Migración
Mody Cissoko, el joven maliense al que España devolvió a la guerra

Cissoko completó la travesía entre Malí y el archipiélago canario pasando por Senegal. Tras varias semanas en el CIE de Barranco Seco, fue deportado en un vuelo con destino Nuadibú. Finalmente, se le trasladó a la frontera maliense. Denuncia que no se le permitió pedir asilo. 

patera
Restos en una patera Olmo Calvo
20 feb 2020 06:00

Tiene 23 años y aficiones y gustos más que comunes en la juventud de cualquier lado. Se llama Mody Cissoko y sueña con “jugar al fútbol en un gran equipo”. Dice que es fan del Real Madrid y que “su mayor deseo” es visitar un día el Santiago Bernabéu para ver jugar a Sergio Ramos, aunque para él “el mejor del mundo es CR7 (Cristiano Ronaldo)”. Pero no va a ser nada fácil: Cissoko nació en Malí, un país atrapado en las garras de una guerra silenciada que sólo el año pasado dejó 5.000 muertos y un millón de desplazados. 

Según cuenta este joven, el 19 de noviembre decidió meterse en una barcaza en busca de una vida mejor. Partió de Senegal con destino a las Islas Canarias. Cuando llegó a España el creía que estaba “a salvo”, pero no. Tres meses después fue deportado por las autoridades españolas y europeas a Mauritania. Acabó abandonado en la frontera con Malí sin agua ni comida. 

CIE Gran Canaria - 2
Retrato de Mody Cissoko

Después de siete días de dura travesía por el mar Atlántico, su bote acabó tomando tierra en una playa del archipiélago. Desde allí fue trasladado al Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) en Las Palmas de Gran Canaria donde pasó encerrado 54 días hasta la madrugada del 20 de enero. Aquella última noche, Cissoko descansaba en su celda cuando oyó unos golpes en la puerta, esta se abrió y apareció una mujer escoltada por dos policías que les saludó en francés antes de anunciarles lo siguiente: “Mañana os vais a Mauritania. Vuestro vuelo está previsto a las 11”. Sus seis compañeros y él se miraron atónitos ante lo que acaba de suceder. No encontraban explicación y la preocupación se instaló entre ellos a la espera de nuevos acontecimientos.

“Después de varios días encerrados, nos esposaron y nos subieron a un autobús para llevarnos a la frontera con Malí. Una vez allí, me las arreglé para salir a toda costa” 

El joven recuerda que cuando el reloj marcaba las once en punto, una veintena de agentes de policía reunieron a 46 internos, “nos ataron las muñecas con unas cuerdas, de dos en dos, y nos trasladaron al aeropuerto. Hasta la hora de la comida no nos desataron las manos”. La siguiente parada sería Nuadibú. “Una vez aterrizamos en Mauritania nos llevaron a la policía y estos nos transportaron a un centro donde pasamos tres días sin agua ni comida. Después de varios días encerrados, nos esposaron y nos subieron a un autobús para llevarnos a la frontera con Malí. Una vez allí, me las arreglé para salir a toda costa”.

Tuvo suerte. Ya en territorio maliense, Cissoko fue acogido por su amigo Mohamed en la casa que este tiene en Bamako, capital de Malí. Actualmente reside con él, pero el miedo está presente cada día: “Aunque estoy en casa no estoy seguro. Hay muchos bandidos en las calles”.

Casi 3.000 migrantes llegaron a Canarias en 2019

El ascenso de llegadas de migrantes a las Islas Canarias en los últimos meses ha encendido las alarmas en el seno del Gobierno central. En el pasado mes de enero llegaron más de 700 personas y en 2019 las llegadas se cifraron en casi 3.000, según datos del Ministerio de Interior. Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) 16 migrantes perdieron su vida este último año cuando intentaban alcanzar las islas. Nueve de ellos se ahogaron después de que su patera volcara en los primeros días de noviembre frente a Lanzarote debido a las malas condiciones del mar. La amplitud del área y la dificultad a la hora de seguir la trayectoria de las embarcaciones, empuja a temer que haya un subregistro de las muertes en esta vía. 

Respecto el repunte de la afluencia a las islas, no se recuerda algo parecido desde el año 2006 con la denominada ‘crisis de los cayucos’, esos días llegaron a Canarias más de 31.500 personas en unas embarcaciones desvencijadas que se aventuraban a surcar las aguas del mar Atlántico poniendo sus vidas al servicio de sus sueños.

CIE Gran Canaria - 1
Documento que acredita el paso de Cissoko por el CIE de Barranco Seco

Esto ha llevado al Ministerio de Interior a reactivar las deportaciones a Mauritania, amparadas en el acuerdo de readmisión que ambos ejecutivos sellaron en 2003. Las autoridades mauritanas aceptan a sus nacionales y aquellas personas de terceros países siempre que se “acredite” que han transitado por su territorio. Desde el pasado mes de junio han partido siete vuelos a Mauritania, todos ellos documentados por el Defensor del Pueblo.  

