El poder de desobedecer: ni un euro para la guerra

La a perspectiva feminista también está presente en la objeción fiscal al gasto militar, un acto de desobediencia que en la CAV ya es apoyado por más de doce entidades

Leire Cenizo Arroyo

publicado
2018-05-28 17:18:00

¿Sirve el gasto militar para erradicar la violación como arma de guerra? ¿Quizás rescatar a la banca reduce la cantidad de familias monomarentales que se quedan en la calle o en riesgo de exclusión por no poder pagar la hipoteca? ¿Puede ser que la inyección de dinero en proyectos como el Tren de Alta Velocidad haga que la brecha salarial entre hombres y mujeres se reduzca? ¿O el apoyar las obras de un estadio de fútbol consigue que dejemos de hablar de deporte general y deporte femenino? ¿Han conseguido las reformas en educación promover una ruptura del techo de cristal? ¿Alguna de todas las reformas que se han realizado en materia de extranjería protege a las personas migradas asegurándoles los derechos que tienen por el mero hecho de existir?

La respuesta que se me viene a la cabeza, así rápidamente, es que no. Ninguno de todos estos gastos que hace el estado tiene perspectiva feminista. Y este es un buen motivo para plantearnos la objeción fiscal. En la teoría es un acto de desobediencia civil, perteneciente a las acciones noviolentas. En la práctica, consiste en dejar de pagar una parte de los impuestos y destinar esa cantidad a otras iniciativas que respondan sí a las preguntas anteriores. En la poesía, es recuperar el poder que tenemos como generadoras de ingresos económicos: dejar de ser simples y robóticas productoras de riqueza, para transitar hacia una posición mucho más poderosa, mucho más estimulante y esperanzadora; hacia una figura mucho más compleja y firme, la de constructoras de otra sociedad diferente.

Aunque la objeción fiscal al gasto militar no es nada nuevo, hace cuatro años el Kem-Moc comenzó a impulsar la campaña de Eragozpen Fiscala. Aquel leve tintineo de desobediencia ha llegado a estar respaldado hoy por doce entidades más: Argitan, Asociación Vasca de Apoyo a Fiare, Ekologistak Martxan, ESK, Kakitzat, Mugarik Gabe, Mundubat, Setem Hego Haizea, REAS, Medicus Mundi Araba, Ongi Etorri Errefuxiatuak y la Posada de los Abrazos.

Cada año, cuando hacemos la declaración de la renta tenemos dos opciones, como diría Malala Yousafzai: aceptarla desde la complicidad o combatirla desde la rebeldía. Si queremos mostrar nuestra rebeldía en cómo se usa nuestro dinero, podemos combatir desde la objeción fiscal.

El estado tiene poca perspectiva social. No es nada nuevo asegurar que vela más por los intereses económicos que por la vida. Y ante esto, tenemos una buena baza para esta jugada. Si no nos gusta lo que hacen con nuestro dinero, si creemos que se destina a desarrollar iniciativas que, lejos de poner en el centro la sostenibilidad, generan destrucción, pobreza y desigualdad; podemos pararnos, reflexionar y actuar conscientes del poder que tenemos como colectividad. No soy yo sola reivindicando un buen uso de mi dinero; somos nosotras haciendo lo que creemos correcto. Defender lo legítimo, frente a lo legal… Nada nuevo para la lucha feminista.

2 Comentarios
Rosa Parks 7:30 29/5/2018

100% de acuerdo. También es importante resaltar la labor pedagógica y efectiva que se lleva a cabo con los proyectos que respalda la Objeción Fiscal al Gasto Militar. Por eso este año varios colectivos antimilitaristas y pacifistas proponen como proyecto internacional el respaldo a la organización feminista siria Women Now, que, precisamente, cuenta entre sus aliadas desde hace años a la Liga Internacional de las Mujeres por la Paz y la Libertad (WILPF en su siglas en inglés), una de las organizaciones pacifistas más antiguas de la historia: https://enpiedepaz.org/objecion-fiscal/

Responder
7
0
Josemi 7:19 29/5/2018

Para hacer Objeción Fiscal a los Gastos Militares: https://www.nodo50.org/objecionfiscal/

Responder
0
0

Destacadas

Industria
Alcoa: ¿cómo salvar una industria?

La empresa ha flexibilizado su postura en las últimas horas para permitir la entrada de posibles compradores. Su futuro también podría pasar por una intervención pública, a pesar de las declaraciones de la ministra de Trabajo

Minería
España, nueva frontera minera

En los últimos años el Estado español ha sufrido un auge de proyectos mineros. Ahora, mientras Castilla y León quiere abrir la puerta a explotaciones mineras no energéticas en suelos rústicos protegidos, Ecologistas en Acción lanza una propuesta para reformar una Ley de Minas que fue promulgada en 1973.

Literatura
Iban Zaldua: “Estamos mejor porque no hay muertos pero hemos entrado en una fase que no sabemos cómo es”

Dice que se sintió impulsado a escribir sobre el conflicto vasco o ‘el tema’ como quien se sintió obligado a escribir sobre relaciones familiares o sobre migraciones. Iban Zaldua ha presentado una compilación de relatos que abordan los últimos 20 años en torno a la violencia y la represión en el País Vasco.

Agresiones sexuales
Universidades y acoso sexual: ‘cum laude’ en silencio
Pikara Magazine y El Salto publican una actualización del informe #AcosoEnLaUni, en el que se repite una constante: muchos abusos siguen en la sombra.
Ahora Madrid
Venden en Wallapop el programa de Ahora Madrid por tres euros

Un anuncio en el conocido portal de venta de artículos de segunda mano Wallapop, firmado por Manoli C., ofrece el programa “seminuevo”.

Comunidad de Madrid
Menores hacinados en un ‘búnker’

El centro de primera acogida de Hortaleza tiene 35 camas, pero ha llegado a albergar a 150 jóvenes. Los chicos del ‘Claruja’ viven hacinados tras cruzar África y atravesar el Estrecho.

Últimas

Pista de aterrizaje
Silvia Agüero: “El antigitanismo es otro macho al que hay que derribar”
Silvia Agüero es promotora de la campaña internacional contra la violencia etno-obstétrica La revolución de las rosas romaní.
Medio rural
Neocolonialismo minero: ¿por qué las poblaciones locales no pueden decidir sobre los proyectos?
2
El derecho de los pueblos contra la explotación salvaje de sus recursos del colonialismo debe comenzar a reivindicarse en nuestro propio territorio.