Cultura de la Transición
Transversalidad, un pacto sin futuro

Desastres y miserias de dar la espalda a la izquierda obrera.

CaptLenin
Todd Mecklem
SOCIÓLOGO EN CIERNES. COLUMNISTA Y COORDINADOR EN NUEVA REVOLUCIÓN

publicado
2018-03-26 08:35

"Los demagogos y los políticos de profesión quieren obrar el milagro de estar bien en todo y con todos, engañando necesariamente a todos en todo. Los revolucionarios han de proclamar sus ideas valientemente, definir sus principios y expresar sus intenciones para que nadie se engañe, ni amigos ni enemigos."

Fidel Castro

"Tras el vivir y el soñar, está lo que más importa: el despertar"

Antonio Machado 

La transversalidad es Arsenio en el Real Madrid, Mouriño en el Barça, un eterno concierto de C. Tangana, el cine de Brian de Palma, el ejercito rojo negociando la toma de Reichstag o Fidel cediendo ante el chantaje Yankee. Renunciar a los postulados obreros, a las ideas clásicas de la izquierda, resultaría como despojarnos de nuestra alma, abocarnos a la experiencia del sexo sin pasión, el amor sin libertad y la política sin principios. Dudemos pues de quienes pretenden asaltar el palacio con la vista puesta en sus sillones, quienes comparten amenas charlas con los socioliberales en lugar de vaciar sus copas con los campesinos y obreros representados en los sóviets, en las calles. Nosotros somos del fútbol de siempre, los desbordes por la banda izquierda y los remates poco ortodoxos, pero efectivos. La música de los Doors, el cine Stanley Kubrick, el pulso de Vasili Záitsev y la valentía del pueblo cubano en Bahía de Cochinos. Sabemos que nuestro discurso quizás resulta obsoleto y que las banderas rojas están muy lejos de ondear en nuestras instituciones, somos plenamente conscientes de los nuevos tiempos y de las nuevas estrategias políticas. No deberían, ni pretendan, tomarnos por idiotas.

Puede que muchos de nosotros no hayan pisado nunca una universidad, no conozcan en profundidad a Gramsci y ni tan si quiera sepan quién es Ernesto Laclau. Cuando hablamos del eje izquierda/derecha, no estamos hablando de una división imaginaria que defender en una tesis o quizás en una cafetería para conseguir alguna mirada furtiva. No hablamos tan siquiera de los colores de uno u otro partido, sino de los oprimidos y los opresores, los explotadores y los trabajadores precarizados, los desahuciados y los especuladores.  Vivimos día a día en esa realidad, la respiramos, notamos su opresión sobre nuestro pecho y la sufrimos cada mes a la espera de que algo real, palpable, al fin nos rescate. No se atrevan a pedirnos que renunciemos a nuestros ideales, nuestro orgullo, nuestra única esperanza. Despierten al fin, la izquierda no conforma la agenda política en España, no estamos obligando al resto de actores a tomar posición alguna según los parámetros que nosotros fijamos, y lo que es peor, ni tan siquiera tenemos ya claro desde donde partíamos en todo esto. Ciudadanos y Partido Popular arrasan nuestros derechos y libertades en medio de una situación económica espantosa, y no queremos ni pensar en que sucederá en cuanto el espejismo del bienestar regrese, sí es que algún día lo hace.

Muchos nos encontramos hoy ya cansados de la corrección política, los soporíferos tiempos de la indignación contenida y esos debates internos que nunca terminan llevando a ninguna parte

No hay nada malo en creer en la superioridad moral de la izquierda. Desengáñense, nosotros no hemos comenzado esta crisis, no hemos vaciado las arcas o despilfarrado nuestro dinero. No somos nosotros los que tenemos que pedir perdón por todas esas familias que hoy duermen en la calle, los jubilados que han perdido todos sus ahorros o los niños hacinados en  barracones por la inexistencia de centros educativos públicos suficientes. Los responsables han sido otros, alejados de la tradicional definición de izquierda y derecha, quienes abandonaron al marxismo y quienes no hace tanto tiempo lo perseguían fusil en mano. Nuestra mayor sensibilidad hacia las injusticias, no nos hace desarrollar un sentimiento de superioridad moral, simplemente nos impide vender nuestra propia alma, abandonar a un solo colectivo, porque la experiencia nos dice que tras ellos, tarde o temprano, iremos nosotros. Y sí, a veces intentar ejercer la justicia a toda costa supone un coste social enorme, lo saben los compañeros en Venezuela, Colombia, Siria, Alsasua... Lo sufrieron también nuestros antepasados en esta misma tierra en la que todavía hoy están enterrados, en la que muchos todavía los lloramos y cada día desde entonces intentamos honrarlos.

