Obituario
Si Julio Anguita hubiera sido presidente…

Es probable que no baste con tener razón sino que, tal y como dijera gente sensata antes que yo, hay que tenerla en el momento oportuno, pero no es menos cierto que si Julio Anguita hubiera sido presidente hoy viviríamos en un país mejor.

Julia Anguita Jairo Vargas 2
Julio Anguita (Fuengirola, 1941 - Córdoba, 2020). Jairo Vargas

Es narrador oral y activista.

16 may 2020 19:21

Si Julio Anguita hubiera sido presidente…

Las emociones y las palabras me salen a borbotones frente a la marcha física de Julio Anguita. Pensé que otra vez engañaría a la muerte y retornaría, como siempre ha hecho, para animarnos a seguir avanzando, mejorando el mundo, juntando pueblo... Parece que esta vez no va a ser así.

Militar en la IU de Julio Anguita era hacerlo en una escuela. Había que estudiar y formarse y ofrecer soluciones en tiempo real para muchos problemas que ahora nos parecen insoportables

Julio Anguita no sólo fue el primer comunista alcalde de Córdoba o el constructor de la IU Movimiento Político y Social de los 90, sino que siguió siendo hasta el final un hombre de presente, el primero que vio la necesidad de romper las viejas etiquetas y congregar a la gente no por sus símbolos, ropajes o culturas sino por lo que quieren hacer, a donde quieren ir: su famoso “programa, programa, programa” alumbró la práctica política de miles de activistas mucho antes de que comenzásemos a hablar de transversalidad. Unas ideas que no dejó de perfeccionar y perfilar en tiempos recientes con apuestas como el interesantísimo Frente Cívico-Somos Mayoría, cuyo rastro e impronta puede verse perfectamente a día de hoy en no pocas organizaciones.

Militar en la IU de Julio Anguita era hacerlo en una escuela. Había que estudiar y formarse y ofrecer soluciones en tiempo real para muchos problemas que ahora nos parecen insoportables: la deriva de la Unión Europea en el cortijo de los ricos y de Alemania, el cambio climático (todavía recuerdo las risas de las empresas de comunicación cuando Julio explicó que había que mirar el consumo de las bombillas cuando ibas a comprarlas y apostar por las de bajo consumo), los problemas que nos acarrearía privatizar, como hicieron PP y PSOE, aspectos esenciales de nuestra economía… Era razonar, explicar las cosas y no tratar al pueblo, a tu vecina o a tu vecino como a un menor de edad.

Era explicar que las dos orillas existen: o te sitúas con la mayoría social o con los que viven a su costa. Era señalar que el emperador estaba desnudo y que Felipe González, a la cabeza del hegemónico PSOE de aquellos años, no quería un pacto con la IU que defendía en el parlamento los interesas de los asalariados, las mujeres, las pequeñas empresas… Felipe siempre se sintió más cómodo pactando con el nacionalismo catalán más excluyente pero defensor de aquellos que viven de las rentas del capital y a costa de lo ajeno, o incluso con el PP tal y como reclama, ya sin tapujos, a día de hoy. Y es que en no pocas ocasiones la verdad de lo que uno es se revela cuando crece y envejece.

Felipe González quien alguna vez habló, ironías de la historia, de la “pinza”, muestra en su vejez todo lo que su proyecto político y personal llevaba dentro, cortejos con la extrema derecha franquista y con los más siniestros multimillonarios latinoamericanos incluidos. Con Julio, ahora lo sabemos definitivamente, nunca ha habido ni trampa ni cartón: es el viejo maestro de escuela que soñó con cambiar el mundo en un modesto pero formidable empeño colectivo. El que disfrutó su vejez jugando al dominó con sus amigos de siempre en el bar de la esquina mientras vivía de su pensión, renunciando a obtener ningún legítimo fruto material por haber sido la voz de tantos.

Julio Anguita tuvo, casi siempre, razón: la tuvo, la tiene, en su crítica al modelo de construcción europea, la tiene en su crítica al sistema tributario español, en su apuesta por el control público de nuestra sanidad o de nuestro sistema energético o bancario. Y esa razón te la tropiezas todos los días. Voy a poner un ejemplo cotidiano: siguiendo a Julio y lo que habíamos aprendido tras unas jornadas sobre Medio Ambiente y modelo energético, explicamos a un alcalde de mi ciudad de infausto recuerdo por qué no podía apostar por unas farolas ineficientes desde el punto de vista energético. Como quien oye llover. 15 años después de aquello mi ciudad tendrá que acabar gastando más de 20 millones de euros en cambiar parte de esas luminarias. Dinero público, de todos, que se va a gastar dos veces para pagar el mismo servicio y adaptarse a los “nuevos” cánones de consumo energético.

En todo caso es probable que no baste con tener razón sino que, tal y como dijera gente sensata antes que yo, hay que tenerla en el momento oportuno, pero no es menos cierto que si Julio Anguita hubiera sido presidente hoy viviríamos en un país mejor. Y eso todo el mundo lo sabe incluidos aquellos que nunca lo reconocerían en público. Gracias Julio por tu ejemplo, por tu lucha, por tu dignidad. Seguimos.

