Racismo
Verdad injuriosa

Cuando se dice que Mame Mbaye fue víctima por ser “negro, pobre y sin papeles” se está expresando algo que es obvio.

Agentes de policía reducen a un hombre durante los disturbios en Lavapiés tras la muerte de Mame Mbaye
La policía reduce a un hombre en la plaza de Nelson Mandela durante la noche de disturbios en Lavapiés tras la muerte de Mame Mbaye en marzo de 2018. Sara Sda


4 may 2018 06:00

La verdad resulta peligrosa. Podría considerarse una máxima de cualquier tiempo histórico así que valdría para el actual. Decir según qué cosas puede costarte la cárcel, multas u otro tipo de consecuencias nada agradables, ese es el precio a pagar. Además de la persecución con querellas de determinadas opiniones, se consigue desviar la atención de lo fundamental y se coloca la libertad de expresión en el centro del debate. No es menos preocupante su amenaza, quede claro, pero también debiéramos poner sobre la mesa el contenido de esos mensajes, es decir, si encierran o no verdad en su interior. No es una cuestión menor, puesto que si esos mensajes reproducen la verdad, ¿Qué se persigue entonces tras una querella contra sus protagonistas? En realidad esta es la cuestión importante, al menos la más importante.

Cuando una persona lleva más de 10 años en España y no ha podido regularizar su situación a pesar de haberlo intentado varias veces eso es racismo institucional

En estos días Rommy Arce y Malick Gueye acudirán a declarar como investigados por un delito de injurias y calumnias relacionadas con sus opiniones, expresadas en redes sociales, a propósito de la muerte de Mame Mbaye. En los dos casos estamos ante personas de una cierta relevancia pública. La primera es concejala de Ahora Madrid en el Ayuntamiento de Madrid, del sector “crítico” con Carmena, lo que hace sus opiniones más “interesantes” para los medios de comunicación, y el segundo, portavoz del Sindicato de Manteros. ¿Qué es lo que expresaron ambos en las horas siguientes a la muerte de Mame Mbaye?:

En el caso de Rommy Arce lo que escribió fue: "Lucrecia Pérez, Samba Martine... Hoy Mame Mbaye. Los 'nadie' víctimas de la xenofobia institucional y de un sistema capitalista que levanta fronteras interiores y exteriores. El pecado de Mame ser negro, pobre y sin papeles". En otro tuit decía: “Ayer Lavapiés dio una lección de democracia clamando justicia. Una concentración pacífica rindió homenaje a Mame Mbaye y exigió el fin de las políticas migratorias racistas y xenófobas que priva de derechos a las migrantes. No más persecuciones policiales en nuestros barrios". Por último, otro de los mensajes objeto de la controversia situaba en el centro de la cuestión la Ley de Extranjería que "persigue, acorrala, discrimina y estigmatiza a los manteros", aspecto que relacionaba con la muerte de Mbaye, y exigía el "fin del hostigamiento policial".

En el caso de Malick Gueye, sus declaraciones en los días posteriores a la muerte de Mbaye fueron en una línea similar denunciando el racismo institucional y la constante persecución policial, situándolas en el centro del problema con el que se enfrentan cotidianamente muchos vecinos de esta ciudad. En ambos casos se enfrentan a una acusación por injurias y calumnias impulsadas por sindicatos vinculados a la Policía Municipal de Madrid.
Se desprende en ambos casos que la jueza observa indicios de que lo expresado resulta ofensivo para determinados colectivos, en este caso la Policía Municipal de Madrid. El entusiasmo que ciertos grupos políticos han mostrado por la decisión judicial nos invita a pensar que esos grupos también se muestran convencidos de que el contenido de dichos tuits y manifestaciones resultaba injurioso y, por lo tanto, condenable. Sin embargo, cabe una pregunta, o quizás dos, para no extraer de su contexto la cuestión que en el fondo se nos plantea. ¿Puede la verdad ser injuriosa? Y si lo es, ¿Eso impide expresarla?

