Nacionalismo
La miseria de las banderas

El conflicto territorial como arma de distracción masiva frente a la injusta distribución de la riqueza y otras cosas parecidas.

catalunya banderas
28 oct 2018 18:01

Acabamos de pasar recientes celebraciones nacionales, empezando por la catalana y terminando por la española, sin olvidarnos del continuo baño de multitudes y testosteronas patrias que se nos ofrecen desde uno y otro lado del país. Las banderas se agitan en masa y parecen cobrar vida propia por encima de los seres humanos.

“Nuestros gobernantes/representantes” nos hacen entrar al trapo, nos vinculan a unos colores y si hace falta nos mandan matar por ellos. Y como tozudamente nos demuestra la historia, somos siempre las víctimas los mismos; la tropa, la plebe, la clase obrera, y también siempre en beneficio de los que mandan, de los ricos.

No sé qué tienen las banderas que nos vuelven tan imbéciles como para hacernos creer que bajo su paraguas somos mejores, más listas y más guapas que el vecino. Incluso no pocas personas se sienten superiores a quien no tiene el honor de compartir colores, y por tanto se cree tener derecho a estar por encima de, a creer que sus necesidades son más importantes que las del otro y que incluso su desaparición/eliminación no nos representa un grave problema. ¿Qué se genera para conseguir que olvidemos lo que compartimos las personas, los seres humanos, al margen de origen, procedencia o raza?

Parte de la trampa es la supuesta transversalidad del invento, es decir, da lo mismo ser pobre o rico, explotado o explotador, lo que vale es el ser o estar bajo el patriótico paraguas diferenciador de nuestra bandera. Bueno, como veremos, eso nos hacen creer a las clases menos favorecidas.

Eso es básicamente el nacionalismo, que nada tiene que ver con el amor a la cultura y a la lengua, a la tierra y a las costumbres propias, y a organizarse colectivamente como nos plazca, sin que ello sea menosprecio hacia las otras ni menoscabo a sus intereses.

En nombre de ese nacionalismo, unos y otros han (hemos) expoliado continentes, saqueado poblaciones, asesinado y esclavizado a otros seres humanos. Se han realizado en nombre de patrias y banderas las mayores aberraciones, y bajo ellas se da cobertura legal a los asesinatos masivos llamados guerras.

Si bien no tenemos la exclusiva, en nuestro país tenemos la suerte de contar con varios nacionalismos, evidentemente con uno dominante, el que tiene a la lengua castellana como referente, y otros que en su lógica se sienten dominados. El dominante además tiene buen nervio, unos antecedentes de lujo y buenos apoyos. Para algo es el que manda y ha mandado tantos siglos. Su mérito, básicamente, el mismo de cualquier dominador, ser más fuerte, añadiendo que no podemos obviar que fue el mimado por la sanguinaria dictadura que sufrimos durante 40 años en detrimento de los otros.

Los otros nacionalismos, aunque se disfracen de angelitos, tienen las mismas ansias, fabulan su propia historia para llevar el agua a su molino, crean estructuras de poder similares y con las mismas pretensiones. Al final, poner la maquinaria al servicio de sus propias elites es su objetivo, y sacar el jugo al pueblo su modus vivendi.

El invento ha funcionado y funciona. Nuestro país es un buen ejemplo. La agitación de los sentimientos patrios ha propiciado que hoy gran parte de la población vea como secundario los verdaderos problemas que nos afectan; las crecientes desigualdades, la corrupción institucionalizada, el expolio de los servicios públicos como la sanidad, la educación, la falta de empleo y sus precarias condiciones, el asedio a la pensiones públicas, la pérdida progresiva de derechos, el aumento de la represión, la depauperación de la democracia, etc.

No cabe duda de que muchas de las personas que defienden hoy un determinado Estado, una bandera concreta, lo hacen de buena voluntad, convencidas de que es la mejor forma para organizarse, para progresar, para resolver los problemas. Lo cierto es que aceptar esta premisa antepone pelear por nuestras verdaderas necesidades a un interés superior, el de la patria. Ejemplo claro es el catalán, donde la supuesta izquierda más radical (CUP) ha sacrificado su programa social en pos de la transversalidad independista.

