, es un instrumento de comunicación para fortalecer e impulsar nexos entre organizaciones del Norte y del Sur que trabajan en procesos de transformación social.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Togo
Masivas protestas en Togo acorralan una dictadura de 50 años

Las protestas, que estallaron en agosto de 2017, han ido mermando el poder del actual presidente Faure Gnassingbé.

Chalecos amarillos
El legado imborrable de los chalecos amarillos

Un año después de la irrupción explosiva del malestar, el número de manifestantes ha decaído de forma significativa en Francia. Pero la solidaridad y la construcción de lo común persisten como herencia de las protestas.

Ocupación israelí
Microsoft no debería financiar el espionaje israelí sobre los palestinos

La periodista estadounidense Olivia Solon ha informado sobre la financiación de Microsoft de la empresa israelí AnyVision, que utiliza el reconocimiento facial “para vigilar de forma secreta a los palestinos de Cisjordania”.

0 Comentarios
Sobre este blog
El Blog de Pueblos - Es una apuesta por la solidaridad que ofrece una mirada crítica sobre las diferentes realidades sociales, políticas, económicas y culturales del mundo.Queremos visibilizar la diversidad de colectivos y movimientos sociales del Estado Español y de otras partes del mundo, así como sus luchas, sobre todo en aquellos lugares y momentos históricos donde la voz y la palabra son negadas. Este Blog, impulsado por la asociación Paz con Dignidad, es un instrumento de comunicación para fortalecer e impulsar nexos entre organizaciones del Norte y del Sur que trabajan en procesos de transformación social.
Ver todas las entradas

Destacadas

Agricultura
Las cinco crisis del olivar

El olivar está en peligro. A la caída del precio en origen del aceite de un 44% en año y medio se le suma la imposición de un 25% de aranceles en EE UU, la llegada al mercado de los fondos de inversión, la introducción del cultivo en intensivo y superintensivo, y el uso del aceite como producto reclamo de las grandes superficies. El sector ha dicho basta.

Chalecos amarillos
El legado imborrable de los chalecos amarillos

Un año después de la irrupción explosiva del malestar, el número de manifestantes ha decaído de forma significativa en Francia. Pero la solidaridad y la construcción de lo común persisten como herencia de las protestas.

Senegal
Encontrar ‘El Dorado’ sin salir de Senegal

La asociación Hahatay, sonrisas de Gandiol, es una entidad 100% senegalesa creada por Mamadou Dia, un senegalés que hizo el camino hasta España en cayuco y decidió retornar a su tierra para informar a sus compatriotas de lo que hay tras la dura travesía. El objetivo es fomentar migraciones conscientes y seguras, así como alternativas de futuro en su entorno.

Cine
Amal Ramsis: “Toda la Ley de Memoria Histórica se ha quedado en abrir fosas y no en hablar de lo que pasó”
En el documental ‘Venís de lejos’, la directora Amal Ramsis invita a seguir a la familia de Nayati Sidqi, comunista palestino, por la España republicana, Palestina, Líbano, París, Grecia y finalmente Moscú.
Movimientos sociales
¿Cuándo se jodió el movimiento antiglobalización?

Las movilizaciones descentralizadas de Seattle dieron el pistoletazo de salida a un movimiento antiglobalización que no vivirá otra fase álgida sin una estrategia internacionalista.

Movimiento antiglobalización
G7 en Biarritz: una victoria macroniana totalitaria

Desde la aparición del movimiento antiglobalización, nunca ha habido una movilización tan débil contra una cumbre del G7 como en Biarritz. Aunque se apunte a las plataformas organizadoras de la contracumbre, parece que tanto la militarización del mantenimiento del orden como la “neutralización estratégica” por parte de las autoridades francesas están detrás de este fracaso.

Últimas

Laboral
Los veterinarios toman las calles de Madrid para exigir ser considerados profesionales sanitarios

En torno a 2.200 personas procedentes de todos los puntos del Estado se han unido para llevar al Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad una larga lista de demandas para dignificar su profesión.

Refugiados
El Estado español incumple sus compromisos en materia de protección internacional

Una plataforma integrada por 16 organizaciones que participan en el sistema de acogida señala en un informe falencias en todas las fases de los procedimientos de protección internacional.

Sanidad
Multirresistencia en la compra y en el medio ambiente
Más vale prevenir que curar, por lo que evitar las infecciones supondría una contención de la proliferación de cepas resistentes a los antibióticos.
Sanidad
Antibióticos, armas de doble filo
Los antibióticos insuflan enormes dosis de esperanza diaria. Si bien, la paradoja se adueña de un nuevo paradigma. Su eficacia queda entre las cuerdas por la proliferación de bacterias invulnerables a sus efectos.
Fascismo
Hacia un nuevo espacio neofascista global

El neofascismo actual se diferencia del fascismo clásico en que puede convivir, al menos por el momento, con las instituciones representativas del modelo liberal y con las instituciones jurídicas del Estado de Derecho. Eso sí, vaciadas de contenido y reenviadas a la esfera estrictamente formal.