Editorial
Es septiembre, tenemos que hablar

El argumento de que la ambición es cosa de otros es demasiado débil. El PSOE, por motivos evidentes, no quiere contribuir a la estabilización de la maraña que gira en torno a Podemos. Pero es indecoroso plantearlo en esos términos.


publicado
2019-09-02 06:28

La retórica empobrecida que ha determinado el momento político desde las elecciones de abril ha servido para marcar los dos puntos de divergencia fundamentales que, al cierre de esta edición, imposibilita la investidura de un Gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos. De esos dos puntos, el primero es el que apunta que la ambición por los “sillones” sabotea la confianza necesaria para que Pedro Sánchez abra la puerta del Consejo de Ministros al grupo confederal que encabeza Pablo Iglesias.

El argumento de que la ambición es cosa de otros es demasiado débil. El cálculo electoral se hace a corto pero también a largo plazo. Podría darse la circunstancia de que las crisis en Unidas Podemos se detengan en algún momento y la lectura de los de Iglesias es que la experiencia de Gobierno ayudaría a esa recuperación. El PSOE, por motivos evidentes, no quiere contribuir a la estabilización de la maraña que gira en torno a Podemos. Pero es indecoroso plantearlo en esos términos.

Por eso es necesario, y mucho más ajustado a la realidad ideológica del desencuentro, introducir un segundo punto. Hay un desacuerdo primordial sobre Catalunya. El actual presidente en funciones desconfía de que la intención de Unidas Podemos sea la defensa fuerte y activa de la unidad de España. El programa de la confluencia ha incluido una defensa de esa unidad histórica basada en criterios de ‘seducción’, en una lectura que pretende adaptar al siglo XXI los conceptos de soberanía y nacionalidad. Una de las primeras señales que Podemos lanzó es que el tiempo hará necesario un referéndum del pueblo catalán para decidir su futuro.

Es demasiado poco para demasiada gente, especialmente en País Vasco, Catalunya o Galiza. Es demasiado, sin más, para el “Estado fuerte” que defiende y ha apuntalado el PSOE desde la restauración democrática. Si la victoria de Sánchez en abril se cimentó básicamente en su capacidad para encerrar a los partidos de la derecha en el búnker de Colón, su derrota en la pasada sesión de investidura de julio se produjo —más allá de la retórica de los sillones— por la negativa a separarse mediática y culturalmente de lo que significa ese búnker. Unidad de España de plato único servido por “Madrid”. Constitucionalismo de una sola dirección y sin posibilidad de reforma.

Pasará Pablo Iglesias, pasarán Jaume Asens y Yolanda Díaz, y el problema para ese “Estado fuerte” permanecerá. Quizá latente durante unos años, tras el golpe asestado por la que se apunta desmesurada sentencia a los hechos del 1 de octubre, por la desmesurada condena preventiva a Oriol Junqueras y los otro ocho presos políticos del procés. El régimen podrá desplazar el problema en el tiempo, pero eso no lo resolverá.

Dos años después del estallido de la crisis entre Catalunya y el Estado, la posición del partido socialista sigue siendo cerrar de un portazo la posibilidad de un diálogo sobre la cuestión de la plurinacionalidad, y esperar que el tiempo —y quizá la lógica de la postdemocracia en la que ha entrado la UE— resuelva ese problema netamente ‘español’. Los acontecimientos recientes han mostrado al PSOE más cómodo en un papel subalterno respecto de Rajoy con la aprobación del artículo 155 en el Senado antes que encabezando —o sugiriendo— un movimiento de distensión en la sala de máquinas del régimen.

Este 11 de septiembre, no obstante, una mayoría de la sociedad catalana volverá a hacer explícito que la solución represiva no es un plan para cerrar la crisis, sino solo una satisfacción de las bajas pasiones del búnker que anega la vía de la ‘seducción’ y retrasa el inicio de un diálogo que sigue siendo el único principio válido para abordar democráticamente el conflicto.

Relacionadas

Elecciones 10N
La hora del pueblo

La batalla está en la calle, en la asfixia al fascismo a través de la movilización, la persecución en los tribunales cada vez que su desprecio a las leyes les juegue una mala pasada, en afear comportamientos de odio en los círculos próximos y en la intervención como sociedad cuando estos comportamientos se den en la vía pública.

