Y Dios se hizo hípster y habitó la pantalla

'La cabaña' ejemplifica un cine religioso que muta y asume rasgos del audiovisual 'indie'. En esta ocasión, también se incluyen guiños propios del Hollywood que matiza su etnocentrismo y androcentrismo

La cabaña 2
Sesiones de 'coaching' con un Dios encarnado en una mujer afroamericana.

publicado
2017-10-07 06:08:00

Ned Flanders, el timorato y rigorista vecino de 'Los Simpson', lo tenía claro: Hollywood es una Sodoma y Gomorra moderna que corrompe las mentes de la audiencia. Pero la industria audiovisual es, sobre todo, un mercado que busca público dispuesto a pagar por sus productos. Ante un mercado interior de más de 300 millones de estadounidenses, aproximadamente el 90% de los cuales se definen como creyentes, jugar la carta de la fe religiosa tiene bastante sentido.

La apuesta por la religión, eso sí, tiene límites. La desigual fortuna comercial de dos 'blockbusters' fantásticos con tintes evangelistas, Soy leyenda y El libro de Eli, sugería el camino a seguir de ese Hollywood que diseña sus superproducciones con cautela. La ambigüedad es un ingrediente relevante dentro del recetario del Hollywood actual, que compone películas que guiñan un ojo al 'democrat' y otro al 'libertarian' (véase Capitán América: El Soldado de Invierno), que quieren complacer simultáneamente a los feminismos 'pop' y al espectador masculino que consume imágenes de mujeres bellas pegándose (Atomic blonde). Los discretos resultados comerciales de El libro de Eli, un western postapocalíptico que sí proyectaba muy explícitamente su cristianismo, no contribuyeron a cuestionar esa dinámica.

Moraleja: si se busca un taquillazo global, la propuesta debe ser confusa ideológicamente o el espectáculo debe ser lo principal

El éxito de Soy leyenda, en cambió, ilustró las virtudes comerciales de lo ambivalente. No tenía una apariencia fuertemente propagandística, aunque concluyese con guiños a una cierta religiosidad afín al imaginario del Tea Party: redención a través de una fe defendida con dureza, escenificación de un nuevo inicio aislacionista en lugares apartados... Moraleja: si se busca un taquillazo global, la propuesta debe ser confusa ideológicamente o el espectáculo debe ser lo principal. Expediente Warren, con sus sustos cristianísimos pero confeccionados desde el amor al cine de género, es un ejemplo de ello.

La Santísima Trinidad en un entorno neorural

Aun así, grandes estudios como Sony cuidan la posibilidad de producir o distribuir 'christian movies' menos costosas, que pueden ir más allá de la distribución alternativa sin competir por el número uno en taquilla. La cabaña es un ejemplo de ello: esta adaptación de un 'best seller' ha cosechado un notable éxito (más de 50 millones de dólares de recaudación) en Estados Unidos. Trata la historia de Mackenzie, un hombre en pleno proceso de duelo por el asesinato de una de sus hijas. Un día, el protagonista recibe una carta. Dios le invita a reunirse con él en la cabaña donde identificó el cadáver de la niña.

Eli
'El libro de Eli' fue un 'blockbuster' fracasado que combinaba imágenes postapocalípticas y fantasías religiosas de nuevos inicios.

Su director, Stuart Hazeldine, había firmado Exam, un thiller que parecía justificar el mal necesario y las 'soluciones difíciles'. En esta ocasión, pone imágenes a un drama sobre la superación del dolor... entendido como un proceso paralelo al de la recuperación de la fe. Aquí no usa la carta de la incertidumbre: rápidamente, estamos en esa cabaña y ante una Santísima Trinidad feminizada (solo Jesucristo tiene forma de hombre) y racialmente diversa.

El cuestionamiento del androcentrismo y del etnocentrismo es interesante, aunque el filme no deje de ser una fantasía de excepcionalidad individual (¡Dios te invita a pasar el fin de semana!) sobre las tribulaciones del padre de familia caucásico y de clase media. Hazeldine y compañía pretenden alejarse así de los flirteos con el racismo y el machismo de la derecha religiosa.

