Desahucios
“No solo me apoyan mis paisanas marroquíes, también lo hacen mis vecinas gitanas. El barrio lucha unido”

El barrio almeriense de El Puche lucha contra el abandono institucional en varias materias, incluidos problemas de vivienda. La agencia andaluza de vivienda (AVRA) amenaza con el desahucio a 25 familias sin alternativa habitacional por irregularidades. Entrevistamos a Suad, una de las afectadas. 

El Puche no al desahucio
Protesta de vecinas contra los desahucios. Foto cedida por la Asociación vecinal "El Puche".

publicado
2017-11-30 11:16

El barrio de El Puche en Almería, con apenas 40 años de antigüedad, ha sido desde sus comienzos territorio olvidado por las administraciones. Una situación que no acobarda a las vecinas del barrio almeriense, que aseguran estar hartas del ninguneo institucional y no van a permitir convertirse en “un barrio de segunda categoría”.

En los últimos meses se han organizado diferentes movilizaciones gracias al surgimiento de un importante movimiento vecinal en colaboración con la Plataforma por los Derechos y la Justicia Social dentro del barrio. Los problemas y necesidades a los que se enfrenta el barrio son múltiples y de muy diversos tipos, aunque destaca el déficit en los servicios de limpieza, la falta de transporte público por la zona y las irregularidades en la vivienda.

El Puche cuenta con 170 viviendas gestionadas por la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía (AVRA) adscrita a la Consejería de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía, 25 de ellas se encuentran con avisos de desahucio o en situación irregular. El Salto ha tenido la oportunidad de conocer el caso de una de las familias afectadas, Suad, Brahim y sus dos hijas, que viven un calvario desde que en octubre de 2016 les acusaron de ocupar ilegalmente una vivienda pública. Hoy comienza una cuenta atrás de dos meses, en los que puede producirse el lanzamiento de su vivienda cualquier día.

Entrevista a Suad B., realizada en árabe y traducida por Nadia A.B.

¿Cuándo llegaste a España desde Marruecos?
Mi marido, Brahim, emigró en el año 2001. En cambio, mi hija mayor (7 años) y yo vinimos en el año 2012, fecha en la que mi esposo pudo alquilar un pequeño apartamento en el barrio El Puche. Mi hija pequeña, que ahora tiene dos años, nació aquí en España.

¿Dónde habéis vivido durante este tiempo?
Al principio vivimos en un pequeño apartamento de alquiler, hasta que en 2015 compramos una vivienda en el mismo barrio y fue a partir de ahí cuando comenzó lo que ahora es nuestro infierno.

La persona a la que le habíamos comprado la casa nos había estafado. Se había llevado todos nuestros ahorros y los de nuestra familia

¿Qué pasó para que esa compra sea hoy día vuestro infierno?
Una persona [no revela su identidad por temor a represalias] nos vendió un apartamento en la calle Antonio Mairena por valor de 20.000 euros . Todo parecía perfecto.

Ni mi marido ni yo sabemos leer en español por lo que decidimos llevar el contrato a un despacho de abogados para que nos confirmara que todo estaba correcto, y así fue, según los abogados todo estaba en orden.

Como no podíamos pedir préstamo, ya que mi marido trabaja en los invernaderos con un contrato precario, entregamos todos nuestros ahorros más 14.000 euros que nos prestaron diferentes miembros de nuestra familia y vecinos de Marruecos. A día de hoy seguimos devolviendo ese dinero.

Hace aproximadamente un año comenzaron a llegarnos cartas de la Junta de Andalucía advirtiéndonos que estábamos ocupando una vivienda pública. Absortos, nos dirigimos a la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía (AVRA), para informarnos sobre qué estaba pasando, y fue ahí donde comenzó nuestro infierno.

¿Qué pasó?
La mediadora intercutural y la abogada de AVRA nos comunicaron que esa vivienda era pública y que no teníamos derecho a permanecer en ella. Desde ese momento comenzaron las amenazas “sino os vais de la casa os vamos a echar con la policía”, “protección de menores os va a quitar a vuestras hijas si no hacéis caso…”, etc.

Cuando nos lo explicaron fuimos conscientes de lo que pasaba: la persona a la que le habíamos comprado la casa nos había estafado. Se había llevado todos nuestros ahorros y los de nuestra familia.

