Música
Poison Arrow, antropología y machetes en la pista de baile

Poison Arrow, el proyecto de música electrónica que desarrolla la colombiana Natalia Escobar, trata de “desamores, crímenes pasionales, patriarcado, identidad de género y empoderamiento”. Mucha materia para incendiar la discoteca. O la cantina.

Natalia Escobar 2
Natalia Escobar, música electrónica armada con el alias Poison Arrow. David F. Sabadell

publicado
2019-10-12 06:00

Una de las primeras veces que la entonces adolescente Natalia Escobar (Manizales, Colombia, 1986) fue a una fiesta de música electrónica vio cómo ametrallaban a una persona a su lado. También a esa edad, antes de cumplir los 15 años, entró en una cantina en su pueblo, que además era un strip club. Un lugar sórdido pero sincero, según lo recuerda, donde contempló a mujeres desnudas y poderosas.

Ambas experiencias se intuyen en Poison Arrow, un proyecto de música electrónica en el que rinde homenaje a las mujeres de las cantinas colombianas, esos locales en los que se cuentan historias duras y se escucha música carrilera.

Armada con un par de machetes, la artista recibe a El Salto después de la prueba de sonido para su actuación en el festival She Makes Noise, celebrado entre los días 3 y 6 de octubre en La Casa Encendida, Madrid.

¿Qué se puede conocer de Colombia escuchando tu música?
De la música en sí se puede conocer la música carrilera. Poison Arrow viene de esta música de despecho, la música que la gente escucha en Colombia cuando tiene el corazón roto. Mi propuesta es hablar de cuando Cupido tira la flecha pero la tira mal [risas]. Me gusta contar estas historias de cantina, que se escuchan en pueblos cafeteros colombianos. También se puede conocer ese misticismo que hay alrededor de esta música.

¿Que se conozca Colombia es uno de tus objetivos al crear música?
Sí, llevo mucho tiempo fuera de Colombia pero soy colombiana y siento esa conexión. Obviamente, a Colombia la gente la conoce por el narcotráfico y, a veces, por el café pero hay muchas más cosas por descubrir. Y me interesa que la gente conozca Colombia de otra forma a través de mi música.

¿Qué buscas con la música?
Contar historias. Con Poison Arrow me expreso sónicamente pero también visualmente, va mano a mano, no podría hacer lo uno sin lo otro. Siento que mi música es un poco antropológica también. En los vídeos intento que haya un poco de documental, me interesa seguir ese camino.

¿De qué trata Poison Arrow?
Trata de desamores, de crímenes pasionales, de patriarcado, de identidad de género. Y de empoderamiento.

Natalia Escobar 3
Prueba de sonido de Poison Arrow antes de su actuación en Madrid el 4 de octubre. David F. Sabadell

¿Qué importancia le das a la puesta en escena? Me recuerda a Arca.
Es súper importante para mí. El año pasado hice cinco directos y cada vez fue diferente. Me interesa hacer una inmersión en las historias que cuento, de manera que se transporten en el espacio en el que actúo. Ahora es la primera vez que lo hago con visuales, es más complicado e interesante.

Es como un viaje en la psique femenina, historias de cantinas de diferentes mujeres, lo que significa ser una mujer en un país tan machista como Colombia. En Manizales hay un grupo de mujeres trans, Las Guapas, y ellas cuentan sus historias de cómo las maltratan pero están juntas y se cuidan. Cuento estas historias, tengo entrevistas con ellas. Mi idea es poner al público en esa cantina, en ese escenario, y mezclarlo con los sentimientos de esas personas, lo que pasa fuera y lo que pasa dentro.

Arca me encanta, es un artista increíble, sus producciones son impecables y es muy interesante lo que hace, muy crudo, poderoso y muy bien hecho.

La imagen de lo que haces tiene un punto queer. ¿Te interesan esa teoría y esa estética?
Sí, me interesa, siempre he estado en esa escena. En Colombia hay muchos colectivos, como Las Tupamaras, que hacen voguing con merengue. Creo que están haciendo algo importante para cambiar la escena en el país.

Los dos vídeos son como pequeñas películas. ¿Qué quieres contar en ellas?
Casa Show es una cantina en Manizales, también un strip club donde la gente miraba a las mujeres. Fui cuando tenía 14 o 15 años y me acuerdo que sentí que perdí mi inocencia en cierta forma. Es un lugar donde todo el mundo era aceptado, donde nadie tenía mascarada. Es un lugar donde se escucha la música carrilera.

En el vídeo quería comunicar algo muy voyeurístico pero al mismo tiempo respetuoso. Y también veía a las mujeres tan empoderadas a través de su sexualidad sin que nadie las pudiera tocar.

No eran actores, estaban allí jugando al billar. Andrea vino y bailó reguetón, fue todo en una toma, sin repetición, no los dirigimos.


