Racismo
“Somos más y lo vamos a demostrar”, ¿cómo disputarle el marco al racismo?

El pasado 28 de marzo se presentó la iniciativa #wearemore, una propuesta para enfrentar los discursos del odio desde un frente amplio, demandando una actualización en los derechos civiles. Quienes promueven este proceso preparan una nueva cita para el 4 de mayo en Barcelona.

Campaña Racismo We are more 1
Moha Gerehou en el vídeo de la campaña #wearemore

publicado
2019-03-30 08:28

En los últimos tiempos pareciera que España, Europa, exudan racismo. Un rechazo al otro que va más allá del racismo institucional y que se manifestaría de manera cada vez más explícita. Las recientes persecuciones a la comunidad gitana cerca de París, el abandono a su suerte de las personas que cruzan el Mediterráneo hacia el norte, el racismo cotidiano, el señalamiento a personas migrantes y no blancas como peligro para la prosperidad europea, son parte de un escenario alarmante. En este contexto ¿es posible disputarle el liderazgo de la narrativa a la derecha? ¿Enfrentar con un desborde antirracista los discursos del odio que pugnan por tornarse hegemonía?

El pasado jueves 28 de marzo, a las siete de la tarde, ante las puertas del Ateneo de Madrid, una larga cola de gente diversa, parecía apuntar a que sí. Esperaban a que comenzara un Acto por los Derechos Civiles, por la Diversidad y Contra el Racismo, un encuentro anunciado bajo los hashtag #wearemore, #actualización pendiente. Un evento para el que se había convocado a cuatro rostros visibles del antirracismo y la lucha por los derechos de las personas inmigrantes en el Estado, pero también, una muestra de sociedad diversa, que ya vive en el territorio, que forma parte de una población que hace tiempo que dejó de ser solo blanca.

Estaban ahí, en el escenario, el escritor senegalés Mahmud Traoré, residente en Sevilla y coautor del libro Partir para contar (Pepitas de Calabaza, 2018). La joven campeona mundial de Kempo Zenib Laari, la hondureña Carmen Juares, de la Asociación Mujeres Migrantes Diversas y por último Moha Gerehou, periodista oscense y presidente del SOS Racismo.

Anunciado como un gran evento antirracista en las redes, las personas encargadas de la organización se felicitaban de la gran afluencia, poco después la actriz Alba Flores, presentaba a las personas invitadas.

La vecina del barrio de San Cristobal de los Ángeles, Zenib Laari, no se había sentido distinta en nada respecto a sus compañeros, vecinos de un barrio obrero y bien diverso. Un día, en secundaria, durante la clase de historia, el profesor se puso a hablar de la invasión islámica. Laari sintió que todos los ojos se dirigían hacia ella, como si el hecho de que sus padres fueran árabes, hiciera que ella tuviese algo que contar al respecto.

“Tus padres son de allá pero tú has nacido aquí, entonces eres casi española”, le dijo un profesor a Zenib Laari. Entonces, se pregunta ella, qué hay que hacer para ser una española completa

Ahí estaría también Mio Cid, partiendo moros en dos con la espada, y entonces Laari se dio cuenta de una cosa, su cultura era presentada, caracterizada, como una “cultura dañina”. “Tus padres son de allá pero tú has nacido aquí, te has criado aquí, entonces eres casi española”, le dijo un profesor en otra ocasión. Se quedó pensando, rememora Laari mientras se preguntaba, qué hay que hacer para ser una española completa. No parece fácil, tampoco en la selección española de yudo que integra. Se dio cuenta que cuando, tras encontrar competidores arabófonos, se ponía a charlar en esa lengua, a veces su nacionalidad era puesta de nuevo en cuestión.

Mahmud Traoré no nació aquí, pero es, tal y como se define, afroandaluz. Llegó saltando la valla. Lo narra como quien está acostumbrado a hacerlo, y así es, de hecho es coautor de un libro donde cuenta sus tres años de viaje de Casamance a España. En el acto muestra un mapa de África y delinea su camino. Los primeros tiempos ni siquiera pensaba salir del continente, la mayor parte de la migración es intra africana, recuerda. En su caso se fue a Costa de Marfil. Pero al final acabó emprendiendo camino al Norte “quienes cruzamos la valla somos la migración problemática”, denuncia. Sin embargo, muchas más personas entran en el país por los aeropuertos. “¿Por qué somos nosotros entonces la invasión?”.

