Por qué la propuesta sobre los bancos del referéndum suizo es una pésima idea

Este 10 de junio se somete a referéndum una propuesta que impediría que los bancos creasen dinero, dejando como único creador del moneda al banco central.

suiza 1

publicado
2018-06-10 11:24:00

Este 10 de junio los suizos están convocados a un referéndum en el que deben posicionarse sobre una propuesta relacionada con la actividad bancaria. Concretamente, se somete a votación arrebatar a los bancos comerciales la posibilidad de ofrecer créditos sin tener un respaldo absoluto en dinero oficial (que es el que crea el banco central), obligándolos por lo tanto a ser simples intermediarios (trasladando el dinero del ahorrador a la persona o empresa que quiere endeudarse). En román paladino: esta propuesta impediría que los bancos creasen dinero, dejando como único creador del dinero al banco central.

Para evaluar adecuadamente esta propuesta es importante entender cómo funciona la actual operativa de los bancos cuando dan préstamos. Al contrario de lo que la mayoría de la gente piensa, los bancos no son simples intermediarios del dinero, sino que también son creadores del mismo. Muchos creen erróneamente que cuando reciben un préstamo del banco ese dinero proviene de una persona o empresa. Pero no es así.

Cuando un banco concede un crédito a alguien lo único que hace es incrementar el saldo de su cuenta bancaria en la cantidad correspondiente. No saca el dinero de ningún sitio, sino que teclea las cifras que sean y punto (lo explica perfectamente el banco central del Reino Unido). Crea “dinero bancario”, que no es otra cosa que una promesa de pagar “dinero oficial” (el dinero que crea el banco central). De esta forma, cuando la persona que ha recibido el crédito quiera pagar algo o quiera sacar una parte en monedas y billetes, el banco tendrá que convertir ese dinero bancario en dinero oficial.

Pero la clave es que la cantidad de transacciones bancarias son tan numerosas que, normalmente, los bancos necesitan muy poco dinero oficial para respaldar todo el dinero bancario que crean. De hecho, en la Eurozona la legislación permite que los bancos puedan crear 99 euros de dinero bancario por cada euro de dinero oficial que tengan. Para un desarrollo de todo esto sugiero leer aquí y aquí.

Meros intermediarios

Así las cosas, la propuesta sometida a votación pretende impedir que los bancos puedan crear dinero bancario, de forma que si quisieran conceder créditos tuvieran que utilizar solamente dinero oficial (el dinero que crea el banco central). El resultado es que la creación de dinero recaería exclusivamente en el banco central, dejando a los bancos como meros intermediarios de ese tipo de dinero. Esto limitaría sobremanera la cantidad de créditos que podrían dar los bancos.

A priori esta idea suele sonar bien. Sabemos que tradicionalmente los bancos han realizado una gestión desastrosa de los créditos, concediendo más de la cuenta y a agentes económicos que luego no los podían devolver. Impedir de golpe que puedan volver a hacerlo resulta muy atractivo. Sin embargo, es una medida que se pasa de frenada, pudiendo ser incluso más desastrosa que la situación actual.

Que haya muchas sucursales de bancos desperdigadas por todo el territorio gestionando la concesión de créditos es positivo para la actividad económica. Al fin y al cabo, estamos hablando de muchos trabajadores informándose sobre la situación económico-financiera de cada persona y empresa que solicita un crédito, realizando análisis de solvencia de muy diverso tipo, y gestionando multitud de problemas y dificultades relacionadas con la actividad crediticia. En cambio, el banco central apenas tiene una sede física y unos cuantos empleados que, hoy por hoy, no tienen las herramientas ni la infraestructura para gestionar la operativa crediticia a toda la población.

Partiendo de la premisa indiscutible de que el crédito es indispensable hoy día para la actividad económica, pasar de buenas a primeras a que el único creador del dinero (y, por lo tanto, el prestamista más importante de todos) sea el banco central es una locura, porque sería incapaz de cubrir las necesidades de crédito de la población, provocando un shock financiero importante.

Las dos únicas formas de evitar ese colapso serían: nacionalizando buena parte de la banca privada para que esa nueva banca pública utilizase las herramientas, trabajadores y medios ya existentes para dar créditos directamente con dinero oficial del banco central; o que el cambio fuera tan paulatino que diese tiempo a que el banco central desarrollara un tejido y una estructura lo suficientemente importante (a costa, inevitablemente, de la banca privada) como para gestionar las necesidades de crédito de la mayor parte de la población.