Al abrigo de la cuatribarrada todo vale, incluso pactar con los herederos de la derecha catalana pujolista.

Para después del advenimiento de la república catalana, quedan los graves problemas de la sanidad, la educación, la vivienda, etc. Aparcamos la justicia social para cuando tengamos país propio, como si la burguesía catalana estuviera en disposición de ceder, aunque solo sea parte de su bolsa de las monedas. La participación de la ficción nacionalista hace posible ver como mejor todo aquel que pertenece a nuestra nación, y permite compartir mesa incluso con los explotadores si son los nuestros. De este modo, la izquierda “radical” (que ha pactado con la derecha), ha ayudado a fraccionar a las clases populares y ha demorado el proceso de trasformación social que forzara un reparto de la riqueza.

A las derechas le ha ido de perlas el tema, tanto a la catalana como a la española. Les ha permitido esconder gran parte de sus miserias. La catalana, representada básicamente por CIU, se puso a encabezar el movimiento independista en una huida hacia adelante cuyo resultado final aún está por ver. Mientras tanto los Pujol y Cía. se están partiendo de risa. Al PP le vino de perlas tener al independentismo como imaginario enemigo, como destructor de la patria y responsable de todas las penas, agitar el anticatalanismo le ha funcionado para que allí se olviden de los sobres en blanco, de las mordidas, de las fiestas pagadas, de la corrupción que ha saqueado las arcas públicas. Poco les importa a unos y a otros las consecuencias de sus acciones sobre la población si crece el odio absurdo entre los ciudadanos, si se fomenta la incomprensión y los prejuicios, si con ello se alimenta a nuestros peores sentimientos, si nos gastamos millones en policías, etc. Todo vale si le sacamos rédito electoral, si con ello conservamos el poder y conseguimos esconder las enormes vergüenzas de su gestión, todo dando razón a la frase de Samuel Johnson de “El patriotismo es el último refugio de un canalla”, y yo añadiría de muchos.

Por otro lado, la supuesta izquierda española perdida y arrastrada por las pasiones, y sin capacidad de articular un discurso rompedor con la ficción creada. Al contrario, una parte de ella se ha puesto a marchar junto a lo más rancio del país, para no quedar poco patriota.

En la derecha española, los VOX, Ciudadanos y PP se frotan las manos, compitiendo a ver quién pesca más en el caladero del voto, sabiendo que es poco eficaz a estas alturas agitar el miedo a “que vienen los rojos”, provocar el “que vienen los separatistas a quitarnos lo nuestro” consiguen el apoyo incluso de los más damnificados por sus políticas liberales. Hoy cualquier cosa vale, y cuanto más se denoste al contrario mejor.

Claro que el peor nacionalismo es el español, puesto que es el que tiene la fuerza y capacidad, y sin duda ha puesto todos sus mecanismos al servicio de, llegando a incluso a encarcelaciones preventivas de los líderes independentistas alejadas de cualquier lógica ni mesura. También ha sacado lo peor de nosotros, cuando no pocos ciudadanos jaleaban a las fuerzas de orden público enviadas a Cataluña para impedir el referéndum declarado ilegal con frases tan estimulantes como “a por ellos” en una muestra de esa deshumanización del otro que conlleva el ideario nacionalista, que hacen que olvidemos que el “ellos” son nietos, hijos, padres, abuelos, como los nuestros. Tampoco se tomaron medidas con las imágenes de los propios policías animándose a dar su merecido a los cuatro independistas. La actuación del Estado español, representado por el gobierno del Sr. Rajoy, fue desproporcionada, innecesaria e injusta, se ejerció una represión sobre la población civil de carácter colonialista, y que conllevaba un marcado desprecio a la inmensa mayoría de catalanes, independistas o no, y diría que también hacia cualquier ciudadano decente de lo que llamamos España, puesto que en la práctica es una clara demostración de la voluntad represora de este Estado ante un acto pacífico de protesta, al margen de su motivación concreta, la cual por otra parte como se puede comprobar es más diversa de lo que nos quieren vender unos y otros.