En las dos canciones del ep, especialmente en “If you don’t love me, I’ll cut your face”, recuerdas a Las Hermanitas Calle. ¿Quiénes eran?
Es una versión de “La cuchilla” de Las Hermanitas Calle. En el vídeo salen ellas cantando, Fabiola Calle y Nely Calle, aunque esta falleció y ahora la reemplaza Lina. Es un homenaje a la música carrilera y ellas son los iconos más grandes de la música carrilera. Yo amo esa canción y siempre las escuchaba de chiquita y la cantaba. Quería contar su historia, son unas duras de la música, fueron de las primeras mujeres en hacer conciertos en Colombia.

¿Cómo es la música carrilera?
Tiene influencia de las rancheras, los tangos argentinos, la música de México,... Se llama así porque era lo que llegaba a través del tren. Es una combinación de todo pero con un ritmo muy simple. En las letras tienen un humor negro, muy crudo. La mayoría de quienes cantaban eran mujeres.

¿Qué tienen en común esa música tradicional colombiana y la música electrónica, que aparentemente son dos mundos opuestos?
No tienen nada que ver [risas], lo que yo hago es interpretar ese misticismo que hay alrededor pero no los combino. En mi producción musical hay cosas muy simples, por ahí puede haber algo en común.

¿Te resulta difícil a la hora de mezclarlas?
No, la mezcla es más conceptual que literal, realmente.

Hay en los últimos años una cierta exploración en ese sentido, conjugando sonidos electrónicos y tradicionales, con nombres que se han hecho muy populares como Chancha Via Circuito, Meridian Brothers, Dengue Dengue Dengue o Nicola Cruz. ¿A qué se debe?
La música latina te llega al corazón, te hace bailar. Creo que antes no hubo mucha evolución y ahora sí se está dando en los nuevos artistas. Ahora hay también un enfoque mayor hacia Latinoamérica.

Incluso anteriormente Ricardo Villalobos, con su fantástico disco Alcachofa.
Sí, ese disco de Ricardo es increíble. Ricardo es increíble.

Natalia Escobar 1
Natalia Escobar, Poison Arrow, en Madrid. David F. Sabadell

Has vivido en Francia, Inglaterra y Alemania. ¿Ya hacías música cuando vivías en Colombia o empezaste al salir de allí?
Cuando me fui. En Londres estudié Bellas Artes y allí empecé a hacer instalaciones. En ellas empecé a utilizar sonido, vídeo, luz. Hacía grabaciones de campo, paisajes sonoros. Hubo una transición hacia la música desde las instalaciones. Creo que todo eso, esa formación, se refleja un poco en lo que hago con Poison Arrow, en la puesta en escena y los vídeos.

Eres titulada en Bellas Artes en Central Saint Martins en Londres, ¿cómo se relaciona la academia con lo que haces en directo?
Siento que es como un trabajo antropológico que estoy haciendo y también es como si fuera una instalación, pero performativa. La conceptualización y los métodos que utilizo los aprendí en la universidad. Saint Martins es una escuela muy libre, tenías espacio para hacer muchas cosas.

¿Y cómo lo hace vivir en Berlín?
Esos sonidos electrónicos oscuros [risas]. Donde vives te influencia, la calle, los personajes, en Berlín hay muchos personajes, los kneipes, que son como cantinas abiertas 24 horas en los que encuentras gente muy interesante. Me interesa mucho la antropología y se refleja eso un poco.

Allí organizas las fiestas Delicia Latina. ¿Cómo se han recibido?
Empezamos en bares muy chiquitos en Neukölln y Kreuzberg. A mí me encantan la salsa, el merengue, el reguetón, la cumbia, y casi no había lugares para escuchar esta música, así que lo empezamos a hacer para los amigos, algo chiquito. Luego lo hicimos en Schwuz, el club queer más grande de Berlín. Lo hacemos con Hot Topic, unas fiestas para recaudar fondos para diferentes causas sociales de grupos LGTIB. La gente que va es increíble, es súper queer. Vienen refugiados de Siria, toda la gente queer que no ves en clubes como Berghain. Es super lindo ver a alguien de Afganistán bailando salsa. Son fiestas muy divertidas. Tenemos un público muy variado y las hacemos cada dos o tres meses.


¿Cómo has vivido desde la lejanía lo sucedido en Colombia en los últimos años, el proceso de paz y el referéndum?
Es una lástima, yo no entiendo cómo la gente no votó a favor. El país está muy jodido por los políticos tan corruptos que tenemos y la gente no votó para hacer algo. Me parece horrible que Duque esté en el poder. Duele, porque en Colombia hemos sufrido mucho. Ahora siento que el país está volviendo atrás, el paramilitarismo está cogiendo mucha fuerza otra vez. Y luego la gente piensa que si sale algún político de izquierda, va a ser comunista, socialista y el país se va a volver Venezuela. Es una cosa muy ignorante.

