Jesús Candel, ‘Spiriman’: "Nos enfrentamos a un sistema que pretende dividir a la población"

Jesús Candel, o su álter ego ‘Spiriman’, recibe a El Salto Andalucía vistiendo su bata blanca fuera del servicio de Urgencias del Hospital Virgen de las Nieves, donde ejerce como médico.

Jesús Candel Spiriman Andalucía n.7
Gracias a las movilizaciones granadinas apoyadas por Spiriman, Granada logró la victoria de dos hospitales completos. Carlos Gil

publicado
2017-11-28 00:01:00

Jesús Candel, o su álter ego ‘Spiriman’, recibe a El Salto vistiendo su bata blanca fuera del servicio de Urgencias del Hospital Virgen de las Nieves, donde ejerce como médico. Una sencilla forma de dejar manifiesto que Spiriman y el doctor Candel viven su lucha contra la corrupción en la Sanidad Pública en perfecta simbiosis. Este médico granadino, conocido por sus característicos vídeos en redes sociales, ha sacado a más de 50.000 personas a las calles de Granada para hacer justicia por la sanidad, una consigna que ha calado tan hondo que actualmente da nombre a la asociación que preside: Justicia x la Sanidad.

¿Cómo empezó el movimiento de protesta por la sanidad en Granada?
Todo empezó el verano pasado tras publicar en mis redes sociales un vídeo donde muestro mi indignación ante la situación existente tras la fusión hospitalaria en Granada. En ese primer vídeo explico la saturación y la cantidad de gente enferma en los pasillos, muchos en estado muy grave… Nunca imaginé que iba a tener tantísimo recorrido. Tras ese primer vídeo vinieron otros muchos y me di cuenta de que cuando un médico revela cómo funciona el sistema, se convierte en el enemigo de la sanidad pública. Nos enfrentamos a un sistema que pretende dividir a la población. De ahí vienen muchos de mis “vídeos polémicos”, en los que me limito a contar lo que estoy viviendo, aunque su contenido parece que le está estallando en las narices a todos los partidos políticos y, en especial, al equipo de Gobierno de la Junta de Andalucía.

¿Recorrido seguido hasta ahora por la asociación Justicia x la Sanidad?
En los comienzos de este movimiento había muchas plataformas interesadas, pero empecé a sentirme utilizado porque era el único que pedía los permisos para manifestarnos, el que marcaba el paso… Y cuando vi que lo único que querían era conseguir intereses particulares de algún partido o sindicato, me planté. Fue entonces cuando investigué con algunos compañeros y nos percatamos de que no se está cumpliendo la ley a sabiendas. A partir de ese momento empezamos a hablar de recortes, de privatizaciones y de corrupción. En este escenario decido crear una asociación con gente que no pertenezca a ningún partido, con profesionales de todas las categorías que quieran hacer conmigo justicia y por eso se llamó Justicia x la Sanidad. Lo mismo está pasando en Huelva con Paloma Hergueta. Granada y Huelva han mantenido que no entre nadie más que la ciudadanía.

Vuestro lema, “Dos hospitales completos”.
Dos hospitales completos es una frase que ha quedado de eslogan y lo que siempre digo es que no queremos recortes, ni corrupción, ni privatizaciones. Para la gente, lo más importante es su salud y eso ha calado bien, o acabamos con la corrupción en este país y la acabamos los ciudadanos organizados, o no vamos a ningún lado.

¿Qué estrategia has seguido para sacar a 50.000 personas en manifestación en Granada?
Ser políticamente incorrecto... Este movimiento ha triunfado porque la ciudadanía está harta de que la engañen. Mis formas no persiguen faltar, sino que son fruto del hartazgo de sentirme engañado e insultado por parte de políticos y periodistas. Si a mí no me importase la gente no estaría solucionando problemas personales de pacientes. ¿Es que no nos podemos poner en el lugar de la gente que está sufriendo? Hay muchas personas que no empatizan con los que sufren y son los mismos que dicen que yo pierdo las formas. Les pido que me dejen pelear a mi manera y comiencen a ponerse en el lugar del otro.

¿Cómo se aprecia su lucha entre los médicos?
Los médicos son el colectivo más cobarde e hipócrita que existe. Me siento apoyado por una minoría que es de lo más valiente que he visto en esta sociedad. Los que no me apoyan, no lo hacen porque no quieren arriesgar su puesto de trabajo y lo peor es cómo reniegan de mí. Compañeros que me decían que estaban conmigo y, a la hora de la verdad, se echaron para atrás.

¿Has sufrido amenazas?
De todo tipo. Los colegios de médicos van a intentar quitarme mi trabajo porque, según ellos, “falto a la profesión médica”. Han utilizado a compañeros para abrirme expedientes por insultos, cuando ellos son los que me han puesto a parir. Si me inhabilitan, seguiré luchando. Soy consciente de que me toca una etapa dura, pero voy a morir profesionalmente por el paciente y el que no lo haga así, se confunde. Lo que juré en la lectura del juramento hipocrático era esto, lo que pasa es que muchos compañeros no se mueven por su profesión sino por el dinero. Que se vayan a la privada y se forren, pero que no utilicen el dinero público para conseguir su estatus social.

