Sànchez, único candidato independentista tras las renuncias de Puigdemont y Turull

Tres cartas, firmadas por Jordi Turull, Carles Puigdemont y Jordi Sànchez, y dos renuncias apuntan a la candidatura de este último para presidir la Generalitat de Catalunya.

Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, lideres de Omnium y Asamblea Nacional Catalana
Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, lideres de Omnium y Asamblea Nacional Catalana, en una manifestación.

publicado
2018-04-05 11:15:00

El futuro de la presidencia de la Generalitat de Catalunya puede estar escrito en las tres cartas desde prisión que se han hecho públicas esta mañana. Tanto Carles Puigdemont como Jordi Turull han anunciado en sus misivas su renuncia a esa candidatura. Ambos han señalado a Jordi Sànchez, quien ha mostrado, también por carta, su “plena disposición” a afrontar un debate de investidura.

El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha enviado este jueves una carta a sus compañeros de grupo parlamentario, Junts Per Catalunya, en la que pide “preservar los derechos del diputado Jordi Sànchez como candidato a la Presidencia de la Generalitat de Cataluña”.

En la carta, firmada desde la cárcel de Neumünster y que Puigdemont ha hecho pública a través de su cuenta de Twitter, sostiene que la resolución del Comité de Derechos Humanos de la ONU sobre Sànchez es un aval a la investidura: “Hacerlo —proceder a su investidura— es un acto de justicia que reparará el daño causado por los poderes del Estado español”.


El exconseller y diputado de JxCat Jordi Turull ha enviado una carta al presidente del Parlament, Roger Torrent, en la que le anuncia que retira su candidatura a la Presidencia de la Generalitat y apuesta porque el investido sea su compañero de grupo Jordi Sànchez.

Por su parte, Sànchez, también encarcelado, ha respondido asimismo mediante otra carta, en la que muestra su “plena disposición para afrontar un debate de investidura” que le convierta en el próximo presidente de la Generalitat de Catalunya: “Proponer mi investidura ahora es una decisión justa jurídicamente y necesaria políticamente. Es evidente que el Estado español no tiene otra opción que hacer respetar la resolución del Comité de Derechos Humanos. No hacerlo sería una escándalo jurídico mayúsculo y evidenciaría nítidamente ante las Naciones Unidas lo que hace tiempo que denunciamos: que el Estado español no es una democracia consolidada, que los derechos políticos de los adversarios políticos del Gobierno español son vulnerados con impunidad y que la libertad de expresión está seriamente amenazada”.

0 Comentarios

Destacadas

Industria
Alcoa: ¿cómo salvar una industria?

La empresa ha flexibilizado su postura en las últimas horas para permitir la entrada de posibles compradores. Su futuro también podría pasar por una intervención pública, a pesar de las declaraciones de la ministra de Trabajo

Agresiones sexuales
Universidades y acoso sexual: ‘cum laude’ en silencio
Pikara Magazine y El Salto publican una actualización del informe #AcosoEnLaUni, en el que se repite una constante: muchos abusos siguen en la sombra.
Literatura
Iban Zaldua: “Estamos mejor porque no hay muertos pero hemos entrado en una fase que no sabemos cómo es”

Dice que se sintió impulsado a escribir sobre el conflicto vasco o ‘el tema’ como quien se sintió obligado a escribir sobre relaciones familiares o sobre migraciones. Iban Zaldua ha presentado una compilación de relatos que abordan los últimos 20 años en torno a la violencia y la represión en el País Vasco.

Ahora Madrid
Venden en Wallapop el programa de Ahora Madrid por tres euros

Un anuncio en el conocido portal de venta de artículos de segunda mano Wallapop, firmado por Manoli C., ofrece el programa “seminuevo”.

Comunidad de Madrid
Menores hacinados en un ‘búnker’

El centro de primera acogida de Hortaleza tiene 35 camas, pero ha llegado a albergar a 150 jóvenes. Los chicos del ‘Claruja’ viven hacinados tras cruzar África y atravesar el Estrecho.

Libertad de información
Absuelto el periodista Boro

Boro, periodista de La Haine, estaba acusado de atentado a la autoridad y lesiones, delitos por los que se enfrentaba a dos años de cárcel y al pago de 6.200 de responsabilidad civil, por hechos ocurridos tras la manifestación Jaque a la monarquía en abril de 2014.

Últimas

Pista de aterrizaje
Silvia Agüero: “El antigitanismo es otro macho al que hay que derribar”
Silvia Agüero es promotora de la campaña internacional contra la violencia etno-obstétrica La revolución de las rosas romaní.
Medio rural
Neocolonialismo minero: ¿por qué las poblaciones locales no pueden decidir sobre los proyectos?
2
El derecho de los pueblos contra la explotación salvaje de sus recursos del colonialismo debe comenzar a reivindicarse en nuestro propio territorio.