Relacionadas

Obituario
Anguita, ciudadano a contracorriente

Muchos lo escucharon pero no le votaron. Es la paradoja que le tocó vivir a Julio Anguita. Así como en su muerte nunca se habló tan bien de un político, y mucho menos comunista. Otra paradoja fruto de la trayectoria de un hombre cuya figura y discurso, lejos de diluirse, se consolidaron tras su retirada de la primera línea política. Un hombre que hizo de la pedagogía y la ética sus formas de intervención social y política. Un ciudadano a contracorriente.

Obituario
Julio Anguita, semilla de un mundo nuevo

La primera vez que vi a Julio Anguita fue en 1981, en el X Congreso del PCE, al que asistí como miembro de la delegación de Extremadura. Yo tenía entonces 19 años, recuerdo cómo me impactó su intervención, en la que hablaba con pasión sobre Gramsci. Años más tarde, en 1988, asistí al Congreso en el que fue elegido secretario general del PCE y desde entonces he tenido la inmensa fortuna de compartir camino y vendavales, afanes de lucha y también amistad.

Obituario
Julio, una senda hacia Utopía

En Extremadura, en esta tierra que tantas veces visitó, tanto en público como en privado, Julio deja a muchos huérfanos. Julio no puede morir mientras siga existiendo en el mundo una persona que se levante para decir ¡hasta aquí!

3 Comentarios
#60881 17:52 17/5/2020

Inabarcable, dolor proporcional al orgullo de haberTe seguido y aprendido de Ti en tiempo real Califa Rojo

Responder
5
0
#60853 13:37 17/5/2020

No diría que el único pero si de los pocos, un ejemplo y referencia para la izquierda.

Responder
6
0
#60812 24:21 16/5/2020

Este señor es el unico politico que mantuvo la ética y la honradez desde el principio hasta el final en este pais.

Responder
11
2

Destacadas

Crisis climática
Una hoja de ruta verde y justa para salir de la crisis

Las plataformas 2020 Rebelión por el Clima y Alianza por el Clima convocan movilizaciones para este viernes 5 de junio, Día Mundial del Medio Ambiente, con el fin reivindicar una salida del parón económico actual que ponga la justicia social y climática en el centro.

Coronavirus
Sanidad acepta todas las peticiones de las comunidades para avanzar en la desescalada

A partir del próximo lunes ninguna comunidad autónoma estará ya en fase 1. Más de la mitad del territorio entrará entonces en la última fase de la desescalada, que permite a los presidentes autonómicos decidir sobre sus zonas y flexibilizar medidas.

Coronavirus
Ayuso podría ser investigada por el Supremo por la querella criminal sobre las residencias
Instrucción traslada la investigación sobre Ayuso y las negligencias ocurridas dentro de los geriátricos hasta el alto tribunal, por su condición de aforada.
Estados Unidos
Pablo Bustinduy: “Una segunda presidencia de Trump pertenece al orden de la amenaza civilizacional”

El exdiputado Pablo Bustinduy reside actualmente en Estados Unidos, donde ejerce como profesor. Bustinduy, que participó en la campaña de apoyo a Bernie Sanders en las primarias demócratas, analiza las consecuencias del estallido social derivado del asesinato de George Floyd y la gestión de la crisis del coronavirus.

Cine
La ficción audiovisual en la era del covid-19

La hecatombe provocada por el coronavirus ha removido las placas tectónicas del tejido cultural global. El cine no ha esquivado la tremenda sacudida. Ahora los principales interrogantes se ciernen sobre esta fase de reactivación de los rodajes con la que se pretende aliviar la atrofia muscular del sector. Hablamos con algunos cineastas de relevancia de nuestro territorio para que arrojen algo de luz al respecto de la ficción cinematográfica venidera y el difícil trance hacia el horizonte más inmediato.

Corrupción
Las patrias en guerra de Pablo Iglesias y Pablo Casado

La auténtica gravedad del caso Villarejo y las cloacas del Estado es que este maniobró contra la ciudadanía en su conjunto para adulterar la competición electoral, fundamento primero de la democracia.

Movimientos sociales
Movimientos en la pandemia: autogestionar la comida y la vida

El analista y periodista Raúl Zibechi relata el día a día de los proyectos de apoyo mutuo para garantizar el derecho a la alimentación en Montevideo (Uruguay) en una nueva entrega de la serie “Movimientos en la pandemia”.

Últimas

Medio ambiente
Andalucía, Madrid y Murcia reciben el premio Atila por su contribución a destruir el medio ambiente

Los premios que concede todos los años Ecologistas en Acción destacan la derogación de leyes de protección ambiental con la excusa del covid-19 y señalan la responsabilidad del Gobierno vasco en la catástrofe del vertedero de Zaldibar.

Casas de apuestas
PP, Cs y Vox rebajan impuestos a las casas de apuestas de Madrid

El acuerdo aprobado por las derechas, con la abstención de Más Madrid y PSOE, elimina también la medida que, con la intención de mantener el empleo, condicionaba la bajada del IBI y el IAE a que no realizaran despidos.

Violencia machista
Las víctimas de violencia machista en Elche se quedan sin atención psicológica

La atención a víctimas de violencia machista se ha declarado un servicio esencial durante el estado de alarma. Sin embargo, la atención pública psicológica a las mujeres que la tenían asignada en Elche cerró sin previo aviso y sigue sin fecha de reanudación.