Hemeroteca Diagonal
Trabajar en comida rápida, vivir en precario

Trabajadores de las cadenas de comida rápida en Estados Unidos exponen sus vidas en fotos para mostrar la precariedad de las condiciones laborales.

Foto de Dallas Winters, trabajadora de Church's Chicken.
Foto de Dallas Winters, trabajadora de Church's Chicken.

“Fast food, fast life, tiempo ajeno, no-vida (…). Fast food, fast life, no puede haber miedo a la muerte cuando todavía no se ha vivido”. Un océano y quince años les separan, pero los versos de la canción Coge el sentido, incluida en el tercer disco de Hechos contra el Decoro (Línea de fuga, publicado por Esan Ozenki en 2000), resuenan poderosamente en las imágenes de la exposición I, too, am America (Yo, también, soy América).

No es una muestra más de fotografía. Lo que ofrece son retratos de la vida diaria de trabajadoras y trabajadores de cadenas de comida rápida en Estados Unidos, la mayoría de origen latino o asiático. Tomadas con sus teléfonos móviles, estas imágenes manifiestan con crudeza y realismo lo que supone vivir la pesadilla americana para quienes habitan en la tierra de las oportunidades y la libertad.

“Cuanta más gente proteste para conseguir mejores sueldos y poder tener un sindicato, más cerca estaremos de lograrlo”

Es decir, lo que la ensayista Barbara Ehrenreich experimentó en carne propia en 2002, cuando decidió conocer de primera mano lo que es vivir con las condiciones laborales de las clases pobres en su país, que recogería en Por cuatro duros.

Dobles jornadas de hasta quince horas diarias para poder alimentar a tres hijos, neveras vacías en un apartamento en el que se hacinan nueve personas en torno a una televisión o tres generaciones compartiendo cama en una habitación son algunas de las estampas que se pueden ver en la exposición.

Foto de Casara Martín, trabajadora de Burger King.
Foto de Casara Martín, trabajadora de Burger King.

Organizada por el colectivo Stand Up KC en Kansas City, visible hasta el 31 de mayo en la galería Talk Shop, la muestra se inserta en el marco de Fight for 15$, un movimiento de protesta por todo el país que persigue elevar el salario que se cobra por hora en los restaurantes de comida rápida y también que sus trabajadores puedan afiliarse a un sindicato o formar uno.

Osmara es una de ellas. Lleva ocho meses trabajando en un establecimiento de comida rápida y tiene una hija de cuatro años. El 4 de diciembre de 2014 hizo huelga por primera vez en su vida. "Sabemos que para ganar necesitamos estar juntos blancos, negros y latinos. Cuanta más gente proteste para conseguir mejores sueldos y poder tener un sindicato, más cerca estaremos de lograrlo", explica.

Foto de Casey Dampier, trabajadora de McDonald's.
Desde marzo, los 16 trabajadores de estos establecimientos que participan en Stand Up KC han hecho fotos de su cotidianeidad, de su día a día, y también de algunas de las movilizaciones que están llevando a cabo. Con la ayuda del fotoperiodista Steve Hebert, que cubre las acciones de Fight for 15$, han dado forma a la exposición. ​

Melinda es una madre soltera de tres hijos que ha trabajado en McDonalds durante diez años. Ha participado en dos huelgas y actos de desobediencia civil. “Cuando cobro la nómina, tengo que elegir si con ella voy a pagar el gas o la luz. Merecemos poder pagar las facturas con nuestro trabajo. La razón por la que pedimos cobrar 15 dólares por hora es tener un salario aceptable para vivir”, resume.

En abril, más de 60.000 personas participaron en manifestaciones por todo EE UU para exigir una mejora salarial, en una de las protestas laborales más importantes en la historia del país. En el ámbito local, un concejal de Kansas City introdujo en marzo una ordenanza para que el salario mínimo se vaya incrementando progresivamente hasta alcanzar los 15 dólares por hora en 2020. Sin embargo, el alcalde ha anunciado que ese plan viola leyes estatales.

Terrance tiene 34 años, tres hijas con su prometida y lleva diez años trabajando en Burger King. Ha hecho huelga seis veces. “Tenemos una larga lucha por delante, pero es una lucha por nuestros hijos, comunidades y país. Cuando nos juntamos, nos organizamos y actuamos podemos dar la vuelta al tema de los salarios y la desigualdad racial”.

