Política
Creemos que somos tolerantes

Todo esto se desata por un comentario de mi hermana durante el debate electoral, que fue “¿te has dado cuenta de que los políticos son casi los únicos que usan la palabra 'rotundamente'?”.


publicado
2019-12-02 16:00

Obviamente hay más personas que la usan, pero me dejó la espinita clavada, sobre la seguridad que tenemos al hablar. Ya escribí en otra ocasión sobre lo importante que me resulta la duda, y sobre cómo yo no me fío, a priori, de quien me dice “la verdad es…”. Considerando que cada uno de nosotros tenemos nuestra verdad individual, me resulta, personalmente, difícil entender cómo podemos ser tan contundentes en nuestras afirmaciones. Me comentaba una socióloga que “no son más que juegos de poder, intentando establecer una dominancia intelectual”.

A raíz de las últimas elecciones, del 10N, en el parque donde paseo a mi perro, no paro de escuchar cosas como “Y ahora va a gobernar el Sánchez, ¡pero si no lo quiere nadie!” o “¡Que va a entrar 'el coletas'en el gobierno! ¡Qué poca vergüenza!”. Ante este tipo de afirmaciones veo que la tolerancia es una asignatura pendiente para muchas personas. No es que sea el caso más extremo, para eso podemos ver a la nueva presidenta de Bolivia, con tweets como “¡Satánicos, a Dios nadie lo reemplaza!”, el cual no voy a comentar. Creer que se tiene razón sin ponerse previamente en los pies de otro tiene riesgos, pero no para quien habla, sino para los demás.

Creer que se tiene razón sin ponerse previamente en los pies de otro tiene riesgos, pero no para quien habla, sino para los demás

Curiosamente, en los últimos meses se han producido movilizaciones masivas y violaciones de los derechos humanos, muertes,... en Ecuador, Colombia, Perú, Haití, Hong Kong, Chile y Bolivia como protesta contra sus gobiernos o por el cambio de gobierno o de leyes, y los medios han hecho poco caso a todo lo que ocurre, por decirlo suavemente. Me preguntaba un amigo el otro día: “¿Y si hubiera pasado eso mismo en Venezuela? ¡Estaríamos hartos de escucharlo por todas partes!” Curioso, ¿no? En unos países importa más que en otros la muerte de decenas de personas o que se violen sus derechos o sus cuerpos directamente.

Aunque sé que es terreno movedizo, creo que vale la pena mencionar el tema de Cataluña. Voy a intentar dar una visión que, al menos yo, no he visto recogida en ningún medio de comunicación hasta ahora. Creo que todos los países en sus configuraciones actuales, no se me ocurre ninguna excepción, surgen de la independencia de otro país. No solo eso, sino que hasta ahora el proceso solía ir precedido de algún altercado bélico. ¿Por qué? Porque todos los países, o anteriormente imperios, defienden sus territorios con ferocidad. ¿No creen que es un gesto sobrecogedoramente humano preguntarle al pueblo si quiere seguir en el país en que vive actualmente o prefiere independizarse? Es decir, “voy a hacer una consulta para ver qué hago a partir de ahora, dependiendo de lo que quiera la mayoría de mi gente”.No entro en tema de manipulaciones, porque creo que las hay de ambos lados.

La idea que me chirría es cuando las personas con las que hablo del tema me dicen que ellos también deben tener derecho a votar si se produce referéndum. Imaginemos por un segundo que Cuba le hubiera preguntado a España sobre su independencia, o que Sudán del Sur le hubiera preguntado a Sudán del Norte. No tiene mucho sentido preguntar cuando no te sientes igual, ¿no? Declarar ilegal el referéndum es lógico desde el punto de vista del resto del país, que no quiere perder una parte de sí mismo, pero no sé si hay alguna forma de hacerlo sin violencia. ¿Sería posible, dado que el derecho de autodeterminación no siempre se puede aplicar, tener algún tipo de mecanismo internacional que considere este tipo de situaciones? No sé qué les parece, pero a mí me da la sensación de que un país que tolere más particularidades, y que las fomente, tiene más posibilidades de permanecer íntegro.

En 1982 Eric Wolf escribía en Europa y la gente sin historia: “Si por doquier encontramos conexiones, ¿por qué nos empeñamos en convertir fenómenos dinámicos e interconectados en cosas estáticas y desconectadas? Parte de esto se debe, probablemente, a la forma en que hemos aprendido nuestra propia historia. Nos han enseñado, tanto en las aulas como fuera de ellas, que existe una entidad llamada Occidente, y que podemos pensar en este Occidente como si fuera una sociedad de civilización independiente de, y opuesta a, otras sociedades y civilizaciones”. Habiendo aprendido historia de España pensamos, quizás, que cuando perdimos nuestras últimas colonias “ya está, así quedó”, pero no tiene porqué ser así.

