Ecofeminismo
Vivir junto a una refinería

La refinería de petróleo más grande del Estado, Petronor, situada en la playa de Muskiz (Bizkaia), lleva medio siglo poniendo en peligro la salud de las personas, especialmente la de las mujeres y los niños.

Muskiz
Refinería de Petronor en Muskiz
Asociación Meatzaldea bizirik. Médica de familia

publicado
2019-05-02 07:09:00

La refinería de Muskiz se construyó en 1968 con la venia de de Franco y Repsol la ha mantenido funcionando desde entonces. En 2013, se amplió con la planta de coque, que ha aumentado sus emisiones contaminantes. No en vano, Petronor es la novena empresa en emisiones de CO2 de España.

El riesgo que supone para la salud vivir junto a una refinería está ampliamente demostrado, sobre todo en base a diversos estudios realizados sobre población menor de 20 años en Taiwan, que vivía, como en Muskiz, cerca de una petroquímica. En estos estudios se constata un aumento de mortalidad por tumor cerebral y por leucemias, entre otras causas, así como el aumento de asma infantil.

Es verdaderamente anormal que alguien cuestione el riesgo de una instalación petroquímica. Pero, se exige a la población afectada que demuestre el daño que hace la refinería, cuando debería ser Petronor la que demuestre cuál es el impacto que produce en nuestra salud, con estudios independientes. Pero es “pedir peras al olmo”.

Petronor recibe todo el apoyo del mundo por parte del Gobierno Vasco. Siempre parece que nosotras nos quejamos sin necesidad; que el aire “es limpio” según sus datos. Cuando el olor a gas y a goma quemada nos ahoga, llamamos al 112 y siempre nos dicen que todo está bien, que es un arranque más, algo “normal”.

Datos de salud

Se han publicado datos de mortalidad por áreas pequeñas hasta el 2012. En estos mapas se ve que las zonas industriales de la Comunidad Autónoma Vasca tienen más mortalidad. En nuestros municipios, se observa una mayor mortalidad y una esperanza de vida más corta. Sin embargo, Muskiz es un municipio con amplias zonas rurales, poca industria (en realidad, solo la de Petronor), no hay tráfico excesivo y sus habitantes disfrutan de una bonita playa.

Por poner solo un ejemplo, las estadísticas dan un 77% más de riesgo de mortalidad por cáncer aerodigestivo en mujeres respecto a la media de la Comunidad Autónoma Vasca.

No tenemos datos de morbilidad (enfermedades) ni de la tasa de abortos espontáneos, de malformaciones fetales o de esterilidad. Preguntada la Dirección de Salud Pública sobre estos datos en el marco de un juicio en el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco contra la Autorización Ambiental Integrada otorgada a la planta de coque, no aportó datos y sobre el tema de esterilidad afirmó que no tenía información. El propio tribunal en su sentencia dijo que “había sido deliberadamente esquiva”.

¿A qué riesgos nos enfrentamos?

Las refinerías de petróleo, y especialmente esta que trabaja con petróleos pesados y muy pesados, emiten un sinfín de contaminantes a la atmósfera, al suelo y al mar: hidrocarburos aromáticos policíclicos, benceno, tolueno, xileno, metales, óxidos nitrosos, CO2, vanadio,... Estos tóxicos están vinculados a un riesgo mayor de cáncer, enfermedades respiratorias, neurológicas, alteraciones genéticas y malformaciones fetales, junto a una disminución de la fertilidad tanto en hombres como en mujeres.

Es importante hablar de las partículas finas y ultrafinas, que son el soporte en el que viajan los productos contaminantes y pueden llegar a las partes más profundas de nuestro cuerpo, incluso atravesar la placenta y llegar al feto. No existen filtros capaces de retenerlas. Últimamente se habla mucho del riesgo de las partículas vinculado al motor diésel, nosotras vivimos junto a una gran fábrica de diésel, a pocos metros de nuestras viviendas.

Deberíamos añadir el riesgo de accidentes graves, los depósitos de hidrocarburos, las inmensas bolas de gases que podrían desatar un infierno que no queremos ni nos atrevemos a imaginar. Es curioso que una instalación como esta solo tenga por obligación un seguro de responsabilidad civil de un millón cien mil euros.

