La Manada
El Tour de La Manada: la banalidad de la vanguardia y el dolor de la víctima

Homo Velamine intentaba hacer reflexionar a la sociedad sobre la difusión de noticias falsas con la web del tour de La Manada. Podemos considerar desproporcionada la pena de prisión, pero hacer una página web sobre la violación grupal es una acción idiota, extremadamente dañina para la víctima y nada radical.

Homo Velamine Viva España Feminista
El colectivo desplegó una bandera de España con el lema "viva España Feminista" en Madrid y creó esta bandera para el 8 de marzo de 2018.
Nacho M. Segarra
12 dic 2019 13:45

Ayer se resolvía el juicio contra el autor de la famosa web que anunciaba un falso recorrido turístico por los lugares relacionados con el caso de violación ocurrida en los sanfermines de 2016. La pena, dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Navarra y que podemos considerar desproporcionada para cualquier persona que esté en contra de las respuestas punitivas, es de un largo año y medio de prisión y unos escasos 15.000 euros, para paliar el profundo dolor y malestar psicológico que la victima había sufrido tras conocer, por medios generalistas, la existencia de dicho recorrido.

Detrás de esa página web se encontraba la acción de un grupo de artistas llamados Homo Velamine, autodefinidos como “colectivo ultrarracionalista” y que, según ellos, intentaba hacer reflexionar a la sociedad sobre la presencia de noticias falsas en unos medios de comunicación que habían caído en su trampa dando voz a una falsa página web en una acción que se configuraba, siempre según su versión, como una denuncia radical.

Homo Velamine Esperanza Aguirre
La Acción F.E.A., Feministas con Esperanza Aguirre, en 2016.

Merece la pena centrarse en la breve historia de este grupo ultrarracionalista, por el modo en el que señala las muchas carencias de una escena cultural madrileña raquítica de pensamiento, obra y omisión. La aparición de unos niños bien dispuestos a hacer boutades culturales con un aire rompedor fue celebrada por un montón de gente a la que considero cabal, incluido yo mismo: ¡¡A Madrid volvían las melenas modernistas y las greñas románticas!! Esos tipos que aparecían en Luces de Bohemia y que sacaban a Max Estrella de la cárcel al grito de “¡¡maestro!!” retornaban al centro de la ciudad introduciéndose en manifestaciones, celebraciones políticas o algaradas varias con lemas absurdos y cánticos idiotas.

Homo Velamine conquistó mi corazón con su campaña F.E.A. (Feministas por Esperanza Aguirre), que ponía el acento, o eso creía yo, sobre cierto aprovechamiento por parte de la derecha de los ideales feministas

Desde luego, conquistaron mi corazón con su campaña F.E.A. (Feministas por Esperanza Aguirre), que ponía el acento, o eso creía yo, sobre cierto aprovechamiento por parte de la derecha de los ideales feministas. No acababa de comprender muchas de sus acciones pero, seamos sinceros, en medio de asuntos tan vergonzosos como el encarcelamiento de unos titiriteros por su supuesto ensalzamiento de ETA en las fiestas del barrio de Tetuán, los chicos parecían tener garra y ganas de trastocar las cosas.

El romance fue efectivamente breve. Realizaron un vídeo sobre el edificio España, recién comprado por el grupo Wanda, en el que interpelaban a los viandantes preguntándoles si sabían que el edificio se iba a convertir en el bazar chino más grande de Madrid. A ese racismo sin complejos se le unió el coqueteo con la presencia de fascistas en redes sociales en clave estética, nostálgica y paternalista.

Hemos de reconocer que en eso resultaron avispados al señalar, entre divertidos y fascinados, los razonamientos al límite de la inteligencia y la estética florida que, años después, iban a saltar de los rincones más abyectos de las redes sociales al mainstream político a través de Vox.

Homo Velamine Día de la Mujer Diferente
Uno de los "actos ultrarracionales" de Homo Velamine fue esta "contramanifestación" en marzo de 2019 ante el "feminismo hater y rancio".

El próximo frente contra el que disparar era el feminismo, básicamente con el despliegue de una inmensa bandera española con el símbolo feminista y el lema “Viva España Feminista” en la histórica manifestación del 8M de 2018, así como la presencia de unos hombres disfrazados de mujeres en la contramanifestación antifeminista del año siguiente bajo el eslogan “Por un día de la mujer diferente”. El tema de la clase social no iba a quedar atrás y lo abordaron, siempre desde su peculiar filosofía, haciendo “garbeos ultrarracionales”, básicamente paseos en zonas obreras de Madrid —por ejemplo, Prosperidad— manteniendo su visión de turistas, de visitantes socioeconómicos que disfrutan de la autenticidad del pueblo llano y sus bares aceitosos.