Hundir la economía

Por otro lado, es importante entender que en la actualidad solo hay dos vías para inyectar dinero en la economía: la creación de dinero por parte de los bancos comerciales (como se ha comentado), y el déficit público (lo desarrollo en este artículo). Si de golpe y porrazo limitamos hasta su mínima expresión la primera vía, entonces solo quedaría la segunda para poder gestionar la cantidad de dinero que necesita la economía. Si quisiéramos que la liquidez de la economía suiza no se hundiera de golpe, sería necesario incrementar notablemente el déficit público del Estado suizo. Y de esto no se dice absolutamente nada en la propuesta suiza, ni tampoco en la de aquellos que defienden el sí en el referéndum, como Positive Money. Y puesto que la doctrina económica convencional le tiene histeria al déficit público (sin motivos racionales, como explico en este texto), sabemos que no defenderían esa salida.

En consecuencia, limitando la primera vía y rechazando una compensación desde la segunda, el resultado es evidente: hundimiento de la liquidez en el sistema y crisis económico-financiera al canto. Por eso esta propuesta puede ser desastrosa en caso de salir adelante, porque sabemos que ni van a nacionalizar buena parte de la banca, ni van a permitir que el déficit público se eleve lo suficiente como para compensar la caída en los créditos.

Y es que para impedir que los bancos se excedan en su operativa crediticia no es necesario adoptar una medida tan extrema. Lo que hay que hacer es aplicar una regulación y supervisión bancaria eficaz, que impida que cometan abusos como los que hemos conocido pero que al mismo tiempo permitan una cierta creación de dinero bancario, tan importante y necesaria para la actividad económica. Ni tanto ni tal calvo; se necesita una solución intermedia.

Recordemos que esta propuesta no es nueva ni mucho menos. Fue ideada originalmente por la Escuela de Chicago en los años 30 del siglo pasado y es defendida actualmente por los economistas liberales o austriacos. Ello lo tienen claro: limitar sobremanera la creación de dinero es la mejor forma de conseguir que este acabe siendo escaso, lo que a su vez impide que repunte la inflación. Sin embargo, lo que nunca suelen apuntar este tipo de economistas es que la inflación no sería el único factor que se contraería, sino que también lo haría el crecimiento económico y el empleo. Porque la prioridad de quienes esgrimen estos planteamientos es combatir la inflación (que casualmente perjudica especialmente a quien más dinero tiene), una preocupación muy por encima de la de alcanzar el pleno empleo o un estado social fuerte.

Esperemos, por el bien de la ciudadanía suiza y también europea, que esta propuesta sea rechazada en el referéndum y que nunca salga adelante.

18 Comentarios
Vicky 22:52 10/6/2018

La Vollgeld-Initiative ha explicado muy bien, como mantener líquidez en la economía cuando ya no lo puedan hacer los bancos privados: Lo crea el Banco Central y lo inyecta a través de los Kantones (las administraciones públicas) o lo entrega directamente a los ciudadanos. Así la creación y destino del nuevo dinero estaría bajo riguroso control democrático, ésta era la gran ventaja de la propuesta. La propuesta era revolucionaria y el Franco Suizo se habría vuelto la moneda más seguro del mundo al ser 100% respaldado (no 1%). Pero el 74% de los suizos la ha rechazado porque tienen una gran confianza en sus bancos,...hasta la proxima crisis bancaria. Mientras que los cuidadanos lentamente aprendamos cositas sobre el mundo financiero, éste sigue haciendo sus negocios de alto riesgo tranquilito porque su seguro de vida es el "too big to fail".

Responder
5
0
#18642 14:44 12/6/2018

Vaya, vaya, cómo se van cayendo las caretas. El Salto, medio creado por/para los vividores de la Economía de la Subvención defendiendo a los creadores de las grandes crisis y de la corrupción. ¿Esto es capitalismo? No, es la evolución del sistema feudal. Cómo se nota de quién vais de la mano. Defendiendo el sistema que nos está llevando a la ruina y que provoca que los ricos SIEMPRE seguirán siendo RICOS. No me sorprendo, más bien me entristezco por la cantidad de gente manipulada y engañada que no para de crecer gracias a artículos como este.

