Opinión
Vox o el retorno del padre autoritario

Las personas LGTBQ, las migrantes y quienes se encuentran en riesgo de exclusión social han sido señaladas como el primer frente a combatir y a apartar para recuperar pasados míticos nacionales y familiares.

Ataque homófobo Sant Antoni
Ataque al centro municipal LGTBQ+ de Sant Antoni (Barcelona) Bárbara Boyero
Nacho M. Segarra

publicado
2019-01-29 12:41

A través de las redes sociales se intuía que íbamos a tener un mal inicio de semana. El único centro municipal LGTBQ+ de España, en el barcelonés barrio de Sant Antoni, amanecía violentado, ensuciado con amenazas de muerte y cristales rotos. Casi al mismo tiempo, un vídeo corría por Twitter en el que, durante un acto de VOX en Huesca, un ponente detrás de una espectral bandera de España bramaba: “¡¡¡Vamos a quitar la bandera de los gais y las lesbianas del Casino de Huesca!!! Porque cada uno, su orientación sexual, en su casa y en su cama”. El auditorio se venía abajo celebrando las palabras. Estos hechos, que podrían no tener una relación aparente, sin embargo, no dejaban de ser invocaciones para el retorno de un mismo fantasma: el padre autoritario.

Ese baile agarrado entre violencia verbal y física que se produjo este fin de semana me pillaba leyendo un artículo de una olvidada feminista socialista, Kate Ellis. En ese artículo de 1987 titulado “Gimme Shelter” hablaba de tres elementos que parece que se van a convertir en esenciales de los ciclos electorales que nos esperan: el feminismo, la fantasía y el fascismo.

Para Ellis, era importante analizar las fantasías desde un punto de vista histórico y, para ello, animaba a que el feminismo recuperara la obra del filósofo alemán Ernst Bloch, especialmente su crítica al fascismo. Para este autor, Bloch, el triunfo del fascismo no solo se debió a un engaño monumental sino a que la gente no solo vivía —y vive— en un mundo racional sino que poseen “excedentes” o “remanentes” de épocas pasadas, de tiempos pretéritos, de modos de producción pre-industrial y de mundos no burocráticos.

Estos escenarios de fantasía, un poco a lo Disney donde los gorriones y los cervatillos te hacían la cama y el sol siempre brillaban, eran obstáculos para la conciencia de clase e impedían la acción y, por ello, eran utilizados por el nazismo para atacar al capitalismo industrial, siendo ellos mismos sus perros de caza. Para Bloch, la ideología fascista era “un fragmento de un viejo y romántico antagonismo con el capitalismo, derivado de las privaciones de la vida contemporánea y con una nostalgia vaga”. La teoría de Bloch funcionaba a la hora de explicar cómo el nazismo había ganado terreno en las zonas rurales pero se quedaba corta a la hora de analizar su triunfo en las ciudades y entre la burguesía urbana de la década de 1930.

Para Kate Ellis, intentar solventar esa duda era lo mismo que preguntarse: ¿cómo podría utilizar el feminismo ese análisis del fascismo?, ¿cómo podemos las feministas analizar las fantasías contemporáneas con esas herramientas? Lo que viene a explicar Ellis es que en una sociedad dominada por el matrimonio entre el Patriarcado y el Capitalismo, a veces, como en todos los matrimonios, surgen conflictos. Por ejemplo, el Patriarcado requiere la separación de géneros y de esferas, donde la mujer es la ama de casa y el hombre trabaja fuera, pero el Capitalismo, en su necesidad de fagocitar todo, en su necesidad de mano de obra barata, necesita aprovecharse también del trabajo femenino.

Para Ellis, la familia tradicional, la familia ideal, con un hombre a la cabeza que es dueño de los electrodomésticos pagados a plazos, el vehículo y la casa adosada, ese empleado fiel al que se suma una mujer en calidad de sirvienta y dos o tres niños, es una parte importante de ese pasado mítico que habita en nosotros y en nosotras. Por lo menos tan importante como lo era para los campesinos alemanes de 1930 el concepto de Volk.