¿Intentasteis arreglar la situación?
¡Claro! En cuanto nos explicaron que eran viviendas para personas en una situación de exclusión social decidimos solicitar a la Junta de Andalucía que nos pusiera un alquiler. Reiteradamente nos dijeron que no, que no alquilarían a okupas [explica entre lágrimas].

Nosotros no somos okupas. Nosotros somos el resultado de una estafa y de la dejación de funciones de la administración, ya que ni en la vivienda había una placa de la Junta para identificar que fuera una vivienda pública ni nunca supervisaron que nosotros estábamos viviendo allí.

Al principio pensábamos que la Junta de Andalucía iba a tener consideración con nosotros e iba a regular nuestra situación, pero fuimos unos ilusos

¿Cómo ha sido este año?
Una tortura. Al principio pensábamos que la Junta de Andalucía iba a tener consideración con nosotros e iba a regular nuestra situación, pero fuimos unos ilusos.

Desde este verano, las vecinas y vecinos del barrio, que nos conocen desde que comenzamos a vivir allí, primero de alquiler y después “supuesta propiedad” junto a dos organizaciones se volcaron en nosotros. Se unieron con mi dolor y me prometieron que siempre iban a estar de nuestro lado. Emociona mucho ver que un barrio como El Puche que han convertido en un gueto, olvidado por todos, nos ayude como lo están haciendo. Y así fue como comenzamos a manifestarnos diariamente en la puerta de AVRA para reclamar una solución. No nos hicieron caso, creían que nos cansaríamos, pero no ha sido así.

¿Qué habéis hecho además de concentraros en la puerta de AVRA este verano?
Con el apoyo de todo el barrio y estas dos organizaciones hemos realizado tres movilizaciones de más de 400 personas desde el barrio hasta la capital. Hicimos paradas en la Subdelegación del Gobierno en Almería, en la Delegación de la Junta de Andalucía y en el Ayuntamiento donde registramos un escrito donde aparecen las demandas del barrio abandonado por estas administraciones, incluido mi desalojo y el de otros vecinos. La respuesta ha sido nula, ni nos han contestado.

También nos hemos reunido con la Directora de AVRA, Ana Vinuesa Padilla, que aunque entiende que es difícil dejar en la calle a una familia con dos niñas pequeñas, no me ha ofrecido ninguna solución. ¡Ah! Bueno sí, me pasó el teléfono de una persona que trabaja en una inmobiliaria de esas que se quedan vivienda que los bancos se han quedado, no recuerdo como se llama.

Nuestro problema ha llegado al Parlamento Andaluz, también estamos hablando con el equipo del Defensor del Pueblo Andaluz, hemos intentado contactar con todos los medios de comunicación, con diferentes organizaciones, en fin, en el barrio no paramos de luchar.

¿Cómo está siendo el apoyo de los vecinos y vecinas?
Es muy emocionante ver como un barrio tan precario y olvidado me apoye como lo están haciendo, este apoyo pasa fronteras, aunque sea marroquí, no sólo me están apoyando mis paisanas, también lo hacen mis vecinas gitanas de la misma forma. El barrio lucha unido.

¿Y en casa?
Mal, muy mal. Mis hijas no paran de llorar, cuentan en el colegio que nos vamos a quedar sin casa y no tenemos donde ir. Es muy duro ver a tus hijas cómo se asustan cada vez que viene alguien a casa pensando que es la policía. Están cogiendo miedo a la policía porque son ellos los que siempre vienen a casa, para ellas son los malos porque son los que nos quieren echar.

Yo no puedo trabajar porque sufrí un accidente y mi espalda está llena de placas que me impiden desarrollar un trabajo con normalidad y mi marido cuenta con un trabajo precario en los invernaderos. Si esta situación fuera diferente, nos hubiéramos buscado cualquier alquiler.

Y tú, ¿cómo lo estás viviendo?
Yo…. Sufriendo mucho. El otro día intenté quitarme la vida, pensé que era la única forma para que me hagan caso, pero en ese momento vino una vecina y paró mis intenciones. Ahora quieren que vaya al psicólogo pero lo único que necesito es una alternativa habitacional acorde a nuestra situación. No necesito nada más.

