Campaña de solidaridad para pedir la libertad de tres periodistas ecuatorianos

La campaña #NosFaltan3 pide la liberación inmediata de tres integrantes de El Comercio, secuestrados en la frontera entre Ecuador y Colombia.
#NosFaltan3
Concentración frente al Palacio de Gobierno de Quito para pedir la libertad de los secuestrados. Redacción El Salto
Quito

publicado
2018-04-06 12:42:00

Ecuador empieza a sufrir la consecuencias del posconflicto colombiano. Las disidencias de las FARC han tomado como rehenes a tres trabajadores del diario El Comercio: el periodista Javier Ortega, el fotógrafo Paúl Rivas y el conductor Efraín Segarra. Desde el pasado 26 de marzo, los tres ecuatorianos están en un punto desconocido de la frontera entre Ecuador y Colombia. Las autoridades ecuatorianas han dicho que están en el lado colombiano, pero en ese país lo han negado.

La única información que se conoce es la que han filtrado los secuestradores a medios colombianos. En un vídeo difundido esta semana se ve a los secuestrados con cadenas alrededor del cuello, como lo hacían las FARC en los años 90. Solo habla el periodista Ortega y explica las condiciones que exigen al Gobierno ecuatoriano para su libertad: la liberación de tres presos, la anulación de convenios con Colombia para luchar contra el terrorismo, y la cesión de una franja del territorio para seguir transportando la droga a Centroamérica y luego a México y Estados Unidos.

Ante la falta de información de ambos gobiernos, un grupo de periodistas autoconvocados se organizó desde el mismo momento en el cual se oficializó el secuestro para exigir garantías para los secuestrados y una resolución que busque traerlos de vuelta con vida. Una de las motivaciones mayores fue el hecho de que se haya deslizado que la culpa la tuvo el equipo periodístico, que en teoría “fue advertido” del riesgo en la zona de frontera.

Concentración en Quito para exigir la liberación de los tres trabadores de El Comercio secuestrados en la frontera entre Colombia y Ecuador.
Concentración el 2 de abril en Quito para exigir la liberación de los tres trabajadores de El Comercio secuestrados en la frontera entre Colombia y Ecuador. Redacción El Salto

Los comunicadores ecuatorianos entregaron a los gobiernos de Ecuador y Colombia una carta, con más de 500 adherentes. Además del rescate con vida del equipo periodístico, exigen el restablecimiento del Estado de derecho en la frontera y las garantías para seguir informando desde la zona.

La campaña #NosFaltan3 tomó fuerza en la calle, con las vigilias diarias que se han mantenido en la sede del Gobierno ecuatoriano desde el día del secuestro. Cada noche, decenas de periodistas acuden para exigir la libertad de sus colegas. Las familias de los tres secuestrados también están allí y poco a poco más ciudadanos se están uniendo a este clamor.

La etiqueta #NosFaltan3 despertó el interés de periodistas y fotógrafos en todo el mundo, sobre todo, de colegas que han pasado por lo mismo. Antonio Pampliega y Ángel Sastre, secuestrados en Siria durante 10 meses, y Manu Brabo, fotógrafo español secuestrado en Libia durante 40 días, han enviado vídeos para exigir a los gobiernos de Ecuador y Colombia la liberación de los colegas ecuatorianos. “Somos periodistas, somos testigos, se están equivocando de enemigo”, dijo Ángel Sastre en el video que envió a la campaña de solidaridad.

Manu Bravo, fotoperiodista español, secuestrado en Libia.Antonio Pampliega, reportero español secuestrado en Siria durante 10 meses.Ángel Sastre reportero español secuestrado en Siria 10.

En esa misma línea se han pronunciado otros fotógrafos españoles como Javier Bauluz, Gervasio Sánchez, Walter Astrada, Olmo Calvo, entre otros, y decenas de periodistas de América Latina.



Relacionadas

Libertad de información
Lander Arbelaitz: “A los vascoparlantes se nos vulneran nuestros derechos lingüísticos”

Periodista de Argia, Lander ha sido acusado por dos agentes de la Ertzaintza de un delito de injurias y calumnias por difundir un vídeo en el que se veía a estos vulnerar el derecho a ser atendido en euskera.

Periodismo
“Podemos estar orgullosos de nuestros medios de comunicación”

El documentalista burkinés Abdoulaye Diallo repasa el rumbo de los medios de comunicación en su país desde el asesinato del periodista Norbert Zongo hace dos décadas. 

Canal Sur
¿No le ha ocurrido a usted?
5
Lo que más vale de Canal Sur es su archivo, un patrimonio audiovisual de 30 años en el que a cualquier persona de Andalucía le resultaría fácil reconocerse.
1 Comentario
#13071 17:16 7/4/2018

Walter Astrada es argentino si no me equivoco. Aunque no importe mucho su nacionalidad ante la noticia en sí. Sólo para tenerlo en cuenta en futuras publicaciones.

Responder
0
0

Destacadas

Temporeros
¿Otro año de abusos contra las temporeras marroquíes?
Ante el regreso de las temporeras marroquíes a Huelva, surge el interrogante de si esta vez se podrán garantizar sus derechos.
Acuerdos comerciales
El ‘no’ del Parlamento Europeo al acuerdo con Trump abre una fisura inédita en Europa

Los jefes de Estado europeos deben decidir si siguen adelante con el acuerdo comercial con Estados Unidos después de que el Parlamento rechazase aprobar un mandato para buscar dicho acuerdo.

Libertad de información
Lander Arbelaitz: “A los vascoparlantes se nos vulneran nuestros derechos lingüísticos”

Periodista de Argia, Lander ha sido acusado por dos agentes de la Ertzaintza de un delito de injurias y calumnias por difundir un vídeo en el que se veía a estos vulnerar el derecho a ser atendido en euskera.

Bolivia
Manuel Canelas, ministro de Comunicación de Bolivia: “Las demandas en 2019 no pueden ser las mismas que en 2005”

Bolivia se ha convertido en uno de los pocos países enmarcados en lo que se llamó el socialismo del siglo XXI que ha resistido los golpes de la derecha. El nuevo ministro de Comunicación de Bolivia, Manuel Canelas, relata a El Salto, la necesidad de actualizar el discurso del proceso de cambio liderado desde 2006 por Evo Morales.

Últimas

Opinión
Sobre poder y dominación en nuestros espacios críticos
La realidad nos explota en la cara, y no podemos dejar de ignorar mucho del daño que nos estamos haciendo, los poderes que estamos generando.