En el avión de Cissoko —que fletó la Agencia Europea de Fronteras (Frontex)— viajaron otros 33 malienses. Siete días más tarde, en otro vuelo, el 27 de enero, expulsaron a 42 personas y entre estas había 38 oriundos de ese país, según los informes de los técnicos del Defensor del Pueblo. Por su parte, el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, defendió esta medida hace unos días en Rabat: “No van a Mali, sino que van a Mauritania”. 


En cambio, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, ACNUR, ha mostrado su preocupación ante la recurrente repatriación de ciudadanos malienses. “La continua inseguridad ha debilitado la autoridad de las instituciones estatales en algunas partes del país, particularmente en las regiones norte y central. Civiles, políticos, funcionarios públicos y fuerzas de seguridad están siendo objeto de ataques y asesinatos”. En esta línea se han pronunciado diferentes ONG que han pedido que se investiguen estas expulsiones y “que se suspenda esta práctica contraria al derecho internacional”.

La Comisión de Ayuda al Refugiado (CEAR) considera “que estas personas, en ningún caso, deben ser expulsadas o devueltas a situaciones donde su vida o su libertad estén bajo amenaza. Y, aunque hayan tenido la oportunidad de solicitar protección internacional y no lo hayan hecho, no se puede poner sus vidas en riesgo con una deportación a un país tercero a sabiendas de que su destino final será un país en conflicto”.

Los Cies como “cárceles de la dictadura”

Las situaciones de violencia y las imágenes del tortuoso viaje a mar abierto se han quedado grabadas para siempre en la retina de este joven maliense, por esto denuncia con insistencia que su abogada de oficio no le informara de su derecho a pedir asilo en España, trámite que podría haber evitado su deportación del país. “Nos dieron un documento donde al parecer nos informaban de nuestros derechos, pero yo no conozco el idioma”.

Según ha podido saber este periodista, en el último auto judicial emitido por el magistrado Arcadio Díaz Tejera, quien actualmente dirige el Juzgado encargado de controlar los CIE en las islas, se ponen en cuestión las condiciones de los migrantes en estos edificios. “Los internos en el CIE han estado desatendidos de todo asesoramiento jurídico durante su estancia”. A continuación, se puede leer que “los olores y los ruidos siguen siendo los mismos que los de una cárcel, pero no una de las cárceles de la democracia parlamentaria, sino que mantiene la estética, los olores y los ruidos de las cárceles de la dictadura”.

En el CIE  “los olores y los ruidos siguen siendo los mismos que los de una cárcel, pero no una de las cárceles de la democracia parlamentaria, sino que mantiene la estética, los olores y los ruidos de las cárceles de la dictadura

Cuenta Cissoko que afrontar la vida no es fácil tras haber perdido a su madre, su única familia. Además, se vio obligado a vender las vacas que esta le dejo para costearse el viaje a España, que alcanzó la cantidad de 1.000.000 de francos (algo más de 1.500 euros). “Nuestro país está en guerra así que necesitaba buscar una salida. Decidí coger un coche y marcharme yo solo a Senegal a través de Mauritania. Una vez en Senegal conseguí algo de comida y me subí a una barca con otras 35 personas. El cuarto día en el mar se acabaron las 16 latas de gasolina que llevábamos y no sabíamos que hacer, pero de repente avistamos un pequeño bote con 6 o 7 personas incluyendo una mujer y un niño pequeño. Les pedimos que nos prestaran gasolina y, aunque al principio nos tenían miedo, finalmente nos lanzaron una lata al agua y pudimos continuar nuestro camino hacia España”.

Cissoko relata dolido que “lo que hicieron las autoridades españolas fue un asesinato” y solicita que la embajada española le permita pedir asilo sin tener que poner su vida en riesgo en el mar. De no conseguirlo así se volverá a lanzar al Atlántico. “Sufrí mucho en el mar, pero no puedo quedarme en Malí. No quiero ir a España porque es un país agradable. No. Lo hago para encontrar una mejor situación y estudiar para servirme en la vida. Eso es todo.”

Relacionadas

Coronavirus
El Marruecos que aprende a vivir confinado

Encerrados en sus casas los marroquíes ven como cada día aumenta el número de personas contagiadas por coronavirus. A 7 de abril son ya 1.120 casos detectados y 80 personas muertas. Unas cifras que han sido suficientes para que las autoridades impulsen restrictivas medidas.

