Elecciones 10N
La política del machirulo

Tenemos un nuevo escenario político el 10 de noviembre en el que parece que los líderes políticos no han entendido nada de la reflexión feminista.

Debate Elecciones Tios
Debate electoral en las últimas elecciones. Dani Gago

Profesora en el área de Comunicación en la Universidad Rey Juan Carlos. Doctora en Migraciones, feminista, activista e investigadora social.

@crisfuentes7


publicado
2019-09-29 12:08

Durante la campaña de las elecciones generales del 28 de abril de 2019, el feminismo tuvo un papel importante en el discurso político. Unos partidos se abanderaron del movimiento feminista —PSOE y Unidas Podemos—, mientras otros inventaron conceptos nuevos —como el PP y Vox—, hablando de feminismo liberal y alejándose del autodenominado “feminismo del 8 de marzo”. Y bueno, de Ciudadanos mejor no aventurarse, porque su ambivalencia al respecto daría para un artículo propio.

El lenguaje no es inocente y los símbolos tampoco. Comenzando por el PSOE, Carmen Calvo salió, el mismo 28 de abril, a celebrar la victoria en el balcón de Ferraz con una camiseta en la que se podía leer “Yes, I’m feminist”, estrategia meramente populista en virtud con lo que luego han resultado sus acciones políticas. Por su parte, tras la critica social que supuso la elección del nombre “Unidos Podemos” en las elecciones del 26 de junio de 2016, en 2019 se decidió lavar la imagen patriarcal de la marca y concurrir a los comicios con un nombre feminizado, es decir, “Unidas Podemos”.

Sigamos con Vox. Centró su campaña en temas clave de género, como violencia de género, custodia compartida y denuncias falsas. Poner estas temáticas en el debate político provocó que el PP no supiese como reaccionar. Al final lo hizo, pero errático e incoherente. Sin vehemencia para los tradicionales votantes afines a Vox y con ambivalencia para los cercanos a Ciudadanos. Las consecuencias: su peor resultado en unos comicios generales.

Meter el feminismo en la agencia política, y sobre todo en el discurso político —porque realmente esto no estaba reflejado de igual forma en los programas políticos—, generó una movilización electoral sin precedentes del movimiento feminismo. Las mujeres fuimos a votar a los menos malos para nuestros derechos, a sabiendas de que solamente eran los menos prejudiciales para nosotras, porque los otros… ¡uy! los otros daban mucho miedo; y si algo hemos aprendido es que el voto por miedo nunca ha sido una buena elección.

¿Y ahora qué? Tenemos un nuevo escenario político el 10 de noviembre en el que parece que los líderes políticos no han entendido nada de la reflexión feminista. El hastío de las negociaciones entre PSOE y Unidas Podemos, en las que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias evidenciaron una competición de ego y de testosterona, nos deja en una situación paradigmática en la que idénticos candidatos repiten como cabezas de lista.

Esta circunstancia genera confusión y cabreo, ¿quieren que volvamos a confiar exactamente en las mismas personas que nos movilizaron hace unos meses? No propongo un simple cambio de cromos, pero es que si miramos dentro de los partidos políticos observamos como en Unidas Podemos tienen a Irene Montero para liderar la formación o a Teresa Rodríguez. Exactamente igual que en el PSOE con Carmen Calvo, en Ciudadanos cuentan con Irene Arrimadas, en el PP con Cayetana Álvarez de Toledo y hasta en Vox cuentan con Rocío Monasterio. ¿Qué pasa entonces? Porque independientemente de si los partidos son de derechas, de centro o de izquierdas, las mujeres están abocadas a un segundo nivel del liderazgo político. O sea, somos feministas, pero no tanto.

No quiero afirmar con esto que el hecho de que una mujer lidere una formación política sea directamente desarrollar políticas feministas. Tenemos multitud de ejemplos políticos en la historia y dentro del actual espectro político que evidencian que esto no es así. Sin embargo, si que puede cambiar la tendencia y visibilizar el rol de las mujeres dentro de la política española. Que a nadie se le olvide que lo más cercano que hemos estado de tener una presidenta del Gobierno ha sido con Soraya Sáez de Santamaría, quien, bajo la sombra —reproduciendo los valores patriarcales del espacio público/privado—, presidió este país en el segundo gobierno de Mariano Rajoy.

Hace unos días Más Madrid, ahora llamada Más País, ha oficializado su candidatura a las elecciones generales del 10 de noviembre y ¡sorpresa! Iñigo Errejón será el candidato a la presidencia. Fijaros que creía que no; que, por marketing político o por convicción ideológica, iban a presentar a Carolina Bescansa o Rita Maestre; pero no, en conclusión: seis partidos políticos con seis hombres de candidatos a presidir el país.

Vivimos en la política del machirulo, con hombres pensando en hacer política para mujeres. Aunque en realidad solo estén pensando en tener un sólido discurso feminista, o antifeminista, para captar votos y movilizar a las bases, como en el 28 de abril. Quizá nos sería útil implementar y reflexionar lo que propone Clara Serra —actualmente en Más Madrid— en Leonas y zorras: estrategias políticas feministas”.

