Residuos
La cultura del residuo

El residuo tal como lo conocemos es un constructo cultural que tiene múltiples palancas para alentar su generación y mantener la maquinaria productivista que sostiene el PIB.

Lebrillo con lanas
Lebrillo cerámico reparado con la técnica tradicional de lañas metálicas Colectivo Burbuja
@nontropia

publicado
2017-12-15 08:08:00

“Tal vez sólo el reflejo del interés material puede contrabalancear la tendencia a cumplir el gesto instintivo del hombre contemporáneo: el gesto de arrojar a la basura.”
Italo Calvino "El patrimonio de los dragones”, en Colección de Arena (Siruela, 2002)

El crecimiento económico tal como lo conocemos consiste en el incremento del Producto Interior Bruto (PIB), que mide la cantidad de bienes y servicios generados en un año en una región determinada. El PIB se cuantifica en unidades monetarias, que son un patrón inmaterial definido por mera convención cultural, pero lo que realmente crea PIB es el flujo de energía y recursos extraídos y transformados para dar lugar a los bienes y servicios medidos. Esta manera de entender la economía del crecimiento pone el énfasis en lo que se produce a partir de los recursos naturales disponibles, como una lavadora o un corte de pelo, pero para que esto ocurra se ha tenido que incentivar una cultura que le dé soporte y continuidad: la cultura del residuo.

En la biosfera no se generan residuos, sino subproductos de salida de determinados metabolismos que son recursos de entrada de otros

Esta movilización creciente de materiales y energía necesita la colaboración activa de la creación de residuos. Para que este sistema funcione se ha tenido que codificar el concepto de residuo, ya que en la naturaleza no existe como tal. En la biosfera no se generan residuos, sino subproductos de salida de determinados metabolismos que son recursos de entrada de otros metabolismos. Por ejemplo, el oxígeno generado por la fotosíntesis de unos organismos se utiliza para la oxidación respiratoria de otros organismos. A la vez, la oxidación respiratoria genera CO2, que es una de las materias primas de la fotosíntesis. Las sociedades orgánicas funcionaban en buena medida bajo estos principios, pero el llamado desarrollo ha institucionalizado el concepto de residuo como una algo inútil que, lejos de actualizarse, repararse o recircularse, se debe tirar y, con suerte, desmantelarse para su reciclaje. 

El residuo tal como lo conocemos es, por lo tanto, un constructo cultural que tiene múltiples palancas para alentar su generación y mantener la maquinaria productivista que sostiene el PIB. Debemos fomentar el deseo o la necesidad de deshacernos de lo viejo para poder adquirir lo nuevo. La magia de lo nuevo se invoca desde la promoción de la obsolescencia. Esta codificación del residuo se consigue por diversos caminos, desde el diseño y planificación de la obsolescencia hasta la pura creación cultural de lo viejo, que se consigue principalmente con las modas que se imponen temporada tras temporada. Para ello se interrumpen los caminos de lo reparable y actualizable, impidiendo el acceso a recambios o haciendo inviable la reparación, ya sea por precio, por normativa, por el diseño del producto o por falta de conocimiento. 

Un rango cada vez más extenso de cosas se convierten en residuos en un intervalo de tiempo cada vez más corto

El incremento en el ritmo de incorporación de nuevos productos y servicios debe acompasarse con un camino cada vez más corto de salida de los mismos en forma de residuos. Para ello, el concepto de residuo ha tenido que evolucionar a lo largo del tiempo, ampliándose a un rango cada vez más extenso la cantidad de cosas que se convierten en residuos en un intervalo de tiempo cada vez más corto. Una botella de cristal antes se limpiaba y se volvía a utilizar, ahora “se recicla” en un proceso de transporte, destrucción y nueva fabricación. La dotación de infraestructuras y la industria pesada han sustituido la red de talleres y profesionales de la reparación, que permitían recircular buena parte de los bienes sin que se convirtiesen en residuos. El residuo se ha convertido en una excusa más para generar infraestructuras que movilizan cantidades ingentes de materiales y energía. En este punto se cierra el círculo de la destrucción sobre la que se sustenta el crecimiento del PIB: el residuo invoca la producción de lo nuevo y a su vez, la gestión del residuo supone un aumento del consumo de recursos.

Relacionadas

Residuos
¿Quién hará un estudio independiente del retorno de envases en España?
28

El Gobierno ha anunciado que estudiará la puesta en marcha de un sistema SDDR, defendido por los ecologistas pero rechazado por la industria del envasado, encabezada por Ecoembes.

Residuos
Ecoembes, el gran lavado de cara verde

Ecoembalajes España SA, ente formado por las grandes empresas del sector de los envases y principal actor del reciclaje de embalajes de usar y tirar en el país, vende una imagen medioambiental que para las organizaciones ecologistas está muy lejos de la realidad.

Energía nuclear
Enterramientos radiactivos en el Jarama
El escándalo de los lodos radiactivos del Jarama pone de relieve la pobre gestión de los residuos en nuestro país.
1 Comentario
#4850 19:59 15/12/2017

El circuito mental de la insatisfacción, es el surco donde se cultiva la cultura del consumo que intenta distraernos de la crisis sistémica.

Responder
6
0

Destacadas

Vejez
Maltrato institucional en las residencias de ancianos de la Comunidad de Madrid

Un centenar de personas protesta frente a la Dirección General de Atención a la Dependencia y al Mayor por la falta de personal y el sufrimiento que sufren muchos mayores. 

Violencia policial
Asesinato de la ecologista Gladys Del Estal: ¿premio por condena?

Se cumplen 40 años desde que un guardia civil mató a la ecologista Gladys del Estal en un festival antinuclear en Tudela (Navarra). La Audiencia Territorial de Pamplona impuso al agente una pena menor de 18 meses, pero éste fue condecorado poco después con una cruz al mérito, sin haber cumplido todavía la condena. Del Estal se convirtió en un símbolo para el movimiento ecologista, y su muerte, otro ejemplo de impunidad policial.

Elecciones generales del 28 de abril
Elecciones y violencia machista: qué dicen y qué hacen los principales partidos
Prisión permanente, cambios en la tipificación de los delitos contra la libertad sexual, una ley que garantice autonomía a las víctimas y feminismo liberal son algunas de las propuestas.

Últimas

Violencia policial
Asesinato de la ecologista Gladys Del Estal: ¿premio por condena?

Se cumplen 40 años desde que un guardia civil mató a la ecologista Gladys del Estal en un festival antinuclear en Tudela (Navarra). La Audiencia Territorial de Pamplona impuso al agente una pena menor de 18 meses, pero éste fue condecorado poco después con una cruz al mérito, sin haber cumplido todavía la condena. Del Estal se convirtió en un símbolo para el movimiento ecologista, y su muerte, otro ejemplo de impunidad policial.

Migración
“Servicios Sociales no debería quitar los hijos a migrantes pobres”
El activista panafricanista denuncia la práctica de Servicios Sociales de retirar a niños y niñas de familias vulnerables en lugar de ofrecer alternativas.
Ecofeminismo
Limpieza, de lo personal a lo político
¿Se puede ser ecofeminista y tener la casa como los chorros del oro? La autora de este artículo se cuestiona la necesidad de limpiar a fondo la casa y sobre todo recuerda que la mayoría de los productos de limpieza son tóxicos y altamente contaminantes.
Represión
Anulada la aplicación de la Ley Mordaza contra el periodista de Hala Bedi

Tras casi dos años de proceso, el juzgado invalida la sanción contra Mikel Saénz de Buruaga y condena al Gobierno vasco a pagar los costes judiciales. La sentencia es firme y no admite recursos ordinarios.