Relacionadas

Desahucios
Espai Veïnal Cabanyal contra el BBVA i Divarian
El vídeo que publiquen hui a les seues xarxes socials marca l'inici d'una campanya contra el quint desnonament al carrer Vicent Brull 67 del Cabanyal.
Desahucios
El banco es el monstruo
Chema Álvarez nos narra, en el contexto histórico de Valdelacalzada, la historia de un desahucio en uno de los pueblos con tierras más fértiles de la cuenca del Guadiana,
Desahucios
El IVIMA intenta ejecutar un desahucio de un activista que estaba intentando evitar otro desalojo

Este martes Sara se quedaba en la calle con sus dos hijos, en el tercer intento de desahucio. Activistas de la PAH de Leganés denuncian que, al mismo tiempo, el IVIMA ha intentado desalojar a uno de ellos mientras se encontraba en la concentración de apoyo a esta vecina.

5 Comentarios
#4241 10:58 7/12/2017

Esto no es justo que saquen esta familia con dos niña menores y la culpa no la tiene esta familia la tiene el vendedor que le dijo que esta casa no tiene ningún problema y ella lo a comprado para tener a dos niñas menores debajo de un techo para que ahora lo saquen a la calle esto no es justo y ahora lo que pido que hagan alguna solución con esta familia

Responder
2
0
#4025 11:42 2/12/2017

Los problemas de éste barrio son grandísimos, desde hace muchísimos años. El artículo se queda muy corto para reflejar el transfondo de lo que en El Puche acontece.

Responder
4
0
Malika 24:22 30/11/2017

A ver si lo entiendo estas casas no son para las personas que le hace falta ?una familia con dos menores trabajadores que lo único que quieren una solución estamos en Europa por favor estamos en fechas muy sagradas normalmente se suavizan lo corazón que se haga algo con esta familia que estamos en inviernos la madre enferma dos niñas lo único que quieren un alquiler social

Responder
6
1
#3951 19:53 30/11/2017

حرام

Responder
3
0
#3947 18:39 30/11/2017

es verdad toda esta situación que están sufriendo estas familias, no tienen culpa de la dejadez de las administraciones publicas .Pedimos una solución a estas familias que la única culpa que tienen es comprar un techo para sus familias.

Responder
14
1

Destacadas

Movimiento antiglobalización
El pacifismo vence al miedo en la contracumbre del G7

Más de 15.000 personas han acudido a la contracumbre del G7 para protestar ante la visita de altos mandatarios internacionales como Donald Trump o Angela Merkel.

Portugal
Costa se arriesga a nuevas huelgas a poco más de un mes de las elecciones generales de Portugal

El Sindicato Nacional de Motoristas de Matérias Peligrosas, que puso en jaque al país durante la huelga que convocó a mediados de agosto no cuenta con el apoyo de los partidos de izquierda ni los sindicatos. Sus transportistas, no obstante, amenazan con parar el país y tienen mecanismos para hacer escuchar sus reivindicaciones.

Derecho a la ciudad
Seguridad y urbanismo, el relato perdido de las izquierdas

Un reciente estudio ha puesto de manifiesto las diferencias de criterio a la hora de medir los efectos de la gentrificación. En esta divergencia subyace un debate ideológico. La existencia de alternativas o límites a la gentrificación no se ha traducido en políticas concretas en ciudades como Madrid. La derecha y las promotoras siguen teniendo la sartén por el mango.

Ciencia
De aquellos datos, estas conclusiones

Entre científicos, la controversia sobre qué estadística es la “correcta” sigue a día de hoy. Cuál se usa en distintos campos tiene mucho que ver con la costumbre.

Junta de Extremadura
Fruta podrida
Atanasio Naranjo es el presidente de Afruex (la patronal de la fruta). La cabeza visible de un emporio económico, Tany Nature, levantado sobre la explotación de los trabajadores, la ruina de miles de pequeños campesinos y el trato de favor constante de la Junta.

Últimas

Ecofeminismo
¿Por qué molesta Greta Thunberg?
Asististimos una virulenta reacción contra Greta Thunberg que ignora deliberadamente el espacio Fridays for Future, niega el cambio climático y tiene su buena dosis de machismo