Opinión
La guerra de la lactancia: ideas para un debate en el feminismo


El feminismo ha logrado construir un fuerte consenso en torno a la libertad de las mujeres en cuanto al aborto, pero no ha ocurrido así con la lactancia. Los debates deben servirnos para ser capaces de tomar decisiones conscientes, no para culpabilizarnos.

Lactancia
Foto: Jacob Bøtter

publicado
2019-09-25 06:37

La lactancia materna es un tema que me atraviesa y sobre el que he pensado bastante en los últimos años. Soy madre de dos hijas, una de 5 y otra de año y medio. He estado vinculada durante años a los movimientos sociales. El feminismo es importante para mí, tanto en la esfera personal, como en la política y en la laboral. He dado teta a mi hija mayor hasta que tuvo 22 meses y mi hija pequeña aún mama, aunque para mí este hecho no ha sido constituyente de mi identidad o de mi posición en el mundo, o quizá un poco sí.

Sigo cuando puedo y con atención las lecturas y debates sobre el tema que, simplificando mucho, se puede resumir en dos posturas. Por un lado, existe una corriente que apuesta fuertemente por la lactancia materna prolongada y a demanda, vinculada a lo que se llama la “crianza con apego”. Esta corriente ha puesto de manifiesto los beneficios de la lactancia materna para las criaturas, tanto a nivel físico como de su desarrollo emocional, tendencia corroborada por la comunidad médica, con entidades de fuerte peso como la Organización Mundial de la Salud a la cabeza, situando a buena parte de la opinión pública en un marco prolactancia. Muchas mujeres la reivindican, además, como un símbolo y como una herramienta para poner en valor los cuidados, que, asociados tradicionalmente al ámbito reproductivo y doméstico que realizan las mujeres, han sido infravalorados como una cuestión menor, sin reconocimiento social y no remunerados. Así, estos estilos de lactancia y crianza se han convertido para muchas en una oportunidad para poner los cuidados en valor y reivindicar la importancia de los mismos en la sociedad.

Este debate se ha cruzado con el de los permisos de maternidad y paternidad, pues desde estas posiciones se ha apostado a menudo por la demanda de la extensión del permiso de maternidad para las madres y la no equiparación de los permisos de los padres bajo el argumento de que, siendo las mujeres las que llevan a cabo la lactancia, deben ser ellas quienes obtengan mayores beneficios sociales y apoyo para poder desarrollarla.

Por otro lado, dentro del feminismo se esgrimen también otras posturas que consideran este estilo de crianza muy útil y conveniente al patriarcado, que habría encontrado así una nueva forma de devolver a las mujeres a la esfera de lo reproductivo, disfrazándolo de libertad y elección personal. Desde esta postura, se tilda a la otra de esencialista y de biologicista, y se apuesta por una mayor equiparación en la cuestión de los permisos de paternidad y maternidad como herramienta de conquista de la igualdad efectiva.

Existe una creciente presión, tanto por parte de la comunidad médica como de otros agentes y también entre las propias mujeres, para que las madres den de mamar a sus criaturas

A nivel personal, hay algo que me produce bastante rechazo en cuanto a opiniones que vienen indistintamente de una u otra postura: cierta superioridad moral desde la que parten ambos posicionamientos. Así, se esgrime que hay mujeres que escogen la lactancia o la crianza con apego porque no son capaces de darse cuenta de la trampa del patriarcado, es decir, que en realidad, no están eligiendo libremente, sino bajo presiones sociales y mandato de género. Sobre las mujeres que deciden no amamantar a sus hijos, se dice que son mujeres que no tienen la suficiente información, que no saben lo que es mejor o que no han recibido bastante apoyo para consolidar la lactancia.