La pacata y cómplice actuación del PSOE, junto con el vergonzoso discurso del rey, pusieron la guinda al espectáculo y han terminado de abrir una brecha de enormes proporciones y cuyas consecuencias finales son imposibles de prever.

El “cuanto peor mejor” parece instalado en las dos realidades y a caballo del conflicto crece el populismo reaccionario y excluyente. El proceso de deshumanización del ya declarado opuesto está en marcha y eso nos permite ver con naturalidad la encarcelación de los otros, los insultos y desprecios, incluso las amenazas y agresiones. La bandera sirve lamentablemente para cubrir todo esto y mucho más.

El engaño de unos y otros es evidente, se ha conseguido crear un problema lingüístico y de convivencia donde no lo había, se han avivado los prejuicios y los rencores, y todo básicamente para correr el telón ante la, esa sí, indiscutible realidad de las decenas y decenas de políticos encausados y/o encarcelados por simple y llanamente robar el dinero de todos.

Mientras nos peleamos por demostrar quien la tiene más grande, la bandera, claro, seguimos padeciendo tremendas deficiencias en la sanidad, en la de todas, y especialmente en la catalana que ha sufrido enormes recortes y sufrió con los gobiernos de CIU un potente proceso de privatización, transfiriendo millones de euros de los presupuesto de la sanidad pública a manos privadas. Y también en los otros servicios públicos recortados en beneficios de salvar a la banca (española, catalana, vasca, etc.), a la cual le dimos entre todas la friolera de 62.295 millones de euros, y cuya devolución ha quedado prácticamente descartada. Y hay mucho más, pagamos sin chistar el robo de las eléctricas, las mordidas en los servicios públicos de agua, la especulación en la vivienda, etc. Pagamos el sobrecoste de mantener a expolíticos en Consejos de Administración u otros cargos regalados en agradecimiento a los favores prestados, y pagamos a una Casa Real que por designio divino son nuestros soberanos, y cuyos buenos salarios no han servido para evitar la tentación de aumentar sus fortunas con comisiones y otras corruptelas que sin duda se han cargado a los costes de los proyectos.

Las ondeantes banderas nos impiden ver esto y mucho más, y nos dividen y desunen, nos enfrentan entre los menos pudientes, y son el pilar de mantener el estatus quo de los que mandan, de las multinacionales, de los ricos sin escrúpulos, de los corruptos y corruptores, de las clases llamadas altas. Mientras nos peleamos e insultamos por nuestros propios colores, ellos se ríen y hacen caja.

Ellos, les puedo asegurar, tienen como única patria el dinero, pero alimentan con entusiasmo nuestro patriotismo, y si hace falta hasta que nos matemos con tal de seguir haciendo caja.

Si fuéramos capaces por un momento de dejar de hacer el hincha, si abandonáramos sus valores, que no son los nuestros y están inventados para perpetuarse ellos, si miráramos a nuestros hermanos y hermanas de clase como iguales, si pusiéramos en valor y práctica la solidaridad, la humanidad y la generosidad entre nosotras, todos sería superable.

Claro que hay más cosas, claro que en el gran parte del resto de España no se acaba de entender el empeño de los catalanes por hablar su lengua propia, y ello es otra muestra del fracaso educacional en nuestra casa, donde no se ha enseñado en la diversidad de nuestra tierra ni a valorar la singularidad como algo positivo.

Pero esto, siendo importante, no lo es más que todo lo anterior, y lo cierto es que sobre la prioridad acerca del camino a seguir tengo pocas dudas. Transformada la sociedad, desterrada la injusticia social, despejado el camino a la igualdad cierta, sin duda, no tendríamos mayor problema para entendernos, para respetarnos, para que el apoyo mutuo fueran nuestra premisa a la hora de relacionarnos. Me dirán que esto es muy bonito pero muy utópico. Es cierto, pero creo sinceramente que es la única vía de futuro para la humanidad. Creer que con la creación de nuevos Estados, réplica de los existentes, salvo por las diferencias identitarias propias, va a servir para cambiar las cosas, sí que me parece de una enorme ingenuidad, además de la enorme inversión colectiva e individual para alcanzarlo (como estamos viendo), sin que ello garantice los cambios necesarios en el nuevo Estado que eviten que hoy en Cataluña, mi padre con un infarto, se pasara siete días en los pasillos de urgencias del Hospital, por falta de camas, o que mi hermana malviva con el trabajo de temporada en la Hostelería, con contratos de media jornada y 10 horas de trabajo diario (a 5 euros la hora), por poner algunos ejemplos.

