2017, el año con más suicidios en prisión del último lustro

En 2017 murieron 188 personas en las cárceles del Estado español. De ellas, 35 fueron suicidios, una causa de muerte que alcanzó en el pasado año su cifra más triste desde 2013 y que, según los datos disponibles de 2018, podría seguir en aumento.

Cárcel

publicado
2018-11-01 06:27:00

En 2017 se contaron un total de 188 muertes en los centros penitenciarios del Estado español, según muestran las estadísticas publicadas por Instituciones Penitenciarias y por el Departament de Justicia de Catalunya —ya que esta comunidad tiene transferidas las competencias sobre prisiones—. Sin contar las cárceles catalanas, el centro penitenciario de Sevilla 2 fue el escenario donde se dieron más muertes —10—, seguido del de Albolote, en Granada —siete—.

Las cifras son ligeramente más bajas que las dadas desde 2010, exceptuando el año 2014, cuando se tuvo la menor cifra de muertes de personas encarceladas, según muestran las mismas estadísticas.

Sin embargo, al observar la tasa de mortalidad por cada mil internos, con la que se tiene en cuenta el cambio en la población carcelaria, las cifras son menos optimistas. Las estadísticas de Instituciones Penitenciarias —que no contemplan las cárceles catalanas— muestran una tasa de 2,85 internos fallecidos por cada mil internos, la más alta desde 2010 exceptuando el año 2016, cuando se alcanzó una tasa de mortalidad de 2,99 fallecidos por cada mil internos.

Fallecidos en la cárcel por enfermedad, sin pasar por el hospital

La edad media de los presos fallecidos en las cárceles del Estado, menos en Catalunya, fue de 49,1 años y la mitad de ellos contaban entre 40 y 56 años. La estadísticas señalan las causas naturales como principal causante de las muertes, con 108 en total, y, en especial,las enfermedades circulatorias —44 fallecidos—; dentro de este grupo, la cardiopatía isquémica o enfermedad coronaria —24 muertes—. Más de la mitad de estos presos murieron en el propio centro penitenciario —52,9%—, frente a los que murieron en centros hospitalarios —45,9%— y una persona que murió en el traslado.

Las estadísticas también subrayan que el sida ha dejado de aparecer como causa de muerte principal. En 2018 solo dos presos habrían muerto por dolencias directamente relacionadas con esta enfermedad, aunque, según se explica en el estudio, otros de los presos fallecidos también tenían sida. Las drogas como causa de muerte también habrían disminuido frente al año anterior —28 frente a 40 presos fallecidos—.

Más suicidios

Sin embargo, sí han aumentado los suicidios dentro de las cárceles. En total, en 2017 se suicidaron 35 presos y presas en las cárceles del Estado español —ocho en las catalanas—, frente a las 30 de 2016 y 2015, y 31 de 2014. Es la cifra más elevada desde 2013, cuando se contaron 41 suicidios en las cárceles. En el caso de Catalunya, las cifras para este año se prevén aún peores, ya que, en lo que llevamos de 2008, ya se han contabilizado siete suicidios.

El último conocido fue el de Katherine Gómez Gutiérrez, de solo 20 años de edad. Khaterine, que estaba en prisión preventiva desde noviembre de 2007, fue encontrada muerta en su celda de aislamiento, en la que llevaba nueve días. Antes ya había pasado hasta 74 días en régimen de aislamiento. Su familia denuncia que la administración no ha investigado la verdadera causa de la muerte de Katherine, que tomaba antidepresivos y antiansiolíticos.

Cárceles
Tercera presa que se suicida en régimen de aislamiento en la prisión de Brians I

Katherine Gómez, de 20 años, fue encontrada muerta en su celda. Estaba en régimen de aislamiento, a pesar de que, como expuso la primera autopsia, estaba medicada con antidepresivos, antipsicóticos, antiepilépticos y ansiolíticos.