Los que llevamos muchos años acompañando la vida y la suerte de muchos compañeros y compañeras migrantes sabemos bien de lo que hablamos cuando decimos racismo institucional. Cuando las instituciones que representan el poder, en sus distintas formas, llevan a cabo una sistemática vinculación entre “migración/problema” resulta de la misma un tratamiento permanente de lo relacionado con las personas migrantes que las sitúa en el ámbito de lo indeseable. Claro que existe una intención de limitar la presencia de personas migrantes en este país, sobre todo si no tienen mucho que aportar, según la lógica productivista imperante. No hace falta más que observar la cínica política desarrollada en los últimos tiempos en lo relacionada al acogimiento de los flujos de refugiados provenientes de Siria, Afganistán o Libia. Cuando se dice que Mame Mbaye es víctima por ser “negro, pobre y sin papeles” se está expresando algo que es obvio. La vida de Mame fue una permanente lucha por la supervivencia en un medio hostil que representaba en primer lugar la policía, (encargada de vigilar que no pudiera sobrevivir con un mínimo de dignidad vendiendo en la manta, con la amenaza siempre acechante de la deportación), la administración de justicia (dispuesta a cerrar cualquier pequeña posibilidad de que un día pudiera regularizar Mame su situación) o unas leyes injustas como la de Extranjería que no ponen por encima de cualquier otra consideración la defensa ineludible de la vida, en especial la más vulnerable, el derecho irrenunciable a la felicidad sea cual sea el lugar del mundo al que haya que ir a buscarla, o el respeto de los derechos de todas las personas. En este país se mete a la gente en algo peor que una cárcel, los CIES lo son puesto que en ellos la regulación de los derechos de los allí recluidos es casi inexistente, solo por no estar en posesión de unos papeles para los que la misma institución que te detiene te niega la posibilidad de tenerlos. Eso mató a Samba Martine, otra verdad injuriosa. En definitiva, si Mame no hubiese sido negro, pobre y sin papeles hoy seguiría entre nosotros.

Y es que el racismo institucional es algo sistémico que no siempre es visible a simple vista. No todo es tan “grosero” como una identificación indiscriminada contra negros o magrebíes en la entrada del metro. Hay elementos más sutiles cuya existencia demuestra que existe una estrategia que persigue criminalizar la inmigración para imponer un discurso restrictivo y favorable a la aplicación de medidas que limiten la presencia de inmigrantes en nuestros barrios y nuestras calles, al menos, no más allá del número suficiente. Cuando en la ventanilla de un centro de salud se hace todo lo posible por disuadir del uso de sus derechos a un paciente extranjero y pobre, eso es racismo institucional. Cuando la Comunidad de Madrid no aborda de una vez por todas  la situación de los menores tutelados magrebíes enganchados al disolvente en nuestra ciudad estableciendo una estrategia integral educativa/sanitaria/política para atender a esos críos es racismo institucional. Cuando una persona lleva más de 10 años en España y no ha podido regularizar su situación a pesar de haberlo intentado varias veces eso es racismo institucional. Cuando en definitiva, los Estados, la Instituciones, las Administraciones no se ponen al servicio de aquellos que entre nosotros se encuentran en situación de mayor vulnerabilidad, y no lo hacen porque esas personas son extranjeras y pobres, eso es racismo institucional.

Silenciar la verdad tiene un enemigo. La propia condición misma de la verdad. Es como la vía de agua en un barco viejo, que tapas una grieta y en seguida surge otra. Nuestra Democracia se parece cada día más a ese barco viejo y el agua se filtra de manera inevitable. Quizás la solución no pase por tapar grietas para salvar el barco sino por hacer construir otro basado en una nueva forma de entender las relaciones humanas y económicas, primero la vida después el beneficio. Quizás ese día podamos empezar a reconocer las innumerables víctimas de un sistema que nos deshumaniza y separa. Y si, Mame Mbaye fue una de ellas.

Relacionadas

Racismo
Denuncian más paradas racistas, abusos y agresiones policiales en Bilbao

Desde SOS Racismo Bizkaia recuerdan que “el abuso y las agresiones policiales tienen un fondo racista claro y no se pueden entender fuera de este marco”. Como ejemplo de esta violencia policial, destacan “la brutal agresión propinada a un joven magrebí, acogido en uno de los albergues de la capital vizcaína”.

Coronavirus
Aplican la Ley Mordaza a una red de apoyo mutuo que reparte comida a migrantes en Barcelona

La Guardia Urbana del Ayuntamiento de Barcelona cursa dos denuncias que podrían suponer hasta 60.000 euros a colectivos migrantes que atienden situaciones de emergencia alimentaria y económica. Fuentes del Ayuntamiento aseguran que se retirará la denuncia.

