Desobediencia
El poder de desobedecer: ni un euro para la guerra

La a perspectiva feminista también está presente en la objeción fiscal al gasto militar, un acto de desobediencia que en la CAV ya es apoyado por más de doce entidades

Leire Cenizo Arroyo
28 may 2018 17:18

¿Sirve el gasto militar para erradicar la violación como arma de guerra? ¿Quizás rescatar a la banca reduce la cantidad de familias monomarentales que se quedan en la calle o en riesgo de exclusión por no poder pagar la hipoteca? ¿Puede ser que la inyección de dinero en proyectos como el Tren de Alta Velocidad haga que la brecha salarial entre hombres y mujeres se reduzca? ¿O el apoyar las obras de un estadio de fútbol consigue que dejemos de hablar de deporte general y deporte femenino? ¿Han conseguido las reformas en educación promover una ruptura del techo de cristal? ¿Alguna de todas las reformas que se han realizado en materia de extranjería protege a las personas migradas asegurándoles los derechos que tienen por el mero hecho de existir?

La respuesta que se me viene a la cabeza, así rápidamente, es que no. Ninguno de todos estos gastos que hace el estado tiene perspectiva feminista. Y este es un buen motivo para plantearnos la objeción fiscal. En la teoría es un acto de desobediencia civil, perteneciente a las acciones noviolentas. En la práctica, consiste en dejar de pagar una parte de los impuestos y destinar esa cantidad a otras iniciativas que respondan sí a las preguntas anteriores. En la poesía, es recuperar el poder que tenemos como generadoras de ingresos económicos: dejar de ser simples y robóticas productoras de riqueza, para transitar hacia una posición mucho más poderosa, mucho más estimulante y esperanzadora; hacia una figura mucho más compleja y firme, la de constructoras de otra sociedad diferente.

Aunque la objeción fiscal al gasto militar no es nada nuevo, hace cuatro años el Kem-Moc comenzó a impulsar la campaña de Eragozpen Fiscala. Aquel leve tintineo de desobediencia ha llegado a estar respaldado hoy por doce entidades más: Argitan, Asociación Vasca de Apoyo a Fiare, Ekologistak Martxan, ESK, Kakitzat, Mugarik Gabe, Mundubat, Setem Hego Haizea, REAS, Medicus Mundi Araba, Ongi Etorri Errefuxiatuak y la Posada de los Abrazos.

Cada año, cuando hacemos la declaración de la renta tenemos dos opciones, como diría Malala Yousafzai: aceptarla desde la complicidad o combatirla desde la rebeldía. Si queremos mostrar nuestra rebeldía en cómo se usa nuestro dinero, podemos combatir desde la objeción fiscal.

El estado tiene poca perspectiva social. No es nada nuevo asegurar que vela más por los intereses económicos que por la vida. Y ante esto, tenemos una buena baza para esta jugada. Si no nos gusta lo que hacen con nuestro dinero, si creemos que se destina a desarrollar iniciativas que, lejos de poner en el centro la sostenibilidad, generan destrucción, pobreza y desigualdad; podemos pararnos, reflexionar y actuar conscientes del poder que tenemos como colectividad. No soy yo sola reivindicando un buen uso de mi dinero; somos nosotras haciendo lo que creemos correcto. Defender lo legítimo, frente a lo legal… Nada nuevo para la lucha feminista.

Relacionadas

Desobediencia
Racismo y resistencia negra en Estados Unidos

Los actuales disturbios raciales en EEUU hunden sus raíces en una lucha secular para acabar con la segregación por el distinto color de la piel

Desobediencia
Desobediencia civil en IFEMA
Se cumple hoy justo un año de la inauguración de la feria de armas FEINDEF en IFEMA. Desde Desarma Madrid acudimos al evento para denunciarlo
Movimientos sociales
Movimientos en la pandemia: desobedecer en tiempos de cuarentena

La red de cooperativas de Barquisimeto (Venezuela), los proyectos de apoyo mutuo en las favelas de Río Janeiro (Brasil) y las experiencias frente a la virus en las comunidades del norte del Cauca (Colombia) son los escenarios de esta nueva entrega de “Movimientos ante pandemia”, una serie realizada por el periodista y analista uruguayo Raúl Zibechi. 

2 Comentarios
Rosa Parks 9:30 29/5/2018

100% de acuerdo. También es importante resaltar la labor pedagógica y efectiva que se lleva a cabo con los proyectos que respalda la Objeción Fiscal al Gasto Militar. Por eso este año varios colectivos antimilitaristas y pacifistas proponen como proyecto internacional el respaldo a la organización feminista siria Women Now, que, precisamente, cuenta entre sus aliadas desde hace años a la Liga Internacional de las Mujeres por la Paz y la Libertad (WILPF en su siglas en inglés), una de las organizaciones pacifistas más antiguas de la historia: https://enpiedepaz.org/objecion-fiscal/

Responder
7
0
Josemi 9:19 29/5/2018

Para hacer Objeción Fiscal a los Gastos Militares: https://www.nodo50.org/objecionfiscal/

Responder
0
0

Destacadas

Corrupción
La otra cara del PNV
El Gobierno vasco cerró la legislatura con el derrumbe del vertedero de Zaldibar, que puso en entredicho su gestión de los residuos.
La semana política
Unidad, unidad, unidad

El acuerdo social del pasado viernes muestra el empeño del PSOE por ganar tiempo antes de plantear reformas que limiten el beneficio privado. Los llamamientos a la unidad entre los estados miembro de la Unión Europea tampoco abordan la cuestión fundamental de la redistribución.

Radios libres
Interferencias y ruido blanco en el 100.0 de la FM tras la desaparición de Radio ELA

Radio ELA cesó su emisión en enero de 2020, poniendo fin a una historia de 35 años de radio libre en Madrid. Repasando su historia, algunos de sus hitos revelan muchas de las problemáticas actuales que siguen afectando a las radios libres y comunitarias del Estado español, una de las excepciones represivas en el panorama comunicativo europeo.

Crisis climática
El aumento de la explotación forestal pone en riesgo los objetivos climáticos de la UE

Entre 2016 y 2018, el área dedicada al aprovechamiento forestal ha aumentado un 49% en comparación con el período 2011-15, según un estudio del Centro Común de Investigación de la Comisión Europea.

Fiscalidad
Cuando el (no)pragmatismo no te deja ver la justicia fiscal

El criterio puramente pragmático es vital a la hora de gobernar un Estado tan diverso como España, sí, mas no puede usarse como bula para justificar incumplimientos del programa, sobre todo en algo tan escandaloso como el impuesto a la riqueza.

Últimas

Promociones
Disfruta del verano con El Salto
Del 1 de julio al 31 de agosto, suscríbete a El Salto y llévate un cuaderno de diversión de la editorial Alma.
Educación
Amenaza de huelga educativa en Madrid

Sindicatos y colectivos de la enseñanza urgen a la Comunidad de Madrid a planificar el curso escolar y a dotar a las instituciones públicas de más personal, espacios y recursos. Anuncian movilizaciones e incluso huelga en septiembre si la Administración no responde.