Vivienda
PSOE, PP y Ciudadanos dan la espalda a la crisis de la vivienda en sus propuestas electorales

Colectivos de vivienda denuncian las similitudes entre los programas de vivienda del PSOE, PP y Cs y una falta de medidas para hacer frente a la crisis habitacional, al crecimiento imparable de los pisos turísticos o al aumento de los precios del alquiler.  

4 Comentarios
Elbarruso 11:27 8/9/2019

Lo del PSOE es lamentable, pero peor son sus votantes, mil y una vez engañados, traicionados e ignorados siguen votando fielmente con argumentos que ni ellos mismo se creen, pero con cierta ilusión de que sirva para alguna pequeña medida social que puedan gritar a los demás, ¿de verdad les da igual a la hora de votar los continuos bandazos de su partido y de su líder?, dijo a todos los españoles en el programa de Evole que se equivocó con Podemos, que no le dejaron pactar con ellos desde las élites, le costó el rechazo de sus mayores y unas primarias que ganó prometiendo cosas como el impuesto a la banca que luego llevó Podemos al congreso y voto que NO, una vez gana las elecciones más bandazos, Iglesias es un escollo, Iglesias se quita de en medio, no les vale, Podemos bajando cada vez más su peticiones, con unos limites claro, ya que todos sabemos que si no estás donde tienes que estar no vas a cambiar nada, pero el PSOE sigue remoloneando hasta que se pueda justificar a su modo unas nuevas elecciones, muy diferente sería si Ciudadanos (CD’s) no les hubieran vetado para conseguir ser los números uno de la derecha algún día, esto les a roto sus planes de gobernar para las elites, sin dañar el sistema, esto, sí podría darse en unas nuevas elecciones con un giro de la veleta naranja como a los que nos tiene acostumbrados, eso sí, recordemos esos gritos en Ferraz, “con Rivera NO , con Rivera NO” de la gente que acudió a celebrar la victoria en las elecciones.
Hace mucho tiempo que el PSOE no es digno representante de la clase trabajadora, es un social liberalismo vendido a la oligarquía que siempre antepondrá el bien estar y la existencia del partido al de las exigencias de sus propios votantes...
En cuanto a Podemos, debería lanzar 4 o 5 medidas gordas como condición al PSOE para pactar y así dejarle en evidencia ante sus votantes, o creemos que aceptaría la devolución de los 60000 millones del rescate a los bancos o la derogación de las reformas laborales, la ley mordaza, etc ... Todo esto sin exigir ministerios para que no puedan decir nada de ansias de poder y así se vería que el PSOE solo es el muro para que nunca haya un verdadero gobierno de cambio en este país, siempre y cuando les sigan manteniendo sus votantes...

http://elbarruso.simplesite.com/

Responder
0
0
#39070 11:30 5/9/2019

El PSOE es un partido de derechas cuyos socios naturales son el PP, Ciudadanos y Vox. Cualquier atisbo de progresismo en la política española desde la plurinacionalidad hasta la ley de Memoria Histórica, regulación de alquileres, salario mínimo, imposición fiscal a grandes empresas, control fiscal de la Iglesia, etc., etc., etc., se convierte en un obstáculo insalvable para cualquier partido de la derecha reaccionaria que, insisto, incluye al PSOE. Basta comprobar los últimos años de la "democracia" española desde la muerte del general Franco en los que el PSOE ha tenido ocasión de resolver estos temas y sin embargo ha optado por el bipartidismo y la connivencia con el Partido Popular. España, por obra y gracia de la Transición que consistió en cambiar de collares y no de perros convirtiendo a ministros de una dictadura militar en demócratas de toda la vida bajo la tutela borbónica, ni es ni será un país equiparable a por ejemplo Alemania en donde las coaliciones de gobierno no asustan a nadie y en donde el pasado nazi se ha afrontado (y se afronta) con transparencia y respeto a la verdad. Ni la UE ni la banca permite la coalición PSOE-UP (Anguita dixit) y los españoles, tan machotes que somos, bajamos la cabeza y hacemos vivas a las cadenas. Nuevas elecciones y como dice Mefistófeles en el Fausto "todo lo que existe debiera irse al fondo". Amén.