Lo cierto es que el nuevo Estado catalán mantendría las mismas desigualdades que hay hoy, y lo cierto que con el envite que se ha generado, desde la izquierda de verdad se ha perdido una oportunidad de unir a la gente en exigir y conseguir cambiar de verdad nuestra realidad.

Aún tenemos una oportunidad, pero ello no está en manos de los políticos, ni de unos ni de otros, que no nos engañen más. Es necesaria la colaboración generosa de todas las personas que estamos por una transformación social, por conseguir una sociedad donde todas y todos tengamos cabida. Solo con el apoyo mutuo, la solidaridad y el trabajo común haremos posible un futuro cierto.

Sobre este blog
Alkimia es un espacio de reflexión donde miembros o personas afines al Anarcosindicalismo dan su punto de vista sobre temas de interés general. En una sociedad en la que los medios de desinformación moldean la realidad al antojo de los poderes económicos y políticos, cualquier nueva vía de contrainformación se hace necesaria para lograr que se pueda conocer la realidad de la vida cotidiana de las personas a la vez que pueda servir para su transformación.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Rojava
El Estado y la Revolución en Mesopotamia
Estado, Socialismo y Liberación Nacional desde el punto de vista del movimiento de liberación kurdo
Andalucismo
Andalucismo en tiempos de pandemia

En tiempos de pandemia, el andaluz reclama lo que le pertenece. Con Andalucía liderando las cifras de destrucción de empleo como consecuencia del parón económico a pesar de ser uno de los territorios con una incidencia acumulada del virus más baja, el debate sobre el cambio de modelo productivo se hace más pertinente que nunca.

7 Comentarios
#41749 23:27 20/10/2019

👏👏👏👏👏👏

Responder
0
0
#25331 9:14 31/10/2018

(Antes se me ha enviado sin acabar). Lo mismo que poner de iguales la bandera rojinegra y la esvastica. Seria conveniente entender a los anarquistas catalanes que ven la oportunidad de trabajar dentro de estre proces como materia de cambio en las estructuras internas en Catalunya, marco autogestionado, federal (confederal?) Y entender la bandera anarquista como una defensa también del derecho a la autodeterminación. Más allá de que la condición, la clase, nos una en lucha internacionalista.

Responder
0
0
#25330 8:41 31/10/2018

Poner en el mismo lugar el proceso de independencia catalan, antimonárquico y laico, con la actual España, me parece una falta de perspectiva y tan reaccionario como decir que machismo y feminismo es lo mismo, "extremismos". Igual que decir que no respetar el proceso de emancipación del pueblo Kurdo por perderse en cuestiones geográficas (nuevo error) o Chiapas por no extender su lucha a todo Mexico y quedarse en un territorio mínimo y de precario abastecimiento, son muestras de territorialismos sin objetivos por la lucha de clases. El 1 de Octubre ha sido la muestra de desobediencia que escuece a la izquierda española por dejarla en evidencia. Adormecida y rancia. El anarquismo que espera un cambio en las estructuras de la sociedad por ciencia infusa se está perdiendo combates más amplios. Si dan igual las banderas, la revolucionaria catalana o la monarquica española, son solo símbolos, asimilamos los colores sin dierenciar sus particularidades. Sigo viendo un escudo de herencia franquista contra una bandera que tiene estrella y Republica. Por si misma no dará una sociedad perfecta. Pero es una estructura que permite un campo más amplio de lucha. El centralismo español ha gobernado un territorio rebelde, criticado su lengua,