En el tema de la lactancia, las presiones sociales son múltiples. Por un lado, existe una creciente presión, tanto por parte de la comunidad médica como de otros agentes y también entre las propias mujeres, para que las madres den de mamar a sus criaturas, pues es lo mejor para ellas, al tiempo que desde los sectores de mujeres y colectivos pro lactancia se señala lo hipócrita de estas recomendaciones, pues no se hacen acompañar de medidas ni políticas de apoyo real a la lactancia para llevarla a cabo, ni en el sentido material ni en el emocional. Además, la lactancia está socialmente admitida en bebés de corta edad, pero mucho peor vista en bebés grandotes o niñes en los primeros años de edad, y se dan así mismo enormes presiones para abandonarla llegado cierto momento, no respetando la decisión de madres y criaturas.

Bajo mi punto de vista, ambas cosas son ciertas. Lo que no se apoya, precisamente, es la libertad de las mujeres a elegir, dando por hecho que cuando lo hacemos, elegir, las mujeres no contamos con criterios suficientes o no hemos analizado lo suficiente los mandatos de la sociedad patriarcal.

El feminismo ha logrado construir un fuerte consenso en torno a la libertad de las mujeres para decidir sobre sus propios cuerpos, pero esto no ocurre con la lactancia

Si hiciésemos una paralelismo con la cuestión del aborto dentro del feminismo, esto sería impensable. El feminismo ha logrado construir un fuerte consenso en torno a la libertad de las mujeres para decidir sobre sus propios cuerpos, implicando ello la elección de cómo, cuándo y con quien deseamos, por ejemplo, mantener relaciones sexuales, y si deseamos o no ser madres o interrumpir un embarazo en un determinado momento.

Cada una elegirá, teniendo en cuenta su situación material, emocional, su bagaje cultural, etc. Porque pensar que las mujeres no podemos hacerlo es infantilizarnos y tutelarnos, que es lo que tratan de hacer las posturas provida. Pero, ¿no es infantilizarnos también, de algún modo, pensar que otras mujeres tienen menos o peores criterios que “nosotras” para decidir sobre su estilo de lactancia y crianza? Lanzo esta pregunta sin obviar, claro, que no vivimos en un mundo ideal, sino que las mujeres nos enfrentamos con innumerables barreras y desigualdades en todos los ámbitos de la vida, y que éstas influyen en todas nuestras decisiones vitales, también sobre la maternidad y la lactancia.
La experiencia de la maternidad, y creo que esto es clave, es completamente distinta en función de nuestro origen y bagaje cultural, nuestra experiencia vital, nuestro nivel formativo, nuestra situación socioeconómica. Por eso, una mujer puede vivir la lactancia con felicidad y plenitud, y otra como una imposición y como un yugo, y las dos cosas son ciertas, porque su vivencia es real.

EXPERIENCIAS DIVERSAS

Mi experiencia como mujer activista, con formación universitaria y feminista, me ha hecho vivir mi maternidad y mi lactancia de una determinada manera, y tomar unas determinadas elecciones. Pero lo que yo considero que es bueno para mi, quizá no es lo mejor para ti o para otra.

Algunas mujeres con las que tengo la oportunidad de charlar en mi barrio, Vallecas, con un recorrido vital diferente al mío, viven estas opciones de manera distinta. Un día, una mujer embarazada, charlaba con otras sobre el hospital de referencia en la zona y preguntó: “¿Pero se ponen muy pesados con lo de dar la teta?”. Parece evidente que esta mujer no quiere dar la teta, y sus razones tendrá.

Maternidad
Maternar en una sociedad 40% patriarcal, 40% capitalista y 20% adultocéntrica

El capitalismo se lo quiere robar todo, nos saquea el amor y los conceptos, los valores y el deseo. Mercadea con la maternidad los días señalados, pero también los que restan. Te quiere educando críos narcisistas a las afueras de tu abnegación.