Responder
4
2
Vicens Joordana 9:05 11/6/2018

Garzón es un hombre joven de ideas viejas. En este artículo se dan premisas sin ningún tipo de argumentación. Si los bancos no crean dinero el banco central no podrá crear tanto dinero, el crédito bajará y la economía se hundirá... y se queda tan pancho. Hay mil maneras de que no suceda eso. La escuela austriaca está en contra de la creación de dinero. Lo propuesto aquí no va de no crear dinero ni de que los bancos no den créditos, va de que sea un organismo público el que tome la decisión sobre cuanto dinero se crea en función de un interés colectivo y no de la suma de avaricias particulares, que pueden llegar a ser nocivas incluso para ellos mismos, como la creación de burbujas. Esto va contra el paradigma económico actual y supone planear muchas cosas de manera muy diferente. Las alternativas a lo existente son muchas y muy complejas, algunas podrían suponer incluso un empeoramiento de las cosas, como lo que proponen en la escuela austriaca y otras mejorar el mundo y nuestra vida considerablemente. Pero no tocar algo que va evidentemente mal por miedo a que pueda ir peor es un planteamiento muy conservador, es decir de derechas, no de uno de los líderes de IU. Recomiendo un documental "Los príncipes del yen" que analiza como la economía japonesa pasó de estar devastada después de la guerra a ser una de las más poderosas del mundo en 40 años que nos hará entender muchas cosas de como funcionan los bancos.

Responder
6
3
#18605 9:05 12/6/2018

“No saca el dinero de ningún sitio, sino que teclea las cifras que sean y punto (lo explica perfectamente el banco central del Reino Unido).” -> No funciona el hipervínculo, lo podrían solucionar? Garcias de antebrazo.

Responder
0
0
#18651 17:36 12/6/2018

Aquí el documento que se (mal) enlaza traducido al castellano: http://www.redalyc.org/pdf/419/41943054016.pdf

Responder
0
0
Krapocho 19:10 11/6/2018

Leer a alguien que se dice comunista defender en un artículo (aunque un poco de perfil) los intereses de la banca privada, resulta muy, muy triste.

Responder
4
2
Orwell 16:06 11/6/2018

Vamos, que esta super bien que "empresas privadas" puedan prestar el dinero no tienen, el que ellas crean con su impresora magica pq ellos lo valen. Mientras el ciudadano de a pie, si no devuelve ese "dinero fantasma" que le ha prestado esa empresa privada, se queda sin bienes, embargado, en la calle y con una deuda de por vida. Que comunistas mas empaticos con el pueblo tenemos.

Responder
6
1
#18520 8:12 11/6/2018

Pregunta honesta: ¿por qué la inflación perjudica especialmente a quien más dinero tiene? Yo pensaría - sin haber estudiado economía - que a quien más perjudica es a los trabajadores pobres, que ven su poder adquisitivo devaluarse si la inflación supera sus ingresos, ¿no?

Responder
4
0
#18522 8:35 11/6/2018

La inflación erosiona los ahorros, por lo que cuantos más ahorros tengas más saldrás perdiendo. Si la inflación es del 10% y tienes 1.000 euros, pierdes 100 euros; pero si tienes 1.000.000 euros, pierdes mucho más: 100.000 euros. Ahora bien, la clave es si el perjudicado tiene mecanismos para protegerse de la inflación. Normalmente las empresas los tienen, porque pueden incrementar el precio de sus productos y compensar así el aumento de los precios. En cambio, rentistas y trabajadores tienen menos capacidades para protegerse de la inflación.

Responder
6
1
#18546 11:26 11/6/2018

100€ para el d 1000€ es más q 100.000 para el del millón!!

Responder
1
0
#18548 11:42 11/6/2018

En términos relativos es lo mismo: un 10%. En términos absolutos pierde mucho más el que más dinero tiene.

Responder
2
1
#18607 9:08 12/6/2018

En términos númericos tendrá usted razón, pero en términos vitales, sociales, saludables o como se le quiera llamar, no puede usted estar más equivocado. La calidad de vida de una persona apenas variará si incrementa su fortuna de 10 a 11 millones de euros, sin embargo variará de manera decisiva si pasa de tener cien a diez mil, ya que los bienes más importantes que proporcionan bienestar material se dan en la parte baja de la escala. Pagarse un yate no tiene el mismo impacto en la vida de una persona que el no poder pagarse una casa, aunque ambas cosas valgan mucha pasta. Lo que usted hace es malabarismo numérico.

Responder
3
0
Carlos 10:23 10/6/2018

Vaya, que decepción, pensaba que este medio era de izquierdas y progresista.
Que se vaya al garete el sistema que decide a qué ritmo debemos expoliar la Tierra no es una mala noticia.
A ver si comenzamos a darnos cuenta de una vez que el planeta tiene recursos finitos y cuantificables. Por el contrario utilizamos una unidad de medida, el dinero, que no se ciñe a nada real ni tangible, más allá de los deseos y caprichos de un sistema anticuado y anticientífico.

La propuesta no es que sea muy progresista, por aquello seguir considerando el dinero como un recurso valioso, pero hay que reconocer que es un avance retomar la soberanía monetaria. Aunque no salga con el referéndum, ya hay tecnologías para sobrepasar a los Estados en este aspecto.

