Pista de aterrizaje
Alazne Arruti: “Los hombres son responsables de que haya caseríos vacíos”

Alazne Arruti Irigoyen es una baserritarra que regenta una pequeña sidrería ecológica desde 2002, que también es casa rural, en plena costa gipuzkoana. Su hija será la quinta generación de mujeres que regenta el caserío


publicado
2018-06-22 15:15

Hija única de madre soltera, Alazne Arruti Irigoyen es, a sus 45 años, madre de una niña. Abandonó sus estudios de Química para convertirse en técnica de Industria Alimentaria. Regenta una pequeña sidrería ecológica desde 2002, que también es casa rural, en plena costa gipuzkoana. Ambos proyectos complementan las faenas tradicionales que aprendió en su caserío familiar, Txindurri Iturri, conocido por la fuente que le da el nombre.

¿Es mejor vivir en un pueblo o en una ciudad?
Cuando era pequeña teníamos que volver andando a casa al salir de la escuela, media hora atravesando el monte, un tramo sola y otro acompañada. Recuerdo aquello como algo maravilloso. Hoy valoro salir de casa sin llaves, sin dinero en el bolsillo. Levantar la vista y ver si aquel árbol está en flor, si ha venido tal pájaro, o cómo está ese sendero.

Tu hija es la quinta generación de mujeres en Txindurri Iturri, ¿a qué se debe esta saga matrilineal?
Es una mezcla de factores y de azar. Pantxika, mi bisabuela, se quedó viuda; María Antonia, la amama, tuvo un marido que amaba este lugar. Rosario, mi ama, tuvo que pelear por lo suyo y amplió el proyecto incorporando la sidrería, la hostelería y el agroturismo. Aquí estamos ahora las tres: ella, mi hija Janire y yo, elaborando productos saludables y respetuosos con el entorno y ofeciendo un lugar para el turismo responsable.

¿Por qué tuvo que luchar tu ama?
El mundo de las herencias es muy complicado. Cuando el arreglo no es fácil, los problemas pueden enquistarse durante años, y más cuando hay machismo de por medio.

Toda la costa lleva años con una presión especulativa enorme. Cada vez hay más caseríos convertido en segundas o primeras viviendas de familias con gran capacidad adquisitiva que no se dedican a la agricultura

¿Por qué?
Aunque se hayan ido a vivir al pueblo o a la ciudad, los hombres prefieren vender el caserío antes de que se lo quede una mujer de la familia y gestione la propiedad de los antepasados. De hecho, son responsables de que haya bastantes vacíos. Quieras o no, ser representante de un caserío da cierto prestigio social y agrícola. Es algo muy simbólico. Conozco a unas cuantas mujeres que, a sus 50 o 60 años, están yendo a juicios y pasando mucho tiempo en los juzgados contra posibles herederos o compradores para luchar por mantener la actividad.

¿El patriarcado es el culpable?
Es obvio que hay otras razones. Toda la costa lleva años con una presión especulativa enorme, como le está pasando a Donostia con la gentrificación. Cada vez hay más caseríos convertido en chalés, en segundas residencias o en primeras viviendas de familias con gran capacidad adquisitiva que no se dedican a la agricultura y que plantan pinos y eucaliptos. Por otra parte, están las grandes infraestructuras y los polígonos industriales, que estrangulan la viabilidad de estos modos de vida, que son ecosistemas muy frágiles con fuentes de ingresos diversas.

El mundo de las herencias es muy complicado. Los hombres prefieren vender el caserío antes de que se lo quede una mujer de la familia y gestione la propiedad de los antepasados

¿Y el relevo generacional?
El envejecimiento también es un gran problema. Está fracturando la transmisión generacional de los conocimientos y el equilibrio sociocultural. Y relacionado con esto, no conseguimos recuperar la conexión entre población rural y población urbana. Esto último es el gran reto para quienes estamos tratando de reconstruir el entorno. Se habla mucho de kilómetro cero pero hemos avanzado poco, y la administración no ayuda.

¿Por qué? 
Demasiada legislación mal concebida. La sidra embotellada se incluye entre los productos que necesitan registro sanitario, que es mucho más restrictivo que el permiso sanitario. En la práctica, es una caza de brujas contra pequeñas productoras como la nuestra, que van poco más allá del autoconsumo. Yo tengo que tener un local para trabajar un mes y embotellar un día... al año. Y luego está la política de ayudas europeas, que beneficia principalmente a los grandes propietarios. 

“El registro sanitario es una caza de brujas contra las pequeñas productoras de sidra”
¿Cómo de generalizado está el panorama que describes?
Muy ampliamente. En nuestro caso, sin ir más lejos, el caserío más cercano ahora es propiedad de gente de la ciudad. Se han traído unos ciervos y ahí los tienen, pastando en el prado contiguo. Un poco más abajo, en el valle, se pusieron fábricas y filas de adosados que se vendieron a baserritarras de los alrededores. Varios de ellos tienen animales en el patio trasero y los sueltan para que anden por nuestro bosque. Es su manera de huir de la claustrofobia urbana y de conectarse al modo de vida anterior del caserío donde hace falta una mentalidad amplia y abierta.

