Independencia de Catalunya
Esperando la extremaunción

Crónica de la manifestación del sábado 21 de octubre en Barcelona tras el anuncio de la suspensión de autonomía por parte del Gobierno español.

Independentismo
Manifestación en Barcelona el sábado 21 de octubre. Álvaro Minguito
Marc Almodóvar

publicado
2017-10-22 12:34:00

155

Tras agotarlo en la lotería de Navidad. Versión numérica, algo menos cafre, pero igualmente castiza, del ¡A por ellos!

Tiene que dar suerte, se debían decir. Y ahí lo tenemos

El viernes nos darán la extremaunción.

Por fin sabemos para qué servía el Senado. Para alargar esta agonía.

Ese senado que algunos propusieron que se trasladara a Barcelona. Ya hubiera sido el súmum.

Y en Madrid la Brunete aplaude. Y en Barcelona la calle se indigna. E incluso llora.
A pocas horas del anuncio de Rajoy, otra marcha masiva por el centro de Barcelona.

Bueno, ese súmum lo tendrá que ejecutar José Montilla, quien en siete años pasará de ser President de la Generalitat a tener que votar en el senado su intervención. Todo, mientras su partido pasa de ser el más votado y gobernar Catalunya a estar, tras ese lustro y medio, luchando por no ser el farolillo rojo del Parlament. Ese debía ser el cepillo del que hablaba Guerra cuando el Estatut.


Y en Madrid la Brunete aplaude. Y en Barcelona la calle se indigna. E incluso llora.
A pocas horas del anuncio de Rajoy, otra marcha masiva por el centro de Barcelona. Ya hemos perdido la cuenta. Quizás llevamos 155 marchas así y ni nos hemos enterado. Nuevas mareas de gente. De hecho no estaba convocada por el dichoso articulo, era por las detenciones de Jordi Cuixart y Jordi Sanchez, pero tal y como está la cosa, ya uno no salta de un motivo que ya le llega el siguiente.

“Quiero llegar a casa para que me digan cuántos hemos sido” oigo que dice una señora cuando ni siquiera ha llegado al lugar de la mani. Qué manía con contarnos, digo yo, si aquí llega el 155 y nos hace los números en un santiamén.

Colapso de gente. Decenas de autocares, estos venidos de un sinfín de pueblecillos de Catalunya, saturan Pau Claris, Aragó y Roger de Llúria. Vidreres, Calders, Moià, Palafolls... De tanta gente, algunos se quedan en la puerta del vehículo para escuchar los parlamentos con la radio del conductor. Ni que jugara el Barça la final de la Champions y se hubieran quedado sin entrada, tú. Otros prefieren tomarse una cerveza o un bocadillo en un bar. Bajar a una mani para acabar de poteo.

Gritos de Llibertat por los detenidos. Manos en alto. “Lo que no saben es que en Catalunya los Jordis acaban con los dragones” reza un cartel. “El pueblo manda, el gobierno obedece” reza otro presionando por la DUI. Cada vez más banderas republicanas. Aunque domina el independentismo, la represión cohesiona y facilita el desborde. Pero parece claro que eso importa poco en los pasillos de Moncloa.

El ambiente es muy distinto al de la Diada, no hace ni un mes y una semana en casi las mismas calles. Entonces todo tenía un colorido más sincronizado, había más bandera. Más organización también. Más entusiasmo y menos rabia. Entonces se aplaudían los helicópteros que tomaban fotos; hoy se les insulta y se les hace peinetas. Ahora son Policía Nacional, a quienes no se les perdona la intervención del día 1. Muchos piden a gritos su expulsión como “forces d'ocupació”.

Voy mirando sus redes sociales. A ver si cuelgan las imágenes desde el aire, como hicieron con la manifestación unionista del día 8. Pero, no sé por qué, no aparecen. Tampoco sus mensajes del 'somos uno', 'gracias', etc. ¿Por qué será...? 

