Fronteras
El Gobierno italiano desmonta el campamento autogestionado de migrantes Baobab

Después de 20 desalojos, el Gobierno italiano ha cerrado definitivamente el campamento Baobab, un centro gestionado por voluntarios que ha atendido a más de 70.000 personas migrantes y refugiadas.

Desalojo del campamento Baobab.
Desalojo del campamento Baobab.

publicado
2018-11-13 17:01:00

Las cerca de 150 personas migrantes y refugiadas que vivían en el campamento Baobab, en Roma, han sido desalojadas en la mañana del 13 de noviembre por orden del Gobierno italiano. El campamento, junto a la estación Tiburtina, lleva en pie desde 2015 —pese a que el de hoy es nada menos que el vigésimo desalojo— y ha ejercido de punto de primera acogida para el asesoramiento en materia de derechos humanos, el reparto de comida, ropa y productos básicos y la asistencia médica y psicosocial.

Durante este tiempo, la asociación Baobab Experience calcula que 70.000 personas han pasado por el campamento. La propia asociación advierte que el de hoy parece el “desalojo definitivo”. De las 150 personas desalojadas hoy solo 40 tienen ya una alternativa de alojamiento.

En los últimos tres años, Baobab se ha convertido en uno de los motores de la oposición a las políticas de la coalición de Gobierno de la Lega y el Movimiento Cinco Estrellas hasta el punto de que el ministro de Interior, Matteo Salvini, ha celebrado la acción de la policía: “Las zonas francas, sin Estado ni legalidad, ya no son toleradas. Lo prometimos, lo estamos haciendo”, ha publicado Salvini en su cuenta de Twitter.

El desalojo se ha producido pese a que el Ayuntamiento de Roma se había comprometido a buscar alternativas para realojar a las personas que permanecían en el campamento. La respuesta en forma de tuit de los activistas de Baobab Experience ha sido: “Pequeño y mezquino es el hombre que se excita ante una excavadora que destruye la cama de un pobre. Ningún porcentaje electoral y ningún palacio institucional dignificarán nunca a personajes tan faltos de humanidad. Pero disfrutad; así quedará retratada vuestra vida miserable”.

“El problema se enfrenta sin ningún hilo lógico”, han denunciado los activistas de Baobab, “a partir de esta tarde habrá más de cien personas en la calle, detrás de la Estación Tiburtina, sin un lugar que pueda garantizarles los servicios esenciales mínimos, dada su condición de pobreza”.

Relacionadas

Fronteras
“Todas las violencias que pueda sufrir una mujer las sufren las mujeres migrantes”
Periodista especializada en migraciones, Eileen Truax es directora de contenidos de I Congreso de Periodismo de Migración.
Libia
La batalla de Trípoli desata el infierno en los centros de detención de migrantes
Al menos 1.300 refugiadas y migrantes se encuentran en los centros de detención más cercanos a Trípoli. Las ONG denuncian su vulnerabilidad y se muestran muy preocupadas ante las informaciones que alertan de que podrían estar siendo usados como combatientes en la batalla.
Fronteras
Violencia policial en la frontera serbo-croata

En Sid, un pueblo de la frontera croata con Serbia, el 20 de febrero la policía desalojó a refugiados y voluntarias de la antigua fábrica en que estaban instalados.  Las personas afectadas afirman que la operación fue violenta.

0 Comentarios

Destacadas

Racismo
Capirotes blancos
5

La Hermandad de los Negritos de Sevilla fue la primera institución en toda Europa dirigida y sostenida por las propias víctimas de la esclavitud africana. También fue víctima de la apropiación cultural por parte del Ku Klux Klan, que basó su vestimenta blanca en el uniforme de la hermandad.

Cine
Penny Marshall, la mujer de los 100 millones de dólares

A golpe de récords y con el apoyo de algunos de los actores más importantes de los años 90, la directora de cine Penny Marshall demostró que las mujeres también podían ser un imán para la taquilla. Aun así, no se libró de que su carrera quedase abandonada a su suerte cuando a Hollywood dejaron de interesarle sus historias.