Nicaragua
Historias de migraciones. Huyendo del miedo

El Golfo de Fonseca es testigo de un movimiento migratorio silencioso e incipiente que trae hasta Nicaragua a familias que huyen de la violencia de unas maras que amenazan con dominar Centroamérica

Migraciones en el Golfo de Fonseca
Migraciones en el Golfo de Fonseca Elisa Navarro
27 abr 2018 10:48

“Somos una especie en viaje. No tenemos pertenencias sino equipaje. Vamos con el polen en el viento, estamos vivos porque estamos en movimiento. Nunca estamos quietos, somos trashumantes. Somos padres, hijos, nietos y bisnietos de inmigrantes. De ningún lado del todo, de todos lados un poco (...) Atravesamos desiertos, glaciares, continentes. El mundo entero de extremo a extremo; empecinados, supervivientes. Cargamos con nuestras guerras, nuestras canciones de cuna, nuestro rumbo hecho de versos, de migraciones, de hambrunas. Y así ha sido siempre desde el infinito”.

Movimiento, Jorge Drexler

A veces, imaginarse el mundo es esto: idas y venidas, bienvenidas y despedidas, equipajes imprevistos -de esos que se empacan de la noche a la mañana- o, por el contrario, maletas perfectamente calculadas. Seres humanos cruzando países, atravesando fronteras, buscando siempre un nuevo rumbo, nuevas oportunidades. Buscando alimento, paz, trabajo, felicidad; buscando, al fin y al cabo, una vida mejor y cargando –arrastrando- sobre sus espaldas la anterior, aquello que nos construye y allá de dónde venimos.

Hay quien huye del hambre, hay quien huye del frío, hay quien huye de sí mismo, hay quien huye movido por la curiosidad de saber qué habrá detrás de las montañas pero ¡ay quién huye por la violencia y el miedo!

La última etapa del voluntariado con Alianza por la Solidaridad Nicaragua dentro de la Iniciativa EU AidVolunteers, me ha dado la oportunidad de elaborar un diagnóstico con una parte de esa realidad. Esa masa humana que se mueve, que viene y que va y que, a diferencia de millones de movimientos migratorios anteriores, no son personas que huyen del hambre sino de las maras; de una violencia indiscriminada e invasiva que amenaza con dominar Centroamérica sin piedad, con sangre. Una frontera –la oficial y la clandestina- que ve entrar y salir demasiadas veces a la misma persona. Una experiencia que me ha permitido entrar casa por casa, conocer caso por caso para escuchar, de nuevo, historias que te ayudan a relativizar tus problemas.

Solo haciendo zoom en el mapa del mundo eres consciente de que hay lugares y recovecos que facilitan ese movimiento, ese transitar. El Golfo de Fonseca es uno de ellos. El punto de unión de tres fronteras: Honduras, El Salvador y Nicaragua y, dentro de este triángulo de países, solo Nicaragua se etiqueta como el más seguro de Centroamérica, libre de pandillas. Por eso, el lugar de destino preferido para personas que ya no soportan la violencia como forma de vida, que han sido amenazadas, que viven perseguidas, con miedo; que han perdido a familiares y amistades por el camino, sin muchos motivos, sin previo aviso, que son obligadas a entregar parte de su salario de manera mensual, que les han robado sus casas, sus tierras, privadas por completo de una vida en libertad. Personas que, en su mayoría, una vez se asientan en Nicaragua, ya no se plantean volver jamás a sus países de origen.

Golfo de Fonseca
Golfo de Fonseca Elisa Navarro

El diagnóstico que se está realizando desde Alianza por la Solidaridad y en cooperación con APADEIM se enfoca en el caso de las mujeres de El Salvador y Honduras que han llegado hasta Nicaragua por tierra o mar. El objetivo es saber cuántas son, cómo han llegado, qué sufrieron por el camino, cómo se han integrado, cómo las han recibido, discernir cuáles son sus necesidades principales una vez entran al país y demostrar que son mujeres que efectivamente abandonaron sus casas huyendo de la violencia de las maras.