Una tarima concentra los actos institucionales. Discursos. Cartas de los presos. Canciones emotivas. A más de uno se le escapa la lágrima, como el nada sospechoso de independentista Xavier Domènech. Se lee un poema de Benedetti. “Señor ministro, de qué se ríe” Estoy por proponer otro, pero me cayo y me recito para mis adentros:

“De vez en cuando hay que hacer
una pausa
(…)
y no llorarse las mentiras
sino cantarse las verdades”

Y en la cabecera, el Govern Puigdemont. Bueno, quizás deberíamos empezar a plantearnos decir lo de interino. Al completo. Como en una última foto de grupo, ahí con los colegas de fondo.

Con el 155, como por arte de magia, la práctica mitad de la población que hoy pide la independencia, pasaran de ir a manis de la ANC a pedir el retorno de los toros en Catalunya

Horas después, enésimo mensaje institucional para decir que, frente al 155, convoca al Parlament. Se nos avecina otra semana movida.

Rajoy dice que no quería.
Que ya ves qué me has obligado a hacerte
Esto me duele más a mi que a ti
Que él puso todo su empeño en evitarlo
Todo
Los catalanes hacen cosas y tal.

De hecho, en un último arrebato, han mandado a Álvaro de Marichalar, a quien no aguantaron ni en el Sálvame (que ya es decir) a manifestarse frente a la Generalitat al grito de Os Amo. Bandera europea y rojigualda en mano. Pero, no entendemos todavía cómo, la cosa falló, y entonces van y activan el plan 155 para parar la aberración satánica del independentismo.

Y tras agotarlo en las administraciones de lotería, ahora quieren hacerlo triunfar también en Catalunya.

155. Que encima rima con ese sonsonete castizo que no pienso reproducir.

Pues nada, para salvar la democracia en España llega la constitución del ruido de sables. Y para salvar la ley, una decisión de gobierno que no ha sido, ni falta que hace, avalada por ningún tribunal. Y a gobernar por decreto Cataluña un partido marginal que no suma en esa tierra ni el 8,5% de los votos. Un 4,6% de la población. Porqué eso es el PP en Catalunya. Así que, para salvar las minorías en Catalunya, aplastemos las mayorías. Con un mazo. O un hachazo, como dice el Periódico. Con la oposición frontal de no menos del 62% de los diputados. Y a saber de la opinión pública.

Curiosa manera de gobernar para todos los catalanes, como dicen.

Ni entre los que quedan en el PSC se sienten cómodos. Parlón se ha dado de baja de la ejecutiva estatal, su nombre está entre los cuatro destacados alcaldes socialistas que ya han pedido que su partido no apoye la medida, el exministro Joan Majó ya dijo que se daba de baja y Alicia Romero, la portavoz de los socialistas en el Parlament, ya avisó que su grupo se oponía y no darían cheque en blanco al 155. El PSC e Iceta se enfrentan al papelón de su vida. PP y C's se frotan las manos. Dos en uno, piensan.

Y además, seguimos en ese concurso de gallegadas. Rajoy dice que no es lo que parece. Uno suspende la declaración de independencia sin declararla y ahora el otro suspende la autonomía diciendo que no la suspende suelta Javier Pérez Andújar en twitter. Pero a algunos se les ha subido el champán (o ya cava, que ahora Codorníu es de la Rioja) y van gritando su 155 a la carta.
Escuelas? Intervéngase! Teletrés? Intervéngase! Policía autonómica? Intervéngase! Pa amb Tomàquet? Intervéngase!

En nombre del gobierno de los colegios del Opus, de los aplastantes informes contra RTVE y la policía del A por ellos. En tal borrachera se encuentran algunos que hasta el delegado del gobierno en Castilla-la Mancha amenazó con sacar el 155 contra el gobierno de PSOE-Podemos en la región para que el Estado “corrija” la marcha del gobierno autonómico.

Y en seis meses, dicen, elecciones. Supongo que nos reformatearán los cerebros para que volvamos a ser de serie, muy españoles y mucho españoles, y nos llamarán a las urnas. Otra vez. Porque parece que con el 155, como por arte de magia, la práctica mitad de la población que hoy pide la independencia, pasaran de ir a manis de la ANC a salir a la calle a pedir el retorno de los toros en Catalunya. Y las esteladas se convertirán en rojigualdas a las puertas del Mundial. Y se agotaran los cassettes de Manolo Escobar en todas las gasolineras. E iremos cantando la lista de los reyes Godos por las calles.

