Cine
La peste que nadie quiere oler

Menos mal que existe este cine que señala y hunde el dedo en la ranura para abrir una auténtica brecha en la verdad instituida, para desmontar el imaginario dominante.

El cuento de la criada
Olalla Castro Hernández

publicado
2018-11-17 07:01

Estados Unidos es esa cocina con olor a fritanga donde dedos grasientos manipulan alimentos grasientos y los envuelven en plástico para que un adolescente con espinillas los venda por dos dólares cincuenta con un ridículo gorro en la cabeza. El fascismo en EE UU es una comida procesada a la que se le añaden un puñado de barras y estrellas, una pizca de la barba de Benjamin Franklin, unas cuantas enmiendas constitucionales y un toque de sueño americano que, aunque hace mucho ya que huele a rancio, sigue siendo la salsa preferida de millones de consumidores en el mundo.

Desde que surgió, el cine se ha conformado como una de las industrias que con más eficacia contribuye a expandir ese fascismo pastoso, ese pensamiento-bigmac que nos sonríe con nariz de payaso mientras nos mata. Produciendo y reproduciendo la mitología que sostiene EE UU, la fábula de la cuna de la democracia y las libertades, del capitalismo como fuente de oportunidades para todas, como una especie de garante de la igualdad y la justicia social, el cine comercial de Hollywood sigue vendiendo con éxito el american way of life (siempre con la dolorosa sinécdoque que borra de un plumazo América Latina), esa felicidad de risas enlatadas, de columpio en el porche y barbacoa en el jardín, de perfecta familia comiendo pavo con salsa de arándanos el Día de Acción de Gracias, de parejas que se besan mientras la cámara gira y una música los envuelve, de happy end fundiéndose a negro en el mejor momento, como si no existiera el dolor una vez que la cámara se apaga.

En ese cine, los perdedores, incluso los simpáticos, lo son por falta de ambición o de perseverancia, y todo el que tiene talento y trabaja lo suficiente consigue convertirse en un triunfador: el quarterback del equipo, la reina del baile, el bróker millonario, la directora implacable, el empresario de éxito. La moral funciona a fuerza de clichés y maniqueísmo. Nadie es pobre ni ilegal. Nadie sufre racismo ni violencia policial, nadie es violado, nadie muere por no poder pagarse un hospital.

Todo ese cine remando a favor del neoliberalismo más salvaje, abrillantando los zapatos al establishment, disimulando el hedor de la realidad con montañas de azúcar; todo ese cine tramposo que, mientras nos distrae de la verdad y dice inocentemente entretenernos, se sitúa frente a un cine sin miedo a mostrar lo podrido que se guarda en las cámaras frigoríficas de esa enorme cocina, toda la suciedad de sus freidoras, toda la grasa que gotea.

Están Alan Parker, Spike Lee, Lizzie Borden, David Simon, Tamara Jenkins, Michael Moore, Kelly Reichard o Bruce Miller, directoras que construyen un cine crítico y tratan de desmontar a toda costa ese american way of life con el que tantos se atragantan.

Desde Arde Mississippi y Nacida en llamas a Haz lo que debas, El cuento de la criada o The wire, la ficción yanqui de las últimas décadas —tanto en el cine como en las series de televisión— retrata sin paños calientes el racismo, el machismo, la pobreza, la corrupción, la violencia, lo inhumano de un modelo de Estado que deja a sus ciudadanas (después de abocarlas a vidas miserables por ser negras, mujeres o pobres) a su suerte, desprotegidas y a expensas de un sistema voraz que se traga a todas las que están en los márgenes y no caben en las vitrinas de sus escaparates. Menos mal que existe este cine que señala y hunde el dedo en la ranura para abrir una auténtica brecha en la verdad instituida, para desmontar el imaginario dominante, para poner bajo nuestras narices la peste que nadie quiere oler.

Relacionadas

Cine
El monstruo de ‘Alien’ y el horror ginecológico

El guionista del clásico de Ridley Scott quiso hacer sufrir al público del cine de terror de la época, aparentemente gozoso de contemplar sufrimientos de ficción impartidos en carnes femeninas, con dos escenas de violación fantástica de cuerpos masculinos. La resaca llegó en forma de imitaciones que daban nuevas formas a viejas inercias.