Muchos de esos actos fueron llevados a cabo por una filosofía que tiene poco o nada de original: algo de vanguardia de derechas, algo de guerrilla de la información de los años 60 y un poco de teoría de la sociedad del espectáculo mal digerida

Muchos de esos actos fueron dirigidos de manera estricta y coreografiada —según me comenta una antigua simpatizante que prefiere permanecer anónima— y llevados a cabo por una filosofía que tiene poco o nada de original: algo de vanguardia de derechas que es tan vieja como el futurismo, algo de guerrilla de la información de los años 60 mezclada la figura del antisistema reaccionario contemporáneo que tiene su origen en la era Reagan y que se extiende a las cloacas de internet con 4chan —especialmente su identificación de la censura de los discursos políticamente correctos como el feminismo—. También, por supuesto, algo de teoría de la sociedad del espectáculo mal digerida y mucha, pero que mucha publicidad (¿alguno de estos chicos se dedica al ramo del marketing?). El producto resultante, y mal que les pese, tenía fuertes características contemporáneas, especialmente en su confusión ideológica y en su escasa demanda de pensamiento en los/as participantes y espectadores/as.

La cuestión no es si el tour de La Manada era verdadero o falso, sino si era probable o improbable en un contexto en el que la única herramienta de evaluación que tenemos a mano es el marco en el que vivimos

Junto a todos esos detritus culturales fácilmente reciclables, existe un elemento que resulta tan naif que solo puede ser falso: su concepción de que viven fuera de la ideología. Me explico: la página web del tour de La Manada se creó con la idea de mostrar cómo ellos (la vanguardia) podían manipular a los medios a través de falsas noticias para despertar al pueblo (nosotros), y señalarles, ojo, en 2019, aquello que es verdadero y que es falso. De hecho, parte de su alegato de defensa se ha construido en base a la idea de que no pretendían vejar a la víctima sino demostrar la manipulación mediática a través de noticias falsas.

Aquí, claro, hay dos problemas: el primero, especialmente grave, es la situación de la víctima, una mujer que ha sufrido una violencia machista brutal y cuyo estado ha empeorado por una página web, el otro, mucho más idiota, es el debate de las noticias falsas.

La cuestión, para mí, no es si el tour de La Manada era verdadero o falso, sino si era probable o improbable. Todos nosotros, todas nosotras, navegamos diariamente en una multitud de datos y noticias no verificadas —la banalización del factchecking es otro artículo—, noticias reales que parecen falsas y falsas con todos los visos de realidad, y evaluamos muchas de ellas con la única herramienta que tenemos a mano, al marco en el que vivimos. 

Homo Velamine Abascal Cuqui
Las "abasfans" también son una creación ultrarracional de Homo Velamine.

El tour de La Manada puede que fuera falso pero, desde luego, era un hecho probable porque, primero, el machismo nos ha enseñado el escaso valor que debemos dar a las víctimas y, segundo, porque el capitalismo y la turistificación que vivimos en nuestros entornos nos ha enseñado que nuestros estilos de vida, y dentro de ellas incluimos a nuestras tragedias, pueden convertirse en mercancías que pueden ser vendidas si atraen a un número suficiente de personas dispuestas a gastarse dinero, tal como hacen los propios Homo Velamine visitando barrios obreros.

Hacer una página web sobre la violación machista de la Manada era una acción desde luego ni radical ni progresista, sino idiota, corta de miras y, lo más importante, extremadamente dañina para la victima cuyo sufrimiento debe respetarse, pero conviene también preguntarse si la extremada banalidad de Homo Velamine merece un año y medio de cárcel o simplemente que soplemos esa vela con la que presuntamente nos quieren guiar no sé dónde, pero a algún sitio cerca del barrio de Salamanca.

Relacionadas

Justicia
Análisis jurídico de la sentencia que rebaja las penas del ‘caso Arandina’

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León no aprecia intimidación en el caso de la Arandina, por lo que resuelve que los hechos ya no suponen una agresión sexual pero sí un delito de abuso sexual. Aunque da por probados los hechos, no valida las emociones de la menor. Un análisis jurídico de la sentencia que estima el recurso de los exjugadores y enmienda a la Audiencia Provincial de Burgos.

Violencia machista
La sentencia del caso Arandina desmonta el argumentario que culpa a la menor de la agresión

La condena a tres futbolistas por agredir sexualmente a una menor ha desatado de nuevo el discurso sobre el consentimiento pese a que la madurez psicológica de los acusados es sustancialmente superior a la de la denunciante, como concluye uno de los informes aportados como prueba. Una experta analiza los argumentos de la sentencia.

