Ecofeminismo
Por qué la nueva ley sobre cambio climático no salvará el planeta

Hace ya más de un año y medio que el Gobierno anunció su intención de elaborar y aprobar una ley sobre cambio climático y transición energética. Esta ley debería ser un instrumento que nos ayude a conseguir la justicia climática tanto dentro como fuera de nuestras fronteras y a poner a las personas y el cuidado de la vida en el epicentro de todas las acciones que se lleven a cabo.

Ley Cambio Climático
Jornadas para la elaboración de la ley de cambio climático y transición energética en el Ministerio de Agricultura
Trabaja para Inspiraction y es miembro de Ecologistas en Acción
26 abr 2018 07:00

Sabemos que el cambio climático afecta con mayor severidad a aquellas zonas y colectivos que menos han contribuido a generar la situación actual, a los que más dependen del medio natural y a los que menos recursos tienen para enfrentarse a los impactos del mismo. Teniendo esto en cuenta, en el proceso de elaboración de la ley no se puede obviar la dimensión social y los distintos impactos que provoca el cambio climático, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras, dependiendo de variables como el género, la edad, la renta, el medio donde se vive o el grupo étnico al que se pertenece. Además de no obviarlo, sería recomendable que en la elaboración de la ley participase algún otro colectivo que no sea el de hombres blancos de mediana edad y renta media-alta.

En estos momentos, el Gobierno está redactando el anteproyecto de ley y se supone que verá la luz antes del verano para que dé inicio la tramitación parlamentaria. Para su elaboración, se creó una comisión interministerial con representantes de los ministerios con competencias relacionadas con cambio climático.

Pero ha habido dos cuestiones que debemos tener en cuenta: por un lado, el proceso de la ley lo arrancó el Gobierno con unas jornadas para la participación de la sociedad civil, anunciadas a bombo y platillo, celebradas en mayo de 2017. A estas jornadas, se le hicieron miles de críticas por formato, metodología, y otros aspectos. La participación de mujeres—entre las que me encontraba—, no llegó al veinte por ciento.

La segunda cuestión tiene que ver con el informe sobre escenarios energéticos que el Ministerio de Energía encargó hace unos meses a un comité de expertos, nombrados por los partidos políticos. Por desgracia, no encontraron a ninguna mujer con experiencia y conocimientos suficientes para ocupar ninguna de las catorce sillas. Unos meses después, más de doscientas mujeres que trabajamos ámbitos tales como la justicia climática o la transición energética nos juntamos en Bilbao para poner de manifiesto que cuando existe falta de paridad, en la cuestión que sea, nunca es un problema de que no existan mujeres con el nivel necesario; lo que no existe es voluntad para encontrarlas.

Estos son dos ejemplos claros de la brecha existente en cuanto a la participación de mujeres. Pero hay otras tendencias relacionadas con el género que he observado en mi participación en foros relacionados con políticas de cambio climático tanto en el Estado como a nivel internacional.

Enfoques victimistas

Una que me preocupa especialmente es esa tendencia en la que se ve a las mujeres como las que tienen más papeletas de sufrir los impactos del cambio climático. Y sí que las tenemos. Pero se debería ir un poco más allá de los enfoques victimistas y reconocer a las mujeres como agentes protagonistas del cambio. Las mujeres llevan décadas poniendo en práctica estrategias de adaptación al cambio climático de manera continua pero también invisibilizada tanto en sus hogares como en el nivel comunitario. Como explica Yayo Herrero, “la historia de las mujeres las ha abocado a realizar aprendizajes que sirven para enfrentarse a la destrucción y hacer posible la vida. (…) Su posición de sometimiento también ha sido al tiempo una posición en cierto modo privilegiada para poder construir conocimientos relativos a la crianza, la alimentación, la agricultura, la ética, la defensa del medio natural, etc.”. Las mujeres de la Vía Campesina, del Movimiento de Afectados por la represas en Brasil, de las organizaciones indígenas. Cómo no pensar en Berta Cáceres, en Máxima Acuña, en Nilce de Souza Magalhães y en miles de mujeres que han tenido la visión y la valentía para plantear alternativas y convertise en motores del cambio.