Responder
0
0
Hodei 16:21 30/10/2018

Buenísimo articulo, del que coincido casi prácticamente y pienso que si las clases populares tuviesen la oportunidad de leerlo y analizarlo, ganaríamos mucho.
Cuanto me alegro, y lo digo muy enserio, de que allá personas de izquierda (sean marxistas, anarquistas o socialdemócratas), que ponga el debate politico y económico donde tiene que estar: En las desigualdades, la pobreza y la explotación generadas por el sistema capitalista. Ya que el centro del debate tiene que estar en unir, y no separar al movimiento popular y trabajador. Lamentablemente, todos estos conflictos nacionalistas, acrecentados por un capital muy codicioso e inteligente, tienen el objetivo de segregar a marchas forzadas la lucha de clases (y valla que si lo están logrando). Quien se crea que un hipotético estado catalán independiente mejoraría las condiciones de vida de sus trabajadores, ya puede ir quitándose esa mentira de la cabeza, pues como bien explicar el autor del articulo, esto no es mas que una herramienta al servicio de una elite, que sea catalana o española, va a defender a capa y espada sus privilegios e intereses.
No nos queda otra companerxs, o dejamos las banderas y las lucha fraternales a un lado, o nosotros mismos seremos los que con el "patriotismo" defendamos, sin darnos cuenta, el sistema de nos oprime y aniquila a diario.

Responder
0
0
Iberio 14:43 30/10/2018

Enhorabuena por el artículo, ya era hora de que alguien de izquierdas, sin complejos, se desmarcara de la línea de nuestra izquierda oficial, que marca siempre como buenos a los independentistas, hagan lo que hagan, y como fascista a todo aquél que advierte de que la lucha de los Puigdemonts o Rajoys no es la nuestra, de que hay que mantener frente a ella los objetivos sociales y económicos que de verdad interesan a la gente común evitando el enfrentamiento entre trabajadores y precarios que tienen los mismos problemas tanto en Lleida como en Huesca y que ningún país gobernado por esos dos va a resolver.
Situación lastimosa para una izquierda a la que también podría robarle la cartera una extrema derecha oportunista que ha visto el hueco que dejan tantas reivindicaciones básicas que no encuentran cabida real en la agenda de los gobiernos del llamado cambio, ocupada por problemas identitarios y sin coraje ni ideas para defender aquello que constituye su razón de ser.

Responder
2
0
Aitor 9:22 30/10/2018

Bienvenido al debate de hace ya 5 años

Responder
1
2
#25248 16:34 29/10/2018

En esta fase de auge de nuevos imperialismos luchando por situarse en posición aventajada, lo llevamos crudo, amigo. El nacionalismo finaciado con chorros de dinero avanza en todo el globo.

Responder
2
0
Sobre este blog
Alkimia es un espacio de reflexión donde miembros o personas afines al Anarcosindicalismo dan su punto de vista sobre temas de interés general. En una sociedad en la que los medios de desinformación moldean la realidad al antojo de los poderes económicos y políticos, cualquier nueva vía de contrainformación se hace necesaria para lograr que se pueda conocer la realidad de la vida cotidiana de las personas a la vez que pueda servir para su transformación.
Ver todas las entradas

Destacadas

Laboral
Horas extra: nunca trabajamos más de más
Según los datos del segundo trimestre de la Encuesta de Población Activa de 2020, se han trabajado en España 7,2 millones de horas extraordinarias por semana, máximo de la serie histórica del registro. El 59%, 3,8 millones a la semana o 15,2 al mes, son horas extra no remuneradas.
Series
‘El colapso’, y sus críticos
¿Hubiera sido mejor o más interesante El colapso de habernos mostrado, pongamos por caso, cómo la aldea del cuarto episodio consigue convertirse en una comuna y puede funcionar con una relativa normalidad bajo un sistema asambleario?
Violencia machista
Confinamiento y violencia de género en La Rioja
Seguimiento integral de 446 casos de violencia de género, servicios de apoyo presencial cerrados y las llamadas para pedir ayuda aumentaron al triple.
Educación pública
Acordes y desacuerdos en los conservatorios de Andalucía
La decisión de la Junta de Andalucía de no contabilizar el tiempo de servicios prestados por muchos de los docentes de los conservatorios superiores dejará fuera este curso a profesorado cualificado y experimentado.
Plano Maestro
De Jujuy a Chengdu. Otro ladrillo en el muro

Un resumen visual de la actualidad mundial. Todo imagen, sin comentarios.