25 Comentarios
#44750 25:07 15/12/2019

Qué oportunidad perdida por el Salto para cargar contra la hegemonía narrativa de los grandes medios, que es en realidad lo que trata el tour de la manada.

Responder
5
2
#44759 14:31 16/12/2019

Hace mucho tiempo que es muy difícil diferenciar a El Salto de El País, en los grandes temas coinciden

Responder
5
3
#44668 15:43 14/12/2019

Al menos estos señores se atreven a cuestionar lo incuestionable. Son mucho más revolucionarios que vosotros, anarquistas de pacotilla.

Responder
10
5
#44758 13:35 16/12/2019

Yeah, crear una web es superrevolucionario!

Responder
0
1
#44666 9:27 14/12/2019

Independiantemente de la opinión que cada uno pueda tener de este video, el hecho es que en España no existe libertad de expresión. Dar tu opinión sobre ciertos temas te puede llevar a la carcel. Es lo que hay. No hay mas ciego que el que no quiere ver.

Responder
3
0
#44657 23:02 13/12/2019

lo importante es no perder la perspectiva de género, si la pierdes, eres un NAZARIO

Responder
0
0
#44631 11:06 13/12/2019

Una acción se valora por sus resultados, esta ha sido un fracaso rotundo. Todos pierden.

Responder
5
3
#44740 21:23 15/12/2019

Tengo la impresión de que Homo Velamine muere matando

Responder
0
0
#44625 10:33 13/12/2019

Podrá gustar más o menos, pero colectivos como ese atizan las telerañas ideológicas de tanta pereza intelectual, parece que la gente lo quiere todo hecho y que piensen otros por ellos.

Responder
10
3
#44606 23:43 12/12/2019

Puestos a comparar, me parece mucho, muchísimo más dañino el andar con demandas absurdas por delitos de odio que el posible mal gusto del Tour.

Responder
8
4
#44630 11:05 13/12/2019

Ambas cosas son idiotas.

Responder
2
0
#44603 22:29 12/12/2019

Si el autor o los lectores y lectoras del texto creen que conocen a HV con este texto se equivocan

Responder
15
4
#44600 21:38 12/12/2019

Totalmente de acuerdo, la condena es una exageración pero la cosa de Homo Velamine es una gilipollez que se burla del sufrimiento de alguien sin aportar absolutamente nada

Responder
9
8
#44599 20:58 12/12/2019

Muchas gracias. Por fin, un análisis de este desgraciado asunto que me parece 100% respetable y completamente acertado. Es posible que la condena sea excesiva -no me gusta la cárcel para delitos de opinión o 'morales', por así decirlo-, pero estaba harto de leer y oír que estos cretinos son lo más y que "no nos enteramos" de su genialidad (cualquiera que hable de "cuñadismo" como concepto ha perdido mi respeto para siempre: la bobería y facilonería trendy elevada al cubo). Hay algo intrínsecamente repugnante en elegir como tema de una performance sarcástica un asunto tan doloroso para una persona de carne y hueso, y me da igual que, en su cutremodernez, no se dieran cuenta de ello: que no lo consideraran ya lo dice TODO de ellos, así que no se merecen ni media lágrima (habida cuenta de que no van a ir a la cárcel). Como bien dices, esa asquerosa idea de la web turística era PERFECTAMENTE probable, aunque fuera una gracieta ¿radical?: hemos visto y seguimos viendo cada día cosas peores. Y además: es seguro que ha hecho reírse de una violación a más de un simpatizante velaminero, y -desgraciadamente- también excitarse con la posibilidad de que fuese real y poder apuntarse a más de un miserable. Así que hay daño moral objetivo. Claro que lo mismo pienso -y en esto estoy solo, me temo- de la tan celebrada obra "Jauría": una repelente utilización del dolor ajeno para el goce del ego propio, esta vez con "nobles" excusas solidarias (¿no da la imaginación de Del Arco para CREAR un texto original sobre el asunto que repercuta y emocione sin exponer noche tras noche, en un sórdido y notarial sumario, a, vuelvo a decirlo, una persona de carne y hueso? En fin. Un saludo.

Responder
7
9
#44592 19:51 12/12/2019

Esto es un ejercicio de censura, cuando otros por motivos similares, pero desde otra ideología censuren raperos tendréis que callaros, porque se podrá tomar este artículo cambiando sólo algunas cosillas

Responder
10
9
#44674 24:15 14/12/2019

No se que tiene que ver con la censura una opinión en contra. Comparar que se quiera meter a alguien preso, o se le impida actuar en una ciudad, con que un periodista de su opinión sobre lo que hace es no enterarse de nada. Es como decir que Carlos Boyero censura a Pedro Almodóvar cuando no le gustan sus películas. Por desgracia es un discurso de victimismo forocochero al que estamos acostumbrandonos.

