Pista de aterrizaje
Alazne Arruti: “Los hombres son responsables de que haya caseríos vacíos”

Alazne Arruti Irigoyen es una baserritarra que regenta una pequeña sidrería ecológica desde 2002, que también es casa rural, en plena costa gipuzkoana. Su hija será la quinta generación de mujeres que regenta el caserío


publicado
2018-06-22 15:15:00

Hija única de madre soltera, Alazne Arruti Irigoyen es, a sus 45 años, madre de una niña. Abandonó sus estudios de Química para convertirse en técnica de Industria Alimentaria. Regenta una pequeña sidrería ecológica desde 2002, que también es casa rural, en plena costa gipuzkoana. Ambos proyectos complementan las faenas tradicionales que aprendió en su caserío familiar, Txindurri Iturri, conocido por la fuente que le da el nombre.

¿Es mejor vivir en un pueblo o en una ciudad?
Cuando era pequeña teníamos que volver andando a casa al salir de la escuela, media hora atravesando el monte, un tramo sola y otro acompañada. Recuerdo aquello como algo maravilloso. Hoy valoro salir de casa sin llaves, sin dinero en el bolsillo. Levantar la vista y ver si aquel árbol está en flor, si ha venido tal pájaro, o cómo está ese sendero.

Tu hija es la quinta generación de mujeres en Txindurri Iturri, ¿a qué se debe esta saga matrilineal?
Es una mezcla de factores y de azar. Pantxika, mi bisabuela, se quedó viuda; María Antonia, la amama, tuvo un marido que amaba este lugar. Rosario, mi ama, tuvo que pelear por lo suyo y amplió el proyecto incorporando la sidrería, la hostelería y el agroturismo. Aquí estamos ahora las tres: ella, mi hija Janire y yo, elaborando productos saludables y respetuosos con el entorno y ofeciendo un lugar para el turismo responsable.

¿Por qué tuvo que luchar tu ama?
El mundo de las herencias es muy complicado. Cuando el arreglo no es fácil, los problemas pueden enquistarse durante años, y más cuando hay machismo de por medio.

Toda la costa lleva años con una presión especulativa enorme. Cada vez hay más caseríos convertido en segundas o primeras viviendas de familias con gran capacidad adquisitiva que no se dedican a la agricultura

¿Por qué?
Aunque se hayan ido a vivir al pueblo o a la ciudad, los hombres prefieren vender el caserío antes de que se lo quede una mujer de la familia y gestione la propiedad de los antepasados. De hecho, son responsables de que haya bastantes vacíos. Quieras o no, ser representante de un caserío da cierto prestigio social y agrícola. Es algo muy simbólico. Conozco a unas cuantas mujeres que, a sus 50 o 60 años, están yendo a juicios y pasando mucho tiempo en los juzgados contra posibles herederos o compradores para luchar por mantener la actividad.

¿El patriarcado es el culpable?
Es obvio que hay otras razones. Toda la costa lleva años con una presión especulativa enorme, como le está pasando a Donostia con la gentrificación. Cada vez hay más caseríos convertido en chalés, en segundas residencias o en primeras viviendas de familias con gran capacidad adquisitiva que no se dedican a la agricultura y que plantan pinos y eucaliptos. Por otra parte, están las grandes infraestructuras y los polígonos industriales, que estrangulan la viabilidad de estos modos de vida, que son ecosistemas muy frágiles con fuentes de ingresos diversas.

El mundo de las herencias es muy complicado. Los hombres prefieren vender el caserío antes de que se lo quede una mujer de la familia y gestione la propiedad de los antepasados

¿Y el relevo generacional?
El envejecimiento también es un gran problema. Está fracturando la transmisión generacional de los conocimientos y el equilibrio sociocultural. Y relacionado con esto, no conseguimos recuperar la conexión entre población rural y población urbana. Esto último es el gran reto para quienes estamos tratando de reconstruir el entorno. Se habla mucho de kilómetro cero pero hemos avanzado poco, y la administración no ayuda.

¿Por qué? 
Demasiada legislación mal concebida. La sidra embotellada se incluye entre los productos que necesitan registro sanitario, que es mucho más restrictivo que el permiso sanitario. En la práctica, es una caza de brujas contra pequeñas productoras como la nuestra, que van poco más allá del autoconsumo. Yo tengo que tener un local para trabajar un mes y embotellar un día... al año. Y luego está la política de ayudas europeas, que beneficia principalmente a los grandes propietarios. 

“El registro sanitario es una caza de brujas contra las pequeñas productoras de sidra”
¿Cómo de generalizado está el panorama que describes?
Muy ampliamente. En nuestro caso, sin ir más lejos, el caserío más cercano ahora es propiedad de gente de la ciudad. Se han traído unos ciervos y ahí los tienen, pastando en el prado contiguo. Un poco más abajo, en el valle, se pusieron fábricas y filas de adosados que se vendieron a baserritarras de los alrededores. Varios de ellos tienen animales en el patio trasero y los sueltan para que anden por nuestro bosque. Es su manera de huir de la claustrofobia urbana y de conectarse al modo de vida anterior del caserío donde hace falta una mentalidad amplia y abierta.