¿Nos afecta más la contaminación a las mujeres?

A quien más afecta es a los niños y niñas, quienes respiran, comen más, beben más en proporción con su tamaño y se mueven a un nivel más bajo, más cerca de la tierra, de las partículas que atraviesan por la piel, los pulmones y la boca. Es un cuerpo en formación y afecta a su desarrollo a todos los niveles, se ha relacionado con problemas de desarrollo psicomotor, con asmas severas y mayor riesgo de cáncer infantil.

Las mujeres somos un recipiente de productos contaminantes que se depositan en nuestra grasa corporal, por ser liposolubles, que se han relacionado con un riesgo mayor de cáncer de mama, de alteraciones endocrinas (diabetes, hipotiroidismo,...) o de endometriosis.

Durante la lactancia, nos “lavamos” de muchos de esos contaminantes y los pasamos al bebé. Nuestra leche lleva muchos productos tóxicos, aunque se sigue aconsejando la lactancia materna frente a la artificial.

Los contaminantes alteran nuestro material genético, a nivel de nuestros propios óvulos, antes de nacer, y esa alteración incide en una mayor dificultad para quedarse embarazada. Durante el embarazo, las partículas atraviesan la placenta y pueden poner en riesgo al feto. Se ha observado un menor peso al nacer y mayores tasas de mortalidad y malformaciones fetales. También afecta a la fertilidad masculina. Los espermatozoides son más sensibles porque se fabrican continuamente y están más expuestos, hay muchos estudios que avalan la mala calidad seminal actual.

¿Se está haciendo algún estudio específico?

El más importante es el estudio INMA dirigido al estudio de los contaminantes ambientales más importantes en el aire, agua y en la dieta durante el embarazo e inicio de la vida, y sus efectos en el crecimiento y desarrollo infantil. Para ello se han escogido cohortes de niños y niñas desde antes de nacer y se les estudia a lo largo de los años, sus conclusiones van siendo relevantes respecto al riesgo en el que vivimos. Nuestra zona no fue seleccionada para hacer ese estudio, pero en nuestra situación no cabe duda de que sus conclusiones podrían haber sido incluso peores si se hubiese incluido la zona de Muskiz.

En todos estos años años de lucha por el control ambiental de la refinería y contra la ampliación de la planta de coque, hemos ido aprendiendo los riesgos que sufrimos e identificando los intereses que se ocultan y el apoyo sin fisuras del Gobierno Vasco a Petronor. Sabemos que las mujeres somos protagonistas de esta lucha, por necesidad, por constancia y porque cada día la refinería nos recuerda su existencia con sus humos e incidentes constantes. Necesitamos urgentemente una alternativa de futuro. Por nosotras y por las generaciones venideras. Les estamos dejando un legado de muerte y destrucción.

Sobre este blog
Saltamontes es un espacio ecofeminista para la difusión y el diálogo en torno al buen vivir. Que vivamos bien todas y todos y en cualquier lugar del mundo, se entiende. También es un espacio para reflexionar acerca de la naturaleza, sus límites y el modo en que nos relacionamos con nuestro entorno. Aquí encontrarás textos sobre economía, extractivismo, consumo, ciencia y hasta cine. Artículos sobre lugares desde donde se fortalece cada día el capitalismo, que son muchos, y sobre lugares desde donde se construyen alternativas, que cada vez son más. Queremos dialogar desde el ecofeminismo, porque pensamos que es necesario anteponer el cuidado de lo vivo a la lógica ecocida que nos coloniza cada día.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Centrales nucleares
Voces: Flores de Chernóbil
Natalia Litvinova nació en Biolorrusia en 1986, el mismo año en el que se produjo la explosión de la central nuclear de Chernóbil.
Ecofeminismo
Encontrarse a una misma en Cercedilla
Queremos reflexionar sobre esas escapadas kilométricas que a veces hacen falta para olvidarse de todo... y sobre si podemos sustituirlas por otras en las que nos acordemos de algunas cosas importantes.
Ecofeminismo
Ganadería: con “apellido”, por favor
Hablar de ganadería, sin diferenciar entre métodos de producción, ni reflexionar sobre lo que ponemos en nuestros platos, solo favorece a la agroindustria.
3 Comentarios
#33845 14:19 4/5/2019