El informe de Instituciones Penitenciarias señala que el índice de suicidios en las cárceles es “sensiblemente superior” al de la población general, pero excusa esta diferencia en que los presos presentan a menudo “muchos de los factores de riesgo que la OMS [Organización Mundial de la Salud] asocia al suicidio”, entre los que enumera la ruptura de relaciones sociales y el aislamiento social —que muchas veces provoca el propio régimen penitenciario—, los problemas jurídicos —obvios ya que están en la cárcel—, un nivel socioeconómico bajo, el abuso de alcohol y drogas y trastornos mentales como depresión y esquizofrenia, o trastornos de la personalidad y el padecer enfermedades orgánicas graves que acortan la esperanza de vida.

Relacionadas

Cárceles
Encerrados sin luz ni calefacción en una cárcel federal de EE UU

Las protestas en una cárcel de Brooklyn exponen la impunidad, la negligencia y la deshumanización del sistema penitenciario estadounidense.

Literatura
Soledad Brother: la sociedad como prisión

Las cartas de George Jackson son un reflejo apasionante del recorrido vital hacia la liberación personal y colectiva de un hombre encarcelado que no se resigna a ser sometido por muchos cerrojos que le impongan.

Cárceles
Voces tras los muros de las prisiones y sus mordazas

Este nuevo año 2019 se cumplirán cuatro años de la entrada en vigor en el Estado español de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana.

6 Comentarios
Gabitones 12:16 1/11/2018

Datos muy detallados, pero falta algo ¿Que le pasó a la perspectiva de género que introducen ustedes en todos los artículos? ¿Qué es que cuando un problema es mayoritariamente masculino entonces no se dice nada de eso? Aunque bueno, como el único ejemplo que ponen es del suicidio de una interna a lo mejor es que estoy equivocado... Veamos los datos oficiales que se presentan: obviando Cataluña (que no detalla tanto) en 2017 hubo 139 muertes de presos y 8 muertes de presas. Como hay cerca de 48000 presos y 4000 presas (92% y 8% del total respectivamente), esto significa una mortalidad 2,9 por mil presos y del 2,0 por mil presas. Es decir, la tasa masculina es casi una vez y media la femenina.

¿Y concretando en los datos de suicidios? En 2017 hubo 26 suicidios masculinos y 1 femenino. Lo que significa una tasa del 0,54 por mil para los hombres y del 0,25 por mil para las mujeres. Es decir, la masculina es más del doble que la femenina.

O sea, como la última suicida fue una mujer, se pone ese caso de ejemplo. Y, de paso, se dan datos detallados de todo excepto los del sexo. Y es que como resulta que en los problemas de encarcelamiento, suicidio e incluso mortandad general la brecha de género es en sentido contrario al del discurso que deben dar, mejor olvidarse o incluso resaltar la excepción dentro de la estadística. Resulta un poco injusta y triste esta manera de hacer periodismo.

Responder
8
4
Mariángeles Alonso Carrasco 16:09 2/2/2019

Estar privado de libertad es suficiente como para querer suicidarse.

Y los presos no se autolesionan por ¨manipulacion o llamada de atención" digan lo que diga el Personal Carcelario, yo se lo que es querer lesionarse( y no he estado en la cárcel ni tengo ningún Trastorno de Personalidad, sólo me pasaron cosas horribles) y el que se autolesiona lo hace pq sufre de verdad y quiere morir.

La prisión es inhumana. Hace daño. No integra a las personas las margina de la sociedad. Muchos que traficaron con drogas o asesinaron estaban aislados o estaban siendo amenazados por otras personas. Haced que los condenados hagan trabajos sociales y puedan dormir en su casa. Haced que tengan acceso a la educación. Hay que cerrar las cárceles, estar preso es la única causa de muerte entre reclusos y si no se les libera no puede prevenirse.