¿Fue la situación política y militar una razón para que dejases el país?
Yo me fui en 2001, era una época muy violenta. Hubo cosas muy duras, secuestraron a papás de algunos amigos, mataron a otros. Esto pasaba en Colombia. Yo no quería vivir en un país así. Una de las primeras veces que fui a una fiesta electrónica mataron a alguien como a tres metros de mí. Llegaron con metralletas y lo mataron. Es difícil vivir así.

Relacionadas

LGTBIQ
Jarana y activismo queer se unen en el Sarao Drag de Futuroa

El Sarao Drag, organizado por el colectivo Futuroa, ha celebrado ocho ediciones de una fiesta a la que cada vez acude más gente dispuesta a pasarlo bien y desafiar la normatividad.

Música
Antropoloops: 200 años de músicas mediterráneas en una hora

En el disco Mix Nostrum, Antropoloops combina más de cien fragmentos de músicas tradicionales mediterráneas para decir que el arte siempre es fruto de la mezcla, que no existe la música auténtica y que es necesario replantear el registro desde Occidente de las denominadas ‘otras’ culturas.

Música
Los Voluble: “Situamos en el mismo plano de importancia las tonás de Agujetas y el breakbeat andaluz”

Folclore digital, colectividad o apropiación cultural son algunos de los conceptos que definen las creaciones festivo-subversivas de Los Voluble y su discurso contrahegemónico.

0 Comentarios

Destacadas

Casas de apuestas
BetOver, la aplicación para mapear casas de apuestas

Una app colaborativa permite mapear las casas de apuestas, colegios y otros puntos sensibles de manera colectiva para “que haya una presión ciudadana sobre estos negocios y para luchar contra la ludopatía”.

Iglesia católica
Miguel Hurtado: “Mi nueva religión es proteger a los niños de los pederastas”

Los abusos sexuales que sufrió de adolescente en la Abadía de Monterrat le hicieron perder su fe en dioses y buscarla en los Derechos Humanos. Miguel Hurtado ha publicado un libro sobre cómo el silencio mueve y mantiene a la Iglesia Católica.

Migración
Mody Cissoko, el joven maliense al que España devolvió a la guerra

Cissoko completó la travesía entre Malí y el archipiélago canario pasando por Senegal. Tras varias semanas en el CIE de Barranco Seco, fue deportado en un vuelo con destino Nuadibú. Finalmente, se le trasladó a la frontera maliense. Denuncia que no se le permitió pedir asilo. 

Deportes
El vecindario de Hortaleza se enfunda los guantes de boxeo contra el racismo

Hortaleza Boxing Crew lleva cinco años funcionando para presentar alternativas de ocio gratuitas a chicos y chicas de este distrito del noroeste de Madrid, señalado por el racismo institucional y los discursos de odio.

Chile
El fútbol chileno reactiva la movilización

La muerte de dos aficionados al fútbol ha reavivado las protestas en los estadios chilenos. Las “barras” y destacados jugadores han acompañado desde el comienzo el movimiento del pueblo para superar la fase de neoliberalismo en que vive el país desde los años de Pinochet.

Censura
La Universidad de Salamanca prohíbe un acto sobre el caso Altsasu

El Colectivo Estudiantil Alternativo, organizador del acto, anuncia que seguirá adelante con la celebración y denuncia la deriva autoritaria del rectorado.

Últimas

Vivienda
Idealista, Look & Find y otras cinco investigadas por pactar precios

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha iniciado un expediente sancionador contra siete empresas vinculadas al mercado de intermediación inmobiliaria por coordinación de precios y otras condiciones comerciales.

Catalunya
El juzgado de Figueres decreta el secreto de sumario en los cortes de la AP7 de Tsunami Democràtic

Más de 200 personas han sido citadas a declarar por la movilización en la Jonquera contra la sentencia del Procés. Los abogados denuncian indefensión y, al menos diez de los investigados, han expresado su intención de no comparecer ante la Policía como acto de desobediencia civil. 

Sistémico Madrid
Bergé, el poder de Getxo es invisible a los ojos

La aristocracia de Neguri mantiene con Madrid una relación tan esencial y virtuosa que parece que no existe. Bergé, desconocida a pensar de sus 150 años de vida, con un negocio de 2.700 millones y su sede junto a la Puerta de Alcalá, es el vivo ejemplo.

Agricultura
Galería | Una tractorada paraliza Granada

Con la consigna ‘Precios justos para un campo vivo’, cinco columnas de tractores han partido a primera hora de la mañana desde diferentes puntos de la provincia hasta la capital granadina, cuyas arterias principales han quedado colapsadas durante toda la jornada.

Filosofía
[Podcast] Post Apocalipsis Nau #31 Aceleracionismo 1.0
Entrevistamos a Mariano Hernán sobre internet e infancia. Analizamos el Aceleracionismo y Xenofeminismo con Toni Navarro y Francisco Jota Pérez.