Se ha establecido como un axioma que la lactancia materna es lo mejor para los y las bebés. Efectivamente, parece que aporta grandes beneficios. Pero, por encima de todo, lo mejor para los y las bebés es que sus madres se sientan emocionalmente bien. Y si hay mujeres que no quieren dar la teta o que la quieren dejar pronto, ¿por qué pensamos que no saben, que si tuvieran apoyo seguirían, que les falta información? A veces se detenta desde el feminismo cierto clasismo hacia las elecciones de las mujeres en situaciones más vulnerables o de menor estatus socioeconómico.

No dudo que existan casos de mujeres que abandonen la lactancia por falta de apoyo suficiente, pero resulta paternalista generalizar, dando por hecho que estas mujeres deciden porque no saben suficiente, sin respetar que otras lo hacen sencillamente porque quieren. Todo esto aplica también a un cierto colonialismo en la forma de entender la cuestión lactancia/estilos de maternidad en el feminismo, donde no hay mucha cabida para la experiencia de mujeres gitanas, musulmanas, indígenas o negras, por considerarse posturas en ocasiones retrógradas o poco feministas. Porque de nuevo pensamos que ellas no saben, no tienen suficiente información, no son capaces de ver la opresión patriarcal… ¿No tiene esto también mucho de infantilizante?

Durante mis tiempos de madre primeriza, la maternidad llegó a mi vida como un obús. Un tiempo en el que tuve que replantearme mi propia identidad y mi forma de vida, donde los conceptos de interdependencia y cuidados cobraron para mí un nuevo sentido. Un sentido que iba más allá de los significados que yo le había dado en tantos debates y asambleas donde queríamos poner en la vida en el centro...

Echo en falta espacios donde podamos problematizar nuestras maternidades desde un lugar donde no solo haya posturas enfrentadas

En esos tiempos, me atormentaba mucho pensando en la pérdida de espacios personales de ocio y de participación política que acarrea la maternidad. Yo había elegido, por intuición, la lactancia a demanda, y ni siquiera sabía hasta cuando quería dar teta, simplemente iba viviendo el día a día. Cuestionaba mis propias prácticas y elecciones, y me preguntaba si realmente se puede ser feminista y apostar por la lactancia a demanda o por la crianza con apego, o si no estaría yo autoengañándome.
El debate está servido y echo muchísimo en falta espacios donde realmente podamos problematizar y politizar nuestras maternidades, pero desde un lugar donde no solo haya posturas enfrentadas y cuajadas de certezas, sino desde donde podamos nombrar también las múltiples ambivalencias que nos atraviesan en la crianza. Elecciones sobre las que coexisten emociones encontradas.

Dar teta como un acto de empoderamiento, que puede ser profundamente feminista y anticapitalista, pero que también nos sitúa como mujeres en un marco de “ser para otros”, posiblemente el mayor que yo haya vivido nunca, que regula y pauta nuestros tiempos y nuestras vidas. Una ambivalencia basada, quizá, en valoraciones muy realistas de la naturaleza compleja de lo que se pone en juego.
Los debates deben servirnos, no para hacernos sentir culpables, sino para que las mujeres consigamos tomar decisiones conscientes, lo más libres posibles —sabiendo que la libertad total es una quimera— sobre nuestros cuerpos, sobre la forma de relacionarnos con nuestras criaturas, resistiendo a las presiones que circulan en todas direcciones, haciendo de este hecho un acto sencillamente transgresor, transformador y feminista.

Relacionadas

Opinión
Madres y abuelas andaluzas como referentes feministas

Tendemos a buscar sabiduría siempre fuera, lejos de las calles de nuestros barrios, de nuestras casas, ignorando el saber de las mujeres de nuestro entorno cercano. ¿Qué es un referente feminista?

Feminismos
Durangoko kaleetako istorioak

Dekolonialitatearen inguruan lan egitea premiazko bilakatzen ari da mundu euskaldunean.

