El Gobierno italiano desmonta el campamento autogestionado de migrantes Baobab

Después de 20 desalojos, el Gobierno italiano ha cerrado definitivamente el campamento Baobab, un centro gestionado por voluntarios que ha atendido a más de 70.000 personas migrantes y refugiadas.

Desalojo del campamento Baobab.
Desalojo del campamento Baobab.

publicado
2018-11-13 17:01:00

Las cerca de 150 personas migrantes y refugiadas que vivían en el campamento Baobab, en Roma, han sido desalojadas en la mañana del 13 de noviembre por orden del Gobierno italiano. El campamento, junto a la estación Tiburtina, lleva en pie desde 2015 —pese a que el de hoy es nada menos que el vigésimo desalojo— y ha ejercido de punto de primera acogida para el asesoramiento en materia de derechos humanos, el reparto de comida, ropa y productos básicos y la asistencia médica y psicosocial.

Durante este tiempo, la asociación Baobab Experience calcula que 70.000 personas han pasado por el campamento. La propia asociación advierte que el de hoy parece el “desalojo definitivo”. De las 150 personas desalojadas hoy solo 40 tienen ya una alternativa de alojamiento.

En los últimos tres años, Baobab se ha convertido en uno de los motores de la oposición a las políticas de la coalición de Gobierno de la Lega y el Movimiento Cinco Estrellas hasta el punto de que el ministro de Interior, Matteo Salvini, ha celebrado la acción de la policía: “Las zonas francas, sin Estado ni legalidad, ya no son toleradas. Lo prometimos, lo estamos haciendo”, ha publicado Salvini en su cuenta de Twitter.

El desalojo se ha producido pese a que el Ayuntamiento de Roma se había comprometido a buscar alternativas para realojar a las personas que permanecían en el campamento. La respuesta en forma de tuit de los activistas de Baobab Experience ha sido: “Pequeño y mezquino es el hombre que se excita ante una excavadora que destruye la cama de un pobre. Ningún porcentaje electoral y ningún palacio institucional dignificarán nunca a personajes tan faltos de humanidad. Pero disfrutad; así quedará retratada vuestra vida miserable”.

“El problema se enfrenta sin ningún hilo lógico”, han denunciado los activistas de Baobab, “a partir de esta tarde habrá más de cien personas en la calle, detrás de la Estación Tiburtina, sin un lugar que pueda garantizarles los servicios esenciales mínimos, dada su condición de pobreza”.

Relacionadas

México
Superar los muros de Tijuana

Los habitantes de esta joven ciudad mexicana han normalizado la presencia del colosal muro que los separa de Estados Unidos

Refugiados
O xogo a superar para entrar na Unión Europea
En Šid, un pequeno pobo serbio fronteirizo con Croacia, viven centos de migrantes que proban sorte cada día para entrar na zona Schengen.
Migración
El juego que hay que superar para entrar en la Unión Europea

En Šid, un pequeño pueblo serbio fronterizo con Croacia, viven cientos de migrantes que prueban suerte cada día para entrar en la zona Schengen, pero son pocos los que lo consiguen.

0 Comentarios

Destacadas

Economía
Guerra contra el dinero en efectivo

Dinero digital, dinero de plástico, criptodinero y otras versiones de dinero no físico parecen estar dejando a un lado las clásicas monedas y billetes. En un mundo de oligopolios bancarios y tecnológicos ¿cuáles son las ventajas y los inconvenientes de este fenómeno?

Cárceles
Encerrados sin luz ni calefacción en una prisión federal de EE UU

Las protestas en una prisión de Brooklyn exponen la impunidad, la negligencia y la deshumanización del sistema penitenciario estadounidense.

Literatura
Sergio del Molino: “El nacionalismo me parece una cosa como las mantillas de Semana Santa, de otro tiempo”

El escritor de La España Vacía recorre en su último libro las ‘esquinas dobladas’ del mapa de España, de la Llívia rodeada de territorio francés a los pueblos partidos por la Raya, pasando por enclaves como el Condado de Treviño o el Rincón de Ademuz.

Derecho al agua
El mundo está al borde de guerras del agua generalizadas

De continuar la actual tendencia, regiones situadas alrededor de ríos primarios en Asia y el norte de África, como el Tigris y Éufrates, el Indo, el Nilo y el Ganges-Barahmaputra, sufrirán conflictos motivados por la escasez de agua.