Mirando unos datos sobre el 10N, de nuevo, rescato algo que me parece curioso, y es que por lo general las rentas más altas votan más a la derecha y las más bajas a la izquierda. Y tiene sentido, ¿no? Pero no todos somos siempre renta alta o renta baja. Últimamente, y espero que no se lo tomen a mal, me doy cuenta de que las personas mayores a mi alrededor son, a grandes rasgos, más de derechas de lo que eran. Puede ser un tema generacional, que ahora hay más libertades que antes, y hay muchas cosas que les “cogen de mayor”. Pero ¿y si hay algo más? Quizás el simple hecho de ir acumulando dinero, comodidades, mejores electrodomésticos,... nos hace tener miedo a perderlos, y ese miedo nos hace tender más hacia lo conservador. Un amigo me comentó una vez que él había votado siempre a la izquierda, pero que, a raíz de su nueva posición, en la que ganaba más dinero, había empezado a votar más a la derecha.

Históricamente, después de cada crisis económica hay un resurgimiento de la extrema derecha, y sigue siendo así

Otra cosa que me sorprende es la incapacidad de la izquierda (globalmente) de aprender. Históricamente, después de cada crisis económica hay un resurgimiento de la extrema derecha, y sigue siendo así. La izquierda tiene un componente muy moral que parece que previene la intervención, aunque imagino que mucha gente rebatiría esto. Mi pregunta es: ¿Cómo es posible que la izquierda no haya desarrollado mecanismos para frenar ese resurgir? Mi opinión es que en general se intenta sin violencia, y en los lugares donde se llevó a cabo con surgimientos armados, véase China o Cuba, se convierten en sistemas autoritarios con muy mala fama. Sin embargo, hay muchísimos más casos de sistemas autoritarios que surgen de la derecha.

Quería terminar con una pequeña reflexión: ¿Queremos que sea el egoísmo y la falta de tolerancia los que marquen el futuro? No intento hacer cambiar a nadie el voto, ni mucho menos, pero sí que la convivencia sea más calmada, más tolerante y, sobre todo, más reflexionada. Atacar en los medios de comunicación, o físicamente, a una parte de la población con la que convivimos no hace más que polarizar los puntos de vista y generar roce. ¿Quién gana con el odio? Cuando a un sector de la población, que queremos mantener con nosotros, les gritamos “¡A por ellos!”, ¿estamos fomentando que todo vuelva a la normalidad y la convivencia sea buena?

Relacionadas

Política
La miserabilidad de la política “institucional” sigue siendo miserable, lo diga Agamenón o su porquero

“Si para subir el SMI, tenemos que aplaudir al Rey por respeto institucional, lo aplaudiremos” (Irene Montero, ministra de Igualdad y militante de UP)
Más que contradicciones… “Al estar en minoría en este gobierno, tendremos que acostumbrarnos a que no se podrá realizar nuestro programa” (carta de Pablo Iglesias a sus inscritos)
“UP, conjuntamente con PSOE, PP y resto de la mesa parlamentaria, considera que el expediente de Billy el Niño, el torturador y servicial del fascismo y del régimen, por cuestiones jurídicas, no puede hacerse público” (posición inicial de UP en la mesa del parlamento)… a continuación de saberse su posición por los medios de comunicación, dicen que lo sienten, que fue un error

En Marea
Outra vez o desencanto?

Os resultados do 10N de Galiza parecen confirmar a tendencia á desafección do electorado galego coas forzas do antigo espazo das mareas. Diversas voces analizan para O Salto as posíbeis causas do desencanto coa política transformadora

Economía social y solidaria
Políticas públicas para fortalecer la economía social solidaria
España es el noveno país con más empleados en la economía social y solidaria, en concreto, 2,2 millones de trabajadores en 43.000 iniciativas, por lo que desde las administraciones se impulsan políticas públicas para impulsar y fortalecer estos proyectos transformadores
1 Comentario
#44093 24:37 3/12/2019

El artículo y la foto de su portada se parece tanto como una sardina a un pato

Responder
3
1

Destacadas

Justicia
La guardia malpagada y a la carrera de una abogada del turno de oficio

El trabajo de los letrados encargados de la justicia gratuita es hoy en día inabarcable en una precaria profesión de la que depende la defensa de los acusados con menos recursos. El sector prepara protestas en varias comunidades.

Redes sociales
Gab, la red social a la que se ha pasado Vox

Gab, la “red social sin censura” a la que se ha pasado el partido ultraderechista Vox es una especie de safe area (espacio seguro) para la extrema derecha donde puede compartir libremente sus mensajes y organizarse lejos del escrutinio de los supervisores de contenidos de otras redes sociales y, por descontado, de otros usuarios.

LGTBIQ
Jarana y activismo queer se unen en el Sarao Drag de Futuroa

El Sarao Drag, organizado por el colectivo Futuroa, ha celebrado ocho ediciones de una fiesta a la que cada vez acude más gente dispuesta a pasarlo bien y desafiar la normatividad.

Racismo
La xenofobia en América Latina se expande más rápido que el coronavirus

Mientras en España los españoles de origen chino, o chinos de segunda generación se coordinaban por medio de las redes sociales para lanzar la campaña #Nosoyunvirus, al otro lado del charco la crisis del coronavirus afectaba a un colectivo en una sociedad también atravesada por el racismo, pero de manera diferente.