Por otro lado, existe ya un consenso casi universal, o eso creía yo, de que todos los fenómenos, toda realidad y toda política o acción afecta de manera diferenciada a la personas en función de una serie de variables entre las que está su sexo. Pues no: todavía hay sitios en los que se expresa muy tranquilamente que las políticas de lucha contra el cambio climático no tienen ningún sesgo de género y que afectan a todas las personas por igual.

Hay otra tendencia curiosa a entender que todo lo que tiene que ver con igualdad de género y con las dimensiones más sociales y más relacionadas con los derechos humanos en las políticas contra el cambio climático sólo hace falta tenerlo en cuenta, si acaso, cuando hablamos de los “países pobres” (porque ya sabemos que ellos están en un estadio de evolución anterior al nuestro en esta senda lineal de lo que el sistema capitalista conoce como “desarrollo”).

Mucho me temo que las personas responsables de la elaboración de la ley van a seguir algunas (o todas) de las tendencias que he mencionado.

¿Cómo debería ser la ley, entonces, desde mi punto de vista? Pues hay toda una serie de principios, medidas y herramientas muy concretas que sería deseable que la ley tuviese en cuenta, tanto en su elaboración como en el texto final y en su desarrollo normativo posterior. Está claro que lo que necesitamos son cambios muy profundos que tienen que ver con el sistema económico y con los modelos energéticos, de consumo y vitales que tenemos. Cambios que atraviesan de arriba abajo todas las esferas de nuestras vidas como individuos y como sociedades.

Como dice Naomi Klein en su libro Esto lo cambia todo: el capitalismo contra el clima, estamos ante una oportunidad histórica de hacer las cosas de otra manera, de que la lucha contra el cambio climático se convierta en ese motor que genere mayor equidad y construya un nuevo modelo donde el cuidado de la vida y las personas estén en el centro. Pero esto no lo conseguirá una simple ley o una simple norma, esto lo alcanzaremos con procesos participativos, que involucren a toda la sociedad civil en general y a las mujeres en particular. Creemos una ley que sea un instrumento, no solo contra el cambio climático, sino por la justica global, social y de género.

Sobre este blog
Saltamontes es un espacio ecofeminista para la difusión y el diálogo en torno al buen vivir. Que vivamos bien todas y todos y en cualquier lugar del mundo, se entiende. También es un espacio para reflexionar acerca de la naturaleza, sus límites y el modo en que nos relacionamos con nuestro entorno. Aquí encontrarás textos sobre economía, extractivismo, consumo, ciencia y hasta cine. Artículos sobre lugares desde donde se fortalece cada día el capitalismo, que son muchos, y sobre lugares desde donde se construyen alternativas, que cada vez son más. Queremos dialogar desde el ecofeminismo, porque pensamos que es necesario anteponer el cuidado de lo vivo a la lógica ecocida que nos coloniza cada día.
Ver todas las entradas

Relacionadas

Cuidados
Quitar los servicios de cuidados de las manos corporativas

Las tragedias en las residencias de mayores, gestionadas por empresas como Clece, visibilizan una crisis de cuidados existente antes de la pandemia COVID-19. De las luchas feministas en las ciudades surgen alternativas para una transformación del sistema que ponga la vida en el centro.

Coronavirus
Cuatro verdades y una mentira tras dos meses de encierro
Te proponemos una versión ecosocial del reto “cuatro verdades y una mentira” para ver donde nos ha dejado la crisis sanitaria de la Covid-19.
Rojava
Recuperando conocimientos robados por el patriarcado. El centro de salud de las mujeres - Entrevista

Después de ver los trabajos médicos en el frente con nuestra última entrevista, continuamos con la cuestión médica desde la perspectiva de la autonomía de las mujeres, cristalizada en Jinwar, el pueblo solo para mujeres en el Norte y el Este de Siria. Ampliamos en formato escrito la entrevista realizada por la organización juvenil Arran a la compañera internacionalista que ha estado desarrollando el centro de salud, en el cual ejerce de médico. Nos habla sobre la situación actual de la guerra y la pandemia, sobre la perspectiva de la salud y cómo esto conecta con la liberación de las mujeres y su autonomía.