0 Comentarios

Destacadas

Frontera sur
Ceuta y Melilla, ansiedad ante unas fronteras que están por abrir
Tras un año cerradas, la próxima e incierta reapertura de las fronteras terrestres de Marruecos supone para mucha gente la posibilidad de retomar sus medios de vida, pero también, para tantos, la amenaza inminente de expulsión.
Asia
Las capas del golpe en Myanmar
El golpe de Estado perpetrado en Myanmar el 1 de febrero tiene que ver con el nacionalismo budista y el odio a los rohingya, dos elementos que paradójicamente comparten las partes implicadas.
Opinión
Ayuso: entre lo Pop y lo popular
La pregunta de esta campaña ha sido precisamente la de un plebiscito a la gestión de la pandemia en la Comunidad de Madrid. El ascenso de Ayuso se debe a la popularidad de su gestión en contraposición a la del Gobierno central.
Asturianu
¿La última Semana de las Letras Asturianas sin oficialidad?
La Academia de la Lengua Asturiana y el movimiento social de reivindicación lingüística reclaman al Gobierno de Adrián Barbón que dé pasos firmes para elevar la protección legal del asturiano y el gallego-asturiano.
El Salto
Nuestra herramienta, la que apunta al amo
Ante una batalla que se ha recrudecido, necesitamos construir y hacer crecer las herramientas que nos ayuden a subir de escala. En El Salto queremos ser una de ellas para crecer contigo.
Colombia
El Salto Radio Berenice Celeita analiza desde Cali la represión militar y policial en Colombia
El Salto Radio entrevista desde Cali, actual epicentro de las movilizaciones en Colombia, a Berenice Celeita Alayón, defensora de derechos humanos y directora de la Asociación para la Investigación y Acción Social.

Últimas

Medio ambiente
Dark Kitchens Movilización popular contra la instalación de unas cocinas fantasma junto al colegio Miguel de Unamuno
Familias del alumnado, vecinos y entidades del barrio denuncian abandono por parte del Ayuntamiento de Madrid y temen, a la luz de lo que ya está sucediendo con instalaciones comerciales similares en otros barrios de la capital, “un impacto inmenso y muy nocivo para la salud y el bienestar”.
La semana política
Diez años en doce horas
Gürtel, Púnica, Lezo; los sucios secretos del PP de la Comunidad de Madrid tienen la misma influencia electoral que los malos resultados del Club Estudiantes de Baloncesto.
Alemania
Un diario alemán denuncia la intromisión del Gobierno en su derecho a informar
El Ejecutivo incluye a la publicación 'junge Welt' en su Informe anual sobre extremismo. Argumenta que el diario se reconoce como “marxista” y que, por tanto, sus objetivos serían inconstitucionales.
La Ingobernable
Fotogalería | La Ingobernable o cómo dar vida a un edificio abandonado
Un viejo hotel abandonado con más de 120 habitaciones en un barrio sin vecinos y en una ciudad gentrificada que expulsa a su gente. Ante esas lógicas, resurgen las Oficinas de Derechos Sociales de la mano de La Ingobernable.

Recomendadas

Laboral
Ford de Almussafes 45 años de la Ford, ¿cuántos más cumplirá?
En 1976 se fundó Ford España, filial de la multinacional estadounidense de fabricación de automóviles. La sede, ubicada en Almussafes, València, ha cerrado recientemente las negociaciones de un ERE que afecta a 630 personas.
Crisis climática
Crisis climática Alemania aumenta al 65% su reducción de emisiones para 2030 mientras España se queda en el 23%
La primera economía de la UE adelanta sus planes de neutralidad climática de 2050 a 2045. Desde el Movimiento por el Clima exigen al Gobierno que incremente sus esfuerzos en la tramitación de la Ley de Cambio Climático.
Actualidad africana
Actualidad africana Pulsos por la democracia en Chad y contra la violencia sexual en Uganda
En los últimos días se ha demostrado que el rodillo de las autoridades ejerce una fuerte presión, pero que las sociedades civiles hacen todo lo posible por resistirse.
Opinión
Tras la resaca
El sector de la restauración no tiene ya nada que ver con el bar Manolo sino que es un sector capitalista en el máximo sentido de la palabra.
Represión
Castelló Dos personas son detenidas durante la protesta contra la presencia del rey en la UJI
El grupo de estudiantes que manifestaba su rechazo a la monarquía ha sido fuertemente reprimido por la policía. CGT denuncia la detención de dos personas e informa de 40 jóvenes agredidas y más de 50 identificaciones.
Medios de comunicación
Ganar en tiempos de postverdad
¿Qué estrategia es posible en un mundo donde cada vez hay más personas que piensan que la tierra es plana?