Cine
El legado audiovisual de las misiones Apolo
El documental ‘Apolo 11’, de CNN Films, adereza el quincuagésimo aniversario de la llegada a la Luna
5 Comentarios
#26376 19:32 19/11/2018

Estoy viendo "el cuento de la criada" y acongoja un poco , me recuerda a la españa franquista o la futura españa de vox

Responder
1
0
Ano anónimo 15:03 7/1/2019

Acongoja muchísimo. Por suerte, de momento parece imposible de llevar a cabo. No ocurre lo mismo con "Black Mirror"... hay episodios que te dejan sensación de estar a dos palmos de esa desoladora ficción hecha realidad.
Permíteme corregirte una cosa, parece que el gobierno distópico de "El cuento..." parece venir de la mano de un partido-secta religiosa ecologista. Extrapolado a España correctamente, sería como si PACMA gobernase con infiltrados del Opus, El Yunque, etc.
Recomiendo encarecidamente la serie de "La Purga". Esta si se basa en un gobierno de ultraderecha supremacista blanco (NFFA) inspirada en un Trumpismo escorado con la Asociación del Rifle, Naciones Arias y survivalistas patriotas. Efectivamente, sería extrapolable a una España en la que el franquismo nunca hubiese pasado "La TransiciónTM" ni se hubiese blanqueado de fascismo para el aperturismo y ayudas del Plan Marshall. El Jefe del Estado podría ser el hijo o nieto de Carrero Blanco, el conde Lequio o Froilán. Y me encajaría mas como partido tirano el PP o C's por su envergadura, respaldo financiero, intención de voto y estéticas mas similares al Partido Republicano de EEUU. Saludos y disfruta tu serie!

Responder
0
0
Ano anónimo 15:49 7/1/2019

Me corrijo: el partido NFFA es de nueva aparición y rápido crecimiento. O sea que el PP sale de la ecuación, permanece C's y entra VOX como candidatos. Pero me decanto aun por Ciudadanos por lo que dije antes.

Responder
0
0
#26281 15:02 17/11/2018

Optimista visión del nuevo cine de USA y tira.
Sobre todo conocida la gran capacidad fagocitadora del neoliberalismo que siempre ha hecho un huequito a la crítica (un sarpullido mínimo en el corpachón del monstruo que todo lo traga).
Ese resquicio alter es un clásico para que el pueblo EEUU crea que es libre, pero no deja de ser un espejismo que vende mucho fuera mientras las visceras del país siguen podridas y adormecidas con un alkaselzer.

¿Fe de errores?: Si no me equivoco el de la barba no era Franklin sino Linconl.

Responder
1
0
A, nó, ni, ma 11:33 17/11/2018

Se ha olvidado la autora del género policial-militar-bélico-violento, pagado con ingentes presupuestos del Pentágono/FBI/CIA para alimentar esa magnífica fábrica de propaganda militar que es EE.UU.
Buen artículo, por todo lo demás.

Responder
5
0

Destacadas

Residuos
El verano agrava los problemas con la basura de las ciudades españolas

La temporada estival supone un pico en la generación de residuos. A los peligros asociados a los incendios que generan los vertederos se une la saturación de las plantas a la hora de tratar la basura.

Sexualidad
De conjugaciones relacionales

Tres personas conversan sobre cómo entienden los vínculos, la atracción o la confianza. No son expertas ni teóricas, pero tienen mucho que decir.

Brasil
Open Democracy accede a documentos de Bolsonaro en los que planea acabar con el Amazonas

La organización Open Democracy ha tenido acceso a una presentación de PowerPoint en la que se habla de discurso de odio e intenciones de segregación contra la población del Amazonas, así como la construcción de varios proyectos que acabarían con uno de los pulmones del planeta.

Junta de Extremadura
Fruta podrida
Atanasio Naranjo es el presidente de Afruex (la patronal de la fruta). La cabeza visible de un emporio económico, Tany Nature, levantado sobre la explotación de los trabajadores, la ruina de miles de pequeños campesinos y el trato de favor constante de la Junta.

Últimas

Ecofeminismo
¿Por qué molesta Greta Thunberg?
Asististimos una virulenta reacción contra Greta Thunberg que ignora deliberadamente el espacio Fridays for Future, niega el cambio climático y tiene su buena dosis de machismo
Accesibilidad
No, Badajoz no es una ciudad accesible
Cualquier salida por pequeña que sea desde su domicilio es, para las personas con discapacidad motora, una auténtica prueba de obstáculos
Vivienda
La zona cero de la gentrificación en València

La gentrificación que sufren barrios del centro de la ciudad como Russafa y Ciutat Vella supone una violencia económica que amenaza y expulsa al vecindario de toda la vida y lo sustituye por nuevas clases sociales.

Menores migrantes
Salima: “Ahora yo estoy decidiendo mi futuro”

Salima, de Nador (Marruecos), cruzó sola la frontera con Melilla cuando tenía 16 años. Dos años después llegó a Málaga, también sola. Es una de las niñas que ha dejado atrás su país y su familia en busca de un futuro mejor.