0 Comentarios
Sobre este blog
Saltamontes es un espacio ecofeminista para la difusión y el diálogo en torno al buen vivir. Que vivamos bien todas y todos y en cualquier lugar del mundo, se entiende. También es un espacio para reflexionar acerca de la naturaleza, sus límites y el modo en que nos relacionamos con nuestro entorno. Aquí encontrarás textos sobre economía, extractivismo, consumo, ciencia y hasta cine. Artículos sobre lugares desde donde se fortalece cada día el capitalismo, que son muchos, y sobre lugares desde donde se construyen alternativas, que cada vez son más. Queremos dialogar desde el ecofeminismo, porque pensamos que es necesario anteponer el cuidado de lo vivo a la lógica ecocida que nos coloniza cada día.
Ver todas las entradas

Destacadas

Laboral
Crece el desempleo femenino en unos datos de paro contenidos por el impacto de los ERTE

Mayo se cerró con seis millones de personas cobrando prestaciones por desempleo o con la mayor parte de sus salarios cubiertos por los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). 

Especulación urbanística
La salida de la crisis vuelve a cimentarse en el ladrillo

Las patronales del turismo, del negocio inmobiliario y de la construcción consiguen que ocho comunidades autónomas aprueben medidas sin apenas debate público que dan facilidades a la especulación urbanística y limitan la protección del medio ambiente, del patrimonio y de la salud pública.

Laboral
Demandan la intervención pública en Alcoa ante el despido de mil trabajadores
Pese a las ayudas percibidas, la empresa argumenta el elevado precio de la energía eléctrica en España para cerrarm. Tras días de movilizaciones en la zona de A Mariña, resuena el planteamiento de nacionalizar la industria electrointensiva.
Francia
El sueño del teletrabajo convertido en pesadilla en Francia
Volumen de trabajo explosivo, sin horarios, sin interrupciones entre la vida profesional y la privada, presiones adicionales, falta de descanso, insomnio, deterioro de los vínculos sociales... Los sindicatos piden la aplicación de acuerdos interprofesionales en el teletrabajo.
Precariedad laboral
Trabajo se compromete con los riders con una ley que reconocerá su dependencia laboral con las plataformas digitales

Miembros de colectivo Riders X Derechos mantuvieron en la tarde del lunes una reunión con la ministra de Trabajo. Yolanda Díaz les anunció que su equipo está desarrollando un proyecto de ley que “garantizará la relación de dependencia con las plataformas y clarificará su relación con el Estatuto de los Trabajadores”.

Industria armamentística
Venta de armas y conflictos armados

El capitalismo industrial ha dado lugar a la producción masiva de armas por parte de empresas que han adquirido un considerable peso económico y político, en particular en los Estados Unidos, Europa occidental, Rusia y China.

En el margen
“Siento que el sur de España es la parte más africana de Europa”
Yinka Esi Graves indaga en la memoria africana del flamenco, el baile que le trajo a Madrid y luego a Sevilla desde su Londres natal. 
Coronavirus
Los centros sanitarios se vuelven a pintar de protesta
Personal sanitario, vecinos y vecinas han vuelto a las calles en demanda de apoyo a la sanidad pública, convocados por Sanitarios Necesarios y CAS-Madrid. En algunos centros se han escuchado consignas como “Ayuso dimisión” y “El lunes volvemos”

Últimas

Euskera
Herri eskola, trinchera de guerra estadística
La plataforma popular HE Gurasoak quiere compensar el recorte de 70% de plazas en euskera en las escuelas infantiles municipales de Pamplona
Memoria histórica
Los demócratas de Gijón tienen una deuda histórica con el médico Eladio Carreño

Creador del Ateneo-Casino obrero de la ciudad y promotor del puerto de El Musel, fue discípulo de Pí y Margall y fundador del Partido Republicano Federal en la asamblea de Zaragoza.

Crisis climática
El covid-19 y el descenso de las emisiones de CO2

Las medidas del covid-19 nos han situado momentáneamente en niveles de emisión del 2006, muy lejos aún de cero emisiones netas.

Memoria histórica
Reflexiones en primera persona: ¿para qué sirve la memoria?

Soledad era una trabajadora de una fábrica de conservas que no tuvo la opción de elegir una vida sin política, como tantas otras a las que no nos llegan los rescates del sistema.

Educación
Denuncia generalizada de duros recortes en la escuela pública extremeña

La Consejería de Educación ha planteado un recorte de 541 docentes para el próximo curso 2020/2021. No se ha hecho esperar la respuesta generalizada de distintos agentes sociales.