Elecciones 10N
Cinco claves de la jornada electoral de las izquierdas

Los partidos a la izquierda del PSOE tienen poco que ganar en unas elecciones que suponen una segunda oportunidad para la derecha, derrotada en abril. Los resultados de Unidas Podemos y Más País, la entrada de dos grupos nuevos en la Cámara, la posible vuelta del BNG y la utilidad de la alerta antifascista puesta contra Vox son las claves de una jornada que no resolverá por sí sola el escoramiento de los socialistas a su derecha.

Cierre campaña Unidas Podemos
Cierre de campaña de Unidas Podemos el 8 de noviembre en Madrid. Álvaro Minguito
10 nov 2019 05:28

El resultado del 28 de abril abrió la posibilidad de que, por primera vez desde la muerte de Franco, hubiese en España un Gobierno de coalición. Más concretamente, una coalición de izquierdas, algo solo visto en el final de la efímera II República española. El espacio político de las izquierdas, contando o sin contar al PSOE, llega a la cita de hoy, 10 de noviembre, con menos expectativas de crear o formar parte de un proyecto político de integración de las distintas nacionalidades ajeno al nacionalismo español. Cinco claves determinarán si los comicios de hoy son un refrendo de la mayoría natural de izquierdas en la población española o si los partidos de derecha han conseguido imponer un marco de beligerancia interterritorial que permita un Gobierno con la entrada de la ultraderecha.

uno, Alerta antifascista

En abril, Pedro Sánchez capitalizó el voto del miedo contra el emergente partido de la ultraderecha, Vox. La “alerta antifascista” planteada por el PSOE fue compatible con una visión en clave moderada de la crisis abierta con Catalunya. Los socialistas impusieron una interpretación serena de la lógica del artículo 155 ⎼que habían apoyado⎼ frente a los castigos ejemplarizantes y sin límites que propusieron Ciudadanos, Partido Popular y Vox, que se hizo fuerte en la acusación particular en el juicio del Procés. La irrupción de los de Abascal, que hizo perder el Gobierno andaluz a los socialistas, catapultó sin embargo los resultados del PSOE.

En noviembre, Sánchez ha esgrimido la misma estrategia. Apoyado en el momento “Valle de los Caídos”, el presidente en funciones ha apelado al centro-derecha para que, pasadas las elecciones, impidan el paso a las instituciones de Vox. No obstante, la campaña del partido de Santiago Abascal ha arrojado sombras sobre la táctica del PSOE. El uso durante el debate de candidatos por parte de Sánchez de los significantes de Vox ⎼al hablar, por ejemplo, de la “derecha cobarde”⎼ o el hecho de que el candidato ultraderechistas introdujese datos falsos sobre inmigración sin réplica por el representante del Gobierno, muestra que no se ha establecido dique alguno contra las ideas xenófobas que se han extendido por la Unión Europea.

Las elecciones del 10N, sin embargo, devuelven a una parte del electorado de izquierdas a la casilla de salida. La publicidad a los discursos del odio ⎼y el aumento de las agresiones fascistas de los últimos meses⎼ ha hecho crecer, en la última semana, los llamamientos a un voto “antifascista” en doble clave: frente a la lógica del enfrentamiento con una mayoría del pueblo catalán que reclama diálogo y nuevos derechos y frente al discurso antimigración que Vox capitaliza pero que es también práctica corriente de la Unión Europea. La movilización de ese voto antifascista es clave para que el espacio de la izquierda, que representa mayoritariamente Unidas Podemos, se sitúe como tercera fuerza política frente a Vox, que aspira a esa posición tras la amortización de Ciudadanos. 

Dos, la abstención

Ese miedo a Vox es la clave de la movilización del voto en las últimas semanas. El desgaste por la no formación de Gobierno amenazaba un incremento masivo de la abstención, especialmente de personas autoubicadas en la izquierda, dado el fracaso de las negociaciones para un Gobierno de ese signo. El último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas, no obstante, señala que son las personas que se sitúan en el centro político quienes más dudan si ir a votar en la jornada de hoy o las que directamente dicen que se abstendrán.

Un 28,8% de los votantes de Unidas Podemos y el mismo porcentaje de votantes del PSOE en abril aún no tenían decidido en esa encuesta si iban a votar. Los que más claro lo tienen son los votantes de Vox.