Y así, de golpe, el problema se irá.

Porque, claro, aquí estamos hechizados.

Relacionadas

Elecciones generales del 28 de abril
Catalunya como objeto arrojadizo de la derecha española

Los ecos del otoño de 2017 están marcando la campaña electoral de los partidos neoconservadores y neoliberales. PP, Vox y Ciudadanos apuestan por la eliminación del autogobierno de Catalunya mientras gobiernen los partidos independentistas y por la recentralización de competencias autonómicas.

Independencia de Catalunya
Carta a mis amistades no independentistas
14

Lo que cuestiono es el “no soy independentista”. ¿Por qué os parece tan importante hacer esa aclaración? Claro que no lo eres, no puedes serlo, pero tampoco no serlo.

5 Comentarios
Cabreado 10:11 27/10/2017

Lamentable artículo. Sesgado a favor de la ilegalidad y el adoctrinamiento nacionalista. Adios.

Responder
0
0
#1576 14:12 24/10/2017

buff y yo que llegué a este medio buscando prensa de calidad. El nivel de sensacionalismo de esta noticia es de órdago, ¿se pueden usar mas tópicos para justificar una opinión personal?

Responder
2
0
alex_lorenzo 14:54 22/10/2017

Triste pero certero. El futuro de Catalunya y de España es muy incierto. Si el PP recupera la mayoría, se tira por el váter la sagrada constitución del 78 y se hace una nueva al gusto que hubiera querido Fraga ese año. Venga, pa todo el siglo XXI. Si Catalunya no se independiza, yo me exilo.

Responder
4
3
gurutxurtu 15:58 22/10/2017

No se trata de independencia, amigo... Ya lo ha explicado el autor "Marc Almodóvar" en artículos pasados. Una gran parte de Catalunya es "independentista" (sea lo que sea lo que signifique eso en el S.XXI), pero la inmensa mayoría de los catalanes quiere poder decidir su propio futuro porque no se siente a gusto con las condiciones del "matrimonio" R78 y sin Catalunya, o con Catalunya "forzada" a comer "lentejas o lentejas" el R78 no existe, está muerto, no funciona...Conclusión: Hay una crísis de Régimen de tres pares de bemoles que más tarde ó más temprano nos abocará a un proceso constituyente

Responder
16
3
#1530 24:16 22/10/2017

Otro hombre imponiendo su pensar. gurucutruuxu.

Responder
2
5

Destacadas

Elecciones generales del 28 de abril
Elecciones y violencia machista: qué dicen y qué hacen los principales partidos
Prisión permanente, cambios en la tipificación de los delitos contra la libertad sexual, una ley que garantice autonomía a las víctimas y feminismo liberal son algunas de las propuestas.
Cambio climático
No quiero más razones para emigrar

Una vez más, los movimientos sociales son los que presionan para poder decidir acerca de su propio futuro.

Últimas

Migración
“Servicios Sociales no debería quitar los hijos a migrantes pobres”
El activista panafricanista denuncia la práctica de Servicios Sociales de retirar a niños y niñas de familias vulnerables en lugar de ofrecer alternativas.
Ecofeminismo
Limpieza, de lo personal a lo político
¿Se puede ser ecofeminista y tener la casa como los chorros del oro? La autora de este artículo se cuestiona la necesidad de limpiar a fondo la casa y sobre todo recuerda que la mayoría de los productos de limpieza son tóxicos y altamente contaminantes.
Represión
Anulada la aplicación de la Ley Mordaza contra el periodista de Hala Bedi

Tras casi dos años de proceso, el juzgado invalida la sanción contra Mikel Saénz de Buruaga y condena al Gobierno vasco a pagar los costes judiciales. La sentencia es firme y no admite recursos ordinarios.

Sanidad pública
Trabajadores y usuarios de la sanidad se movilizan este jueves contra las listas de espera
Mañana tendrán lugar la cuarta jornada estatal contra las listas de espera. Una convocatoria para denunciar las consecuencias de esta problemática.