Opinión
Ministerio de Igualdad, diana para trols

Irene Montero será ministra de Igualdad, en la segunda vez en que Igualdad pasa tener rango de Ministerio. La primera vez fue en 2008, con Bibiana Aído al frente. Aído fue blanco de ataques furibundos por estar al mando de un ministerio que Zapatero hizo desaparecer dos años después de crearlo.

14 Comentarios
Kora Bodio 2:44 10/11/2019

Me encantó el artículo. Gracias por compartir tus reflexiones. Y espero también que se vayan abriendo espacios donde hablar de la maternidad desde el respeto a las necesidades, opciones y deseos de cada una. Y que coincidamos en ellos 😉

Responder
0
0
Clara M. 17:29 7/10/2019

Como mujer blanca, occidental y de clase media, está muy mal visto hoy en día no dar de mamar a las criaturas y más si perteneces a determinados colectivos. Por lo tanto, nos tenemos que plantear que la lactancia figura hoy en día como un introyecto (mandato social) en determinadas clases sociales, ya que ha habido diferentes movimientos que se han encargado de que lo interioricemos y además estemos de acuerdo profesionales de la salud, mujeres feministas y ambientes conservadores. Felicidades por el artículo y ójala podamos seguir analizando y profundizando mucho más todo lo que nos atraviesa como mujeres y podamos articular nuevas posibilidades en relación a la vivencia de la maternidad.

Responder
0
0
#40010 21:28 26/9/2019

Muchas gracias. Una reflexión muy liberadora

Responder
0
0
#40004 20:28 26/9/2019

Creo que el paralelismo con el aborto no es muy acertado. De hecho en el feminismo no hay un consenso en torno al mismo, aborto sí, pero lo de libre es un punto muy conflictivo.

Responder
0
0
#39981 15:49 26/9/2019

El feminismo obtendra el triunfo cuando nadie se pregunte si una acción es feminista o no, simplemente decidir libremente que hacer siempre que no se perjudique a nadie, a veces veo mas preocupación por agradar al colectivo que no a una misma

Responder
3
0
#39923 22:01 25/9/2019

Me ha parecido muy interesante pero (y no lo digo por el artículo) no es que la gente sea más feminista o menos, es que la peña se mete donde no se ha de meter, habla cuando se está mejor callado y a veces le busca las cinco patas al gato.

Responder
2
0
Jorge A. 18:51 25/9/2019

Qué falta hacen voces de tanto sentido común como esta. Solo una puntualización, ese "ser para otros" que señalas no se expresa solo en la lactancia. Prácticamente todo el día somos para ese otro dependiente. No solo en el instante -breve, por lo demás- en que pide la teta. Cuando ya tienen esa edad de 20 meses, de hecho, es un momento al día de unos minutos. Resulta difícil entender por qué puede verse ese momento como una subordinación y los otros 200 momentos en los que hay que cambiarlo o llevarlo de la mano o en brazos, no. Y, desde luego, esto último es infinitamente más agotador. En este debate he visto a mujeres contrarias a la lactancia prolongada argüir que se produce una objetualización de la madre en esos instantes. Sin embargo, no acabo de ver en qué difiere con contarle cuentos para que se duerma, consolarle cuanto tiene pesadillas o, repito, llevarlo en brazos cuando está cansado. Nadie acusa entonces de poner el cuerpo en una posición subalterna pero si la teta está por medio entonces parece que hay más susceptibilidades.

Responder
8
4
Clara M. 17:22 7/10/2019

Sinceramente, eso de un momento breve difiere bastante de la realidad, sobre todo de los primeros meses en lo que una madre puede estar horas y horas, día y noche. Luego disminuye, pero cuando una mujer decide dar teta a demanda, no es posible el retirarse y tener espacios propios, tiene que estar ahí para la criatura disponible prácticamente siempre (sobre todo al principio, luego se puede pautar y por tanto no es a demanda). Todo el resto de cuidados son transferibles y por tanto, no suponen el desgaste físico y emocional de la lactancia y el debate es otro.