La hondureña Carmen Juares arranca su participación recordando la centralidad del diálogo para resolver conflictos entre los pueblos. Se refiere al juicio al procés, y la gente acoge su intervención con aplausos. Luego vuelve a su condición de inmigrante. Llegada a Madrid en 2006 tras el asesinato de su padre, Juares tuvo que empezar a trabajar muy pronto como interna en Madrid, tenía 19 años, fueron lo que define como “seis años de inmensa soledad”

Juares ya no es interna, pero no olvida, y desde la Asociación Migrantes diversas, lucha por los derechos de las trabajadoras de cuidados. “Las internas tienen que estar 24 horas al día, siete días a la semana, no tienen ni vacaciones, ni días libres para ir al médico, muchas se llevan a la persona a la que cuidan con ellas a las consultas”. Por un lado de esta situación se derivan graves problemas de salud. Por otro lado esa forma de trabajo dificulta la regularización de las personas, denuncia: Para la ley de Extranjería necesitas demostrar arraigo “hacer cursos, llevar adelante una participación activa en la sociedad, ¿en qué momento pueden hacer eso si están todo el día trabajando?” Y también necesitan un contrato, algo de lo que carecen muchas de estas mujeres.

¿Cómo disputar a la derecha la hegemonía? Juares lo tiene claro: Hay que luchar así —dice moviendo un brazo de abajo a arriba.— Y no así —lo mueve en horizontal— como quieren que hagamos

¿Cómo disputar a la derecha la hegemonía? Juares lo tiene claro: Hay que luchar así —dice moviendo un brazo de abajo a arriba.— Y no así —lo mueve en horizontal— como quieren que hagamos. Otra idea urgente: “¡Dejadnos votar ya!” Reclama citando el célebre discurso de Martin Luther King.

Moha Gerehou va directo al grano: hace una “lectura dramatizada” de uno de esos hilos de whatsapp que alguien, tras decirle que “no era racista, pero...”, le envió: en él se narra la extraordinaria historia de un ciudadano normal que va al supermercado. Una vez paga, el ticket le es requerido por una inmigrante con un hijo que le explica que, en tanto inmigrante, si acude con ese ticket al ayuntamiento le reembolsarán el importe sin mirar nada. Moraleja: si eres inmigrante te lo darán todo hecho, mientras que a los nativos no nos dan nada. Aunque Gerehou ha hecho reír al público con su ironía, recuerda que la cosa es seria. “Genera mucha frustración, pues son discursos que vienen de gente muy diversa entre sí”.

“¿Tenéis esperanzas?” Preguntamos a Gerehou, después de que Freedonia colmara con la poderosa voz de su solista un Ateneo emocionado. El activista piensa que dejar claro con una movilización que “somos más y lo vamos a demostrar”, es un buen concepto. “Pero no se puede quedar solo en el discurso, en el slogan, hay que demostrarlo. Hay que demostrarlo con políticas públicas, hay que demostrarlo con acciones, hay que demostrarlo saliendo a la calle como cuando ocurre un caso como el de Mame Mbaye o los abusos a las temporeras”. 

Afirma Gerehou que si bien ya hay un gran grupo humano dando la batalla antirracista “necesitamos más gente, al final las personas racializadas y migrantes somos quienes lo sufrimos, pero cuando se atacan lo derechos de unos pocos, realmente están atacando los derechos de toda la sociedad, por eso tenemos que hacer toda la sociedad piña y hacer fuerza, formar un bloque antirracista”.

“Necesitamos más gente, al final las personas racializadas y migrantes somos quienes lo sufrimos, pero cuando se atacan lo derechos de unos pocos, realmente están atacando los derechos de toda la sociedad

“Nuestros referentes son el movimiento #wearemore, donde han sacado a un montón de gente a la calle, un movimiento antirracista plural, amplio y en positivo. También se han hecho los conciertos de Love music, hate racism en Gran Bretaña, sobre todo en Londres, con un montón de éxito”, cuenta el abogado y miembro de Iridia Andrés García Berrio, identificado con una pegatina que pone organización. Explica que la idea, no es tanto ser un movimiento que luche contra la extrema derecha si no uno que opte por empujar por la ampliación de los derechos. Tanto de quienes han inmigrado, como de las personas racializadas españolas. “Habría que trabajar por una derogación de la ley de extranjería y una reforma de la gestión de los flujos migratorios en base al respeto a los derechos humanos”, apunta. Junto a esto, introducir políticas antirracistas, e internarse a nivel personal en un proceso “para poner freno al racismo interiorizado” .