Kate Ellis apunta que es falso que la derecha quiera menos Estado, al contrario, quiere un Estado más patriarcal, un Estado que niegue “financiación a aquellos a los que un padre estricto castigaría

Ellis habla de cómo muchas novelas románticas de 1980 estaban situadas en un pasado mítico, un lugar romántico y antagónico al capitalismo, pero también afirma que muchos discursos políticos caían en la misma lógica. En 1984 la campaña a la presidencia de Ronald Reagan lanzaba un conocido vídeo que iba a revolucionar la comunicación política “It’s morning in America”, que retrata una América rural, trabajadora y colectiva, alegre y positiva, en muchos aspectos falsamente anticapitalista y antiburocrática; una campaña, por cierto, imitada con éxito por Vox en las elecciones andaluzas.

Esa campaña, como muchos discursos de la derecha de los 80, planteaban cómo frente a ese estado impersonal, la familia nuclear con el cabeza de familia al mando económico es una poderosa fantasía nostálgica sobre la que construir política.

Kate Ellis explica que, pese a que el estado capitalista es, en parte, responsable del desmantelamiento de la familia patriarcal, sin embargo los ataques de la derecha van dirigidos a “aquellos a los que la ideología patriarcal ha convertido usualmente en víctimas: homosexuales, feministas, y mujeres con niños pero sin medios de subsistencia”. Más adelante señala que es falso que la derecha quiera menos Estado, al contrario, quiere un Estado más patriarcal, un Estado que niegue “financiación a aquellos a los que un padre estricto castigaría: las que han tenido un hijo no deseado, los que realizan actos homosexuales, los que se han quedado sin trabajo y recurren a la caridad”. A estos colectivos deberías sumar a personas migrantes y racializadas, cuya diversidad cultural es una amenaza a la familia tradicional. 

Aunque Ellis termina estando de acuerdo con Bloch y señalando que la izquierda debería aprovechar esos “remanentes”, ese pensamiento mágico y nostálgico, también hemos visto que, por mucho que ciertos partidos repitan la palabra “España” —me refiero a Podemos—, la fantasía de la derecha ha acabado siendo más intrincada, turbia y efectiva, porque incluye, como bien decía el señor de Huesca, no solo nuestras plazas sino nuestras casas y camas.

Desconozco la solución porque desconfío de las soluciones fáciles, pero parece claro que las feministas, las personas LGTBQ, las migrantes y las personas en riesgo de exclusión social han sido señaladas como el primer frente a combatir y a apartar para recuperar pasados míticos nacionales y familiares. Su lucha, consecuentemente, debería pasar a primera fila si no queremos convertir a La trampa de la diversidad en un título premonitorio que señale a los primeros en caer en el fascismo contemporáneo.

Relacionadas

Memoria histórica
Exhumación de cadáveres a medio andar

La excavación de la mayor fosa común rural de represaliados de la guerra civil está pendiente de recibir los fondos que permitan terminar los trabajos.

Educación
“La reconquista” de la educación ultraconservadora sube Despeñaperros

La resistencia de las derechas a que la educación sexual y de género tenga cabida en las escuelas e institutos se reaviva con los pactos de las tres derechas en Andalucía, Murcia y Madrid, y el llamado “pin parental”.

4 Comentarios
Cristina M. 9:24 3/2/2019

Es rotunda y absolutamente falso que haya un solo indicio de que Vox vaya "contra" los colectivos LGBTIQ, mucho menos "contra" los migrantes (en general) y radicalmente nada, todo lo contrario, que estén en "contra" de las personas en riesgo de exclusión social.



Sí que, por el contrario, están claramente en contra del feminismo supremacíista; claramente de toda la ideología de género y mucho más especialmente de la legislación sobre violencia de género ; del independentismo catalán y vasco; de la "Administración paralela" y de sus asociaciones, fundaciones y chiringuitos subvencionados ; de la actual legislación sobre la interrupción voluntaria del embarazo y también en contra de la podredumbre de la actual "democracia" española.