Se ofrece una espiritualidad con dosis de 'hipsterismo' y autoayuda neoliberal: la Santísima Trinidad acoge a sus hijos descarriados con unas convivencias que incluyen terapia psicológica conductista, sesiones de 'coaching', trabajo manual y autocultivo de alimentos.

En este nuevo cine religioso, los guiños a la nostalgia de lo rural y al buenrollismo también miran hacia atrás en el tiempo

Como otras christian movies a la búsqueda de una audiencia no militante, caso de Desaparecido sin rastro, el filme ha recibido unas cuantas críticas (e incluso acusaciones de herejía) por parte de su público natural. No todo el mundo está preparado para contemplar a una diosa afroamericana del libre albedrío o a un Jesucristo que no quiere “esclavos sino amigos” y que juega a caminar sobre las aguas con su invitado. Se representa una religión desconflictivizada y afable, que puede recordar al espiritualismo 'new age' y a ese hedonismo de las pequeñas cosas en tiempos neoliberales que cantaban Facto Delafé y Las Flores Azules. Se esconde, eso sí, un trasfondo inquietantemente filototalitario y de identificación parcial entre la ética y la fe: “Mientras haya una sola voluntad libre de no seguir a Dios, el diablo puede encontrar un camino”, se dice en una escena de la película. 

La cabaña
En 'La cabaña', el duelo y su superación se relatan con una estética publicitaria.

Los autores cambian el desenlace de la obra respecto a su original literario, tornándolo ambiguo para ofrecer un espacio de comodidad a la audiencia escéptica. En el apartado visual, La cabaña hace uso de algunos rasgos del 'indie' más comercial y más en contacto con el cine publicitario: imágenes de detalles de la naturaleza capturados con colores cálidos y desenfoques estetizantes, músicas de melodías pianísticas moderadamente introspectivas.... Son una serie de elementos que en los últimos años penetran en todo tipo de propuestas, desde los relatos de la 'guerra contra el terrorismo' (El último superviviente) hasta una historia de secuestro, violación y cautividad (Room). Y que también aparecen en películas que, sin asumir la etiqueta de 'christian movies', sí pueden entenderse como afines a los discursos de la derecha religiosa: Otra Tierra, 'Orígenes'... 

Los apóstoles como tribu 'neohippie'

En este nuevo cine religioso, los guiños a la nostalgia de lo rural y al buenrollismo también miran hacia atrás en el tiempo. Y se incorporan al desarrollo narrativo de Resucitado, una intriga sobre la resurrección de Jesucristo. El protagonista es un tribuno romano cuyas convicciones se resquebrajan cuando comienza a investigar la desaparición del cuerpo del mesías. De nuevo, aparece un protagonista en proceso de conversión. Esta elección de protagonista puede entenderse en clave proselitista (como en 'Casablanca' y tantos otros éxitos del 'agit-pop', se sumerge progresivamente al espectador en una historia de transformación paulatina) y también comercial (no se excluye inicialmente a la audiencia más escéptica).

En Resucitado, Jesús y sus apóstoles son representados como una tribu 'neohippie', entrañable, que defiende una religión del amor sin aristas de violencia, una rebeldía pacífica llena de carcajadas compartidas, tolerante y que difícilmente puede generar hostilidades. A diferencia de El libro de Eli, que retrataba el apocalípsis como una oportunidad de hacer un 'reboot' social desde el evangelismo, no se emiten mensajes sociópatas.

Las connotaciones del relato, en todo caso, remiten a la autocomplacencia de buscar modelos de conducta perfectos en los orígenes de la patria o de la fe propias. De nuevo, todo se lleva a la pantalla con estética reminiscente del cine 'indie'. El resultado es un entretenimiento más solvente que la plastificada 'La cabaña', donde la incapacidad hollywoodiense para generar imágenes verazmente dramáticas enfatiza el aire de 'spot' publicitario del conjunto: se vende un cristianismo de autoayuda que hace soportable el dolor de la pérdida.

A pesar de los esfuerzos del audiovisual por complacer al conservadurismo religioso, este sigue viéndolo como un adversario. Esa percepción de una amenaza ha generado escenas curiosas. Dos fantasías contemporáneas de géneros cinematográficos diferentes, Vanished: left behind - the next generation y Exorcismo en el Vaticano, coinciden en sus desenlaces sobre anticristos tratados mediáticamente como salvadores. Como si de una pesadilla de Ned Flanders se tratase, el cine de apocalípsis y terror imagina las pantallas de los mass media como espacios de diseminación del satanismo.