Enhorabuena por el artículo; me temo que tenemos una situación similar en el otro extremo de la Península, en el Campo de Gibraltar

Responder
1
0
Petronor mata protegido por el PNV 12:12 2/5/2019

Solidaridad con todas las personas afectadas por esa fábrica de veneno.
Efectivamente, el gobierno vasco con el PNV al frente, protege con uñas y dientes a una empresa de la que esperan favores en forma de donaciones ilegales y puertas giratorias como demostró Josu Jon Imaz. La actual consejera Tapia, hace una defensa cerrada de los combustibles fósiles y concede ayudas públicas millonarias a coches contaminantes para que el beneficio de Petronor no se vea afectado.
Con todo esto, se puede decir que el gobierno vasco es un "gobierno fósil" del que conviene desenterrar sus intereses ocultos que van en contra de la población. Su cacareada preocupación por el bienestar choca con los intereses de industrias patógenas.
Ánimo y todo nuestro apoyo para esa lucha justa y cargada de razón y futuro.

Responder
8
6
1968 22:14 10/5/2019

Y no solo el PNV, el teniente alcalde que se hace llamar "socialista" también a merced de PetroHorror.
Nuestra salud no es un negocio.

Responder
0
0
Sobre este blog
Saltamontes es un espacio ecofeminista para la difusión y el diálogo en torno al buen vivir. Que vivamos bien todas y todos y en cualquier lugar del mundo, se entiende. También es un espacio para reflexionar acerca de la naturaleza, sus límites y el modo en que nos relacionamos con nuestro entorno. Aquí encontrarás textos sobre economía, extractivismo, consumo, ciencia y hasta cine. Artículos sobre lugares desde donde se fortalece cada día el capitalismo, que son muchos, y sobre lugares desde donde se construyen alternativas, que cada vez son más. Queremos dialogar desde el ecofeminismo, porque pensamos que es necesario anteponer el cuidado de lo vivo a la lógica ecocida que nos coloniza cada día.
Ver todas las entradas

Destacadas

Enfermedades
Duelo permanente: cuando hay que aprender a vivir con la ausencia del presente

Las víctimas por daño cerebral irreversible son muchas más de las que figuran en las estadísticas. Familiares y allegados pasan meses, años e incluso décadas al lado de sus seres queridos en estado vegetativo o de mínima consciencia sin poder cerrar su dolor.

Trata
Varapalo de la jueza a la Fiscalía por exculpar a tres policías en la investigación por trata en dos clubs gallegos
Concluye la instrucción relativa a los clubs Queens y La Colina, donde la magistrada atribuye la infracción de una docena de tipos penales a los encargados de los prostíbulos y procesa en contra del criterio de la Fiscalía a tres agentes por asociación ilícita, tráfico de armas y colaboración.
Capitalismo
Estados Unidos contra China

¿Acaso el imperio estadounidense es tan vasto y arrogante en sus exigencias, que cualquier potencia emergente debe enfrentarse a él?

Cine
Ognjen Glavonic: “Las élites de Serbia representan desde finales de los años 80 la vanguardia de la posverdad”

Para el director Ognjen Glavonic, su película La carga es un proyecto contra la lógica del nacionalismo. En ella se ve un drama marcado por los silencios mientras tienen lugar una limpieza étnica y los bombardeos de la OTAN.

Últimas

Partidos políticos
Almeida y Colau, los apellidos del día de la investidura municipal

Hoy, 15 de junio, se forman los Ayuntamientos salidos de las urnas el pasado 26 de mayo. Hasta última hora se han mantenido las negociaciones en un buen puñado de ellos. El PSOE sale reforzado, el PP recupera Madrid y el “cambio” solo resiste en Barcelona, Cádiz y València.

Eventos
Así fue la jornada Mujeres escritoras contra el fascismo
El 15 de junio 'El Salto' organizó una jornada llena de mujeres que combaten el fascismo, cada día, mediante la palabra. Un día en que compartimos debates y saberes, comimos juntas y terminamos bailando.