Responder
13
0
#18470 11:06 10/6/2018

Sobrepasar los estados te parece de izquierdas? Que empresas controlen las criptomonedas te parecerá un edén entonces.

Responder
3
1
#18547 11:27 11/6/2018

Algo has entendido mal, el referendum es para DEVOLVER al estado el control de todo el dinero, ahora los bancos PRIVADOS, tienen ese poder

Responder
1
0
#18475 12:22 10/6/2018

El marxismo es solamente una de las dos expresiones de los amos del señoreaje, la otra cara es obviamente el capitalismo. Para muestra este artículo. El comunismo tuvo tanto apoyo o más de los bancos internacionales. Es un cliente perfecto: creas para él grandes cantidades, disponen de todos los recursos y todos los medios de producción, tienen una población sometida y de libre asignación. Nada puede ser más lucrativo para los demiurgos de la moneda.

Responder
4
4
#18471 11:07 10/6/2018

Esta bien el artículo, pero si la izquierda estuviese en el poder, sería una muy buena noticia que los bancos no pudiesen crear dinero. Claramente con una banca pública.

Responder
8
1
#18771 9:30 15/6/2018

La unica forma legitima de crear dinero, es dentro de una renta basica universal

Sino, simplemente alguien esta haciendo trampas

Responder
0
0

Destacadas

Crímenes del franquismo
El Congreso aprueba por unanimidad tramitar la Ley estatal de bebés robados

El Pleno del Congreso de los Diputados aprueba por unanimidad tramitar la ley que abrirá los archivos de la Administración y la Iglesia para investigar los casos de bebés robados.

Energía
Endesa provoca 410 muertes prematuras por la quema de carbón

La empresa hispano italiana Endesa, presidida por Borja Prado, aparece en el sexto lugar del top 10 de empresas energéticas más nocivas publicado por la red europea Climate Action Network Europe.

Manteros
Siete manteros se enfrentan a cárcel o expulsión por vender en Barcelona

La Fiscalía pide la expulsión del país de Lamine Sarr, portavoz del Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes de Barcelona, y de otros dos manteros, y cárcel para cuatro personas más por vender falsificaciones en la manta.

Pensamiento
Mireille Fanon: “Si votas por Macron o por Trump, luego no vengas llorando”

La descolonización, el racismo estructural, el extremismo o la liberación son los temas que preocupan a la activista francesa Mireille Fanon, impulsora de la Conferencia de Bandung du Nord.

Acuerdos comerciales
La Unión Europea busca un acuerdo con Trump para proteger su industria automovilística

En secreto y sin mandato parlamentario están en curso negociaciones comerciales entre la Unión Europeas y los Estados Unidos, que podrían crear un TTIP por la puerta trasera.

Vox
Los medios, los antifascistas y Vox
4
Tanto los asistentes al mitin de Vox como los manifestantes antifascistas del 9 d'octubre acudieron a una convocatoria puntual, pero los segundos fueron ignorados y ninguneados.

Últimas

Elecciones autonómicas
Debate 2D: pocas propuestas y mucho marketing político
El debate de Canal Sur con los candidatos y candidatas a la presidencia de la Junta de Andalucía recogió propuestas, cruces de acusaciones y algunos silencios.
Transfobia
Alexia Enséñanos, la nueva cara de la cruzada antigénero
"Alexia Enséñanos" nace como proyecto educativo pero las actuaciones de su creador, Salva Martí, la convierte en peligroso movimiento de adoctrinamiento
Ciencia
Espiritualidad Masterchef: terapias para la sociedad del rendimiento

Hace unos días una amiga me invitó a una sesión de Constelaciones Familiares. El reclamo rezaba lo siguiente: “Ante un bloqueo, una tensión, un conflicto… la lucha desgasta y nada soluciona. En cambio rendirse aplaca, destensa, serena… Cada quien decide de que manera actuar, que actitud tener y que decisión tomar”

Sector del juego
Podemos Extremadura denuncia la vulneración de la normativa sobre casas de apuestas

Según la formación morada, abundan las casas de apuestas cerca de centros educativos, al igual que se incumple la distancia mínima que deben guardar estos establecimientos entre sí.

Feminismos
Esto es lo que hay detrás de Freeda

Una de las redes sociales “feministas” más populares de los últimos tiempos es el ejemplo de las nuevas fronteras del pinkwashing corporativo y del marketing empresarial en Facebook. Con el dinero de la familia Berlusconi. El medio, de origen italiano, ha desembarcarcado con fuerza en España.