Resucitado
El apóstol Bartolomé, un cristiano 'neohippie' en 'Resucitado'.
cine 'indie' con toques divinos
Películas como 'Orígenes' y 'Take shelter' ya habían transitado los caminos de modernización posible del audiovisual religioso desde las convenciones estéticas del 'indie'. En ambos casos, con narraciones que se acercaban a géneros cinematográficos populares. Con 'Orígenes', Mike Cahill ('Otra Tierra') presentaba un drama con elementos propios de la 'sci-fi'. Y acababa abrazando la teoría del diseño inteligente: otorgaba una pátina modernísima a una doctrina que, a su vez, intenta dotar de apariencia científica al creacionismo tradicional...
Por su parte, 'Take shelter', era una poderosa mezcla de drama y película de terror que parecía advertir sobre la paranoia apocalíptica post-11S. Mediante su desenlace, en cambio, acababa abriendo la puerta a la afirmación del adventismo: el fin del mundo quizá sí esté cerca, quizá los que parezcan fanáticos sean profetas. Voluntariamente o no, el filme de Jeff Nichols es un ejemplo de cine de género fácilmente reapropiable desde la derecha religiosa. 'La llegada', reivindicada desde sectores antiabortistas, ha sido otro ejemplo de ello.


0 Comentarios

Destacadas

Industria
Alcoa: ¿cómo salvar una industria?

La empresa ha flexibilizado su postura en las últimas horas para permitir la entrada de posibles compradores. Su futuro también podría pasar por una intervención pública, a pesar de las declaraciones de la ministra de Trabajo

Trabajo sexual
Al debate sobre la prostitución le falta renta básica
1
Escribimos con miedo a decir cosas que luego no podremos enmendar, de hacer aseveraciones que nos invaliden como feministas, casi como personas.
Injurias a la Corona
Detienen en Granada a Óscar Reina por llamar “miserable” a Felipe VI

El portavoz nacional del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) ha sido detenido hoy en Granada en relación a un supuesto delito de injurias a la Corona. En 2016, llamó “miserable” al actual rey Felipe VI.

Literatura
Iban Zaldua: “Estamos mejor porque no hay muertos pero hemos entrado en una fase que no sabemos cómo es”

Dice que se sintió impulsado a escribir sobre el conflicto vasco o ‘el tema’ como quien se sintió obligado a escribir sobre relaciones familiares o sobre migraciones. Iban Zaldua presenta una compilación de relatos que abordan los últimos 20 años en torno a la violencia y la represión en el País Vasco.

Últimas

Contaminación
Niños con máscaras anticontaminación frente a la ofensiva contra Madrid Central

Una veintena de AMPA y la FAPA Giner de los Ríos organizan una acción reivindicativa a favor de Madrid Central, lanzan un manifiesto y llaman a participar en la movilización programada para el próximo sábado. 

Minería
España, nueva frontera minera

En los últimos años el Estado español ha sufrido un auge de proyectos mineros. Ahora, mientras Castilla y León quiere abrir la puerta a explotaciones mineras no energéticas en suelos rústicos protegidos, Ecologistas en Acción lanza una propuesta para reformar una Ley de Minas que fue promulgada en 1973.

Tribuna
Es el momento de poner fin a la legalización de las “devoluciones en caliente”
Pedro Sánchez, en su discurso durante la moción la censura, mostró su firme determinación a poner fin a esta práctica, pero desde entonces, la acción de su Gobierno ha ido en dirección contraria.
Educación
Una grieta para aprender la vida
Un grupo de familias del CEIP Pare Català (València) pone a prueba un modelo diverso de escuela de vacaciones para reformular los procesos pedagógicos.
Memoria histórica
El juicio por grabar las misas franquistas continuará el 12 de diciembre

El juicio se suspende porque dos curas llamados a declarar no han aparecido en una jornada en la que el documentalista Clemente Bernad ha reconocido que solo él colocó las cámaras en la rejilla que daba a la cripta del Monumento a los Caídos de Iruñea donde se celebran las misas en honor a los golpistas