Nos llaman idealistas quienes todavía se muestran incapaces de ver que la socialdemocracia fue un espejismo, una tenue ventana abierta en la historia por la sanidad y educación pública de la URSS, sus derechos políticos y sociales, su contrapeso económico. Sin embargo, todavía hoy, quienes no consiguen aceptar que aquella ventana se cerró con la caída del muro entre sistemas,  se atreven a tratar con paternalismo a gran parte de la izquierda, a chantajearnos cada cuatro años y acusarnos  de fomentar las rupturas y escisiones si no les otorgamos un eterno cheque en blanco para intentar pactar con el capital, con el diablo. La verdadera izquierda, el verdadero cambio surgido desde la calle y las plazas, debe representar a los oprimidos, a los explotados, a los marginados, a los desfavorecidos… en suma, a “los parias de la Tierra”. Son numerosas las ideologías y partidos que buscan representar a quienes no encuentren calor bajo nuestro paraguas, quizás el tiempo y nuestra fuerza los convenza. Hoy, todavía bajo los claros efectos de una crisis económica, la superioridad electoral de la derecha en nuestro país parece obvia, de igual modo que lo parece la desintegración social de la izquierda. Debemos pararnos a reflexionar, ocupar las universidades, las calles, las plazas, pero también las fábricas, los diversos centros de trabajo, las pequeñas empresas, el campo y los centros de arte. Tenemos la obligación de recuperar nuestros espacios tradicionales y escuchar a los nuestros, guardar silencio durante unos meses y simplemente escuchar lo que nos tengan que decir. Puede que de ese modo volvamos a identificarnos con nuestros votantes, con nuestros vecinos, nuestros compañeros. Quizás en la teoría política esté ya todo escrito, puede que nos sea necesario recurrir una y otra vez a los viejos maestros, pero con total seguridad sí resulta necesario volver a utilizar sus métodos, volver a recorrer las calles, charlar con los desheredados y acudir al parlamento oliendo a grasa, alcohol y tabaco tras una tarde entre viejas tabernas de barrio, tras una noche en algún polígono industrial, en alguna fábrica.

No se atrevan a pedirnos que renunciemos a nuestros ideales, nuestro orgullo, nuestra única esperanza

La izquierda real es el buen sexo tras un duro día de trabajo, la última cerveza un viernes noche capaz por un solo instante de hacerte olvidar al gilipollas de tu  jefe, los domingos soleados en el parque del barrio viendo jugar a tu hijx al fútbol, aquel préstamo sin intereses concedido por tu padre en un momento crítico, las vacaciones de verano en la carretera con la caravana prestada de un viejo amigo. Somos clase obrera, desheredados, olemos a proletarios y supuramos por cada uno de los poros de nuestra piel unos ideales y unos valores heredados generación tras generación de familias dispuestas a cambiarlo todo, a exigir simplemente lo que es nuestro, lo que nos corresponde fruto de nuestro trabajo. Es cierto eso de que muchos de nosotros ya no estamos en las fábricas y que la vida moderna ha hecho que quizás resulte un poco más complicado identificarnos entre la amalgama de profesiones: médicos, profesores, albañiles, carpinteros, periodistas, investigadoras o fotógrafas. Miles de profesiones diferentes, pero una misma realidad que no debiese suponer un impedimento a la hora de fomentar el sentimiento de clase desde la política, después de todo, a los encargados de conceder nuevos créditos en el banco del barrio o al portero de ese garito de moda en el centro de la ciudad, no parece costarles demasiado identificarnos como lo que realmente somos.

Muchos nos encontramos hoy ya cansados de la corrección política, los soporíferos tiempos de la indignación contenida y esos debates internos que nunca terminan llevando a ninguna parte. Nos aburren y nos cabrean esos discursos que pretenden vendernos a una izquierda civilizada ganadora frente a los supuestos efectos perjudiciales de una rebelión social incontrolada. A estas alturas, entre tuiteros presos y políticos rezagados a la búsqueda de la izquierda, los obreros simplemente necesitamos de nuestros representantes políticos un poco de valentía, una chispa de calle y muy especialmente sinceridad. Después de todo, los supuestos populismos intelectuales, por progresistas que puedan parecer sobre un papel, no valen de nada cuando el pueblo continua sufriendo solo.


Sobre este blog
Periodismo alternativo, opinión política y concienciación social.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Culturas
Pablo Guerrero: “Es el momento de cambiar las cosas en profundidad”

Un aerolito libre, un lobo sin dueño, un artesano de ternura y rebeldía. Hace cincuenta años, en 1969, salió a la luz Amapolas y espigas, su primer disco. Y desde entonces no ha cesado de producir poemas y canciones que van a la médula de los sentimientos y de la conciencia social. “No solo cambiar la Historia, sino la vida”, afirmaba en 1977, en una entrevista de Eduardo Haro Ibars para la mítica revista Triunfo.