Responder
1
0
#44741 21:27 15/12/2019

Que Carlos Boyero censura a Pedro Almodóvar y es evidente hasta para Carlos Boyero

Responder
1
0
#44585 17:57 12/12/2019

Enhorabuena por este análisis. Da gusto participar como suscriptor de este medio.

Responder
6
12
#44584 17:25 12/12/2019

En resumen, que cuando sus acciones no son claramente de izquierdas, mal.

Responder
15
11
#44614 25:12 12/12/2019

No, el resumen es que si la acción es idiota, corta de minas y dañina para con el dolor de la víctima, mal. Ello no implica que se considere que la pena es desproporcionada.

Responder
7
3
#44623 9:34 13/12/2019

¡¡CUÑAO!!

Responder
8
0
#44580 16:10 12/12/2019

El Salto decepcionante una vez más

Responder
26
23
#44675 24:27 14/12/2019

el periodismo en España no atraviese su mejor momento

Responder
3
1

Destacadas

Biodiversidad
El peligroso vínculo entre destrucción de ecosistemas y enfermedades infecciosas

Los ecosistemas sanos suponen una barrera natural contra patógenos que afectan a los seres humanos, pero vamos en la dirección contraria. El índice Planeta Vivo alerta de una disminución de las poblaciones de vertebrados del 60% entre 1970 y 2014, fruto de la paulatina destrucción de hábitats, la contaminación, la sobreexplotación de recursos y la emergencia climática.

Coronavirus
Un abismo bajo los pies

Las medidas adoptadas hasta ahora por el Gobierno de coalición parten de dos supuestos dudosos: que la crisis no se alargará más allá de seis meses y que no hacían falta medidas estructurales para frenar los problemas que iba a enfrentar la sociedad española.

Coronavirus
Si está el enemigo, que se pase por la retaguardia

Esta situación evidencia el protagonismo de todas las personas que “sostienen” y “cuidan”: cuando se habla de guerras, a menudo olvidamos que existen en ellas esos otros actores que curan, alimentan, sostienen, animan, limpian, comunican.

Coronavirus
El Marruecos que aprende a vivir confinado

Encerrados en sus casas los marroquíes ven como cada día aumentan los casos de coronavirus que a día de hoy suma 735 detectados y ya ha dejado 47 muertos. Unas cifras que han sido suficientes para que las autoridades impulsen restrictivas medidas.

Laboral
La izquierda sindical asturiana reclama una renta básica

CSI, SUATEA, CGT y CNT denuncian el riesgo para salud de quienes trabajan en los “sectores esenciales”, y piden al Gobierno asturiano extender la protección social a los sectores excluidos, como las personas migrantes.  Los cuatro sindicatos también critican la falta de medidas de seguridad en los centros de trabajo que siguen abiertos, así como el hecho de que algunas actividades laborales sigan “sin paralizarse bajo el paraguas de ser sectores esenciales.

Coronavirus
De las calles a las ventanas: Chile y la crisis sanitaria

La crisis del coronavirus llega a un país que atraviesa desde octubre de 2019 una profunda crisis social y una oleada de protestas que solo la emergencia sanitaria ha conseguido sacar de las calles. Con más de un millón de personas bajo cuarentena, la consigna del movimiento popular ha pasado de salir a tomar las calles a quedarse todos en casa.

Coronavirus
El coronavirus lo ha cambiado todo

A tres semanas del inicio del confinamiento, acertamos a conjeturar que no acabará en anécdota. Lo que venga estará marcado por esta compleja experiencia. Este vídeo desea cosas buenas para ese después. Animación de Silvana Youlton, guion de Pablo Elorduy, música de Lionel Scardino y locución de Rebeca Hernando

Música
Bad Bunny, la legitimidad no se perrea sola

Conviene pensar en la legitimidad de que Bad Bunny se haya atribuido el lugar de hacer este gesto en las formas a las que ha recurrido. ¿Quién eres, cariño de quienes te aman, para permitirte esta representación?

Últimas

Coronavirus
Una teoría de la conspiración, detrás del incendio de postes de tecnología 5G en Reino Unido

Un bulo sobre la propagación rápida del covid19 a través de la tecnología 5G preocupa a Reino Unido. En los últimos días se han registrado ataques contra torres de telefonía en tres ciudades británicas.

Música
Canciones infantiles: hay vida más allá de los CantaJuego

Buenas noticias: bandas e intérpretes, históricos y presentes, llevan décadas haciendo canciones y música infantil con una lógica diametralmente opuesta a la industria de canciones para niños.