Entre todas las historias que te cuentan hay muchos casos, muchas realidades, muchos motivos, los casos más duros, más allá de las mujeres que entraron al país por medio de una red de apoyo –amistades o familiares nicaragüenses- son los de las mujeres que huyen de sus casas sin saber a dónde, ignorando qué les espera al otro lado pero siendo conscientes de que en sus países ya no pueden seguir viviendo.Y de entre todo el abanico de historias, siempre hay alguna que te duele, te pesa y te aguijonea la conciencia. Por ejemplo, la de una pareja que salió de la noche a la mañana de su casa en un autobús rumbo a Nicaragua. Huyeron sin contactos, sin dinero, con lo puesto y mucho miedo. En El Salvador dejaron a sus cuatro hijos, en edades comprendidas entre 9 y 18 años. No podían llevarlos consigo porque no sabían qué pasaría mañana. Hoy, los ven crecer desde la pantalla de sus teléfonos. Ya llevan 4 años en el país, escondidos, sin recursos, viviendo de prestado, de casa en casa y sin ninguna propia, sin documentación, presos de la ansiedad y todavía con miedo a que el jefe de la mara que los amenazaba allá los encuentre y asalte en medio de la noche.

Según la indagación realizada, el primer gran problema de la mayoría de mujeres migrantes es la dificultad para conseguir documentación nicaragüense -lo que impide su adecuada inserción al lugar y, sobre todo, el acceso a un trabajo digno-. Una falta de papeles que las doblega y obliga a incluso humillarse ante comentarios despectivos –por desgracia muchas veces papeles y derechos parecen ir de la mano- y a vivir con más pobreza, con más inseguridad. Contaba una mujer que desde julio del año pasado recibe intimidaciones por parte de su vecino. Incluso le ha llegado a amenazar con un trabuco. Cuando acudieron a las autoridades para resolver el problema, el cónsul le aconsejó callar y humillarse, siendo esta la única manera de poder conseguir un día sus papeles –si es que ese día llega en algún momento-. Muchas otras mujeres te explican que sin papeles jamás se les toma en cuenta, que sin papeles no pueden acceder a trabajo ni vivir con dignidad. Sin embargo, se trata de una documentación que cuesta mucho tiempo conseguir, muchos viajes a la capital y demasiadas trabas y que solo las mujeres más privilegiadas han tenido la suerte de poder obtener. (Al vivir en comunidades rurales, el viaje a Managua tiene que ser en taxi para poder regresar a casa en el mismo día. Dicho servicio asciende a más de 100 dólares por persona sin contar los 60 que cuestan los trámites de legalización. Un monto que para personas cuyas únicas pertenecias son un pucherito con el que hacen alguna comida para vender y un pantalón de recambio es un sueño que difícilmente podrá hacerse realidad algún día).

Algunas mujeres migrantes "lavan ajeno" para poder sacarse algo de dinero
Algunas mujeres migrantes "lavan ajeno" para poder sacarse algo de dinero Elisa Navarro

El segundo gran problema, que solo pocas de ellas te cuentan, es una inserción lenta y llena de prejuicios y desconfianzas -y no porque no tengan acceso a la salud ni a la educación ya que, en su mayoría, reciben estos servicios sin dificultad sino porque siempre están el desprecio al migrante, los recelos, la creencia colectiva e instantánea de vincular a todo un país con la violencia, las maras y el tráfico de drogas-.Y aunque muchas aseguran que la integración ha sido buena y que están felices en Nicaragua, en una segunda lectura, se puede apreciar que es su falta de interacción con el resto de la comunidad la que las mantiene al margen de los problemas. Historias que te hacen constatar que detrás de cada movimiento migratorio están siempre la discriminación y el racismo que nos ha caracterizado desde el principio de los tiempos, olvidándonos una vez más de que, al final, cada uno de nosotros somos de “ningún lado del todo, de todos lados un poco”. 

*Por motivos de confidencialidad y seguridad no es posible publicar fotos en las que aparezcan mujeres en primeros planos. 