Relacionadas

Medio rural
Machismo no rural
O machismo no rural está tan enraizado que o folclore o volveu invisíbel. Pero está aí, aínda nas pequenas cousas. Como desentrañalo dos nosos espazos, da nosa comunidade?
Redes sociales
Manual de uso de la palabra “feminazi”

El término “feminazi” se mencionó aproximadamente unas 11.000 veces en España en un mes. El 65% de los usuarios que la utilizaron fueron varones, que lo relacionan con temas como “putas feminazis” o “violencia de género”.

Machismo
Osuna, el artista que promociona el machismo y la homofobia con dinero público

Dentro de unos días, Anuel, un músico de dudosa reputación y cuyas letras son objeto de permanente polémica, ofrecerá un concierto en Mérida. Aunque el concierto ya estaba confirmado, el Ayuntamiento de la ciudad ha decidido desembolsar 90.000 euros con destino a la propia promotora del concierto, pese a tratarse de un evento privado.

4 Comentarios
#40343 22:28 2/10/2019

y sino que esta autora tan superfeminista y letrada hable con Ione Belarra y tantas otras que se han estado partiendo la cara en una negociacion fallida de entrada... ya vale de estas interpretaciones sesgadas y simplonas por favorrrr

Responder
0
0
#40342 22:27 2/10/2019

Que idiotez simplista de artículo... para empezar de un reduccionismo simplista para no pensar mucho en lo que es el fenimismo, y lo que ya cansa y apesta es leer el relato falso y carente de fondo de que Unidas Podemos y PPSOE no se puesieron de acuerdo porque sus dos machos alfa no se pusieron de acuerdo en a cual de los dos le media mas.. por favor, a ver si analizamos las causas, las propuestas politicas y los programas de ambos partidos antes de señalar con el dedito facilon y simplon y reducirlo todo a una broma sin gusto...

Responder
0
0
#40221 13:23 1/10/2019

Vamos a ver, de los otros partidos no lo sé, pero en el PSOE bastante más de la mitad de la militancia y de sus votantes son mujeres. Es decir, las mujeres han puesto a Pedro Sánchez, tenían a una mujer de adversaria en las primarias y lo votaron a él... no se puede estar todo el santo día con este tipo de análisis, las mujeres del PSOE pudieron perfectamente poner a una mujer de líder y no lo hicieron. Ahora no vengamos a contar el cuento del patriarcado porque insisto, el PSOE está controlado por mujeres.

Responder
1
0
#40202 8:12 1/10/2019

Hola! Creo que hay una errata al decir "prejudiciales" donde supongo se quería decir "perjudiciales"

Responder
0
0

Destacadas

Las Kellys
Las kellys impulsan una organización internacional contra las subcontratas

Con el nombre de We end outsourcing, un grupo de kellys españolas junto a sindicalistas de Reino Unido y Francia trabajan en la creación de un colectivo internacional contra las subcontratas abusivas.

COP25
Greta Thunberg, en Madrid: “Necesitamos más activistas climáticos”

La  joven activista sueca, instigadora de las protestas Fridays for Future que hoy se reproducen por todo el planeta, ha pedido a las naciones que se pongan de acuerdo de una vez por todas y cierren un Acuerdo de París ambicioso.

Feminismos
Ana Bernal Triviño: “Los bulos y la desinformación ponen en riesgo el apoyo social a las víctimas”

A principios de otoño Ana Bernal Triviño, reconocida periodista feminista, presentaba el libro No manipuléis al feminismo: una defensa contra los bulos machistas. En ese marco conversamos con ella sobre el rol de los medios en el auge y blanqueamiento de discursos misóginos. Pero también abordamos un debate nada fácil, el que enfrenta a los feminismos en torno a la prostitución.

Marruecos
El amor no es un crimen, la lucha por reformar el Código Penal marroquí

Nace una iniciativa popular para “forzar” al Parlamento a debatir sobre la legislación que castiga las relaciones sexuales fuera del matrimonio o entre personas del mismo sexo, el adulterio y el aborto.

Cárceles
De la celda al estigma social

La prisión no acaba cuando un recluso cumple su pena. Ya en la calle, las personas que han pasado por los centros penitenciarios se enfrentan a la falta de trabajo y al estigma social. Los voluntarios de asociaciones como Darse o Cupif explican las dificultades que encuentra una persona presa a la hora de reinsertarse y el trabajo que realizan para allanar el camino.

Últimas

Racismo
Hortaleza distorsionada

Alguien dibujó una diana gigante en la paredes del centro de primera acogida de Hortaleza, y otros han ejecutado.

Extrema derecha
El detenido con el mayor arsenal de explosivos caseros hacía apología franquista y propaganda de Vox en redes sociales

La persona detenida en Miranda de Ebro con 17 explosivos de fabricación casera dispuestos para ser utilizados hacía propaganda de la dictadura franquista en un perfil de Facebook que varios vecinos de la localidad burgalesa identifican como gestionado por él. La Guardia Civil considera que, para la investigación, “es irrelevante que el detenido hiciese apología en redes sociales de partidos políticos legales, ya sean de extrema izquierda o extrema derecha”.

América Latina
Arantxa Tirado: “Venezuela es el paradigma de lo que le espera a cualquier gobierno que desafíe al neoliberalismo”

Arantxa Tirado es politóloga y experta en América Latina. Es autora de Venezuela: más allá de mentiras y mitos, un libro con el que quiere romper con las falsas verdades y bulos creados en torno al chavismo y la situación en Venezuela.