Coronavirus
Quién nos lo iba a decir
Estar confinadas no es sinónimo de estar calladas. Es un momento de cambio, de cambio necesario. Quién nos lo iba a decir.
0 Comentarios

Destacadas

Coronavirus
Afrontar el covid19 lejos de las grandes ciudades

La crisis del coronavirus pone en evidencia las carencias en infraestructura y personal sanitario de la España vaciada y muestra la importancia de la función preventiva de la atención primaria. 

Coronavirus
Libera tu wifi: iniciativas para que todo el alumnado pueda ‘ir’ a la escuela online

Las clases no han parado durante la pandemia y entre el 10 y el 12% de los y las estudiantes no acceden a las plataformas. Iniciativas ciudadanas como ‘Liberad a Wifi’ luchan por alcanzar un acceso universal a la red. Mientras, las comunidades ofrecen dispositivos, en algunos casos insuficientes, como denuncian las organizaciones.

Coronavirus
Fuerza mayor, fuerza de ley, fuerza de trabajo

¿Vamos a ser capaces de encarnar el común de las fuerzas de trabajo confinadas? ¿Vamos a ser capaces de señalar la dualidad irreconciliable entre las exigencias de su cuidado y su reproducción y las exigencias de la ganancia y la renta parasitarias?

Coronavirus
El cierre temporal de la producción en época de pandemia

El debate sobre la paralización de la producción sigue abierto. Los intereses empresariales y el mantenimiento de la actividad deben quedar supeditados a evitar el colapso hospitalario y garantizar la salud en el trabajo, a pesar de las patronales y el Gobierno vasco

Coronavirus
La distopía de detrás del espejo (I Parte)

Las distopías plantean escenarios de una sociedad indeseable por tiránica o deshumanizada para que sirva de reflexión. Una vacuna que ponga fin a la crisis sanitaria dependiente de recursos limitados podría ser el principio de una crisis social agónica.  Nuestras aspiraciones individuales y colectivas dirigidas desde el sigilo de una élite codiciosa llevan décadas provocando escenarios similares.

Libertad de información
Eva Joly: “Si Julian Assange es extraditado, es el fin del estado de derecho en Occidente”

La abogada, exmagistrada y europarlamentaria hasta el 2019, Eva Joly, habla de la situación de Assange y denuncia torturas y violanciones de derechos humanos por parte de Estados Unidos.

Movimientos sociales
Instantes de una década de movilizaciones

El periodista audiovisual Juan Zarza lleva desde 2011 retratando las movilizaciones sociales acaecidas en Madrid. Ahora añade la pluma a la imagen y lanza Sombras Blandas, un volumen en el que realiza un recorrido “no idealizado” sobre la eclosión social en la capital del Estado desde el 15M. Recogemos cinco instantes del libro.

Costa de Marfil
La lucha contra la violencia sexual toma fuerza en Costa de Marfil

Cientos de jóvenes marfileñas han unido fuerzas para formar dos movimientos, en sintonía, que erradiquen el abuso y las agresiones sexuales en el país. Time to Act y Let’s fight together educan en el consentimiento, apoyan y asesoran jurídicamente a las víctimas, con la igualdad y la justicia en el horizonte.

Coronavirus
Adaptarse o morir: homo economicus en la orilla el abismo

Un cambio de condiciones en el Orden de la Naturaleza nos sitúa frente al espejo de nuestras contradicciones. ¿Cómo somos y en qué medida lo que somos definirá lo que seremos?, ¿qué significa adaptación en tiempo de pandemia?


Últimas

Música
Canciones infantiles: hay vida más allá de los CantaJuego

Buenas noticias: bandas e intérpretes, históricos y presentes, llevan décadas haciendo canciones y música infantil con una lógica diametralmente opuesta a la industria de canciones para niños.

Coronavirus
Guayaquil, 'colonial' virus
Analizamos el trasfondo colonial que esconde la catástrofe humanitaria que se está viviendo en la ciudad ecuatoriana de Guayaquil.
Coronavirus
Uno de cada cuatro españoles dispone de menos de 30m² para vivir el confinamiento

La encuesta de hogares del INE arroja una panorámica de cómo se está viviendo el aislamiento en el país: el 28% de viviendas dispone de menos de 30m² por ocupante, y una de cada cuatro familias españolas pasa el confinamiento en espacios de menos de 75m². También preocupan los datos de quienes viven solas: cuatro de cada diez son mayores de 65 años, la mayoría mujeres.