GotTalent y el peligro del feminismo estético

La televisión es el principal dispositivo cultural para generar relato y sentido común. Lograr un impacto de tal calibre en ella ha sido uno de los éxitos del 8-M, y también uno de los mayores peligros.

Eva Hache Got Talent
Eva Hache mostró su apoyo a la huelga feminista en Got Talent.

@RubenFdezAviles
Historiador y publicista


publicado
2018-03-21 15:05:00

La huelga y las movilizaciones feministas del 8 de marzo han dejado muchas lecciones, imprescindibles ya para futuras luchas sociales y políticas: cómo conseguir a partir de una reivindicación sectorial (en este caso, la igualdad) el apoyo masivo a un sector afectado (las mujeres) del resto de la población (los hombres). Incluso siendo la parte beneficiada, como el caso que nos atañe, logrando una hegemonía que ha provocado que las personas que estaban en contra de esta reivindicación —dejando aparte el contorsionismo político y mediático— se hayan tenido que posicionar a favor o, al menos, no hacerlo en contra, debido a la presión social, a la mala imagen que supondría hacerlo. Pero quizás la más importante de todas sea la que tiene que ver con los medios de comunicación.

La huelga feminista del 8-M logró el apoyo de casi todos los grandes medios y referentes periodísticos, algunos de los cuales se han venido destacando en los últimos años por su hostilidad hacia huelgas y manifestaciones, poniendo el foco en la supuesta violencia de los mismos en vez de en sus reivindicaciones, siendo los casos más paradigmáticos los de Ana Rosa Quintana y Susanna Griso, quienes secundaron la huelga del 8-M e, incluso, como en el caso de la primera, cancelaron la emisión de su programa.

La televisión puede conseguir convertir el feminismo en algo puramente estético, en un producto más que consumir

Es notorio que la televisión es el principal dispositivo cultural para generar relato y sentido común. Por ello, al mismo tiempo que, como decíamos, lograr un impacto de tal calibre en ella ha sido uno de los éxitos del 8-M, también ese apoyo mediático es uno de los mayores peligros. La televisión puede conseguir convertir el feminismo en algo puramente estético, en un producto más que consumir, como apuntaba recientemente Daniel Bernabé a propósito de la diversidad, anestesiando las posibilidades reales de cambio, sustituyendo los cambios materiales, los que importan de verdad, por cosmética, por postureo.

Un ejemplo de este peligro lo hemos visto recientemente en las semifinales en directo del concurso GotTalent, programa seguido por más de dos millones de personas. El pasado miércoles 7 de marzo, durante el programa se hicieron continuas referencias a la huelga feminista, que comenzaba en solo unas horas, sucediéndose los comentarios de apoyo incondicional por parte de los miembros del jurado —formado por Risto Mejide, Edurne, Eva Hache y Jorge Javier Vázquez—, como un presagio de lo que el día posterior veríamos en el resto de la parrilla.

Fueron palabras grandilocuentes, cargadas de simbolismo por ser en prime time, en la cadena más vista y en el programa que, hasta la llegada de Fariña, era líder incuestionable de su noche de emisión. Palabras que pudieron servir para alentar a la huelga y a las movilizaciones del día siguiente a mujeres que no lo tuvieran aún claro. Palabras simpáticas, que posicionaban al programa, a la cadena y al propio jurado sobre un tsunami social que ya era imparable. Palabras que, si no venían acompañadas de hechos futuros, se quedarían en simple barniz que beneficiaría a la cadena, al programa y a los personajes públicos que lo componen, pero no ayudarían a lograr las medidas que pide el movimiento feminista.

La siguiente emisión en directo del mismo programa que había apoyado de palabra efusivamente la huelga se perpetraba una actuación machista de manual

Apenas una semana después, en la siguiente emisión en directo del talent show del pasado miércoles 14 de marzo, en el mismo programa que había apoyado de palabra efusivamente la huelga se perpetraba una actuación machista de manual. El concursante Big Borja defendía que iba a demostrar que el rap no era machista, lo cual ya predisponía al espectador para normalizar lo que iba a venir a continuación como una actuación que no denigraba a la mujer. Tras esta presentación, el citado concursante salía al escenario al más puro estilo GTA, con toda una parafernalia cargada de estereotipos, comenzando por el descapotable sobre el que entraba al escenario, conducido por un hombre. El papel estelar de las mujeres en la actuación estaba reservado para servir de acompañante de la figura masculina, de objeto sexual, pues, mientras el concursante cantaba en el centro del escenario, tres bailarinas rodeaban al hombre y le acariciaban.

Al finalizar la actuación, el mismo jurado que una semana antes había apoyado la huelga feminista, elogiaba el show y callaba ante la cosificación de la mujer que se acababa de presenciar. El feminismo pop como producto comenzaba a nacer. El feminismo estético empezaba a vencer.