Yo me considero una mujer progresista, soy universitaria,
trabajadora por cuenta propia,
madre... además soy agnóstica, siempre he votado a la izquierda... pero como mi opinión concuerda básicamente con lo más arriba expresado, Vox en estos momentos tiene mi voto totalmente garantizado.

Responder
3
5
Repúblicana 17:25 30/1/2019

Esta vez no pasarán. Ni ellos , ni los que gobiernan con ellos.

Responder
4
5
#30151 16:51 5/2/2019

Apuestas....

Responder
1
1
Javi 22:20 29/1/2019

Durante el ascenso del nazismo, Wilhelm Reich hizo un análisis materialista y simbólico sobre las causas del facismo que sigue siendo totalmente válido para la actualidad. El libro se llamó psicología de masas del fascismo (fue prohibido por el propio Hitler) y lo novedoso que aportó (y que hoy parece que no se tiene en cuenta) al explicar las causas que propician el fascismo, no se queda en lo económico (o en lo imperialista rollo Trotski), aun siendo Reich materialista, explica causas más sociológicas, dice que el autoritarismo se crea y reproduce en la familia, en especial en la relación padre-hijo y por eso es posible luego crear un movimiento de masas autoritario, que se identifica con un líder (que representa a un padre, y una patria que satisface el anhelo de familia o comunidad).

Hay un punto clave en el libro: que para esa primera represión es imprescindible la represión sexual sobre la mujer y los hijos (esto parece que se ha quedado algo más pasado pero hay autores que lo actualizan) y su dependencia económica del padre, la estructura familiar y tal. En medio, todo el tema del sentimiento de culpa y la moral como forma de control social.

Aqui teneis la versión xorta dellibro en descarga https://thecharnelhouse.org/wp-content/uploads/2016/11/wilhelm-reich-psicologia-de-masas-del-fascismo.pdf

Por cierto, hay una peli reciente muy buena sobre Reich en youtube

Responder
4
4

Destacadas

Crisis climática
España ya está oficialmente en “estado de emergencia climática”

El Congreso aprueba la declaración de estado de emergencia climática. El movimiento por el clima, que venía reclamando la medida, se muestra escéptico y reclama que la iniciativa no se quede en una mera declaración institucional, sino que suponga un giro drástico en las política energética, industrial y de transporte para una disminución real y radical de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Elecciones generales del 28 de abril
Iglesias rechaza darle la investidura gratis a Pedro Sánchez

El rey considera buena opción esperar hasta proponer un candidato a la investidura y Albert Rivera rechaza el compromiso por escrito de Pedro Sánchez para abstenerse.

Opinión
Las victorias de Ascensión Mendieta
El presidente de la Comuna de Presos del franquismo recuerda cómo conoció a Ascensión Mendieta: en un avión a Argentina, donde iban a reclamar justicia.
Venezuela
Estados Unidos saca del juego a Europa en Venezuela

¿Obedeció el levantamiento de Guaidó a un plan estratégico a largo plazo para tomar las reservas de petróleo o fue una imprudencia nacida del deseo ideológico de los halcones?

Urbanismo
Libertad con minúscula

Cuando tienes un hijo, la ciudad te da la espalda, te mira con recochineo antes de enseñarte el culo y reírse de ti.

Últimas

Opinión
UDC. Destrozo. ¿Abolicionismo?

Desde una defensa firme de la libertad de cátedra y de la autonomía universitaria, el autor señala algunos intereses que se pueden ocultar detrás de la campaña por la supresión de las Jornadas sobre trabajo sexual que se iban a celebrar en la Universidade da Coruña (UDC).

Presos vascos
Entre uno y tres años y medio de cárcel por apoyar a presos vascos

Fiscalía, AVT y las defensas de las 47 personas acusadas en el sumario 11/13, por dar apoyo a presos de ETA, acuerdan penas de prisión de entre uno y tres años y medio de cárcel.