¿Hay gente para mantener un movimiento amplio vivo? ¿Hay posibilidades de desborde? Berrio señala que según estudios, hay en la sociedad una minoría racista, otra minoría claramente antirracista y una gran capa ambivalente de personas en medio: “Solo visibilizando con fuerza este lugar de ambivalencia, vamos a generar un camino amplio para dar estos pasos, estamos en un momento complejo, pero esto no nos debe llevar a meternos en el marco que se está imponiendo a nivel mediático global”. Ya están preparando un gran evento en Barcelona para el próximo 4 de mayo con el objetivo de afianzar el proceso.

Relacionadas

Aporofobia
El doble filo para esconder el racismo

El rechazo a las personas migrantes rescatadas en el mar tiene un componente aporófobo desde nuestra mentalidad capitalista porque se considera que estas personas no van a poder aportar algo útil a la sociedad, pero este rechazo no deja de ser también racista, xenófobo, islamófobo y machista.

Fronteras
Los inmigrantes no mataron tu sindicato

La inmigración no fue la causa de la reestructuración económica que comenzó en los años 70, ni de la desigualdad y la degradación del trabajo que vino después de ella.

Migración
¿Por qué los menores migrantes huyen de Marruecos?

Varios jóvenes que llegaron al Estado español siendo menores de edad no acompañados responden al el teniente alcalde de Seguridad de Barcelona, Albert Batlle, sobre su propuesta de “retorno asistido”: “El retorno asistido no frenará a los chicos que migran para tener un futuro mejor, con o sin su familia. Además, hará más vulnerables los derechos de los que viven en Barcelona”.

6 Comentarios
#32479 25:28 31/3/2019

no hay trabajo digno para nadie en España, ni para blancos ni para negros

Responder
0
2
#32392 17:29 30/3/2019

No tengo yo tan claro eso de que "somos más"...

Responder
0
1
Votante 16:54 30/3/2019

Deberían poder votar en las elecciones generales todas las personas que llevan un tiempo empadronadas

Responder
5
2
#32398 18:14 30/3/2019

Tengo mis dudas sobre que a un inmigrante africano le preocupen mucho los derechos LGTB o los de las mujeres... casi mejor que no puedan votar

Responder
3
2
Ya estamos con el usar a las mujeres pa' recortar derechos 23:44 31/3/2019

Estoy contigo. Y tampoco a los viejos, que votan solo lo que les dicen en la tele o en el asilo. Y tampoco los discapacitados, a saber qué van a votar. Ni los analfabetas. Ni los que se informan solo por la Cope o LibertadDigital. Ni los de 18, qué van a saber a esa edad. Ni....Democracia Ilustrada Ya.

Responder
2
1
#32405 23:43 30/3/2019

Tengo mis dudas sobre que a algunos/as españoles/as les preocupen mucho los derechos LGTB o los de las mujeres... casi mejor que no puedan votar

Responder
1
0

Destacadas

Movimiento antiglobalización
El pacifismo vence al miedo en la contracumbre del G7

Más de 15.000 personas han acudido a la contracumbre del G7 para protestar ante la visita de altos mandatarios internacionales como Donald Trump o Angela Merkel.

Portugal
Costa se arriesga a nuevas huelgas a poco más de un mes de las elecciones generales de Portugal

El Sindicato Nacional de Motoristas de Matérias Peligrosas, que puso en jaque al país durante la huelga que convocó a mediados de agosto no cuenta con el apoyo de los partidos de izquierda ni los sindicatos. Sus transportistas, no obstante, amenazan con parar el país y tienen mecanismos para hacer escuchar sus reivindicaciones.

Derecho a la ciudad
Seguridad y urbanismo, el relato perdido de las izquierdas

Un reciente estudio ha puesto de manifiesto las diferencias de criterio a la hora de medir los efectos de la gentrificación. En esta divergencia subyace un debate ideológico. La existencia de alternativas o límites a la gentrificación no se ha traducido en políticas concretas en ciudades como Madrid. La derecha y las promotoras siguen teniendo la sartén por el mango.

Ciencia
De aquellos datos, estas conclusiones

Entre científicos, la controversia sobre qué estadística es la “correcta” sigue a día de hoy. Cuál se usa en distintos campos tiene mucho que ver con la costumbre.

Junta de Extremadura
Fruta podrida
Atanasio Naranjo es el presidente de Afruex (la patronal de la fruta). La cabeza visible de un emporio económico, Tany Nature, levantado sobre la explotación de los trabajadores, la ruina de miles de pequeños campesinos y el trato de favor constante de la Junta.

Últimas

Ecofeminismo
¿Por qué molesta Greta Thunberg?
Asististimos una virulenta reacción contra Greta Thunberg que ignora deliberadamente el espacio Fridays for Future, niega el cambio climático y tiene su buena dosis de machismo