Migración
Caroline Betemps: “La blanquitud invisible sigue presente incluso en las izquierdas y los movimientos ‘radicales’”

Las personas editoras de la obra colectiva Acá soy la que se fue: relatos sudakas en la europa fortaleza profundizan en esta compilación de escritos “hechos por y para migrantes” y reflexionan sobre algunas de las resistencias cotidianas desde esos cuerpos y comunidades

Coronavirus
Liberan a los últimos internos del CIE de Madrid

Continúan abiertos los Centros de Internamientos de Extranjeros de Murcia, Valencia, Algeciras y Gran Canaria, donde la tensión ha ido en aumento al ver que otras personas son liberadas y los CIE cerrados en cumplimiento de la planificación estipulada ante el avance de la pandemia de coronavirus.

0 Comentarios

Destacadas

Coronavirus
Los mil obstáculos para acceder a las ayudas de vivienda

Asociaciones de consumidores y el movimiento por la vivienda denuncian que el “escudo social” frente al covid19 no está funcionando como debería. La burocracia, las dificultades añadidas en tiempos de confinamiento, la brecha digital y unos requisitos “excesivos”, según denuncian, hacen que buena parte de las personas que las necesitan no puedan acceder a las ayudas.

Coronavirus
Antigitanismo y emergencia económica: la crisis sanitaria se ensaña con el pueblo gitano
El colectivo gitano llega a su Día Internacional denunciando el recrudecimiento de discursos estigmatizantes y prácticas discriminatorias durante la crisis del covid19. También señalan cómo la situción económica de gran parte de la población gitana está en una situación límite a causa del confinamiento.  
Coronavirus
Los grupos de apoyo mutuo plantan cara a la crisis del coronavirus

Las iniciativas en Sants, Ciutat Vella, el Raval o el Poble Sec beben directamente de la experiencia de las plazas durante el 15M. En este último barrio se ha generado una red de apoyo de 500 personas. El Sindicato de Manteros cose material sanitario mientras en Nápoles funcionan iniciativas para pagar la compra a los vecinos que lo necesiten.

Economía feminista
Jule Goikoetxea: “En una economía feminista, el cuidado sería obligatorio y rotatorio”
Profesora de ciencia y teoría política en la Universidad del País Vasco, esta experta en gestión pública dice estar cansada estos días de leer opiniones socioeconómicas y políticas “infumables” a raíz del covid-19 y defiende una república feminista.
Música
Chicho Sánchez Ferlosio: pasado y presente de un legado contestatario

Cigarro en mano y guitarra bajo el brazo, José Antonio Sánchez Ferlosio, conocido popularmente como Chicho, compuso decenas de canciones de historia viva repletas de libertad, denuncia e ironía que desde los años 60 se han incrustado en el imaginario colectivo de varias generaciones.

Opinión
Caracoles en cuarentena

Hace un mes que mi hija perdió la mayor parte de sus referencias. En su lugar, llegaron otras. Ahora, a los dragones les ponen multas. A ella, su madre le miente a la cara diciendo: “Todo irá bien”.

Andalucía
Rechazo social al “decretazo” de la Junta de Andalucía
Ecologistas, sindicatos, consumidores, pymes y expertos en Derecho lamentan el contenido del decreto-ley convalidado en el Parlamento andaluz que modifica 27 normas y reduce controles en sectores sensibles.
Coronavirus
Encarnación Burgueño, la gestora de la crisis de las residencias casi sin experiencia sociosanitaria

María Encarnación Burgueño, hija del artífice de los planes privatizadores en la sanidad madrileña, mantiene su currículum en Linkedin, que se resume en tres áreas: teleoperadora, jefa de ventas y directora de desarrollo y proyectos en una consultoría.


Últimas

Agroecología
600 organizaciones piden salvar la producción agroalimentaria de pequeña escala

600 colectivos exigen que se revise el cierre generalizado de los mercados y ferias agroalimentarias de proximidad ante lo que consideran una interpretación “excesivamente restrictiva” de las prohibiciones decretadas por el Ejecutivo estatal ante la pandemia del covid19.

Migas
El menú del día

Hacer la compra, bajar a la tienda, como quien burla un encierro y recobra su libertad. Pero, ¿cómo se viven estos días raros trabajando de ese otro lado? Desde la panadería de un hipermercado vizcaíno, aquí van unas pequeñas anécdotas, migas cotidianas, para alimentarnos y entretenernos mientras dure esta pandemia.

Maltrato animal
Salvar al ternero Pepe
La Conselleria impide rescatar a los animales de una granja escuela clausurada, a pesar de la voluntad de la granja escuela y el santuario de colaborar.
Coronavirus
Europa recurre a los ERTE y la UE se divide en las primeras semanas de la crisis económica provocada por el covid19

Los países europeos coinciden en las primeras medidas para tratar de evitar el colapso económico, pero se muestran distanciados en torno a las soluciones a medio plazo. Hoy, martes 7 de abril, el Eurogrupo se reúne y discutirá la posibilidad de mutualizar las deudas como piden los países del sur.

Confines del suroeste
Éramos

Ni inteligente, ni siquiera bueno; había que ser un valiente explorador (colonial) en la necesaria selva del capital, el ecosistema complejo definitivo, el orden natural.