Responder
3
0
#39005 17:32 2/9/2019

El PSOE quiere la rendición y aniquilación de Podemos

Responder
6
1
#38998 8:44 2/9/2019

Bastante de acuerdo con esta visión... Y para hacer más claramente esta constatación es necesario re-leer los argumentos (plenamente acertados y comprobables) utilizados por el profesor Pérez Tapias para su salida.

Responder
9
0

Destacadas

Violencia machista
El negocio tras la violencia machista

Muchos medios de comunicación ven en los feminicidios oportunidades para aumentar sus ingresos, vulnerando los derechos de las víctimas e ignorando sistemáticamente los códigos deontológicos. Las presiones y la misoginia en los medios, la precariedad y la falta de especialización dificultan la buena praxis de las y los periodistas.

Represión
Un guardia urbano de Barcelona, juzgado por agredir a un ciclista al grito de “te reviento”

La fiscalía y la acusación piden penas de hasta cuatro años de prisión por un delito contra la integridad moral y un delito de lesiones para un agente de la Guardia Urbana de Barcelona que agredió a un ciclista tras una discusión en 2016.

Kurdistán
“Así como acabamos con el Daesh vamos a acabar con Erdogan”

Integrantes del Movimiento de Mujeres Libres del Kurdistán, Gülcihan Simsek y Besime Konca, consideran que la ofensiva del Gobierno turco contra el pueblo kurdo no va de fronteras ni de nacionalismo, sino de atacar un modelo radicalmente alternativo al sistema capitalista.

Industria
Peugeot Fiat-Chrysler: ¿un matrimonio para mejor o para peor?

El matrimonio Peugeot (PSA) Fiat-Chrysler (FCA) ha sido anunciado con el aval del Estado francés. Fortalecidas por la experiencia pasada en materia de acercamiento entre empresas, las inquietudes surgen respecto a esta “fusión entre iguales”. A pesar de las fuertes expectativas respecto a las sinergias y economías de escala esperadas, los riesgos de ver pasar a una nueva empresa francesa a control extranjero, o de hacer nacer un gigante del automóvil que se volvería ingobernable, fomentan el escepticismo en el panorama de una industria nacional francesa ya dañada.

Bolivia
“Hay negociaciones entre el MAS y los golpistas”
Ha sido ministro durante los últimos once años. Vive en la clandestinidad desde el golpe de Estado y habla desde su escondite con ARGIA y Hala Bedi sobre las “complejas” negociaciones entre el MAS y los golpistas que acaban de comenzar.
Corrupción
El juez pide juzgar a Ignacio González por desviar 1,6 millones de euros

El ex presidente de la Comunidad de Madrid podría sentarse próximamente en el banquillo por el caso Lezo, debido a una posible malversación y fraude a las arcas públicas en la compra de la empresa brasileña Emissao por el Canal de Isabel II en la que supuestamente hizo desaparecer 1,6 millones de euros.

Últimas

Feminismos
Galería | Siete kilómetros contra las violencias machistas

Crónica fotográfica de la IV Marcha contra las violencias machistas de los colectivos feministas de la provincia de Cádiz. Este año se celebraba en la sierra, desde el municipio de Bornos hasta su pedanía de Coto de Bornos, recorriendo más de siete kilómetros.

Humor
Banalizando

Vigésimo tercera entrega de las colaboraciones especiales de Mauro Entrialgo para El Salto.

Chalecos amarillos
El legado imborrable de los chalecos amarillos

Un año después de la irrupción explosiva del malestar, el número de manifestantes ha decaído de forma significativa en Francia. Pero la solidaridad y la construcción de lo común persisten como herencia de las protestas.

Partidos políticos
El abrazo post78, fin de una época

El principio de acuerdo firmado por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias el pasado martes supone dos hitos que pueden marcar la historia del Estado español: por un lado, el establecimiento del primer Gobierno socialista en más de ocho décadas; por el otro, el principio del fin de un sistema conocido como Régimen del 78.