Sobre este blog
Zero Grados es una revista online de periodismo narrativo, que entiende la cultura en el más amplio sentido de la palabra.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Nicaragua
“En Nicaragua hay un permiso social para ejercer violencia contra las mujeres”

Tras las revueltas de 2018 en Nicaragua, los derechos de las mujeres y la integridad de las feministas peligran en el país. La reconocida feminista Teresa Blandón denuncia la represión ejercida por el Gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

Nicaragua
Feministas denuncian un repunte de la violencia contra las mujeres en Nicaragua
Muchos colectivos han tenido que inventar prácticas de seguridad después de que más de un año de detenciones y amenazas a feministas.
0 Comentarios
Sobre este blog
Zero Grados es una revista online de periodismo narrativo, que entiende la cultura en el más amplio sentido de la palabra.
Ver todas las entradas

Destacadas

Biodiversidad
El peligroso vínculo entre destrucción de ecosistemas y enfermedades infecciosas

Los ecosistemas sanos suponen una barrera natural contra patógenos que afectan a los seres humanos, pero vamos en la dirección contraria. El índice Planeta Vivo alerta de una disminución de las poblaciones de vertebrados del 60% entre 1970 y 2014, fruto de la paulatina destrucción de hábitats, la contaminación, la sobreexplotación de recursos y la emergencia climática.

Coronavirus
Un abismo bajo los pies

Las medidas adoptadas hasta ahora por el Gobierno de coalición parten de dos supuestos dudosos: que la crisis no se alargará más allá de seis meses y que no hacían falta medidas estructurales para frenar los problemas que iba a enfrentar la sociedad española.

Coronavirus
Si está el enemigo, que se pase por la retaguardia

Esta situación evidencia el protagonismo de todas las personas que “sostienen” y “cuidan”: cuando se habla de guerras, a menudo olvidamos que existen en ellas esos otros actores que curan, alimentan, sostienen, animan, limpian, comunican.

Coronavirus
El Marruecos que aprende a vivir confinado

Encerrados en sus casas los marroquíes ven como cada día aumentan los casos de coronavirus que a día de hoy suma 735 detectados y ya ha dejado 47 muertos. Unas cifras que han sido suficientes para que las autoridades impulsen restrictivas medidas.

Laboral
La izquierda sindical asturiana reclama una renta básica

CSI, SUATEA, CGT y CNT denuncian el riesgo para salud de quienes trabajan en los “sectores esenciales”, y piden al Gobierno asturiano extender la protección social a los sectores excluidos, como las personas migrantes.  Los cuatro sindicatos también critican la falta de medidas de seguridad en los centros de trabajo que siguen abiertos, así como el hecho de que algunas actividades laborales sigan “sin paralizarse bajo el paraguas de ser sectores esenciales.

Coronavirus
De las calles a las ventanas: Chile y la crisis sanitaria

La crisis del coronavirus llega a un país que atraviesa desde octubre de 2019 una profunda crisis social y una oleada de protestas que solo la emergencia sanitaria ha conseguido sacar de las calles. Con más de un millón de personas bajo cuarentena, la consigna del movimiento popular ha pasado de salir a tomar las calles a quedarse todos en casa.

Coronavirus
El coronavirus lo ha cambiado todo

A tres semanas del inicio del confinamiento, acertamos a conjeturar que no acabará en anécdota. Lo que venga estará marcado por esta compleja experiencia. Este vídeo desea cosas buenas para ese después. Animación de Silvana Youlton, guion de Pablo Elorduy, música de Lionel Scardino y locución de Rebeca Hernando

Música
Bad Bunny, la legitimidad no se perrea sola

Conviene pensar en la legitimidad de que Bad Bunny se haya atribuido el lugar de hacer este gesto en las formas a las que ha recurrido. ¿Quién eres, cariño de quienes te aman, para permitirte esta representación?

Últimas

Coronavirus
Una teoría de la conspiración, detrás del incendio de postes de tecnología 5G en Reino Unido

Un bulo sobre la propagación rápida del covid19 a través de la tecnología 5G preocupa a Reino Unido. En los últimos días se han registrado ataques contra torres de telefonía en tres ciudades británicas.

Música
Canciones infantiles: hay vida más allá de los CantaJuego

Buenas noticias: bandas e intérpretes, históricos y presentes, llevan décadas haciendo canciones y música infantil con una lógica diametralmente opuesta a la industria de canciones para niños.