Responder
0
0
#25396 13:00 2/11/2018

Tu comentario ni defiende nada ni justifica nada , ni aporta nada esclarecedor. Gracias por nada

Responder
1
2
Gabitones 21:37 2/11/2018

El suyo, sin embargo, aporta muchísimo. Si no es usted capaz de entenderlo aún, le doy otro dato más. El informe del Ministerio del Interior que está enlazado como referencia del artículo tiene un capítulo 2 que es el que trata la mortalidad en las cárceles. Ese capítulo 2 tiene 4 sub-capítulos. Todos ellos se tratan en el artículo (grupos de edad, causas, lugar de fallecimiento, centros) Todos excepto uno. El primer punto del capítulo dos habla de la mortalidad por sexo y se obvia deliberadamente en el reportaje porque los datos no encajan con la visión de género que se pretende dar, ya que en este caso la mujer no es la víctima principal.

Otro tanto de lo mismo ocurre cuando explican el tema de los suicidios en prisión. En el informe se despacha el tema en dos párrafos. Casi todo el contenido de ese apartado se reproduce, pero se obvian los datos de distribución por sexo (26 hombres y 1 mujer).

¿Cree usted que todo esto es un descuido? ¿O es que cree que estos datos son obviados porque no aportan nada? ¿De verdad cree que no aportan nada unas diferencias de 12 a 1 en población carcelaria, 1,5 a 1 en mortandad en la cárcel o 2 a 1 en suicidios?

Responder
2
0
#25397 13:36 2/11/2018

Descansen en paz.

Responder
1
1
Juana-orraca@hotmail.com 11:01 1/11/2018

Es un grito sin pausa al esclarecimiento de todos los casos que así exigimos por tantas irregularidades fehaciente. Madre.

Responder
3
0

Destacadas

Municipalismo
Las compras de tu ayuntamiento pueden ser feministas

Las licitaciones y compras por parte de las administraciones públicas pueden ser una herramienta efectiva para luchar contra la desigualdad de género y el machismo. Los ayuntamientos están jugando un papel muy importante en esa lucha, pese a las reticencias no solo de las empresas, sino también internas.

Vivienda
El movimiento por la vivienda consigue la primera multa por acoso inmobiliario

Con esta medida sin precedentes, el Ayuntamiento de Barcelona aplica por primera vez la ley de vivienda de 2007 que permite multar a la propiedad por acoso inmobiliario. Una “gran noticia” para el movimiento por la vivienda que ha impulsado el caso.

Feminismos
Sara Ahmed: “La felicidad es una técnica para dirigir a las personas”

Sara Ahmed, escritora feminista y académica independiente, lleva años investigando los mecanismos institucionales que dificultan e impiden que las quejas por sexismo, racismo o acoso sean escuchadas y atendidas.

Opinión
No desistir

Hay tantas y tantos a punto de bajar la guardia... ¿Rendirse? Eso sería demasiado poético.

Eléctricas
Usagre, capital europea de la energía solar

La Transición Energética en Extremadura marca como primer hito la planta fotovoltaica de Iberdrola en Usagre, la que será la instalación de energía solar más grande de Europa. Algunos especialistas consultados, sin embargo, mantienen serias objeciones al modelo implementado de transformación hacia energías limpias. 

Últimas

Maltrato animal
Animalistas protestan contra la ‘McCrueldad’
La asociación animalista Igualdad Animal protesta frente a un restaurante McDonalds en el Día Mundial Sin Carne.
Extremadura
El 25 de Marzo de este año llegará hasta Madrid
La acciones centrales de este año se trasladan de Mérida a Badajoz, adelantando la jornada reivindicativa al sábado día 23 para facilitar la participación ciudadana en los actos.
Huelga feminista
Tras el ocho de marzo, ¿los hombres qué?
3

El papel asignado a los hombres el día de la huelga debiera ser el que asumiéramos todos los días del año. Que el grito de ese día nos retumbe durante todo el año en los tímpanos es lo deseable. Porque ante el machismo largamente interiorizado nuestra vacuna debe ser diaria.

Tribuna
Por una política de la vida cotidiana
Que la entrada en esto de la política institucional tiene un punto de no retorno creo que es algo que no se le escapa a nadie a estas alturas. Ahora bien, caer en que las personas que han ocupado determinados cargos públicos son insustituibles es un error que no deberíamos cometer.