Han pasado los tiempos de las campañas activas por la abstención, pero es significativo el sector de la izquierda que ve en el “bloqueo político” una muestra de la inanidad de la política institucional y su escasa capacidad de transformación real. En términos fríos, una abstención por encima del 35% castigará a los partidos de izquierdas y de centro izquierda. La movilización de más del 70% del electorado, en teoría, posibilita una victoria holgada del PSOE y un buen resultado de la izquierda en general, dado que la mayor parte de la población española se autoubica a la izquierda en el índice de escala ideológica.

tres, Unidas Podemos, la sorpresa o la atonía

En cinco años, PSOE y Podemos han sido vasos comunicantes. Una relación inicialmente gélida dio paso a síntomas de deshielo plasmados en la moción de censura. Y de nuevo, el invierno tras el intento de “vuelta al orden” con el que Pedro Sánchez aspira a ganar las elecciones y encabezar una restauración del sistema político que quedó tocado a raíz de la crisis de 2008, el movimiento indignado de 2011 y la emergencia del independentismo catalán.

Al abandonar el significante izquierda en campaña —con la excepción de la memoria histórica, capitalizada con el traslado del cadáver de Franco— Pedro Sánchez ha dejado una puerta abierta a una recuperación por parte de Unidas Podemos del electorado —dos millones de votantes aproximadamente— que perdió desde 2016.

Para Unidas Podemos, mantenerse como segunda fuerza en circunscripciones como los archipiélagos y ser tercera en un puñado de circunscripciones debe suponer un reforzamiento de la coalición, asentada en los meses que han transcurrido desde las elecciones de mayo y este mes de noviembre. El riesgo de colapso por la aparición de Más País quedó cauterizado tras la confirmación por parte de Adelante Andalucía y En Comú de que se mantendrían en la “casa común” de la izquierda post-15M.

La clave se sitúa para Unidas Podemos, En Común y En Comú en superar otra vez el umbral de los 40 diputados. Será la prueba de que el partido de Errejón apenas ha rasgado la base o el suelo de votantes de la coalición tras las sucesivas crisis organizativas desde Vistalegre II y, también, de que ha fracasado el intento de Sánchez de cargar a la ambición de Pablo Iglesias el mochuelo de la repetición electoral. Bajar de 30 diputados abriría una crisis en el proyecto y el debate — sosegado o desquiciado— sobre la sucesión de Iglesias.

cuatro, uno más en la familia independentista

EH Bildu afronta la noche con las expectativas altas: conseguir un escaño en Navarra es un objetivo al alcance para los abertzales, que se quedaron a unos pocos centenares de quitárselo a Navarra Suma (la fusión fría de la derecha navarra) en abril. La coalición que encabeza Oskar Matute en estos comicios vivirá una noche tranquila: sus resultados no corren peligro. Además, EH Bildu recibirá como una buena noticia la previsible repetición de la victoria de ERC en Catalunya y la, también prevista, llegada de las Candidaturas d’Unitat Popular al Congreso.

El espacio de la izquierda de los “pueblos sin Estado” quedará así ampliado y puede jugar un papel importante en la definición o no de la próxima legislatura. Si no como factor fundamental de un Gobierno de coalición de izquierdas sí como una barrera para la formación de una mayoría de derechas: la poca relevancia de PP, Ciudadanos y Vox en Catalunya y Euskal Herria es determinante en el hecho de que la suma del conocido “trifachito” no alcance los 176 diputados.

Más difícil es que entre en el reparto de escaños el BNG —que aspira a un escaño por Coruña—. Los soberanistas gallegos lo tienen más difícil por la diversificación de opciones electorales a la izquierda: En Común, En Marea y Más País concurren en unas elecciones en las que solo la confluencia de Yolanda Díaz tiene garantizada la representación en la próxima legislatura.

Aunque no se define como partido de izquierdas, la posible entrada de Teruel Existe supondrá una novedad en el consenso establecido: la España vaciada se rebela con este partido contra la subsidiariedad que impone el sistema electoral a los territorios despoblados.

Cinco, Más País o menos lobos

En octubre, la militancia de Más Madrid aprobó con un 90% del voto a favor la propuesta de lanzar el partido a las elecciones generales. En los meses anteriores se había producido un debate, a través de las redes sociales, sobre si un partido “en clave madrileña” tendría cabida en el ecosistema político nacional. El resultado fue la transformación de Más Madrid en Más País, y la búsqueda de acompañantes, entre los que los más significativos son Compromís, dado que sí tenía representación parlamentaria previa y Equo, donde la posición de Inés Sabanés se impuso a la de Juantxo Uralde, que se ha mantenido en Unidas Podemos. La Chunta, en Aragón, se ha sumado también a la propuesta de Más País.