Movimientos sociales
Ramón Adell, el archivo humano de los movimientos sociales

La memoria y el presente de los movimientos sociales ocupan el tiempo de trabajo del sociólogo Ramón Adell dentro y fuera de la universidad. Su archivo es un magnífico hilo conductor del recorrido de las minorías ruidosas que transformaron y están transformando nuestra historia reciente.

Cultura de la Transición
Sophie Baby: “En los 70 se esperaba la guerra civil, la percepción era que habría un millón de muertos”

El discurso político generalista ha defendido el carácter incruento del paso del régimen franquista a la democracia del sistema del 78. Sin embargo, durante la Transición hubo centenares de muertos. La autora de El mito de la transición pacífica (Akal, 2018) ha realizado un estudio científico sobre la realidad y la utilidad de ese constructo.

4 Comentarios
#12097 15:30 28/3/2018

Gran comentario. Me encanta.

Responder
0
0
Anómico 15:45 26/3/2018

Gran artículo. A ver si con artículos así El Salto levanta cabeza, que últimamente se nos está quedando muy transversal :)

Responder
1
2
Jose luis 14:20 26/3/2018

Comparto al 100% tu reflexión.
La transversalidad de la que hablan , no es mas quebun acercamiento al centro y por lo tanto asumir que como pronostica Fukuyama, la democracia liberal es el unico sistema posible y la cumbre del sitema politico y económico.
La cuestion que se han pranteado en él . tiempo, es como conseguir que triunfe la revolución.
Parece una revolución violenta no tendria mucho sentido en este mundo occidental.
Asi que solo nos queda ganar unas elecciones para poner en práctica todos los sistemas que hagan un mundo justo, esis sistemas y formulas que la izquierda marxista defiende.
Teniendo en cuenta wue todas las encuestas de posicionamiento politico, cokocan al votante mayoritario en eo centro inquuerda.Entonces ¿es necesario acercarse al centro politico para ganar las elecciones? ¿es necesaria por tanto la transversalidad?
A eso no tengo respuesta

Responder
2
0
Daniel Seijo 14:41 26/3/2018

Gracias por tu reflexión Jose Luis. En realidad, creo que ninguno tenemos una respuesta firme a esas dudas que planteas. Pero antes de aceptar como correcta una postura política que estamos viendo como debilita en gran parte la alternativa obrera, debemos regresar a la fábrica, la universidad, los puestos de trabajo de cada militante...debemos abrir el debate y sentarnos a reformular nuestros postulados clásicos. Puede que la alternativa de la transversalidad finalmente se dibuje como válida, pero no puede hacerlo sin que la izquierda proletaria juegue esa batalla. No necesitamos ganar unas elecciones, necesitamos cambiar las cosas, ofrecer al conjunto de la población un sistema más justo. En esa tarea, la izquierda clásica todavía tiene mucho que hacer, la carrera es de fondo. Un saludo y gracias por la lectura.

Responder
2
0
Sobre este blog
Periodismo alternativo, opinión política y concienciación social.
Ver todas las entradas

Destacadas

Chile
Chile: así empieza una revolución
Lo que empezó como una protesta estudiantil contra la subida del billete del metro se ha convertido en una revuelta generalizada contra el Chile que dejó la dictadura de Augusto Pinochet.
Laboral
Más de un centenar de trabajadoras de hogar y cuidados ponen el cuerpo en su segundo congreso

Con el lema Juntas transformamos desde la acción, ¿y tú?, las trabajadoras de hogar y los cuidados están celebrando su segundo congreso en tres años. 

Carta desde Europa
La cosa se pone seria

Impaciente ante la procrastinación alemana, Macron declaró a la OTAN en “muerte cerebral”, mientras intenta el encuentro con Putin.

Afganistán
Dieciocho años de mentiras para justificar la guerra más larga

En el peor punto de un conflicto que se ha recrudecido en los últimos tiempos ⎼solo en 2018 se contabilizaron diez mil víctimas civiles⎼ la publicación de entrevistas confidenciales a responsables de la invasión de Afganistán ha anulado la coartada de que Estados Unidos progresa en sus objetivos en una guerra que dura ya 18 años.

Pensiones
CGT se adhiere a la convocatoria de la huelga general

El sindicato anima a sus afiliados a participar en la huelga del 30 de enero por la Carta de Derechos Sociales de Euskal Herria, pero califica de “decisión unilateral” la convocatoria, realizada por una parte del movimiento de pensionistas a través de los sindicatos ELA y LAB en nombre de todos los jubilados.

Últimas

Música
El sonido del trap: de Steve Lean a Metro Boomin

La labor en la sombra de Steve Lean es la del constructor sónico de toda una filosofía vital donde figuras como PXXR GVNG, Yung Beef o Kaydy Cain han armado su universo.

América Latina
Bolivia y los silencios rotos

En Bolivia se ha roto con los silencios impuestos y no habrá golpes en el Estado ni gritos en los cuarteles o despachos que puedan volver a imponerlos.