Responder
0
0
#39931 24:12 25/9/2019

Y por qué tiene votos negativos este comentario??

Responder
0
1
#39855 10:28 25/9/2019

Lo mejor es siempre daralas personas la posibilidad de elegir un modelo, no creo que haya un respuesta única.

Responder
4
3

Destacadas

Laboral
Un año sin minería de carbón en Asturias

El reparto y la escasa cuantía de los fondos de la UE para financiar la llamada Transición Energética Justa avivan el malestar de unos valles mineros que, un año después del cierre de las últimas minas de carbón, siguen sin contar con propuestas de futuro claras ni viables.

Asturias
Mieres: oasis cultural para un desierto industrial

¿Puede funcionar la cultura como una herramienta para combatir el desaliento provocado por la crisis económica y demográfica? Bajo el lema Make Mieres Great Again, la localidad minera, que en los años 60 llegó a tener 70.000 habitantes y hoy no alcanza los 40.000, ha recuperado autoestima y visibilidad perdida, convirtiéndose en un referencia de la cultura alternativa de la Asturies actual.

Brasil
Brumadinho: del luto a la lucha

Durante cinco días, 350 personas afectadas por represas marcharon por Minas Gerais exigiendo justicia para las víctimas del mayor crimen ambiental de Brasil. El derrame de lodo tóxico ocurrido hace un año amenaza con extender la contaminación por metales pesados a toda la región.

Editorial
Política contra los zascas

El acuerdo de coalición alcanzado en enero necesita de buenas noticias para que el Gobierno de PSOE y Unidas Podemos no sucumba ante el hostigamiento que han planteado las élites.

Historia
Éric Vuillard: “Las ideas de la Revolución Francesa aún tienen un largo recorrido por delante”

El pueblo contra las élites. Quizás una realidad más compleja cuando uno se adentra en las interioridades de la historia. Así lo reflejan los libros de Vuillard, galardonado en 2017 con el Goncourt, el mayor premio de las letras francesas, por El orden del día.

Capitalismo
Seis intuiciones recientes sobre economía digital del conocimiento y lo común

Se diría que, en la economía digital, el factor crítico y lo verdaderamente nuevo no es la idea, sino la existencia de un capital financiero masivo carente de alternativas más rentables.

Últimas

Vivienda
Victoria contra el “banco malo”: recuperado un bloque de la Sareb para cuatro familias

La Plataforma d'Afectades per l'Habitatge i el Capitalisme (PAHC) del Baix Montseny hace pública la ocupación del Bloc Caliu, propiedad de la Sareb, y anuncia que exigirá hogares sociales para las cuatro familias que viven en él. 

Medio ambiente
Turismo de cruceros: buenas noticias para FITUR, malas para el medio ambiente

Organizaciones ecologistas aprovechan la celebración del macroevento del turismo en Madrid —FITUR 2020— para recordar lo que esconden las buenas cifras del desarrollo de la industria de cruceros: sus impactos socioambientales. España lidera la lista de países más contaminados por este tipo de transporte. 

Asturias
Asturies se salvó luchando (y se perdió planificando)

En ausencia de un movimiento regionalista o nacionalista digno de tal nombre, el movimiento obrero se convirtió, en los años 80 y 90, en la gran herramienta colectiva en defensa de los intereses generales de la comunidad.

Humor
Troll a sueldo mínimo

Trigésimo tercera entrega de las viñetas de Mauro Entrialgo para El Salto.

Tecnología 5G
Organizaciones médicas, ecologistas y científicas reclaman paralizar la instalación del 5G

Una resolución del Defensor del Pueblo reconoce que la implantación de la tecnología 5G en España no ha sido objeto de evaluación ambiental previa. Tampoco se ha hecho en el caso del Plan 5G ni de los proyectos piloto derivados del mismo, en los que se va a utilizar una banda de frecuencias para las que aún no se han fijado los límites de exposición seguros.