Con la consigna de “desbloquear” la situación ante lo que Más País entiende como una imprudencia por parte de PSOE y Unidas Podemos fruto de la soberbia de sus líderes, la campaña electoral ha flaqueado en las últimas semanas. La propuesta de máximos fue presentarse en 16 provincias, lo que, con buenos resultados, garantizaría un 5% del voto y la formación de grupo parlamentario propio. Las encuestas no avalan esa apuesta y Más País parece destinado a tener que conformarse con dos escaños por Madrid —los de Errejón y la mano derecha de Manuela Carmena, Marta Higueras— y los que pueda conseguir Compromís en Valencia y Alicante. Cualquier resultado por encima de cinco escaños será muy positivo para este partido recién creado. Tres escaños o menos supondrán un punto de inflexión en la trayectoria de Errejón fuera de Podemos, el partido que ayudó a fundar y al que sumió en una grave crisis en enero de este año, cuando decidió concurrir bajo otra marca a las elecciones autonómicas de mayo.

Relacionadas

Partidos políticos
El evitable ascenso de Vox en 2019

El año ha estado decisivamente marcado por la emergencia del partido de Santiago Abascal. Hasta cinco elecciones han puesto a prueba la crisis de representación que vive España.

Elecciones 10N
Cuando la izquierda gira al centro
Cuando las supuestas (o reales) izquierdas giran al centro pierden la capacidad de mantener vivas las esperanzas y las aspiraciones y deseos de una transformación de la realidad.
3 Comentarios
#42778 16:19 10/11/2019

"Aunque no se define como partido de izquierdas, la posible entrada de Teruel Existe supondrá una novedad en el consenso establecido: la España vaciada se rebela con este partido contra la subsidiariedad que impone el sistema electoral a los territorios despoblados."

En un intento de ser grandilocuente se acaba por caer en el mayor de los ridículos. La con
formación de dicho partido responde al interés espurio de ciertas personas que piensasn que vana poder medrar si consiguen representación parlamentaria. Bochornoso.

Responder
0
0
#42770 10:04 10/11/2019

Hoy es un día clave para parar a la ultraderecha en las urnas

Responder
0
0
#42769 8:24 10/11/2019

Dieciséis razones para no votar (y alternativas para recuperar y ejercer nuestra soberanía política): https://youtu.be/ZIVNIQIAPVk

Responder
0
0

Destacadas

Coronavirus
Decenas de trabajadores siguen acudiendo a su centro de trabajo sin saber que allí se originó el rebrote de Madrid
Un inmueble de oficinas fue el lugar en el que se dio el rebrote de la capital mientras decenas de trabajadores tienen que seguir acudiendo a él. La Consejería de Sanidad no quiere dar explicaciones al respecto, al mismo tiempo que la empresa dueña del edificio asegura desconocer cuántos trabajadores están contagiados.
Especulación urbanística
Un fondo buitre anida en el centro de Vigo

El fondo norteamericano Autonomy Capital, del que es fundador el ex directivo de Lehman Brothers, Robert Gibbins, compró la deuda del proyecto del Barrio do Cura en 2018. Ahora los vecinos y vecinas piden no ser abandonados ante la especulación urbanística e quiere garantizar su derecho a la vivienda frente a una posible expropiación del gobierno local.

Crisis económica
Estados Unidos y China, en rumbo de colisión

La construcción de China como enemigo es la apuesta política de Donald Trump para su reelección en noviembre. Los movimientos en inteligencia militar dibujan el rastro de una escalada del conflicto desde su faceta comercial y mediática.

La semana política
Colchones y suelos

Fomento anuncia un plan para poner suelo público a disposición del sector privado a coste cero. Ada Colau ofrece 1.200 euros mensuales a los propietarios de pisos turísticos para solucionar temporalmente la necesidad de familias vulnerables. El sector de la inversión inmobiliaria no se inmuta con la crisis, convencido de que nadie va a tocar sus privilegios.

Últimas

Elecciones 12 de julio (País Vasco y Galicia)
El Gobierno vasco impide votar a al menos 200 personas en las elecciones del domingo

Tanto si presentan síntomas activos como si se encuentran asintomáticas, las 200 personas que actualmente tienen covid-19 no podrán acudir a los colegios electorales el 12 de julio. Los contactos estrechos de los positivos, otras 500 personas, deberán ir con la papeleta desde casa, si es que la tienen.

Urbanismo
El hotel de cala San Pedro recibe un dictamen ambiental negativo
El proyecto, que supondría la construcción de un complejo de casi 600 metros cuadrados con 11 habitaciones y 22 plazas, se considera “inviable”.
Contigo empezó todo
Los españoles antifascistas presos de la Inglaterra antifascista

En 1945, 226 presos españoles que habían pasado por campos de concentración en Francia acabaron siendo acusados por las autoridades británicas de colaborar con los nazis.

Sanidad
Médicos MIR del País Valencià irán a la huelga desde el 21 de julio

El colectivo de Médicos Internos Residentes (MIR) de los servicios públicos sanitarios valencianos anuncia huelga indefinida a partir del 21 de julio.