¿Y después del 15-O?
¡A los juzgados y a la calle! Cada día tengo más gente que nos escribe porque se ha destapado el problema. Mientras la gente me empuje, ¿cómo voy a abandonar? Un médico no se sale en mitad de una operación. Son mis principios y voy a hacer todo lo que pueda para que esto se arregle. La gente no se puede hacer una idea de lo que llevo investigado en un año. Hablo con técnicos de Hacienda, de la Consejería de Salud y ellos mismos me dicen que es una barbaridad.

¿La desfusión hospitalaria está en marcha?
La desfusión está en marcha porque llevamos soplando al cuello de los responsables día tras día. El 1 de octubre debería haber estado todo eliminado, pero desfusionar va a destapar mucha mierda y eso no le conviene a la Junta de Andalucía. Hay personas denunciadas e investigadas que están frenando el proceso porque no interesa que salgan según qué cosas a la luz. Si nosotros hubiésemos parado, no se hubiese avanzado nada y seguiría todo igual.

8 Comentarios
Duque 3:53 15/4/2018

He vivido en tres paises: USA (Long Island/ Stony Brook, Alemania/Berlin y España). Solamente en España se piden "dos hospitales completos" en dos ciudades pequeñas como son Huelva o Granada.
Por otro lado. Hay grandes médicos, magníficos profesionales que son incapaces de manifestarse (caracter apocado, edad avanzada, hastío político...) y que son insultados por Candel por no salir a dar gritos por la calle.
Además, por lo que trasluce la entrevista, el médico (que no Dr) Spiriman no es una lumbrera profesional.
Tiene razón en algunas cosas pero la algarada terminará como termino Podemos ¿os acordáis que había que terminar con la casta? Ahora salen en el Telva y el Hola. Pues eso, Spiriman terminará diluyéndose como un terrón de azucar en el café porque mezcla todo (desfusión, insultos a compañeros, algaradas cada vez menos numerosas...).
Su lucha no es efectiva. Es muy bonita, tiene razón en muchas cosas pero es un pelín machista.

Responder
0
1
FranJonn 17:52 12/4/2018

Anónima me da la impresión que perteneces al grupo de alrededor de la presidencia de la sectorial Junta.

Responder
0
0
#13345 15:39 11/4/2018

Otro que quiere y lo va a conseguir vivir del cuento porque la gente se lo cree todo le dicen mira un burro volando y todos miran al cielo pero este si que nos llevaría pero al infierno

Responder
1
4
pedro 11:31 12/4/2018

Creo que eres un autentico borrego e ignorante.. este señor esta arriesgando su puesto de trabajo .. para mejorar la sanidad publica.. pisoteada y devaluada por los políticos.. de Andalucía y de toda España..

Responder
1
0
#13258 9:06 10/4/2018

Por qué no le preguntáis porque no se desvinculó de los apoyos fascistas que también recibió?

Responder
4
10
Javier 12:10 11/4/2018

He aquí una muestra de la absurdas artimañas de los que quieren desprestigiar esta gran y noble causa...

Responder
5
1
#13753 15:34 14/4/2018

Ya tienes un nuevo dios al que idolatrar

Responder
0
0
Carmen 12:13 11/4/2018

He aquí una muestra del título de la noticia. Sucias artimañas para desprestigiar una causa noble y justa

Responder
3
0

Destacadas

Alimentación
Del sándwich de atún a la porrusalda: cómo cambiar la alimentación de escuelas y hospitales

Las compras públicas de alimentos y la contratación de empresas para comedores determinan la economía de ciudades y comunidades autónomas. Una iniciativa madrileña recoge firmas para que esas compras introduzcan criterios sociales y ecológicos, como ya se están haciendo en experiencias pioneras en Valencia y las Islas Canarias.

Unión Europea
Sabine Lösing: “Hay que transformar la producción armamentística en producción de bienes que beneficien a las sociedades”

Hablamos con Sabine Lösing, la europarlamentaria alemana que ha borrado a España de la lista de países con buenas prácticas en cuanto a la venta de armas a terceros países, después de la decisión del Ejecutivo de Pedro Sánchez de continuar los negocios con la dictadura Saudí a pesar de la catástrofe humanitaria que está provocando en Yemen con armas españolas.

Brexit
La UE y la “soberanía”
1

Si algo queremos es debilitar la soberanía. Contra Trump y sus apologetas, contra Juncker, no puede haber poder que no sea desafiado, ninguna decisión que no pueda ser sometida a revisión democrática.

Justicia
Una pena de agresión sexual es rebajada porque la víctima hizo teatro en el colegio
La Associació d'Actors i Actrius Professionals Valencians ha empezado una campaña contra esta sentencia por considerarla humillante tanto para la víctima como para las profesionales de la interpretación.
Cine
“Quiero que me enterréis enderezada”

A las mujeres que se les ha enseñado a relacionarse consigo mismas a través de las miradas de los demás, la retirada de esta mirada equivale a una muerte, a entrar en un limbo, y es en ese limbo donde se aparca a las mujeres de mayor edad.

Últimas

Extremadura
Las ayudas sociales y el mercado de trabajo (según la patronal extremeña)
5

Recientemente, representantes muy destacados de organizaciones empresariales han realizado declaraciones públicas relativas a valoraciones sobre las ayudas sociales y sobre la influencia de estas en el interés de los trabajadores y trabajadoras por ocupar puestos de trabajo. Sus propuestas expresan una vez más la insolidaridad de estos sectores sociales acomodados con las capas de la población más empobrecidas.