Diría que el estereotipo funciona al revés...
Ya. En los años 50, tras la posguerra, llegó la industrialización a estos valles. Se puso una fábrica de cemento en Arrona. Vino inmigración extremeña, andaluza y gallega. ¿Quién acogió a esas gentes hasta que los patrones les construyeron casas baratas y economatos al lado de los centros de trabajo? Los caseríos.

Relacionadas

Pista de aterrizaje
Marta Meneu: “Son necesarios más 'booktubers' en valencià”

Marta Meneu se dedica a publicar contenido relacionado con la literatura en su especio de YouTube La prestatgeria de Marta, uno de los pocos canales de BookTube en valencià en todo el territorio. También publicó recientemente su primera novela El senyal (Bromera, 2019).

Pista de aterrizaje
Marta Meneu: “Són necessaris més ‘booktubers’ en valencià”

Marta Meneu es dedica a publicar contingut relacionat amb la literatura en el seu espai de YouTube La prestatgeria de Marta, un dels pocs canals de BookTube en valencià en tot el territori. També va publicar recentment la seua primera novel·la El senyal (Bromera, 2019).

Pista de aterrizaje
“Limpiar es digno, pero en estas condiciones no”

Marisa Palazzo y Paqui Ruiz son dos de las mujeres que durante muchos años contribuyeron al crecimiento económico de Benidorm, aunque en su faceta más invisible: la de las camareras de piso.

0 Comentarios

Destacadas

Casas de apuestas
BetOver, la aplicación para mapear casas de apuestas

Una app colaborativa permite mapear las casas de apuestas, colegios y otros puntos sensibles de manera colectiva para “que haya una presión ciudadana sobre estos negocios y para luchar contra la ludopatía”.

Extrema derecha
El terrorismo de extrema derecha golpea Alemania de nuevo

Un hombre de 46 años vecino de la ciudad de Hanau, Alemania, ha matado a diez personas. Este ataque se suma a una larga lista de lobos solitarios, células terroristas, asesinatos y planes para tomar el poder que provienen de la extrema derecha alemana.

Extrema derecha
Cuando los nazis no parecen nazis

Lo acontecido en Hanau ha hecho sonar las alarmas de manera repentina, pero la cuestión viene de lejos: el racismo continuado y normalizado en una sociedad que mira para otro lado.

Iglesia católica
Miguel Hurtado: “Mi nueva religión es proteger a los niños de los pederastas”

Los abusos sexuales que sufrió de adolescente en la Abadía de Monterrat le hicieron perder su fe en dioses y buscarla en los Derechos Humanos. Miguel Hurtado ha publicado un libro sobre cómo el silencio mueve y mantiene a la Iglesia Católica.

Migración
Mody Cissoko, el joven maliense al que España devolvió a la guerra

Cissoko completó la travesía entre Malí y el archipiélago canario pasando por Senegal. Tras varias semanas en el CIE de Barranco Seco, fue deportado en un vuelo con destino Nuadibú. Finalmente, se le trasladó a la frontera maliense. Denuncia que no se le permitió pedir asilo. 

Deportes
El vecindario de Hortaleza se enfunda los guantes de boxeo contra el racismo

Hortaleza Boxing Crew lleva cinco años funcionando para presentar alternativas de ocio gratuitas a chicos y chicas de este distrito del noroeste de Madrid, señalado por el racismo institucional y los discursos de odio.

Últimas

Vivienda
Idealista, Look & Find y otras cinco investigadas por pactar precios

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha iniciado un expediente sancionador contra siete empresas vinculadas al mercado de intermediación inmobiliaria por coordinación de precios y otras condiciones comerciales.

Catalunya
El juzgado de Figueres decreta el secreto de sumario en los cortes de la AP7 de Tsunami Democràtic

Más de 200 personas han sido citadas a declarar por la movilización en la Jonquera contra la sentencia del Procés. Los abogados denuncian indefensión y, al menos diez de los investigados, han expresado su intención de no comparecer ante la Policía como acto de desobediencia civil. 

Sistémico Madrid
Bergé, el poder de Getxo es invisible a los ojos

La aristocracia de Neguri mantiene con Madrid una relación tan esencial y virtuosa que parece que no existe. Bergé, desconocida a pensar de sus 150 años de vida, con un negocio de 2.700 millones y su sede junto a la Puerta de Alcalá, es el vivo ejemplo.

Agricultura
Galería | Una tractorada paraliza Granada

Con la consigna ‘Precios justos para un campo vivo’, cinco columnas de tractores han partido a primera hora de la mañana desde diferentes puntos de la provincia hasta la capital granadina, cuyas arterias principales han quedado colapsadas durante toda la jornada.

Filosofía
[Podcast] Post Apocalipsis Nau #31 Aceleracionismo 1.0
Entrevistamos a Mariano Hernán sobre internet e infancia. Analizamos el Aceleracionismo y Xenofeminismo con Toni Navarro y Francisco Jota Pérez.