Diría que el estereotipo funciona al revés...
Ya. En los años 50, tras la posguerra, llegó la industrialización a estos valles. Se puso una fábrica de cemento en Arrona. Vino inmigración extremeña, andaluza y gallega. ¿Quién acogió a esas gentes hasta que los patrones les construyeron casas baratas y economatos al lado de los centros de trabajo? Los caseríos.

Relacionadas

Pista de aterrizaje
Josune Muñoz: “La crítica masculina intenta acomplejar a las mujeres”

Josune Muñoz (Bilbao, 1967) es conductora de talleres de literatura para mujeres en Skolastica. Un espacio de referencia para lectoras.

Pista de aterrizaje
Sara Ibáñez: “Empecé a dudar de Petronor cuando tuve dos abortos”

Ibáñez es una de las caras visibles de Meatzaldea Bizirik, la plataforma contra la planta de coque de la refinería Petronor de Muskiz (Bizkaia). Se unió al movimiento ecologista por ser vecina de la planta de esta refinería.

0 Comentarios

Destacadas

Infancia
Ana María Bayo: “Servicios Sociales te dice que denuncies; lo que venga detrás ya te lo comes sola”
La tercera de las mujeres a las que se ha intentado relacionar con una presunta “trama” para secuestrar niños a través de la asociación Infancia Libre no ha sido acusada por sustracción de menores. Tampoco se ocultó con su hija ni pasó por la consulta de la pediatra de Granada.
Partidos políticos
A la portuguesa o a la turca
1

La táctica del presidente en funciones está definida ya. Su plan puede funcionar a corto plazo, pero eliminar la política de su programa de Gobierno acarrea importantes riesgos.

Refugiados
La nueva estrategia de rescate en el mar del Gobierno de Pedro Sánchez provoca más muertes en el Mediterráneo

Desde APDHA e Irídia advierten que la limitación de la actuación de Salvamento Marítimo ordenada en enero por el Gobierno de Pedro Sánchez fue la causante de la muerte, el pasado 18 de junio, de 22 personas en el Mar de Alborán.

Fiscalidad
Los países en los que se paga por ver la televisión

Este impuesto, un fijo mensual en algunos lugares y en función del número de aparatos en otros, sirve para financiar los medios de comunicación públicos de algunos países de Europa.

Música
Fatoumata Diawara quiso ser la primera mujer africana en tocar la guitarra eléctrica

La cantante maliense Fatoumata Diawara desplegó en su concierto en Madrid sonidos cercanos al wah wah de Jimi Hendrix y un final de fiesta total con “Bonya”, una de las canciones que mejor describe lo que es el pop en 2019. Asimismo se presentó como embajadora de todo el continente africano, una posición controvertida para un músico.

Burkina Faso
“En Burkina Faso ganar elecciones no da necesariamente legitimidad para gobernar”

Boureima Ouedraogo es periodista de investigación y director del diario burkinabés Le reporter, un medio incómodo con el poder. Partícipe en la insurrección popular que acabó con el regimen de Compaoré en 2014, este comunicador ha indagado profundamente en el caso Thomas Sankara. Las pesquisas para aclarar el asesinato de este referente o el rol de los grupos terroristas con base en el país centran esta conversación con Ouedraogo.

Últimas

Sanidad
Cuando una imagen vale más que 100.000 palabras

A la geriatría no la humillan los trabajadores, no señores míos, la humillan los grupos empresariales que sin tener ni idea de servicios sociales juntan en su cartera de negocios gasolineras, cadenas de supermercados, activos inmobiliarios y ahora la nueva moda, centros geriátricos.

Fronteras
“Si no hubiésemos estado ahogándonos en la frontera, hubiesen venido a salvarnos”

El colectivo Caminando Fronteras publica su informe Vida en la Necrofrontera, una denuncia contra las políticas fronterizas que recupera la memoria de más de un millar de personas muertas o desaparecidas en su intento de llegar al Estado español por la Frontera Sur.

Antiespecismo
La historia de River
1
River es un cerdo rescatado por personas voluntarias del Santuario El Hogar. Su cuerpo está marcado por una vida de explotación. Esta es su historia.
Extrema derecha
Abascal, aliado del Likud israelí y a su vez del presidenciable pinochetista, hijo de un oficial de Hitler

Santiago Abascal niega una y otra vez que él y su partido sean de ultraderecha. Defiende posiciones de ultraderecha día tras día, sus aliados internacionales son de ultraderecha, pero teme que un reconocimiento explícito de su ideología alerte a electores ingenuos y haga repensar ciertos apoyos.

Polución
Madrid Central: nuevo récord de aire limpio en los 22 primeros días de junio

Con los datos de junio, Madrid Central habría conseguido por tercer mes consecutivo reducir los niveles de dióxido de nitrógeno a mínimos históricos.

Polución
45 millones de personas respiraron aire contaminado en España en 2018

El informe La calidad del aire en el Estado español 2018 señala que, pese a que la inestabilidad atmosférica alivió la polución, el 97% de la población y el 92% del territorio estuvieron expuestos a niveles superiores a los recomendados por la OMS.