3 Comentarios
auskalo 1:57 22/3/2018

Pienso que la TV hoy en día es simplemente publicidad, pura y dura. Y como el articulista es historiador y publicista (flipo!), le recordaré que el origen de la publicidad se remonta al libro “Propaganda” de Eduard Bernays, que luego lo denominó Public Relations, y hoy en día se ha convertido en “el pan nuestro de cada día” de todos los medios, cada uno con el ángulo que le quiera dar. Bernays puso a fumar a todas la mujeres yanquies, cuando “estaba” muy mal visto que ellas fumaran. El problema aquí es que el único objetivo de la publicidad es hacer dinero, capitalismo puro y duro, y para ello se manipula hasta hasta “el amor a tu hija”. Y como ya lo anunciaba muy bien Guy Debord en “La sociedad del espectáculo” los medios de comunicación solo venden espectáculo “que a poder ser venda”, aunque todo sea cartón-piedra,o cosificar el altar, que es la plataforma de los publicistas. El mensaje da igual, con tal de vender. El publicista que vende, sigue currando y forrándose a cuenta de otros, y el que no es despedido, puro capitalismo. Entrar en valoraciones morales, a estas alturas, es como defender la TV, cuando hasta los medios escritos se han convertido en publicidad.
Los publicistas nos queréis acostumbrar al horror, cuando no cosificais a un maromo o una tía para vender: lo mismo da un perfume que una pena prorrogable, un coche que una víctima de asesinato, etc.
Es una pena. Lo flipante es que cases historiador con publicista. Cura y pederasta… hemos visto a muchos. Pero se ve que un poquillo de precariado de Eva Hache le hizo aceptar papeles cutres de TV, pero es lo que hay. Por eso no estás escribiendo de
historia y haces contrapublicidad.
C'est la vie!

Responder
0
5
Sebastián Triay 17:49 21/3/2018

Cuando dejarán de manipularnos. Es cierto que necesitamos la participación de la mujer y el hombre en todo, así avanzan los países. Ahora resulta que los lobbies de mujeres feministas quieren que se dediquen todas a ser ingenieras. Vale, pero por qué no dejar que lo elijan ellas, no necesitamos ya varios anuncios de TV con la mujer ingeniera. De paso, por qué no instaladoras, de la industria y construcción. El dato de que las aseguradoras hayan registrado que el 95% de muertes de accidentes de trabajo son hombres nos dice que no hay mujeres en estos trabajos pesados y necesarios. No van a ser todas las mujeres de oficios de guante blanco. Las cosas se han de producir de forma natural y no este feminismo manipulador de comportamientos.

Responder
1
12
#11510 17:18 21/3/2018

Gracias.

Responder
5
0

Destacadas

Alimentación
Del sándwich de atún a la porrusalda: cómo cambiar la alimentación de escuelas y hospitales

Las compras públicas de alimentos y la contratación de empresas para comedores determinan la economía de ciudades y comunidades autónomas. Una iniciativa madrileña recoge firmas para que esas compras introduzcan criterios sociales y ecológicos, como ya se están haciendo en experiencias pioneras en Valencia y las Islas Canarias.

Unión Europea
Sabine Lösing: “Hay que transformar la producción armamentística en producción de bienes que beneficien a las sociedades”

Hablamos con Sabine Lösing, la europarlamentaria alemana que ha borrado a España de la lista de países con buenas prácticas en cuanto a la venta de armas a terceros países, después de la decisión del Ejecutivo de Pedro Sánchez de continuar los negocios con la dictadura Saudí a pesar de la catástrofe humanitaria que está provocando en Yemen con armas españolas.

Brexit
La UE y la “soberanía”
1

Si algo queremos es debilitar la soberanía. Contra Trump y sus apologetas, contra Juncker, no puede haber poder que no sea desafiado, ninguna decisión que no pueda ser sometida a revisión democrática.

Justicia
Una pena de agresión sexual es rebajada porque la víctima hizo teatro en el colegio
La Associació d'Actors i Actrius Professionals Valencians ha empezado una campaña contra esta sentencia por considerarla humillante tanto para la víctima como para las profesionales de la interpretación.
Cine
“Quiero que me enterréis enderezada”

A las mujeres que se les ha enseñado a relacionarse consigo mismas a través de las miradas de los demás, la retirada de esta mirada equivale a una muerte, a entrar en un limbo, y es en ese limbo donde se aparca a las mujeres de mayor edad.

Últimas

Extremadura
Las ayudas sociales y el mercado de trabajo (según la patronal extremeña)
5

Recientemente, representantes muy destacados de organizaciones empresariales han realizado declaraciones públicas relativas a valoraciones sobre las ayudas sociales y sobre la influencia de estas en el interés de los trabajadores y trabajadoras por ocupar puestos de trabajo. Sus propuestas expresan una vez más la insolidaridad de estos sectores sociales acomodados con las capas de la población más empobrecidas.